Violadores revolucionarios. Complicidades organizadas: La palabra valiente de una luchadora violada

Mayra Sofía Medina Lozano afirma “¡La revolución será feminista o no será!“. Comparte bajo éste encabezado la cronología de una violación colectiva por parte de machos líderes revolucionarios del Congreso de los Pueblos-Cali y Ciudad en Movimiento. Desde los antecedentes y las vivencias cotidianas de una normalidad machista a nombre de la organización y de la causa, la violación y todo el encubrimiento, la re-victimización, la complicidad sistemática y organizada, el dolor, los impactos y daños a ella, a su madre y a su hijita. La víctima de éste delito despreciable es mucho más que eso. Es una mujer valiente, comprometida, desafiante. Es una compañera y una vocera de una lucha que nos hace sentir desprecio, vergüenza, ira y asco frente al espejo. Se ha atrevido a hablar de una manera ejemplar y, ojalá, ejemplarizante y al hacerlo también es camino, liberación y fuerza hermosa. Acá hay una crónica aterradora que nos involucra y que señala, con precisión ineludible las maniobras y trampas para señalar allá, a los otros, al otro lado político, ideológico, estructural: al enemigo de clase, como pretexto estructural y organizado de organizaciones revolucionarias. Señala una cultura y sus prácticas sistemáticas. Señala al patriarcado-machista-violador-encubridor repugnante. Lo que señala será excepcional tal vez en algunas peculiaridades, pero es, en lo fundamental, la norma, la regla, el orden establecido.

Betty Ruth Lozano, la madre de Mayra Sofía, comparte y hace público éste testimonio-proclama-manifiesto y exige en un texto que compartimos, que no le preguntemos qué hacer. Nos lo deja a nuestra “consciencia revolucionaria“.

Estamos hartxs desde hace mucho tiempo, de toda ésta inmundicia establecida y recurrente; cotidiana y normal que es parte integral de las organizaciones revolucionarias. Las excepciones confirman y reafirman ésta regla. Lo esperable es que el patriarcado, el machismo y todas sus mañas y trampas, dominen los procesos de lucha y las organizaciones. Lo sabemos, no nos lo contaron, lo vivimos, lo gritamos y no cesa el horror.

Betty Ruth es una maestra, una líder y un ejemplo. Sabia, fuerte, comprometida, coherente…estar cerca de ella ha sido un privilegio y una enseñanza. Su palabra es serena y arrasadora. Es mujer, feminista, negra, revolucionaria. Es una amiga. Lo es porque nos mira a los ojos, nos habla cara a cara, nos critica, nos señala el racismo, el machismo, el autoritarismo, la violencia, de frente y directamente. Como verán, no sólo violan a su hija…también la atacan a ella estos cobardes organizados para la lucha a nombre de la valentía revolucionaria, pretexto para hacerse patrones cobardes en sus territorios.

Podríamos volver a la comodidad mentirosa y establecida de asumir que son otras las iniciativas y estructuras las que se pudren en el lodo del abuso y el encubrimiento a nombre de las más nobles causas, incluido el feminismo, la lucha contra el patriarcado, por la tierra, por la justicia social, contra el imperialismo y el autoritarismo y esa larga totalidad. Pero si eso volvemos a hacer. Si tapar para no darle al enemigo ventajas. Si “los trapos sucios se lavan en casa“, vamos a seguir protegiendo lo que ha impedido e impedirá que las luchas tengan sentido, fuerza y que se basen en la fraternidad y el ejemplo. Gracias Mayra Sofía. Exigimos que estos miserables sean castigados desde los propios pueblos. Que sus cómplices y las organizaciones que les encubrieron se sometan a la vergüenza, a la justicia y tengan que aprender. Exigimos que asumamos casa a casa y cara a cara que esta es la normalidad con la que reproducimos el orden contra el que decimos luchar y que quienes no estamos de acuerdo con nada de esto, sabemos que lo que Mayra Sofía vivió es verdad. Que la violaron, la victimizaron, la re-victimizan una y otra vez, destruyen su vida y la de su familia y todo lo tapan pasando a señalar y atacar a quien dice la verdad (en muchos casos estos señalamientos, lo sabemos, son letales). Sabemos también como ella y Betty Ruth; con ellas, que nos excluyen, marginan y expulsan de las luchas, como apestadxs, conflictivxs. Nos condenan a la sin salida, a la desolación y nos matan políticamente, que es matarnos del todo, con los rumores y mentiras que les sirven para seguirse aprovechando del poder contra el que dicen luchar. Acá lo afirmamos en el camino recorrido para ganarnos el derecho a proclamarlo con Mayra Sofía y Betty Ruth: “¡Los violadores son ustedes!“. Preferimos, una vez más la soledad en ésta dolida y ejemplar compañía a todo el espectro de complicidades acríticas que alimentan sus vanidades y ambiciones de procesos condenados a manosear, abusar, explotar, someter, violar, amenazar, intimidar, asesinar, expulsar, perseguir, lo más valioso y bello del espíritu liberador. A quien dice ser víctima…hay que escucharla; hay que creerle y proceder a investigar con rigor y firmeza. ¡La revolución será feminista o no será! y para serlo debemos liberarnos.
¡Así No! ¡No Más! Pueblos en Camino

