Llamado desde Petén Guatemala: “tenemos que construir relaciones sociales diferentes a las del capitalismo”

 

Desde el Petén, al norte de Guatemala, reenvían el siguiente llamado reiterado a sumarnos a la “estrategia de las termitas”. El llamado original fue hecho por la Asociación Solidaria de Acción y Propuesta de Petén en Marzo de 2012 y reiterada en noviembre. El texto recoge perspectivas, posturas y testimonios 16 años después de firmados los acuerdos de paz en ese país. El texto tiene el valor de estar tejido a la lucha y a la acción, así como el de plantear una perspectiva de resistencia y transformación anti-capitalista que se diferencia y distancia abiertamente de la paz del sistema, con la cual entraron a los territorios los proyectos extractivistas, las represas, los monocultivos, el narcotráfico, la represión, la corrupción y el despojo. Todo a nombre de la paz del sistema. Dicen entre otras cosas: “La militarización del país continúa bajo el pretexto de contener a la criminalidad y al narcotráfico. Pero, en realidad, las bases militares se multiplican en los lugares estratégicos, vecinos a las minas, a los pozos petroleros, a las hidroeléctricas, plantaciones de árboles en monocultivo, megaproyectos y monocultivos donde se criminalizan las luchas y se controla todo posible disturbio. Es común y corriente cruzar pick-ups llenos de soldados fuertemente armados o hacerse controlar por la policía-ejército o guardias de seguridad privadas, infundiendo miedo en la población. La política de los gobiernos es también un negocio que gira alrededor del dinero. Se trata de controlar las protestas y personas que amenacen el poder de la elite y de las corporaciones transnacionales a las que se han sometido.
Articulan su análisis acertado y crítico a luchas populares globales y a actividades concretas para construir autonomía en lo concreto a través de, por ejemplo, el tejido de procesos agroecológicos orientados hacia la soberanía alimentaria. Todo entre campesinos e indígenas. Pero además, plantean lecciones desde la experiencia cuya pertinencia y relevancia resultan evidentes frente a lo que ahora se implementa en Colombia como Post conflicto y lo que se promueve como “gobierno de transición” con énfasis en lo político-electoral mientras la ocupación territorial, la masacre y el “modelo de paz de Guatemala” actualizado avanza con la masacre de líderes sociales que lo resisten desde abajo. Así lo manifestaron en el 2012:
Los acuerdos de paz firmados en 1996 fueron un maquillaje superficial de la explotación y pillaje imperialistas que el país ha seguido sufriendo, mientras que muchos de los antiguos guerrilleros organizaciones y personas de izquierda, entraron de lleno al juego de la democracia burguesa y de la cooperación extranjera. Sin abandonar el discurso de “izquierda”, hacen creer a la población que el cumplimiento de los acuerdos de paz es la única solución a sus problemas, que únicamente pueden solucionarse por medio de las elecciones y las mesas de dialogo y concertación”.
La ASAPP sigue resistiendo y construyendo. Sigue convocando y convocándose a construir resistencias y alternativas desde ese territorio con las luchas, pueblos y territorios del planeta. Esta palabra y acción valen tanto ahora como entonces. Más allá y más acá de maquillajes, discursos, egoísmos disfrazados, el camino de los pueblos reclama y convoca tejidos; según los pueblos del Petén, como las termitas.
Así Sí. Pueblos en Camino

Segundo llamado a adherir a la estrategia de las termitas
ASOCIACIÓN SOLIDARIA DE ACCIÓN Y PROPUESTA DE PETEN (ASAPP)

(Imágenes de murales de Comunidades de Población en Resistencia-CPR- del Petén-Saraguate)

El 25 de noviembre 2012 tuvo lugar la Asamblea General de la ASAPP en San José, municipio de Petén, Guatemala, en la que se reiteró la necesidad de seguir denunciando la economía verde y todo tipo de
economía que no tome en cuenta las necesidades y expectativas de toda la población, así como a proseguir con la Estrategia de las Termitas a la que los invitamos a participar en un primer llamado en marzo del 2012.

