Entrevista con Carlos Fazio: Los proyectos estratégicos de AMLO (también) sirven a la geopolítica de EU

AMLO establece la Guardia Nacional: “Porque confío en el ejército y la marina.” En un país en el que las fuerzas armadas y, específicamente el ejército y la marina han estado involucrados en atrocidades, actos terroristas incontables, impunes, reconocidos y que ya van superando los peores actos de terror cometidos por régimen alguno, que esto lo asevere el Presidente de izquierda en el Campo Militar 1 porque México vive una “muy grave situación de violencia“, es una desvergonzada y aterradora declaración de profundización de la guerra del estado contra México. Declara la guerra y además lo hace ante 32 mil elementos de las fuerzas armadas. Más de lo mismo y peor.
El profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Carlos Fazio, es uno de los principales estudiosos y críticos de la militarización que viene ocurriendo en México desde hace décadas. Es también uno de los principales analistas del proceso de integración supeditada de las fuerzas armadas mexicanas a los proyectos de seguridad diseñados por el Pentágono. En esta entrevista con Rubén Martín y Jesús Estrada, para el programa Cosa Pública 2.0 de Radio Universidad de Guadalajara, habla de la propuesta del gobierno de Andrés Manuel López Obrador de crear una Guardia Nacional con integrantes de las fuerzas armadas mexicanas.”
Cosa Pública 2.0, Diciembre 20 de 2018. Escuche el audio de la entrevista

Carlos Fazio

AMLO; otro más de la izquierda de la derecha

Un periodista Ecuatoriano, con conocimiento directo de evidencias y hechos señalaba anoche que Andrés Manuel López Obrador en sus actitudes, discursos, políticas, maniobras es una réplica de lo que fuera Rafael Correa en el Ecuador, un Presidente que usurpó las luchas indígenas y populares, las dividió, las capturó en gran medida y, en realidad, desató una guerra contra el pueblo Ecuatoriano, su resistencia y su libertad a nombre de estas para enriquecerse y enriquecer al capital. El costo de estos regímenes perversos es aterrador no sólo porque su corrupción y entrega al capital profundiza el proyecto del mismo, sino porque, con la máscara de la “izquierda” engañan y confunden. Un luchador indígena, comunicador y activista Venezolano lo sintetiza anoche mismo en una frase “AMLO ha basado su carrera política en la fagocitación de las nostalgias. Esa es su chaqueta.” La guerra de Morena y deAMLO contra el EZLN y la lucha zapatista es cada vez más abierta y, al igual que en la Nicaragua del tirano Ortega, o en los demás regímenes progresistas, dicta una “línea correcta” que siguen las izquierdas obedientes igual que lo han hecho en todos estos regímenes desde Stalin hasta Correa. Ahora, en México, se desata una campaña de falsedades insostenibles en las que se asevera que el EZLN ha sido cómplice de todos los gobiernos de derecha desde Salinas de Gortari por acción y omisión. Señalan estos adalides de las “luchas revolucionarias” que el silencio del EZLN ha sido evidente. Esto cuando el EZLN en México y el mundo, desde el gobierno de Salinas de Gortari hasta hoy, ha liderado con su palabra y acción coherente la lucha de resistencia y transformación contra y más allá de estos regímenes que, entre otras, conocemos como “malos gobiernos” gracias a esa palabra que rompió el silencio. La complicidad con el capitalismo y la derecha viene de AMLO y también de esta campaña de Morena y las “izquierdas” que obedecen la línea y se suman a las mentiras y engaños. De ahí que sean bienvenidas las palabras recientes del Sub Moisés ante las políticas de guerra maquilladas de lucha del déspota, conquistador y enemigo del pueblo de México AMLO y sus seguidores. Nos dan ánimo, aliento e inspiración. Nos llaman a la acción de nuevo, como lo han hecho en palabra y acción desde hace años…desde siempre.