“LO CAMBIAMOS TODO, O LO CAMBIAMOS TODO!”
Betty Ruth Lozano

“Compañerxs, colegas, hermanxs: reenvió esta denuncia pública que hace mi hija frente a la impunidad y constante revictimización de la que ha sido objeto por parte de organizaciones que se dicen revolucionarias pero que en realidad lo que pretenden es mejorar los privilegios de los ya privilegiados dentro del sistema patriarcal: los hombres. Lo que pretenden estas organizaciones es que todos los hombres tengan los privilegios de los hombres blancos de clase alta, propietarios, que tienen acceso y control sobre todas las mujeres, en una especie de neocriollismo al que no le interesa realmente realizar transformaciones radicales de la sociedad. Dentro de estas organizaciones las mujeres siguen siendo vistas como objetos a ser poseídos, usados, manipulados, al servicio del deseo masculino.

Este 12 de octubre debería consagrarse como el día de los violadores, ya que la violación de las mujeres ha sido histórica y socialmente construida, legitimada y consentida desde el proyecto colonial que inauguró Colón en estas tierras y sobre nuestros territorios. La violación de las mujeres es parte del proyecto colonizador que se ha impuesto como una “cultura” que responsabiliza a la víctima y se materializa en un alto número de mujeres que son agredidas sexualmente en todos los ámbitos de lo social y en los lugares en donde creemos estar seguras junto a nuestros “compañeros de lucha”, quienes terminan siendo exonerados.

Nosotras los vemos como nuestros compañeros de lucha mientras ellos nos ven como objetos para la satisfacción de sus deseos. A una mujer que se la viola en una organización se le está diciendo que no tiene derecho a estar ahí, que ese no es su lugar, o que está ahí al servicio del deseo masculino. La violación, el abuso sexual, las distintas formas de violencia contra las mujeres, las obligan a abandonar estos procesos organizativos, negándoles la posibilidad de aportar todo su potencial a estas luchas, retrasando la posibilidad de la transformación. La violencia contra las mujeres es reaccionaria. Si del Estado no se puede esperar justicia para las mujeres, tampoco de parte de quienes solo luchan para reemplazarlo o simplemente para hacerse un lugar en él.

Las mujeres no nos conformamos con la transformación de una pequeña parte de lo social, lo queremos cambiar TODO. La lucha debe ser feminista de verdad verdad, no como temita de moda para conseguir votos, antirracista; sin folclorización de lo indio y lo negro, reconociendo y valorando la diversidad sexual; sin condescendencias para posar de políticamente correcto, LO CAMBIAMOS TODO O !LO CAMBIAMOS TODO!

Exijo en el caso de la violación colectiva de mi hija Mayra Sofía Medina por integrantes del Congreso de Los Pueblos y de Ciudad en Movimiento, VERDAD, JUSTICIA, REPARACIÓN Y GARANTIAS DE NO REPETICIÓN. QUE ESTO NO LE PASE NUNCA MÁS A NINGUNA MUJER.

NO ME PREGUNTEN QUÉ HACER,
HAGAN LO QUE LES DICTE
SU CONCIENCIA REVOLUCIONARIA”

Betty Ruth Lozano
Octubre 13 de 2020

Denuncia-pública-violacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.