Como el primer llamado, el presente es el resultado de una lluvia de ideas que se hizo al final de la AG entre todos los participantes (párrafos entre comillas), con el fin de llamar la atención de cada uno
de ustedes sobre la urgencia de unir y coordinar las diferentes acciones y luchas que a nivel nacional, regional e internacional se están llevando a cabo con una lógica diferente a la del sistema capitalista y
a la del militarismo/totalitarismo y guerra que se están esparciendo por el mundo, con el fin de confrontar, con una relación de fuerzas suficiente, las graves amenazas que tenemos enfrente. Es decir, constatar que ni la violencia, ni las protestas y manifestaciones presionando a los gobiernos para que satisfagan las necesidades de los pueblos, ni la democracia burguesa son instrumentos adecuados para
cambiar el mundo. Ya que no solamente éste es demasiado complejo como para poder cambiarlo desde arriba por un poder central (gobierno, partido, iglesia u ONG) sino que, el Estado como representante de las clases dominantes no tiene más alternativa que imponer nuevos regímenes dictatoriales por medio de la violencia y no es a él a quien le corresponde satisfacer las necesidades de la población. Por lo que, la
única vía que vislumbramos es unirnos para trabajar todos juntos formando corrientes subterráneas que al conectarse lleguen a conformar un gran río hasta desembocar en el mar. Desde abajo, desde arriba,
horizontal, multidireccional y multidimensionalmente, cada uno en el lugar en que se encuentra, es una persona importante que debe responsabilizarse y participar en este proceso, con el fin de construir
nuevas relaciones no jerárquicas entre las personas y entre ellas y la naturaleza. Crear múltiples entidades de gobierno autónomas, múltiples redes de cambio social multidimensionales y multiculturales en las que la producción, sostenible, el intercambio solidario y el consumo
reflexivo y políticamente responsable formen parte de una estrategia alternativa global al capitalismo, que no sea un discurso más, sino sea vivida y experimentada en la practica cotidiana de cada uno de nosotros. Ya que, solamente conformando una fuerza consciente y organizada, lo suficientemente potente, se podrá acabar con dicho sistema y construir otra lógica socio-económica, política, cultural y espiritual.

Los llamamos a desarrollar una inteligencia colectiva descentralizada en la que los diferentes actores actúen solidariamente en forma autónoma, informada y consciente, sin discriminar a ninguno, sin jerarquías y tomando en cuenta la diversidad de cada cultura, con el fin de alcanzar los mismos objetivos. A que, cada uno de nosotros se involucre conscientemente en el movimiento de cambio local-global que estamos viviendo a nivel planetario y contribuya a que las cosas cambien en el lugar en que se encuentra y en el espacio en el que tiene alguna influencia. Se trata de aprender de la estrategia de las termitas en la
que cada individuo trabaja coordinadamente con los demás para reciclar los árboles y la madera podrida del bosque, convirtiéndolos de nuevo en un rico suelo capaz de regenerar la vida de las plantas, los animales, los microorganismos, etc. De una estrategia descentralizada en la todos y cada uno de nosotros, en tanto que actores políticos seamos una parte valiosa, entendamos la forma en la que está funcionando el sistema y como está afectando a las sociedades y a la naturaleza para ir construyendo una sociedad diferente basada en la solidaridad (tomando la solidaridad como la relación humana de cooperación entre iguales en la que todos se entre-ayudan, se cuidan y trabajan juntos por un mismo
objetivo), formando redes multidimensionales que trabajen en forma unida y organizada a todos los niveles. De manera que nuestro gran número y fuerte organización, nuestra capacidad de estar en todos los lugares al mismo tiempo y de conocer colectivamente todos los saberes oficios y profesiones hagan que podamos hacer frente y transformar al sistema socio-económico actual, a la militarización, al totalitarismo y a la guerra en un sistema de vida, amor y construcción. Objetivo final que
no se puede alcanzar individualmente pero que si nos unimos y trabajamos juntos, tal vez podremos alcanzar antes de que la sed de lucro, poder y ambición destruyan al mundo.

