Palabras sabias para tejer el camino: “Las mujeres y la defensa del territorio”

El 14 de septiembre de 2018 convergieron tres torrentes en femenino, en mujer, en sabiduría y lucha. Convergieron y se hacen caudal que evoca, recuerda, nombra y nos convoca. En el marco de la Feria del Libro Insurgente organizado por el Colectivo Desde el Margen en Quito, Celina Rodríguez del Frente Darío Santillán de la Argentina, Isabel Anangonó de Intag y la resistencia anti minera y Vilma Almendra de Pueblos en Camino hablaron con humildad y firmeza. Más que un conservatorio, tres vertientes de larga memoria y caminos en curso, se trenzaron y nos dejan esta fuerza serena y sabia que invita a hacerse futuro y a retomar la vida como opción única: la vida como debe ser, como es…en femenino, en tierra, en cuerpos y territorios. El Observatorio Justicia Constitucional recogió este momento único en esta introducción y en el video que compartimos abajo con las ponencias completas.

Ojalá en otros ámbitos estas palabras lleguen a donde pertenecen, a espacios de reflexión, de debate, de lucha. Solamente tendrán su lugar regresando a pueblos y procesos de donde vienen y a donde pertenecen. Quienes pudimos estar allí sentimos la urgencia y la felicidad de compartir y hacer eco de lo que comparten estas tres mujeres de tres rumbos que se trenzan desde ellas y reflejan una fuerza a la que nos sumamos. ¿Dónde Estamos? En tiempo real. Pueblos en Camino.

Los derechos desde los territorios, feminismos y la resistencia

Celina Rodríguez tiene una vida larga de lucha. No sólo por el tiempo que ha pasado comprometida en el camino de la libertad y la exigencia de derechos, sino porque ha sido tanto lo que ha enfrentado y aprendido, que acumula muchas vidas en la suya. Debería, según el curso “normal” de quienes han recorrido esos dumbos estar resentida, ser intolerante, impaciente, asumir una postura de vanguardia y desatar el resentimiento y la ira después de todo y tanto, desde la dictadura que marcó su cuerpo y su juventud, pasando por las divisiones recurrentes de movimientos de izquierda, hasta los Encuentros Nacionales de Mujeres de la Argentina y las movilizaciones masivas. Pero Celina es sabia y rebelde y ha adquirido su sabiduría en la rebeldía que la hace espontáneamente. Por eso no siguió el curso normal. Lo normal y espontáneo en ella es la alegría, el optimismo irreverente y permanente, la escucha, la risa, la paciencia, la claridad política. Su apertura no es concesión ni condescendencia sino serena fuerza y experiencia. Recoge sin esfuerzo, grabadas a sus recuerdo, las tramas y sentidos de lo aprendido y la fuerza de lo que ineludiblemente surge en femenino y en lucha.

Vilma Almendra habla a una asamblea y en colectivo. Habla primero identificándose con sus abuelas, su madre, sus tías y un proceso de dignidad a pesar de la humillación y tejido a la tierra. Reclama y señala con firmeza, como se hace en las asambleas, ámbito multitudinario y a la vez íntimo, porque el afecto y lo femenino no son secretos sino tesoros y deben salir del encierro al que se condenan. Son palabras tiernas, dulces y muy duras por exigentes. Es un retorno a la tulpa, fogata, que empieza por reconocer como mayoras a sus interlocutoras para escuchar, aprender y tejer su palabra y acción en el espíritu de la comunidad como hilo y trama de la común unidad con la tierra.

Isabel Anangonó es negra, es sagrada porque es agua y tierra y su voz retumba, resuena acá adentro y desde Intag, su territorio compartido y destinado por derechas y progresismos a ser destruido para extraer cobre. Difícil es sostenerle la mirada que penetra y reclama. La defensa del territorio no es una opción, como no es optativo el mundo en femenino. Dejarse violar, envenenar, manosear, humillar, someter no es alternativa, ni seguirlo haciendo, un asunto de opinión y progreso. No más. Basta! Así es Isabel y lo que desde ella fluye. Vivir en libertad no es una alternativa sino el único sentido de vivir y eso es liberarse como mujer, como mujeres y desde las mujeres en plural. Su tierra le duele porque es su vida y su cuerpo y su imaginación. Porque mujer es en territorio y en comunidad, así engañen, dividan, compren y confundan. Territorios en femenino y en libertad: Otra manera de nombrar la defensa del Intag y a Isabel.

Observatorio
Justicia Constitucional del Ecuador
Publicado Septiembre 27 de 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.