Sub Moisés anuncia “Nos defenderemos…” Fuente: http://deochonews.com/wp-content/uploads/2019/01/ccc-780×405.jpg 

Se atreve AMLO a anunciar el “Tren Maya” (en alianza y al servicio de los empresarios, la guerra y la conquista)  y luego a realizar un acto de reivindicación y memoria de Emiliano Zapata al que asiste un familiar del luchador indígena revolucionario y denuncia al EZLN en la misma línea de falsedades. AMLO se arrodilla ante indios entregados para arrodillarlos y atacar al EZLN. AMLO y sus seguidores, al igual que los gobiernos progresistas y sus defensores son capitalismo izquierdo-parlante y traición a las luchas de los pueblos. Esta izquierda y la derecha son dos caras de la misma moneda capitalista y patriarcal en crisis y por ello en guerra contra la vida: promueven y se enriquecen con megaproyectos, extractivismo, inversión extranjera, persecución a los indígenas, represión y militarización.
Sí hay dos lados: de un lado, capitalistas de derecha descarados y progresistas de izquierda fomentando unos y otros por diversas vías el fascismo que crece y se consolida y del otro, las mujeres y los pueblos, arraigados a comunidades y territorios resistiendo y tejiendo autonomías. Entre ambos y todavía como mayorías vulnerables a las tiranías opresoras y del dinero, la mayoría de las y los ciudadanos que observan y sirven al mejor postor obedeciendo órdenes como siempre y como nunca. Escuchemos esta voz autorizada de Carlos Fazio. 
¿Cómo Así? Contradicciones. Pueblos en Camino

Entrevista con Carlos Fazio:
Los proyectos estratégicos de AMLO sirven a la geopolítica de EU

P. Profesor Fazio, tenemos interés en platicar con usted de la propuesta de “pacificación” de Andrés Manuel López Obrador que incluye la integración de una Guardia Nacional con militares del ejército y la marina. ¿Qué opinión tiene?

Aseguró que nada ha dañado más a México que la deshonestidad de los gobernantes. | Nelly Salas http://www.milenio.com/politica/amlo-da-mensaje-a-fuerzas-armadas