Contexto en Guatemala y Petén

La situación en Guatemala sigue empeorando. Al mismo tiempo que se ha hecho sobre el 13 B’aktum y el calendario maya un gran show mediático, con el fin de incrementar el turismo y las ganancias que genera, prosiguen las matanzas de campesinos, el desalojo de sus tierras, la implementación de proyectos de explotación minera a cielo abierto, la proliferación de las maras, de la corrupción y el narcotráfico, la degradación ambiental de los territorios indígenas y campesinos, y la represión de aquellos que se atreven a protestar como los maestros o campesinos. “El crimen organizado es un negocio más y la muerte es una mercancía, ya no hayan otra cosa que matar a la gente”. “Los productos
tóxicos que en los Estados Unidos se prohíbe quemar, los mandan para países como Guatemala, así como las medicinas que nos mandan con fecha caduca, todo es negocio para las grandes empresas farmacéuticas.” “Lo que comemos es comida chatarra, las semillas criollas ya casi se están
terminando, el trigo en el país ya sólo es historia, a ellos les interesa que desaparezcan nuestros productos criollos para que tengamos que comprar la comida en el extranjero”.

“La militarización del país continúa bajo el pretexto de contener a la criminalidad y al narcotráfico. Pero, en realidad, las bases militares se multiplican en los lugares estratégicos, vecinos a las minas, a los
pozos petroleros, a las hidroeléctricas, plantaciones de árboles en monocultivo, megaproyectos y monocultivos donde se criminalizan las luchas y se controla todo posible disturbio. Es común y corriente cruzar pick-ups llenos de soldados fuertemente armados o hacerse controlar por la policía-ejército o guardias de seguridad privadas, infundiendo miedo en la población. La política de los gobiernos es también un negocio que gira alrededor del dinero. Se trata de controlar las protestas y personas que amenacen el poder de la elite y de las corporaciones transnacionales a las que se han sometido” .

“Gran número de personas siguen siendo manipuladas por el aparato ideológico del sistema actual (iglesias, escuela, universidad, gobiernos, partidos y políticos, ONG, medios de comunicación,
instituciones internacionales, etc.), impidiendo que el pensamiento critico, la lucha, la autonomía, la imaginación y creatividad del pueblo se desarrollen. Se deja creer que el “desarrollo” consiste en “salir
adelante y progresar individualmente” en producir más y ser más competitivo, haciendo olvidar que como seres humanos tenemos una dimensión social que implica necesariamente una responsabilidad,
socio-política y ambiental comunitaria de cooperación y solidaridad. Se sigue sosteniendo que hay que presionar a los gobiernos para que resuelvan los problemas, sin plantear la necesidad de un cambio de
sistema radical; que “la igualdad y el pleno reconocimiento de los derechos individuales y colectivos de las mujeres y de los Pueblos Indígenas en los espacios políticos, económicos y sociales, es una
obligación del Estado de Guatemala que sigue incumpliendo los acuerdos de paz” (Movimiento de Mujeres Indígenas TZ´UNUNIJA´”, Pronunciamiento mujeres indígenas en el marco del Oxlajuj B´aktun y del aniversario de los 16 años de la firma de los Acuerdos de Paz, miércoles, diciembre 19,
2012) o, que la lucha consiste en objetivos puntuales como elevar el salario mínimo, y no en acabar con las relaciones de explotación que implica el trabajo asalariado. Lo que sigue reproduciendo al sistema
capitalista y obstaculiza el desarrollo de nuevas vías autónomas de construcción del futuro. Los shows políticos y televisivos, las canciones, las películas, los video juegos y la música son cada vez más
vulgares y violentos, cada día más agresivos, haciendo creer a la juventud que solamente imitando a los astros de cine, deportes o TV, a los narcotraficantes, a los criminales y a las estrellas del espectáculo, los jóvenes podrán realizarse en la vida, tener mucho dinero y ser felices, preparándolos a la guerra, al ejercito y a la prostitución y crimen organizado”.

En Petén en particular, donde podemos constatar todas las situaciones mencionadas, las plantaciones de Palma Africana y de Teca siguen su expansión junto con la destrucción de los bosques y el desalojo de
campesinos de sus tierras (cuyos hijos trabajan muchas veces en las mismas plantaciones). Todo bajo el pretexto de implementar la economía verde y crear un equilibrio entre la rentabilidad del bosque, el
ambiente y la responsabilidad social. Roberto Montano, uno de los fundadores de Green Millennium, la compañía que está deforestando la selva para sembrar Teca en la Libertad dice: “Nuestra misión es rescatar las áreas deforestadas y degradadas usando especies con un alto valor comercial y causando un impacto positivo en nuestros inversores…. creando nuevas oportunidades de empleo, educación y salud, los cuales son sumamente necesarios en la región”.

