20 de julio de 2021. Ya les ganamos. Solamente nos falta vencerlos

“Hermanos y amigos. Soy Toussaint Louverture; quizás el conocimiento de mi nombre haya llegado hasta vosotros. He iniciado la venganza de mi raza. Quiero que la libertad y la igualdad reinen en Santo Domingo. Trabajo para que existan. Uníos, hermanos, y luchad conmigo por la misma causa. Arrancad de raíz conmigo el árbol de la esclavitud.”

Proclama del
29 de agosto de 1793
Touissant Louverture
Líder de negros y de la libertad desde Haití

La tempestad viene por dentro

Nada, absolutamente nada queda de lo que conocemos como el régimen o el estado de esto que nos impusieron como Colombia, que tenga legitimidad alguna y merezca respeto u obediencia. Aparecen y reaparecen análisis, gritos, movilizaciones, acciones y enfrentamos terror, propaganda, mentiras y políticas sistemáticas de explotación, despojo, destrucción y mentira. Mañana 20 de julio se conmemora el estallido de criollos en Santa Fe de Bogotá conocido como el incidente del Florero de Llorente que fuera roto -por algunos criollos- como declaración de independencia para anunciar la decisión de luchar hasta conseguir la libertad del ilegítimo y abusivo poder del reino de España. Tienen todos los motivos para temer que mañana sea otro día de insurrección incontenible y por eso la “Gobernadora del Valle del Cauca”, una burócrata arrodillada frente al Presidente asesino y rechazado, le promete bloquear las entradas al Departamento del Valle del Cauca, cuya capital es Cali, corazón de la resistencia, para que no pueda ni reunirse ni movilizarse el pueblo, ni llegar hasta la Universidad del Valle a sumarse a lo que se ha llamado Asamblea Nacional Popular, en curso ahora mismo. 

No es el COVID, es orden el Jefe para detener la protesta. Ella misma se lo dice al Jefe.

La tempestad viene por dentro. Así nos silencien, borren los colores de las calles y levanten los bloqueos…les ganamos, solamente nos falta vencerlos. Ya no los toleramos. Así no nos vean ahora mismo en las calles, estamos en rebeldía y ya no queda de ellos, de este régimen, más que la fuerza y el terror. Los vamos a seguir resistiendo y los vamos a derrotar. Son mentira, asesinos y ladrones. Preocúpense más si no nos ven en las calles porque no es porque no hayamos salido, es solamente que a punta de terror no nos dejaron…no nos ven, pero estamos afuera. 

Borrando las paredes coloridas y cubriéndolas de gris por unas monedas pagas por un amigo de María Fernanda Cabal
Las volveremos a pintar todas

Pero no es hora de repetir ni de insistir en ese mínimo que ya sabemos y conocemos. Es hora de aportar acá y allá a un tejido de resistencia y de lucha hasta liberarnos.
¿Dónde estamos? En tiempo real. Pueblos en Camino.

Por eso que se sepa que:

