Beatriz Cano, aunque te hayan asesinado, nos vemos en la próxima Minga

A Beatriz Cano, respetuosa, cariñosa, amable, crítica, madre, la han asesinado…no lo podemos creer ni aceptar. Don Eduardo, su padre, en llanto por su negrita graba un mensaje: “Ayúdenme, por favor ayúdenme que no puedo con esta tristeza”.
Llegaba a Radio Pa´yumat sede del Tejido de comunicación para la verdad y la vida en Santander de Quilichao antes de las 6 de la mañana para ocuparse de sus tareas. Siempre en compañía de su Ayelen de 5 años. Con la niña la encontrábamos en todas partes. No se quitaba el sombrero de ramo con el chumbe. Con su niña iba en el carro de transporte público camino al Tejido. Allí iba César Galarza también. Un retén de la policía el viernes 5 de junio pasadas las 9 de la mañana. Presentaron sus cédulas de ciudadanía y bajaron del vehículo. A eso de las 9:20 una camioneta negra se parqueó detrás. Se bajaron hombres armados y activaron fusiles semi-automáticos. Mataron a la pareja de patrulleros y dispararon contra todas y todos. César la vio caer. La vio muy mal y también herido pidió que la ayudaran. Mataron a un joven nasa de 22 años, mataron a una mujer de 52 años. A Ayelen la hirieron en el ojo izquierdo, se lo rompieron, le desprendieron la retina. Le hicieron una herida profunda en la cara, esquirlas y heridas en un brazo, una esquirla profunda en la nalga.
Beatriz fue reanimada dos veces. Las dos veces su fuerza vital le ayudó a reanimarse. La llevaron a cirugía en Cali. Le salvaron la vida. Fue a Cuidado Intensivo, estuvo estable. Le descubrieron un enorme infarto cerebral izquierdo y una hemorragia alrededor del cerebro. Si permanecía estable la iban a operar el domingo 7 de junio. La tarde del 6 se le dilataron las pupilas. La mañana del 7 ya no había duda. No tenía reflejos del tallo cerebral. Su cerebro había muerto. Beatriz, paisita Nasa, comunicadora, escucha, ternura, madre, aprendiz…semilla que germinó en esta tierra cae destruída por balas asesinas mientras sus verdugos enfermos de poder celebran el golpe.

A esta hora esperan su cuerpo masacrado a las puertas de la morgue. Pasará por la sede de la ACIN. En caravana, junto a su familia, la acompañarán a Medellín las y los comunicadores. Sus colegas. Nadie que la conoció pudo hacer distancia de su afecto. No podemos dejar de reconocer su humildad, su respeto, sus ganas de aprender, su infinita paciencia y una fe tan persistente que rayaba en la ingenuidad. Todo eso lo mataron. Se lo quitaron a su familia, a la gente que la quiere, a quienes la conocimos y nos destroza de ira y dolor la masacre. Pero sobre todo, se la quitaron a su Ayelen a sus 5 años mientras espera poder curarse en la cama de una clínica. Beatriz y Ayelen han sido una sola, inseparables. Un ser. Una vida, un camino. Nos desgarra esa ruptura. La orfandad. El vacío. Beatriz germinó acá en territorio Nasa y de acá asesinos que se vanaglorian de un discurso mientras sirven a un proyecto patriarcal y enfermo celebran. Le debemos tanto. Nunca quiso ser más que nadie de quienes escuchó, a quienes respetó su palabra, su camino y su territorio. Hoy, cuando nos arrancan esa tejedora de palabras que cosechaba, hoy sí lo es porque duele profundamente. Hoy Beatriz, ahora mismo, has salido del silencio, de la pregunta, de la mirada tras los micrófonos y las cámaras y estás acá, mirándonos de frente en tu ausencia. Hoy te vemos y te lloramos. Tu ausencia es esta huella negra y sangrante. Acá compartimos la palabra y el dolor de tus compas tejedorxs (el del tejido traducido al inglés) despidiéndose sin querer ni poder hacerlo. Acá estamos mirando el camino que lleva a tu casa y la memoria insiste en tu imagen allí de pie, Ayelen de tu mano frente a la tienda, sonriendo, mirándonos.

Nos da miedo el olvido de tu ausencia física, pero no equipara la ira y el dolor porque te hayan arrancado de acá. Vuelve Beatriz, no te vayas. Esperamos tu llamada, tu presencia, tus preguntas…tu Retorno. El mismo que te trajo por primera vez y el que te regrese a ésta tu tierra que te llora. ¡Así No! Ya Basta. Pueblos en Camino

Beatriz Cano, vivirás siempre
en nuestros corazones

Las lágrimas no pueden evitar salir con tristeza a causa de saber de la pérdida de una entrañable compañera de vida y de lucha: Beatriz Elena Cano Uribe, fallecida a los 34 años, el día 7 de junio de 2021 por complicaciones en su estado de salud, tras los fatídicos acontecimientos ocurridos el pasado viernes a causa de un atentado perpetrado por hombres armados que se beneficia y se lucran de la guerra contra el pueblo.