“Es por ello que como ASAPP proponemos mantener la solidaridad entre nosotros y con los demás, trabajar para que la Economía solidaria, la producción sostenible, los mercados solidarios y el consumo responsable se expandan por todos los rincones. Tenemos que partir de ahí para poder dirigirnos al mundo y crear redes solidarias a todos los niveles. Primero tenemos que fortalecernos cada uno individualmente y desde el seno familiar a nivel comunitario y a nivel de la asociación. Pero, al mismo tiempo, no podemos ignorar la situación mundial: Palestina, Libia, Egipto, España, Grecia, los conflictos bélicos y las poblaciones que están siendo bombardeadas. La economía capitalista se ha expandido por
todo el mundo, y muchas veces somos nosotros mismos los que la reproducimos, por lo que tenemos que cambiar de dirección e impedir que sigan destruyendo la naturaleza y explotando a los pueblos y personas. Debemos dejar de girar alrededor del dinero-dinero-dinero para colocar a los seres humanos en el centro de nuestras actividades y de nuestra estrategia de cambio social. Es por ello que tenemos que mantener la lucha también a nivel global, uniéndonos y formando redes, siendo solidarios”.

“Todos somos conscientes de que la guerra y la violencia han existido durante miles de años. Algunos creen, que según la Santa Biblia y la voluntad de Dios, va a haber una nueva tierra y nuevos cielos o sea un cambio para bien de los seres humanos”. Pero, todos “Somos conscientes también de que somos nosotros mismos los que tenemos que trabajar y estudiar para aprender muchas cosas y hacer algo. Los intercambios nos permiten aprender y nos ayudan a organizarnos, a través de las capacitaciones nos damos cuenta de lo que podemos lograr si estamos organizados y unidos. Todos somos responsables y tenemos que participar porque existe el libre albedrío.”

Otros piensan que “tenemos que tener mucho cuidado con las religiones pues se ha sabido de pastores protestantes muy humildes que construyeron una iglesia pero llegaron con una mentira y sólo sacaron dinero a la gente. Tenemos que conocer e investigar para no creernos todo lo que nos dicen porque por medio de la manipulación ideológica, como la de la TV o las iglesias, se busca que la gente no haga nada, no entienda cómo funcionan las cosas y no abran su mente para conocer y cambiar su entorno. Africa por ejemplo es un continente saqueado que ha sufrido una gran degradación de sus ecosistemas y está constantemente en guerra. Hay que luchar por nuestro medio ambiente e impedir que el lago se siga
contaminando”, el alcoholismo y los partidos políticos son otros obstáculos que nos impiden tomar consciencia y comprometernos.

“Los acuerdos de paz firmados en 1996 fueron un maquillaje superficial de la explotación y pillaje imperialistas que el país ha seguido sufriendo, mientras que muchos de los antiguos guerrilleros ,
organizaciones y personas de izquierda, entraron de lleno al juego de la democracia burguesa y de la cooperación extranjera. Sin abandonar el discurso de “izquierda”, hacen creer a la población que el cumplimiento de los acuerdos de paz es la única solución a sus problemas, que únicamente pueden solucionarse por medio de las elecciones y las mesas de dialogo y concertación”.

“En muchas otras partes del mundo como Gaza se sigue bombardeando a las poblaciones como resultado de políticas internacionales de las grandes corporaciones que manejan la industria militar y la guerra, el comercio internacional y promueven las semillas manipuladas genéticamente con el único fin de beneficiarse. El Estado invierte en infraestructura que produce grandes ganancias a las compañías constructoras pero no invierte en lo social porque el dinero no le produciría suficientes ganancias a
a corto plazo. Tenemos que estar conscientes como personas, como comunidad y como pueblo de que tenemos que construir relaciones sociales diferentes a las del capitalismo que están basadas en la explotación de las personas y en la destrucción de la naturaleza”.

“Hasta el momento la represión está cada vez peor y los precios de la comida se van cada vez más para arriba por lo que es necesario organizar a las comunidades. No miremos clases ni colores, evitemos que las diferencias étnicas, de sexo o culturales nos dividan, los seres humanos somos todos iguales. “Todas las cosas en la vida empiezan pequeñas, muchos grupos empiezan grandes y se disuelven, nosotros estamos sembrando la semilla del futuro para construir una nueva sociedad para las futuras generaciones. Por ejemplo, hace 48 años se fundó la cooperativa en San Juan Comalapa con 21 socios, ahora son 6,000”.

