Mujeres Nasa, “Hilando Pensamiento”, rabia y dolor, exigimos justicia

Es muy duro, difícil escuchar el canto y las palabras de estas mujeres Nasa del “Movimiento Mujer Hilando Pensamiento” en Toribío. Arranca lágrimas, desata ira y en últimas queda la frustración de sentir que esto que nos comparten no esté rompiendo los huesos y haciendo estallar la sangre de la humanidad toda, de esa humanidad que aún no se ha perdido confundida por la codicia, el odio y el abuso.

A la violación de la niña Embera por parte del Ejército Nacional (NO DE UNOS SOLDADOS), se suma la complicidad del Fiscal General de la Nación quien evidentemente algo ha negociado para encubrir un crimen de estado imputando el cargo que asume que la niña Embera menor de edad, consintió a tener relaciones con 7 soldados armados, de modo que estos, obedeciendo órdenes no sólo serán los únicos investigados sino que sus penas serán reducidas. Todas y todos sabemos que acá se negociaron acuerdos para encubrir. Acuerdos que incluyen necesariamente el silencio de los soldados frente a sus mandos y a la institución que entrena violadores a cambio de penas reducidas. Callan y aceptan el regalo a cambio de su silencio o de lo contrario ¿qué, señor Fiscal, señores Generales? Ella, la niña Embera, no quiso tener sexo con 7 militares armados que la sometieron y destruyeron, así como ninguna otra ha aceptado la civilización, la conquista y la justicia mentirosa y sangrienta del opresor. Se suma este crimen al de algunas mujeres que en esta canción se nombran como Cristina y Miriam entre otras. Se suma a las incontables otras que ya no pueden nombrarse… que ni siquiera han tenido nombre y por eso han podido ser violentadas. Fue el estado, es el estado y nosotras somos “esta que te hará pagar las cuentas”. Que se sepa lo que sabemos: cuando señalamos al estado, no sólo nos referimos a instituciones y cargos, sino a todos los patriarcas legales o ilegales de dentro y de afuera que por la ambición del poder someten nuestros cuerpos, nuestras vidas y a la Madre Tierra forzándonos de oficio para su poder y su ganancia. ¡Así No! ¡No Más! Pueblos en Camino

A ustedes les anunciamos: “Soy esta que te hará pagar la cuenta”. Pero nuestra ira y dolor crece porque sabemos que seguimos estando solas porque todavía son muchas y muchos más a quienes no les “han crecido alas” y siguen arrastrándose en el lodazal sangriento del abuso por un privilegio mezquino o por miedo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.