R. Bueno, la Guardia Nacional es la continuación de la militarización del país. Esto ya ha sido explicado por expertos internacionales de las Naciones Unidas y también de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). El proyecto de la Guardia Nacional es una continuación de las políticas que se aplicaron desde 2006 a la fecha y reiterarla va a reincidir en una dinámica que en los últimos doce años llevó a una catástrofe humanitaria. Acá la única variable es que el mando civil va a ser a las 6 de la mañana el presidente López Obrador y supuestamente eso va a cambiar la dinámica de las fuerzas armadas. Según se ha planteado, tanto por el presidente como por el encargado de llevar a cabo este plan [Alfonso Durazo, secretario de Seguridad federal], el ejército mexicano no fue el problema sino que fracasó la estrategia de seguridad de los mandos civiles. Y aquí lo que nos quieren decir que los que se equivocaron fueron el presidente Felipe Calderón [2006-2012] y el presidente Enrique Peña Nieto [2012-2018], cuando justamente lo que Alfonso Durazo debería saber es que Felipe Calderón como comandante de las fuerzas armadas, encomendó en diciembre de 2006 al secretario de la Defensa Nacional (Sedena), Guillermo Galván Galván que le diseñara un plan de combate contra un enemigo que era, supuestamente, el narcotráfico y eso quedó plasmado en una Directiva de Combate Integral al Narcotráfico de 2007 a 2012, en un documento de 27 páginas pero que fue aprobado por el jefe de la Sección VII de Operaciones al Narcotráfico de la Sedena, el general Rogelio Amado Patiño y también contó con el visto bueno del general Gaytán Ochoa, jefe del Estado Mayor de la época. Lo mismo ocurrió con un documento de la Sedena de combate al narcotráfico que salió publicado en aquella época en el diario Milenio que se hablaba de una cruzada contra los criminales, y que se hablaba de “aniquilamiento” de delincuentes. Es decir si bien había mandos civiles, la instrucción que dio Calderón a los mandos militares fue diseñada por los mandos militares. Entonces acá hay una cuestión que tiene qué ver con que parte de la ciudadanía que votó por López Obrador [el 1º de julio de 2018] pensando en un cambio en materia de seguridad y que tenía como tiene que ver con todas las organizaciones de derechos humanos, señalamientos sobre los mandos de las fuerzas armadas, lo mínimo que tendría que haber es una autocrítica del ejército, porque se cometieron crímenes de lesa humanidad. Y por ello pueden ser enjuiciados tanto Felipe Calderón como Peña Nieto. Entonces, ese es un punto que tiene que ver en un primer balance. La otra cuestión es que a mí me asombró mucho que antes de asumir, antes de designar en su gabinete a los mandos de las fuerzas armadas, el presidente electo fue a la Secretaría de la Defensa Nacional y se reunió con el general Salvador Cienfuegos y con el almirante Vidal Francisco Soberón de la Secretaría de Marina y cuando salió de ahí dijo que la cosa estaba peor de cómo pensaba. Eso que fue una frase muy enigmática en el imaginario colectivo quedó como, pienso yo, que lo que estaba peor era la criminalidad en el país. Y a me sorprendió porque si hay alguien que recorrió todo los municipios del país, incluyendo los más pobres, durante 18 años fue López Obrador. O sea, que no le podía sorprender el tema de la criminalidad. Entonces, mi variable a nivel de hipótesis, es que realmente lo que los mandos le mostraron y que era peor de lo que él imaginaba, eran los nexos de la Semar y la Sedena con el Pentágono. Desde los años 90 cuando publiqué el libro El tercer vínculo, en 1996, veíamos tendencialmente cómo se iba a llevar una subordinación de las fuerzas armadas mexicanas al Pentágono y eso se profundizó en el gobierno de Calderón a través de la Iniciativa Mérida. Y hay dos eventos en 2017 que tienen que ver con esta subordinación de los mandos militares al Pentágono. Uno fue un evento que ocurrió en enero de 2017 en Tapachula, un encuentro de mandos militares mexicanos con una misión de militares de Estados Unidos, los jefes del Comando Sur la general Lori J. Robinson y del Comando Norte el almirante Kurt W. Tidd y estaba la embajadora de Estados Unidos, Roberta Jacobson y ahí lo que se habló fue del compromiso de México de asegurar su frontera sur militarmente, y esto con una responsabilidad compartida. Quiere decir que en una reunión con mandos militares de Estados Unidos, México se autolimitaba la soberanía al permitir que mandos del Pentágono le fijaran esa encomienda. Y luego el 17 de abril, durante tres días hubo una conferencia en Cozumel donde se llevó a cabo la V Conferencia de Seguridad de Centroamérica, con presencia de ministros de seguridad de Centroamérica y vino de vuelta Jacobson y Tidd y México hizo como anfitrión. Pero ¿qué tenía qué hacer México de anfitrión con mandos de Centroamérica?. Y ahí nos enteramos después que México fue designado como líder subregional, y al final nos enteramos que se había conformado una fuerza de tarea conjunta de México y Guatemala, bajo el mando del Comando Sur del Pentágono, para monitorear la frontera común México guatemalteca. Entones, de lo que estamos hablando es del paquete de 30,000 millones de dólares para el Sur-Sureste y el Triángulo Norte de Centroamérica que está negociando la cancillería mexicana, tiene qué ver con todo esto. Es un plan económico, vinculado con un plan militar y todo esto diseñado por Estados Unidos. 

P. Los planes de la guerra contra el narcotráfico de Calderón y Peña Nieto fueron diseñados por el ejército, ahora, ¿usted cree que estas reuniones de coordinación de seguridad nacional a cargo del presidente López Obrador y del secretario de Seguridad, podrían significar un cambio para tomar en cuenta el mando civil de esta supuesta guerra? 