  1. ¡NOS ESTÁN MATANDO! Es un régimen que en absolutamente todo lo que hace, lo que fomenta, lo que legisla e impone, en todos los ámbitos, niega la vida y desata-profundiza una dinámica de hambre, despojo, terror, destrucción, mentira y muerte. Todo es una farsa asesina que genera muchas ganancias legales e ilegales a unos pocos que se articulan para dar la apariencia de un “estado social de derecho” cuando acá no hay ni la menor semblanza de esto. Hay esos que mandan y sacan y también quienes nos acostumbramos a la limosna que nos dejan y a la alegría y la fiesta en medio de la muerte y la esclavitud. Esa humillación es el régimen. Ese manoseo. Ese limosneo indigno. Pero también este hartazgo que sigue creciendo. Por ejemplo: El sistema de salud no existe. Acá hay tanto o más COVID que en la India, pero no se hacen las pruebas o se hacen tarde y a la gente se la mal-atiende como un privilegio. Un aparato para captar ahorros y recursos y repartirlos entre sectores financieros mientras mata a la gente por negarle o darle una mala atención y enriquecer mientras miente. Así todo, justicia, educación, vías, agro, política económica. No repetimos más. Este orden mata y además la fuerza pública con la “gente de bien” y paramilitares están entrenados, armados, financiados para someternos y matarnos. Basta y no basta nunca con los 6402 falsos positivos. Basta con que el mundo entero ya sabe lo que los gobiernos del primer mundo entero ya sabían hace tiempo, que Colombia produce y exporta a nombre de la seguridad un aparato de miles de soldados élite entrenados para matar en Colombia y en todo el mundo. Nadie con un resto de dignidad puede respetar la fuerza pública colombiana y a ninguno de sus mandos civiles o en uniforme. Nos matan y a ambos lados de la ecuación del terror estamos como víctimas o victimarios en el orden que se ha vuelto costumbre. 
  2. Este régimen de muerte, terror y ganancias le sirve al orden global y al capitalismo transnacional mafioso y asesino. Colombia ha sido creada, financiada, armada, enmascarada cuidadosamente durante siglos para que el régimen y el estado todos sean coherentes y coordinados al servicio de la opresión y despojo insaciables y crecientes del pueblo para beneficio del flujo masivo de riquezas y recursos hacia el norte de las clases capitalistas más poderosas y sus estados y gobiernos. 
    A la vista quedó con los 26 de 28 mercenarios que trabajaron para el FBI y la DEA y que asesinaron al presidente de facto de Haití. Sigue a la vista en toda la fabricación de culpables y hechos para encubrir el complot del imperio que no se sirve de Colombia sino del que hace parte este régimen. Colombia es un piñón arrodillado y sangriento del imperio asesino y mentiroso global. Somos el opresor, nuestro opresor, por un precio de mercenarios. 
    Ninguno de esos medios de propaganda que fabrica las versiones y los culpables desviando la atención de la verdad ha mencionado que el director de la CIA vino a Colombia a “una misión delicada” el miércoles anterior al asesinato y unos días antes del nuevo ataque integral contra Cuba. Explotar contradicciones y dificultades en gran medida creadas por el propio imperio para fomentar y legitimar el golpe, siempre hacen parte del guion. En Haití, padre y madre de la lucha por la libertad antes, ahora y siempre, hay un levantamiento popular en ciernes y en curso desde las calles de Puerto Príncipe que está tejiendo las pandillas y las bandas y al pueblo empobrecido a dejar de matarse para la burguesía maquiladora y el imperio y, al igual que las primeras líneas y barras bravas en Colombia y más allá, ya no tienen nada que perder y han encontrado el sentido de sus vidas: Luchar por la Libertad y hacerse libres hoy, aquí y ahora luchando. Ustedes desde el régimen del despojo y la ganancia fabricaron desechables, miseria, material de sicariato, microtráfico y terror. Su obra se levanta ahora en rebeldía y no tiene nada que perder. El régimen desde Colombia, la Israel de América Latina fabrica desechables y su fuerza pública, al servicio de mafias del narco-estado, parte servil y vergonzante del imperio transnacional, los produce, recluta y masacra. Pues desde el 2018, antes del 2019 de Chile y Ecuador, antes del 2020 de Colombia se levantaron desde Haití. No los teje el Castro-Chavismo sino nuestra “revolución molecular disipada” que desde el fascismo fomenta, alimenta, impulsa y arma el régimen colonial de miseria y despojo, de guerra y mentiras que hoy tiene un nombre, una historia, una estructura, una cultura y un Estado (entre otros): Colombia.
  3. Tenemos que liberarnos para siempre de todo el régimen que nos habita y nos ha penetrado como una mentalidad, una costumbre y nuestra cotidianeidad. De todo esto que es Colombia. Que no basta ni alcanza con nada menos. Que no se trata de un cambio de gobierno, la derogación de unas leyes, los puntos de bloqueo, ni acciones más o menos coherentes o fuertes. Esos son, o pueden ser medios. Lo que no podemos perder de vista. Lo que no podemos dudar ni postergar, ni someter a dudas, ni confundir es que adentro del orden del régimen, reproduciendo y accediendo a sus dispositivos y mandatos, no se puede cambiar nada. Que el orden de robo, mentira y muerte no se transforma -por el cambio de jefe o de algunos funcionarios-, en un orden para la libertad, la autonomía, la verdad y el respeto. Que no podemos seguirle pidiendo al régimen que nos garantice lo que existe para negarnos. Que tenemos que liberarnos de la mentalidad que nos encadena a nuestra propia esclavitud y que ya es tarde. No le toca a la Primera Línea, ni a la Guardia Indígena ni al movimiento de mujeres ni a nadie que ahora reconozcamos y admiremos como parte de nuestra lucha total, integral y colectiva. Que basta de descargar en ellas y ellos y de entregarle a quienes se vuelvan moda visible o protagonista lo colectivo y común por la vía de la admiración, o las demás vías y modos que tanto abundan y pasan de agache. Tenemos que decidirnos y afianzarnos en un fin compartido que no confundamos más con los medios: la decisión primera, impostergable, no negociable: ESTE RÉGIMEN QUE CONOCEMOS COMO COLOMBIA BAJO EL RÉGIMEN GLOBAL DEL CAPITALISMO PATRIARCAL, RACISTA Y LADRÓN ES LA ESCLAVITUD Y NOS TENEMOS QUE LIBERAR TODAS Y TODOS. No hacerlo nos condena a volver allí a nombre de la libertad y los más altos ideales. 
  4. Que ya es hora de aprender a distinguir entre el QUÉ, nuestro propósito, sentido y horizonte y los CÓMOS. Tenemos que exigirnos de manera crítica y auto-crítica esa capacidad, esa distinción para salir de la confusión que tanto nos cuesta. Decimos ¡NO! al régimen y enfocamos toda la energía en un candidato y elecciones. Digamos ¡NO! al régimen, pero no condicionemos la salida a uno, a ninguno de los mecanismos de sumisión y abuso. Gritamos libertad y vamos por reformas. Gritamos paz, justicia y respeto y las esperamos del congreso. En todo y ahora mismo, buscamos una agenda de una vanguardia, de una dirigencia y confundimos a dónde queremos llegar aún antes y en vez de siquiera contemplarlo, con mecanismos dentro del establecimiento que nada cambian. Estamos abiertas y abiertos a todas las voces, pero eso no es lo mismo que entregar lo que es y tiene que ser nuestro destino y el camino para alcanzarlo. Somos todas y todos quienes definimos lo que buscamos y hacemos el camino. Fines y medios no son lo mismo y a la hora de gritar y entender LIBERTAD no podemos volverla a reducir a unos oficios y a las mismas maneras de siempre. El Estado no nos va a liberar del estado. Nosotras y nosotros tenemos que hacerlo. 
  5. Saber y sentir la libertad, el fin del régimen, las autonomías creativas de pueblos, barrios, territorios. La convocatoria de todas las memorias y experiencias en el proceso de hacerlas caminos concretos hacia la libertad más allá y mucho más acá del estado y sus dispositivos impone que aprendamos a distinguir entre poner el cuerpo para luchar en el frente y los frentes y entregar la lucha para que los criollos se tomen el poder como ya lo hicieron a partir de ese 20 de julio de 1810 con nuestra fuerza para ocupar desde el 7 de agosto de 1817 el poder del régimen colombiano en su beneficio y el de los imperios que nos llega hasta hoy. No sigamos luchando como siempre y ahora para que ellos, con distintas máscaras y discursos, aún con los nuestros, ganen, y sigan mandando y decidan para ellos a través nuestro. No cantemos, ni marchemos, ni discutamos para que ellos a nombre nuestro publiquen su agenda como si fuera nuestra. No sigamos siendo ellxs para ellxs. No volvamos a caer en la trampa de Manuela Beltrán y los Comuneros. No arranquemos la reforma tributaria gritando con justicia ¡MUERA EL MAL GOBIERNO! Para luego equivocarnos y entregarles todo gritando con ella ¡VIVA EL REY! No necesitamos criollos ni quienes entren a tomarse el estado a nombre nuestro. Así no se consigue la libertad. La nuestra. No se entrega la libertad a otros para que nos la den: la libertad es nuestra o no lo es. Dejemos atrás y en el pasado estas costumbres. Dejemos Lejos los días pasados.
Sin la menor duda el presidente de Colombia, los mandos de la policía, el ministro de defensa de Colombia planificaron, ordenaron y conocían el plan mercenario contra el presidente de Haití. Todo fue articulado desde la Florida con conocimiento y articulación del gobierno de EEUU, la CIA y el Pentágono. Así se asesina a líderes sociales y luego se “extrae” a quienes lo hacen.