“Es ridículo y criminal que se gasten tantos recursos y trabajo en el espacio para que supuestamente la humanidad pueda trasladarse a otros planetas para sobrevivir, ya que si esos recursos se gastaran en regenerar y conservar los ecosistemas, y satisfacer las necesidades de los pueblos, no tendríamos todos los problemas socio-ambientales y económicos que existen actualmente y la humanidad no estaría en peligro de extinción”

¿Por donde va el camino?

“¿Cómo hacemos para salir de esta esclavitud? Cooperación, solidaridad, organización y trabajo conjunto. Hay que activar para que todos seamos conscientes y unirnos más, ama a tu prójimo como a ti mismo, eso es lo que debemos entender porque si estamos separados es fácil que nos repriman. La unión hace la fuerza pero no sólo en palabras”.

“Ya no es posible hacer una dicotomía entre la política y la economía. Hay que unir estrechamente el trabajo político con la construcción concreta de un nuevo modelo socio-económico, al que todos participemos y al que identificamos bajo el concepto de economía solidaria, de manera que nuestro discurso sea coherente con nuestra vida de todos los días”.

“Hay que dar valor a la mujer, antes sólo los hombres ocupaban los cargos, ahora las mujeres son una parte importante de nuestra lucha”.

“Tenemos que tener consciencia de la necesidad de un cambio, de hacer lo que estamos haciendo y de nuestros objetivos. Tenemos que empezar por nuestra casa, involucrando a nuestras familias y al máximo de personas posibles en nuestras comunidades. Esto significa desde consumir diferente, no produciendo basura que no sea desechable, hasta respetarnos y trabajar juntos con la comunidad. Solo así podremos lograr el mundo nuevo que queremos”.

“Es muy importante también no acabar con los bosques pues los árboles producen el oxigeno que necesitamos para respirar y retienen el agua, son la habitación de múltiples pájaros y animales, cada uno de nosotros debería sembrar varios árboles y ayudar a la naturaleza a regenerarse, en la medida de sus posibilidades”.

“Quizá una idea mía muy pequeñita que estoy poniendo en practica y está dando buenos resultados; es que además de apoyar a mi familia (mis hermanos) estoy apoyando técnicamente a 3 familias más en desarrollar experiencias agroecológicas a través de nuestro testimonio vivo que es la finca agroecológica. Hemos realizado pequeñas giras de intercambio a la finca donde aprovecho para transmitir toda las tecnologías agroecológicas, la importancia de la agroecología no solamente como estrategia de producción, sino también como una herramienta política para la transformación social. Analizamos videos sobre agroecología, modelos de producción capitalistas, economía solidaria etc.. Es una
lástima como les digo siempre a ellos, mandan a los hijos a estudiar y cuando se gradúan ya no regresan a la comunidad porque, a veces, los mismos padres les meten ideas que favorecen al sistema capitalista: si fuiste a estudiar es para que consigas un buen trabajo y ganes un buen salario y es una pena si regresas a trabajar en el campo como lo hacemos nosotros, la gente se va a burlar de ti si regresas. Muchos jóvenes profesionales que han regresado porque no pudieron conseguir empleo en la ciudad optan por trabajar en la palma africana de Sayaxche”.

No al capitalismo verde ni bajo cualquier otro color que se presente, no al socialismo “realmente existente” no al socialismo del siglo XXI o “Socialismo democrático ” que monopoliza el poder en una sola persona y partido, promueve el culto a la personalidad y el extractivismo y no rompe con el sistema capitalista. Son una herramienta del sistema para la manipulación de los pueblos, para la interrupción de la lucha de clases sin romper con el pillaje, el despojo, la dominación, la explotación, el hambre y la pobreza” (Adital, Mundo, Nuestro futuro es el mundo nuevo, 22.02.12).

Sí a un arco iris de múltiples senderos subterráneos y multiculturales que nos conduzcan todos en forma consciente y organizada a una sociedad y a un mundo solidarios”.