10 mil elementos de las Fuerzas Armadas acudieron al mensaje de AMLO. | Nelly Salas http://www.milenio.com/politica/amlo-da-mensaje-a-fuerzas-armadas

R. Bueno, el mando civil supuestamente va a ser el presidente de la república y Durazo va a der como el subjefe. Pero el mando real lo van a tener los mandos de las fuerzas armadas. Y nuevamente esto tiene qué ver con la Ley de Seguridad Interior que fue rechazada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación [diciembre de 2018] pero que en su espíritu justamente se condenaba. En la práctica ha venido ejerciendo durante 12 años el ejército y la marina de guerra. Entonces la única expectativa que queda es pensar que López Obrador va a poder imponer un cambio real en las políticas militares. Pero tenemos qué recordar que justamente el ejército, los militares, están entrenados para la guerra, están entrenados para el exterminio de un enemigo. Pero si a esto le sumamos esta dependencia que ya es notoria de las fuerzas armadas mexicanas, esta subordinación al Pentágono y justamente el objetivo diseñado por el Pentágono es que México sea la primera frontera en el Suchiate, es decir, la frontera Sur de México de la migración indocumentada, bueno, no sabemos bien a bien qué va a cambiar. Cambiará un poco la forma, como dijo López Obrador, no va a dar una orden de reprimir y tenemos la expectativa de que va a ver un cambio pero todo es a nivel de palabra. Cuando dicen López Obrador y Durazo “no somos los mismos”, sí, no son los mismos. Sólo que el cuerpo encargado de ejecutar el plan de la paz es el mismo que llevó a cabo grandes matanzas como la de Nochixtlán, Oaxaca [junio 2016 contra un movimiento magisterial], Tanhuato, Michoacán [mayo 2015 contra un supuesto grupo criminal], participó en la detención-desaparición de 43 muchachos de la Normal Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, en Iguala, etcétera, etcétera. Por eso pienso que debe haber, también de los mandos castrenses una autocrítica. Hay un ejemplo: en abril de 1995 en Argentina cuando fue nombrado el general Martín Balza como jefe del Estado Mayor del Ejército, hizo un balance de lo que había pasado durante una dictadura militar con un golpe de Estado y en el enfrentamiento a los grupos de la guerrilla. Y dijo que fue un error privilegiar luchar al adversario, a los guerrilleros y ponerse por arriba de la dignidad mediante la obtención de información por métodos ilegítimos, hablaba de la tortura, llegando incluso a la supresión de la vida, es decir, a la muerte del adversario. Y dice sin buscar palabras innovadoras, apelando a los viejos reglamentos militares, “aprovecho para ordenar una vez más al ejército en presencia de toda la sociedad, nadie está obligado a cumplir una orden inmoral o que se aparte de las leyes o reglamentos militares. Quien lo hiciere incurre en una conducta viciosa digna de la sanción que su gravedad requiera. Sin eufemismos digo claramente: delinque quien vulnera la Constitución nacional, delinque quien imparte órdenes inmorales, delinque quien cumple órdenes inmorales, delinque quien para cumplir emplea métodos injustos e inmorales”. Bueno, esto lo dijo en una autocrítica pública el jefe del ejército argentino en 1995. Creo que algo de esto hace falta en México para desandar toda la catástrofe humanitaria creada con participación de mandos de las fuerzas armadas. Está bien que haya comisiones de la verdad, está bien que a través de Alejandro Encinas [subsecretario de Gobernación federal], también con la elección de López Obrador podamos comenzar a transitar un nuevo camino en materia humanitaria, pero creo que hace falta algo más. Y esto justamente, el decir que solo había dos opciones: militares o mala policía, devuelta lleva a postergar la creación de una policía civil con un mando civil. 

P. Nos explicaba que este avance en la creación de la Guardia Nacional va de la mano del programa que se anunció por 30,000 mdd para potenciar proyectos en la frontera sur de México y en el triángulo Norte de Centroamérica, junto con Estados Unidos con el fin de evitar la emigración. ¿Eso podemos unirlo con los proyectos de López Obrador del Tren Maya o corredor Transístmico, van de la mano este programa de militarización para frenar la migración junto con estos proyectos o megaobras? 