Por eso hoy, aquí y ahora, ante el fascismo imperial mafioso mercenario ladrón y asesino, no hay que reemplazar funcionarios ni llenar de pueblo plazas y calles y eventos para agendas de vanguardias. Lo que buscamos no se resuelve de afán porque ha sido urgente desde hace más de 5 siglos. Lo resolvemos desde la profundidad de decidirnos por ser libres y saber cuando no lo somos. Hoy tenemos que saber para donde vamos y conseguir las fuerzas, los recursos y las condiciones para la lucha, para la resistencia, para el camino largo, de todas y todos en todas partes. Alimentarnos, garantizarnos salud, educarnos, hacer justicia, abrir caminos…esto y todo teniendo claro un horizonte: que caiga y quede atrás para siempre este régimen y que desde hoy, aquí y ahora lo reemplacemos en concreto por vivir con libertad en territorios tejidos y liberados y en libertad con nuestra madre tierra garantizándonos en concreto lo que haga falta sin depender, hasta lograrlo del todo, de nadie que nos someta a cambio del miedo, las promesas y las limosnas. Esta tierra en libertad y nosotrxs con ella. Todos los medios sirven -todos, aún los del sistema,- si están al servicio ético y estratégico de los pueblos que por fin dejemos de caer en el engaño de quienes nos manosean y nos usurpan diciendo que ellos son todxs de tantas maneras tan creativas como engañosas. No lo son.