Como bien lo expresaba el movimiento juvenil Álvaro Ulcue Chocué, lamentablemente son pocas las palabras que pueden expresar nuestro sentimiento ante esta terrible realidad, tener que seguir despidiendo prematuramente a compañeros valiosos, justo cuando apenas asimilábamos la partida de nuestra autoridad Ukawe’sx Juan David Güegüe y de la señora Aleida Perafán, victimas del mismo hecho

Beatriz era una mujer luchadora de este pueblo colombiano, paisa de nacimiento, proveniente de Medellín, quien llegó al territorio de Cxhab Wala Kiwe hace 7 años. Gracias al desarrollo de sus dones como comunicadora, a su proceso de formación popular y al compromiso con la comunidad hizo parte oficial del listado censal del reguardo indígena de Cerro Tijeras.

En mejora de sus talentos y de su consciencia social, dedicó su vida al sentir y el vivir de un proceso comunitario que fue tejiendo con entrega desinteresada y valerosa, en cumplimiento de los mandatos de su propio corazón, los cuales siempre compartía en sus mensajes como locutora de nuestra emisora comunitaria Radio Payumat. En el seno de este proceso sembró sus raíces, hizo familia y trajo al mundo a su hija Ayelen Guetio, quien le acompañaba el día de los acontecimientos, y quien al día de hoy sigue recuperándose de una afectación en uno de sus ojitos como resultado de este ataque.

Beatriz serás recordada por siempre sonreír, por la alegría y la recocha que extendiste con una mano oportuna en los momentos difíciles, que junto con tu claridad política y tu fuerza espiritual llevaste con dedicación a todos quienes te oímos, cada vez que sintonizábamos tus programas, condenando siempre el odio y la ignorancia de una humanidad en la que nunca dejaste de depositar tu esperanza. 

Beatriz nos entristece tu partida, pero sabemos que, si bien en cuerpo vuelves al seno de la madre tierra, en espíritu acompañas desde los espacios ancestrales, dándonos más fuerza de continuar ese camino que nos trazaste; siendo un ejemplo de fuerza que inspirará a las generaciones que hoy te saludan.

Desde la Cxhab Wala Kiwe – Acin, en cabeza de las 22 autoridades indígenas, los 7 thuthenas we’sx, todos sus tejidos, dinamizadores, Kiwe thegnas y comunidad en general, extendemos un afectuoso abrazo a tus padres y demás familiares y a todos aquellos quienes nos fueron arrebatados al defender la vida, la igualdad y la paz de Colombia, nos juntamos en torno a su legado, que es fuerza de todo un pueblo hacia una gran compañera, en agradecimiento por tanto que nos brindó.

Çxute Pay.
Tejido de Comunicación y
Relaciones externas para
La verdad y la Vida
ACIN
Junio 7 de 2021
https://nasaacin.org/beatriz-cano-viviras-siempre-en-nuestros-corazones/

Beatriz Cano, you will always live in our hearts

The tears of our sadness cannot avoid falling due to their knowledge of the loss of our dear comrade in life and struggle: Beatriz Elena Cano Uribe, who passed on at the age of 34, on June 7, 2021 owing to complications in her health following last Friday’s fateful events when she was attacked by armed men who both benefit and profit from the war against the people.

As the youth movement Álvaro Ulcue Chocué stated, there are, unfortunately, few words that can express how we feel in the face of this terrible reality and our having to continue to prematurely say goodbye to cherished comrades. We have barely come to terms with the passing of our authority Ukawe’sx Juan David Güegüe and Ms. Aleida Perafán, both victims of the same act.

Beatriz was a woman born into the struggle of the peoples of Colombia; Paisa or Antioqueña by birth, she was originally from Medellín. She came to the Cxhab Wala Kiwe territory seven years ago. Thanks to the development of her gifts as a communicator, to her process of formation in popular communications and to her commitment to the community, she was officially included in the census of the Cerro Tijeras Indigenous Reserve.

In the transformation of her talents and social conscience, she dedicated her life to feeling and living as part of a community process. She wove this with her selfless and courageous dedication, in compliance with her heart´s own instructions. She always shared these in her messages as host of our community radio station Radio Payumat. She planted her very roots in the heart of this process, creating a family and bringing her daughter, Ayelen Guetio, into the world. On the day of the events, Ayelen accompanied her mother on the day of the events and she continues to recover from a wound in one of her eyes as a result of this attack.

Beatriz, you will be remembered for your constant smiling, for your joy and the light-hearted way you would timely extended your hand during hard times together. We will also remember the political clarity and spiritual strength you dedicated to all who heard you every time we tuned in to your programs, while you never stopped condemning the hatred and ignorance of a humanity in which you placed your hope.