Con cartulinas, familiares de algunos militares mostraron apoyo a AMLO. | Nelly Salas http://www.milenio.com/politica/amlo-da-mensaje-a-fuerzas-armadas

R. Sí, creo es junto con pegado. Es decir, se ha explicado que lo que llaman cortinas [para detener la migración], se trata no solo del Tren Maya y del tren en el istmo de Tehuantepec que eso va a generar trabajo y se ha explicado que no solo para mexicanos y sino también para centroamericanos. Eso junto con la plantación de árboles frutables y maderables y todo con lo que tiene que ver con la refinería Dos Bocas y todo con el llamado que se hizo a que empresas privadas de Estados Unidos y México en el sur-sureste y Centroamérica. Todo eso tiene que ver con este fenómeno que llevó ya en la época de Bill Clinton a fines de 1980 y principios de los 1990 llevó a la militarización de la frontera norte de México con Estados Unidos. Y justamente se ha venido corriendo en estos años a través del Plan Puebla Panamá (PPP) de Vicente Fox [presidente mexicano, 2000-2006], ahí ya era el corrimiento de la frontera norte a la zona del Sur-Sureste de México partiendo de una línea imaginaria del puerto de Veracruz, pasando por Puebla, pasando por Atenco que iba a ser el aeropuerto del PPP a Michoacán. En este cuadrilátero hasta el Suchiate, era una zona de no solo el PPP iba a generar trabajos, lo que luego van a ser las Zonas Económicas Especiales [ZEE], sino que también esto jugaba como una zona de control migratorio pero también de contrainsurgencia porque ahí estaba en esta zona el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y había aparecido el Ejército Populr Revolucionario (EPR). Entonces, lo que estamos viendo cómo la política desde Clinton a Donald Trump tienen un continuum. El muro no empezó con Trump, viene desde hace 20 años.  Entonces lo que ha logrado hacer el gobierno de Trump durante el gobierno de Peña Nieto y ahora con López Obrador es justamente establecer las condiciones para una relación más o menos ordenada pero bajo la directiva de la Casa Blanca, esta es mi impresión. Se que es un tema muy delicado que justamente López Obrador está tratando de lidiar con el jefe de la Casa Blanca y por ahora todo esto se ha llevado de una manera, aparentemente, muy tersa. Pero no dejan de ser planes geopolíticos, geoestratégicos, que no se enseñan en México, sino que han sido definidos en Washington.

P. Profesor Fazio, quisiera que nos ayudara a entender este contexto de diseño de planes geopolíticos que escapan a partidos, a Estados y que están diseñados más ampliamente; esta supuesta “guerra contra las drogas” que no es un asunto que nace en México sino en Estados Unidos. Los gobiernos mexicanos tratan de justificar a la sociedad que se necesita una “guerra contra las drogas” para detener el crimen organizado. Sin embargo esa violencia estatal, que nos acaba de explicar, sirve a otros propósitos. 

El tamaño del fracaso: 186 mil muertos en una década de guerra en México, según datos oficiales. https://www.sinembargo.mx/05-12-2016/3121218 y AMLO continúa y profundiza