La desolación se hace soledad y la soledad-tejido de encuentros y memorias sometidas al olvido. Habitantes del olvido lleno de experiencias vivas que aquí y ahora nos hacen falta todas para no pedirle a nadie que nos lleve y nos salve sino que se una, que nos unamos a aportar, cuestionarnos, resolver y criticar haciendo. Que el horizonte que nos proponemos y la resistencia que nos une se conviertan en caminos para salir de un país con dueños y sin pueblos a un país de los pueblos sin dueños. Que aporten como todas y como todos a la resistencia al fascismo, pero ellos, quienes buscan un lugar en el poder son ellos porque esta libertad no acepta nada allá adentro. Nada del mal gobierno. Nada que nos ponga precio y nos cobre lo que nos da. Nada que no sea lo que sirve a nuestro fin y no a reforzar el estado de horror y humillación que habitamos y reproducimos. 

Estas y otras palabras que se pronuncian y pronunciaron son aportes al diálogo y en ese espíritu, en el de actuar en consecuencia, se comparten entre tantas. Por eso es importante escuchar al poeta y revolucionario de la negritudAimé Cesaire quien esto lo proclamó con claridad, profundidad, belleza y compromiso, lejos de los días pasados que hoy nos agobian:

Aimée Cesaire

Lejos de los días pasados

pueblo mío

cuando
lejos de los días pasados
renazca una cabeza bien puesta sobre
tus hombros
reanuda
la palabra

despide a los traidores
y a los amos
recobrarás el pan y la tierra bendita
tierra restituida

cuando
cuando dejes de ser un juguete sombrío
en el carnaval de los otros
o en los campos ajenos
el espantapájaros desechado

mañana
cuando mañana pueblo mío
la derrota del mercenario
termine en fiesta

la vergüenza de occidente se quedará
en el corazón de la caña

pueblo despierta del mal sueño
pueblo de abismo remotos
pueblo de pesadillas dominantes
pueblo noctámbulo amante del trueno furioso
mañana estarás muy alto muy dulce muy
crecido

y a la marejada tormentosa de las tierras
sucederá el arado saludable con otra tempestad

Aimé Cesaire

No es hora de cambiar de dueños sino de liberarnos re-conociéndonos y caminando nuestra, la palabra. 

Emmanuel Rozental
Pueblos en Camino
Quitapereza, Cauca,
Víspera del 20 de julio de 2021

Todo esto se teje a algunas palabras desde el camino
tejidas tejiendo desde el 28A. Por ejemplo:

  • Seguir en paro: El régimen del terror, las trampas y el camino de la desobediencia
  • El guion del régimen y cuando terminará este paro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.