Beatriz we are saddened by your departure, but we know that although your body returns to the womb of Mother Earth. In spirit you will continue to accompany us from the Ancestral Spaces, giving us more strength to continue that path that you traced for us; you will continue to be an example of strength that will inspire the generations that greet you today.

On behalf of the Cxhab Wala Kiwe – Acin, in name of the 22 Indigenous authorities, the 7 Thuthenas we’sx, all their weavings, organizers, Kiwe thegnas and the general community, we extend an affectionate hug to your parents and other family members and all those who have been taken from us while defending life, equality, and peace of Colombia. We gather around her legacy, which is the strength of an entire people towards a great comrade, in gratitude for the much that she gave us.

Çxute Pay.
English translation by Polinizaciones
https://clacpi.org/2021/06/08/beatriz-cano-you-will-always-live-in-our-hearts/
Tejido de Comunicación y
Relaciones externas para
La verdad y la Vida
ACIN
Junio 7 de 2021
https://nasaacin.org/beatriz-cano-viviras-siempre-en-nuestros-corazones/

Bea Cano, una mujer que se enamoró y dejó semilla en el pueblo Nasa

Ella llegó a nuestro pueblo como viento para avivar el fuego de esta tulpa llamada Çxhab Wala Kiwe,  ella llegó se enamoró y dejó semilla. Se enamoró de la palabra y de los corazones libres, se enamoró de la lucha digna que palpita por los rincones del territorio y que da vida a la vida.

Conoció el canto dulce, digno y rebelde que se hace resistencia y se quedó con nosotros.

“Ella conoció esa gente, esas tierras y se enamoró de esa gente y esas tierras. Encontró que era su lugar para aportar desde lo que le gustaba que era la palabra y la comunicación propia”

Acompaño desde la convicción de ser libre con el territorio y su corazón se hizo Nasa; ella lleno ese corazón tan digno de amor por y para nuestro pueblo y hasta el último momento palpito por él.

Su palabra camino con mucha coherencia y no tuvo límites, recorrió sin descanso este tul llamado tierra sembrando y cosechando memoria. Beatriz era la voz del pueblo Nasa.

Su presencia es muy fresca, tan fresca como la lluvia que acompaña este día y como las lágrimas, que en su nombre caen en la boca porque su palabra no ha muerto, sino que se alimenta de este dolor y de esta rabia para reventar en un grito de rebeldía.

Beatriz retumba como trueno protector y desde el otro espacio nos sigue hablando, sigue movilizando, creando conciencia y aunque le dispararon para callarla, su voz sigue viva y va echando raíz en este territorio.

Nuestros corazones no asimilan este dolor que se hizo rabia.

Como caminantes de la palabra rechazamos este vil asesinato; esta gran pérdida de la comunicación para la verdad y la vida nos desgarra y nos desbarata el corazón.

Seguiremos caminando la palabra digna que defiende y honra la vida, seguiremos palabrandando por el territorio buscando la memoria viva y digna de los pueblos sin dueños.

Desde los espacios de comunicación para la verdad y la vida caminaremos con fuerza la vida que nos quedó pendiente y desde aquí haremos eco en el sueño de autonomía que desde la radio impulsaba.

Ya queda un camino trazado y es una apuesta que nos vuelva al ser Nasa, que nos junta para seguir siendo con la tierra, viviendo sabroso y sencillo. Ella era la paisa que nos enseñó a vivir como Nasas, ella nos juntó y fortaleció esta la familia que lucha y camina la palabra.

Beatriz pasa a estar con los alegres y acá en esta familia que se construyó en la lucha, la lloramos, es difícil creer que ya no está en este espacio, sin embargo desde acá lucharemos en su nombre, seguiremos caminando y alzando la voz del pueblo.

Beatriz, gracias por tanto, nos vemos en la próxima minga.Reproductor de audio05:2906:32Utiliza las teclas de flecha arriba/abajo para aumentar o disminuir el volumen.

Ir a descargar

Colectivos de comunicación del Norte del Cauca
https://www.cric-colombia.org/portal/bea-cano-una-mujer-que-se-enamoro-y-dejo-semilla-en-el-pueblo-nasa/
8 de junio de 2021

2 comentarios en «Beatriz Cano, aunque te hayan asesinado, nos vemos en la próxima Minga»

  • el 10 junio, 2021 a las 12:49 pm
    Enlace permanente

    Estas germinando ahora companera Beatriz en corazones que no te conocieron en persona pero que ahora como el mio se inspiran en tu ejemplo no te mataron te sembraron en nosotros te llevo companera en mi ser y tu nina ahora es nina de todos los que en profundo respeto escuchamos de tuvida.. gracias.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.