R. Si, la guerra contra las drogas empezó en 1973 durante el gobierno de Richard Nixon y entonces los objetivos fueron Perú, Bolivia y luego Colombia, es decir los países productores, y finalmente México. Pero es una guerra que no es una guerra real, porque la superpotencia mundial tiene sobrada capacidad para derrotar a traficantes de drogas peruanos, bolivianos, mexicanos o colombianos. Lo mismo la guerra de la drogas de Calderón, no fue tal guerra. Es decir, lo que se utilizó bajo el señuelo de guerra contra las drogas es una guerra de exterminio que tiene qué ver con el control de población, y romper el tejido social donde hay grandes recursos. En el caso de México, como en Colombia, el petróleo, biodiversidad, gas natural, etc. Justamente lo que está diseñado ahora que tiene qué ver con el Tren Maya y el Corredor Transítsmico, tiene qué ver finalmente con el objetivo prioritario de Estados Unidos desde la época de Ronald Reagan cuando planteó en su campaña electoral de 1979 crear un mercado común energético de América del Norte, o sea que Canadá y México pusieran petróleo, gas y agua para solucionar el problema estratégico a futuro de Estados Unidos. De entonces para acá, obligó a México a la privatización de Petróleos Mexicanos (Pemex) que luego de la reforma al 27 constitucional con Salinas de Gortari [presidente mexicano, 1988-1994], y llega hasta Calderón y Peña Nieto con la contrarreforma energética y entonces en toda esta zona donde va a estar el Tren Maya y el Transitsmico está toda la infraestructura crítica de Pemex, los gaseoductos y petroductos de Pemex, pero también toda la infraestructura crítica de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), esto tiene qué ver con la energía. Pero en esta zona hay también hay muchos ríos, hay agua para generar electricidad, para hacer hidroeléctricas. Entonces, es parte de un proceso que viene de atrás donde uno de los objetivos estratégicos de Estados Unidos tiene qué ver con los recursos energéticos que tiene México que incluiría también la biodiversidad y si lo vemos como un continuum, vemos que la cristalización de eso es la contrarreforma energética. Ahora López Obrador le va a poner un freno a esto, va a tratar de rescatar Pemex y la CFE, le deseamos éxito en estas tareas, pero está todo muy amarrado, así como están amarrados los nexos del Pentágono con la Marina y el ejército mexicano, también los ductos, y los petroductos y la electricidad están hiperconectadas en la frontera norte. Vienen desde Estados Unidos hacia México, y a través de México las corporaciones, las trasnacionales de EU quieren llevar el gas natural que es lo que hoy está exportando Estados Unidos no solo a México, sino a través de los puertos de Salina Cruz, Oaxaca y de Lázaro Cárdenas en Michoacán, al mercado mundial. Entonces todo eso es un nudo de problemas, que tiene qué ver con la economía, que tiene que ver con los recursos, que tiene qué ver con la mano de obra barata, es decir, son los planes que tienen qué ver con la competencia inter-capitalista entre Estados Unidos con la Unión Europea y con China, que aparece como posible reemplazo a mediano y largo plazo del hegemón del sistema capitalista, que es Estados Unidos.

Masacre de Tlatlaya. Fue el ejército. Hubo impunidad. Los ponían contra la pared y los fusilaban. Manipularon los cadáveres y las pruebas y mintieron. Igual que en Ayotzinapa y en todas la demás de las muchas en las que fue el ejército, la marina y las policías. https://sipaz.wordpress.com/2016/05/18/nacional-juez-absuelve-militares-implicados-en-la-masacre-de-tlatlaya/. Carlos Fazio presentó evidencias y análisis en su libro: Estado de Emergencia: de la guerra de Calderón a la guerra de Peña Nieto. Random House 2016 

P. ¿Se puede concluir que estos planes y proyectos de López Obrador en realidad son una continuidad con esos proyectos geopolíticos?

R. Sí, creo que es una continuidad con un cambio de nombre. Justamente en la mañana respondió en la rueda de prensa que las Zonas Económicas Especiales no se van a llamar así, pero justamente son la continuidad del Plan Puebla Panamá al presente, con otro nombre.

Entrevista de Rubén Martín y Jesús Estrada
Cosa Pública 2.0Radio Universidad de GuadalajaraDiciembre 20 de 2018
Fuente: 
http://udgtv.com/radio-udg/guadalajara-xhudg-104-3-fm/los-proyectos-estrategicos-amlo-sirven-la-geopolitica-eu-carlos-fazio/

Un comentario sobre “Entrevista con Carlos Fazio: Los proyectos estratégicos de AMLO (también) sirven a la geopolítica de EU

  • el 14 enero, 2019 a las 3:45 pm
    Permalink

    Creo que Amlo está haciendo cosas inmorales como dejarnos sin gasolina y también ponernos en contra del ezln

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.