Algunos pasos concretos con el fin de consolidar la estrategia de las
termitas

Unirnos al movimiento que busca fortalecer las luchas y resistencias por el buen vivir y defensa de los territorios de los pueblos, mediante la construcción de múltiples estrategias de economía solidaria, vista como un modelo socio-económico global y una vida basados en la solidaridad, la cooperación, el trabajo conjunto y el respeto;

Formar y consolidar múltiples círculos de estudio, reflexión, análisis y debate en los que las personas y organizaciones se informen y adquieran conocimientos sobre el funcionamiento socio-económico del sistema actual y las alternativas concretas que existen para transformarlo a todos los niveles y en todos los lugares; Capacitar a los campesinos que aún tienen tierra e implementar proyectos productivos en sus parcelas, apoyando la recuperación de tierras, proporcionando capacitaciones y materiales agroecológicos para que los campesinos cultiven en forma sostenible y puedan ofrecer a los consumidores productos locales, frescos y de buena calidad, que no hagan daño a la salud de las personas y no degraden los ecosistemas;

Emprender una campaña planetaria de fortalecimiento y consolidación de las organizaciones que luchan contra la energía atómica, contra la guerra y todo tipo de violencia, represión y militarización, la minería
y la agricultura de mercado, con el objetivo de reconvertir las industrias y la economía de desempleo, destrucción y muerte en una industria y una economía de construcción y vida en la que se creen
millones de empleos, autoempleos[1] y empleos comunitarios, se distribuyan equitativamente el trabajo socialmente necesario y las riquezas creadas, se proteja a los niños, a los débiles, enfermos y ancianos, permitiendo a todos los seres humanos convertirse en seres multidimensionales y vivir felices;

Emprender una campaña a nivel mundial para que las Naciones Unidas se conviertan en una entidad al servicio de los pueblos y no de los gobiernos ni de las grandes empresas transnacionales, cumpliendo con su mandato de impedir las guerras y agresiones: 1) Manteniendo la paz y seguridad internacionales, tomando medidas colectivas para prevenir y eliminar amenazas a la paz y para suprimir actos de agresión u otros quebrantamientos de la paz; y logrando por medios pacíficos, y de conformidad con los principios de la justicia y del derecho internacional , el ajuste o arreglo de controversias o situaciones
internacionales susceptibles de conducir al quebrantamiento de la paz; 2) Fomentando entre las naciones relaciones de amistad basadas en el respeto al principio de igualdad de derechos y de la libre determinación de los pueblos, y tomar medidas adecuadas para fortalecer la paz universal.

Canalizar la cantidad más grande de recursos y trabajo posibles, que actualmente se utilizan en actividades destructivas o superfluas a procesos industriales, agroecológicos y culturales ecológicos y
solidarios, gestionados por las mismas comunidades y/o trabajadores, que impulsen el cambio social y el fin de la explotación (que no hayan más esclavos ni esclavistas), la opresión y la destrucción de la
naturaleza, cambiando cada día nuestros comportamientos y actitudes, haciendo todo lo posible por disminuir o acabar con el consumo de productos derivados de la agricultura industrial, de las actividades
mineras y del petróleo.

Entender que las ideas y comportamientos con los que nos formatearon desde niños ya no corresponden a la nueva sociedad que quisiéramos construir y desenmascarar y rechazar los conceptos de desarrollo (verde, sostenible, etc.), progreso, modernidad, crecimiento económico, competitividad, eficiencia, racionalidad empresarial, rentabilidad, mostrando que los pueblos están construyendo desde ya multiples alternativas con el fin de alcanzar sus objetivos de equidad, solidaridad, respeto, etc. “Cada uno de nosotros debería constituirse en chispa de fuego que corra por el mundo Queremos hacer una llama entre todos para que no se apague”.

[1] “Las alternativas de vida en el medio rural no pasan sólo por el
empleo en el sector agrario. En este sentido, están surgiendo en el
medio rural iniciativas relacionadas con la educación libre, las artes o
la ecoindustria, que suponen oportunidades de autoempleo y
fortalecimiento del tejido social y asociativo local en los pueblos.”
(Alternativas en el medio rural: desde el campo y hacia el campo).

ASOCIACIÓN SOLIDARIA DE ACCIÓN Y PROPUESTA DE PETEN (ASAPP)
Guatemala
Recibido Enero 24 de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *