Red Sombra de Observadores de Glencore: Tejido transnacional de pueblos investiga e informa sobre crímenes de transnacional Suiza

Darío Aranda, conocido y reconocido por su trabajo comprometido y serio, reporta en Página/12 el trabajo de Integrantes de la Red Sombra Observadores de Glencore. Esta red “detalló en un estudio los “impactos y daños graves de siete operaciones mineras” de la firma en Argentina, Bolivia, Perú y Colombia. Denuncian que la empresa miente en sus reportes oficiales.” El texto no sólo expone el quehacer criminal institucionalizado, legalizado y protegido de la transnacional extractivista Suiza y sus artimañas para destruir acumulando y acumular destruyendo, sino que hace referencia a esta “Red Sombra“, una iniciativa multi-país, desde abajo, rigurosa, a través de la cual se tejen no sólo iniciativas de defensa territorial y de denuncia de abusos de una de estas empresas extractivas, sino que se ilustra con hechos concretos la forma en que se pasa a la acción directa. La Red Sombra identifica los proyectos de Glencore en varios países y en torno de estos, se organiza para investigar y actuar. Las transnacionales y el capital extractivista no respetan fronteras cuando de abusar y destruir territorios para lucro se trata. Pues bien, acá, por respeto a los pueblos, a los territorios, quienes se tejen en la red lo hacen en el ámbito extractivista de la transnacional. De este modo, la geografía del despojo es reconocida, denunciada y resistida con una cartografía que no acepta las restricciones país por país que hasta ahora imponen las transnacionales para avanzar sus proyectos. Donde quiera que estén actuando, como esta Red, los abajos en resistencia, las identificamos y nos encontramos re-conociéndonos para actuar donde quiera que amenazan y destruyen. La Red ha preparado un informe que hará público próximamente. La agenda y otros detalles de la presentación de este informe en Bolivia, las encuentras acáhttp://observadoresglencore.com/news/presentamos-informe-sombra-las-operaciones-glencore-latinoamerica-bolivia/:

La investigación “Informe sombra de las operaciones de Glencore en América latina” precisa la situación de Minera Alumbrera (Argentina), las empresas Illapa S.A. y Sinchi Wayra S.A. (Bolivia), el Grupo Empresarial Prodeco (Colombia), Compañía Minera Antamina, Compañía Minera Antapaccay y Perubar (Perú). Está disponible en Internet y revela el perfil corporativo de una de las mayores empresas extractivas. “Glencore enfrenta más de 40 investigaciones y sanciones administrativas y judiciales en varios países por graves daños e impactos ambientales, como contaminación de personas, aire y suelos, desviación ilegal de ríos e intervención ilegal en áreas protegidas”, denuncia el informe.”  ¡Así Sí! Prácticas y Saberes. Pueblos en Camino.

Alertan por daños ambientales de las operaciones de Glencore

El impacto de la multinacional

ver Galería de Fotografías de la Red Sombra http://observadoresglencore.com/galerias/

La minera La Alumbrera es uno de los emprendimientos de Glencore analizados.
La minera La Alumbrera es uno de los emprendimientos de Glencore analizados. 

Glencore es la mayor multinacional de materias primas del mundo y acumula denuncias por violación de derechos humanos, contaminación, lavado de dinero y corrupción, pero aún así mantiene un perfil bajo y está lejos de la condena pública que sí pesa sobre otras multinacionales extractivas.

Glencore es en realidad un pulpo gigantesco, con más poder que cualquier estado sobre mercados, políticas, presupuestos, territorios…

Una investigación que puso la lupa sobre el accionar de la empresa en América latina precisó los desastres ambientales y la falsas promesas de Glencore, que en Argentina es propietaria de Minera Alumbrera (extracción de oro y cobre en Catamarca), Pachón (San Juan) y Mina Aguilar (Jujuy).

La suiza Glencore fue fundada en 1974 y en 2005 se convirtió en la empresa líder en comercio de materias primas (metales-minerales, petrolíferas y productos agrícolas). Controla el 60 por ciento del comercio mundial de zinc, el 50 por ciento del de cobre y el 45 por ciento del de plomo.

Impacto Colombia

El accionar de Glencore ameritó que una decena de organizaciones de América latina y Europa se conformaron en 2012 en la denominada Red Sombra Observadores de Glencore para compartir experiencias e investigar sus actividades. Por Argentina, participa en ella la organización catamarqueña Bepe (Bienaventurados los Pobres).

“Hemos establecido los impactos y daños graves de siete operaciones mineras de Glencore en nuestros países (Argentina, Bolivia, Perú y Colombia). La empresa provocó consecuencias negativas para las comunidades”, denuncian las organizaciones en una investigación de 84 páginas presentada en marzo en Colombia y que este mes será dada a conocer en Catamarca.

Impacto Bolivia

Glencore tiene la particularidad de ser parte de las multinacionales mineras y también del agro y el petróleo, y de intervenir en toda la cadena: producción, transformación, almacenamiento y transporte de materias primas. “La diversificación de su operación le da ventajas de mercado incomparables”, detalla la investigación.

Encuentro pueblos afectados. Bolivia

El trabajo cuenta con un apartado especial de Argentina sobre Minera Alumbrera. “El Informe de Impacto Ambiental presentado por la empresa da cuenta de la magnitud de las afectaciones a los ecosistemas. Disminución de cuencas hídricas, depresión de acuíferos, reducción del caudal de los ríos, alteraciones en la calidad del agua y el aire, destrucción de hábitats y afectación de la flora y la fauna”, denuncia la investigación.

La Alumbrera, Catamarca, Argentina

El estudio precisa que Minera Alumbrera cuenta con un permiso de la provincia para la extracción de agua subterránea de 100 millones de litros por día. “Es el consumo hídrico más alto de las operaciones de Glencore en América latina. El consumo excesivo de Minera Alumbrera tiene repercusiones en la población de una provincia caracterizada por su aridez y sus altas temperaturas”, afirma el trabajo.

Alerta, además, que otra contaminación confirmada se dio en la localidad de Ranchillos (Tucumán), por donde la empresa transporta el barro con minerales. Detalla que en el proceso de secado la empresa vierte agua con metales pesados en el canal pluvial llamado “DP2” que tributa en las cuencas de los ríos Salí y Dulce, y luego desaguan en el dique Termas de Río Hondo, en Santiago del Estero.

La investigación es muy precisa y respalda cada dato con una prueba documental, con fuentes comprobadas que desmienten los informes oficiales de la compañía –llamados “informes de sustentabilidad” o “reportes de responsabilidad social empresaria”–, que publicitan un modelo “minero sustentable”.

El trabajo de las organizaciones sociales aborda las consecuencias de las voladuras de roca que desprenden altos niveles de emisión de gases nitrosos (genera lluvias ácidas) y la contaminación por el dique de colas, un enorme basurero minero de 30 hectáreas de superficie y hasta 150 metros de profundidad. “Fue emplazado en una zona de accidente geológico, lo que provocó filtraciones de los desechos. En los primeros años de explotación esta información fue ocultada y negada por Minera Alumbrera”, denuncia la investigación.

El informe analiza también el aspecto económico. Cita los registros oficiales de 2014, donde por cada cien dólares exportados la “renta minera fluctuó entre el 20 y 25 por ciento”. En 2015 Glencore afirma haber pagado en Argentina 525 millones de dólares, de los cuales solo 16,5 millones fueron al gobierno de Catamarca. “La escasa renta minera para Argentina, y en especial para la provincia, es fruto de los marcos legales y fiscales de baja imposición, de los cuales Glencore obtiene un tratamiento altísimamente favorable”, advierte.

Alumbrera, alta conflictividad. RESISTENCIA

También detalla las causas judiciales por evasión (Alumbrera no declara más de 50 minerales que exporta) y por contaminación (está procesado al gerente general, Raúl Pedro Mentz). Pero ambas causas avanzan muy lentamente, con responsabilidades de jueces y fiscales. En 2017 se confirmó la denunciado por organizaciones sociales desde hace años: que evade impuestos mediante cuentas en paraísos fiscales (en los conocidos Paradise Papers).

Glencore también es propietaria en Argentina de la explotación minera Pachón (en San Juan) y Mina Aguilar (Jujuy). Ambas con denuncias similares a Alumbrera.

Entre las conclusiones de la investigación se destaca que América latina es una de las zonas más lucrativas para Glencore, la compañía oculta sus finanzas en paraísos fiscales, realiza un pequeño aporte en renta minera en los países que opera, lleva décadas contaminando de forma impune, afectó ecosistemas, es un gigantesco contaminador de aguas, ha provocado emisiones contaminantes en todos los lugares donde operó y generó alta conflictividad social.

Por Darío Aranda
Página/12
Sociedad
Abril 3 de 2018
https://www.pagina12.com.ar/105541-el-impacto-de-la-multinacional

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.