Diario de Afrin: No hay dignidad que esperar de los cobardes

Esperamos en ascuas, con angustia e ira noticias desde Afrin, Rojava. Noticias de una masacre, de un genocidio en curso. El segundo ejército más poderoso de la OTAN avanza sobre una ciudad autónoma, libertaria, confederada, una ciudad de un cantón de la Revolución de las Mujeres: NUESTRA REVOLUCIÓN. Conscientes de que no tenemos la fuerza que necesitamos y que nos habita para desplegarla hasta detener este régimen cobarde del Sultán Fascista Erdogan de Turquía y sus aliados y cómplices del capital global, de todos los estados-nación del Medio Oriente y del planeta. Kurdistán-América Latina publica este “Diario de Afrin: No hay dignidad que esperar de los cobardes” que compartimos desde esta espera con angustia y rabia convocándonos a movernos para emprime lugar no dejarnos ahogar en el silencio (aunque sea) y luego, para que no sigamos a partir de ahora sometidas y sometidos a esta resignación a gritos silenciados en inútiles frente al abuso. Nos llama el desafío de superar la impotencia, mientras las máquinas fascistas turcas masacran y destrozan niñas y niños…gente que ha decidido vivir con dignidad. Afin y Rojava son el centro de nuestro futuro ahora mismo y el capital vía Turquía actúa derrotado, aplastando por vía de la fuerza. Estamos pendientes para saber, pero también para aprender y ponernos a hacer. Lo nombramos, pero también nos lo exigimos. ¿Dónde estamos? En tiempo real. Pueblos en Camino.

Diario de Afrin: No hay dignidad que esperar de los cobardes

En Afrin no llovieron gotas de lluvia sobre nosotros, sino bombas. Y en los canales de televisión, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, dijo: “Abrimos nuestros corazones a nuestros hermanos kurdos, no les tiramos bombas”. Eso no es ironía, es realidad, y este hombre dice eso como si creyera sus propias palabras. Todos los ocupantes son mentirosos. Ellos son ladrones, no tienen escrúpulos. Y si en el momento en que vives, la mentira tiene más peso que la verdad, entonces debes ser consciente de que estás experimentando tu último día. Estamos en el medio de esto, ahora mismo.

Me siento con las piernas cruzadas en el umbral del tiempo y pienso en ello, ya que una explosión se escucha después de un rugido inquietante. La fuerza aérea de los ocupantes turcos bombardeó nuestras tumbas. Nuestros huesos brotan de la tierra. Nuestra gente viviente fue puesta bajo la tierra, nuestros muertos fueron sacados de la tierra nuevamente. Nuestros cuerpos y almas no tienen paz ni por encima ni por debajo de la tierra.

Cobardes. Ejército Turco respaldado por Rusia. Silencio de potencias. Uso de armas químicas. Exterminio

Un anciano, con una mueca de dolor, busca los cadáveres de sus seres queridos, a quienes enterró en este lugar que solía ser un cementerio y ahora es un campo de escombros. Cómo desearía que hubiera otro mundo con el que tomar mi tierra y mi pueblo, cuyos corazones se rompieron un millón de veces; eso me digo a mí mismo. No puedo pensar en un término para describir al enemigo. Débil y cruel no es suficiente. La palabra correcta para la traición del enemigo aún no se ha inventado.

Los kurdos somos el agujero negro de este mundo. Kurdistán es un volcán escupiendo sangre en esta tierra. No deberíamos haber nacido en este momento, no encajamos, somos demasiado ingenuos para este momento. El enemigo para el que estamos destinados es demasiado amorfo.

Lees en las noticias de los ataques aéreos turcos contra Afrin, pero ¿sabes lo que sucede cuando se arroja una bomba? Lo he experimentado, lo sé. Entre el humo y el polvo de los desechos, el vestido naranja de una muñeca con ojos hechos de cuentas azules lentamente se vuelve rojo. El dueño de la muñeca acababa de sonreír. Su cuerpo todavía estaba intacto. Todavía no estaba privado de significado y verdad y se rompió en pedazos. Justo ahora, ninguna madre había perdido a su hijo, mi corazón aún no se había convertido en un infierno, a la mujer aún no le habían destrozado el vestido. Todo esto sucedió después de que la bomba cayó. Después de que un proyectil pesado como un barril aniquilara a un niño de 23 kilogramos. Después de que la humanidad se suicidó.

Uno puede esperar que una piedra se despierte de un sueño profundo. Tal vez las piedras incluso sueñan, ¿quién sabe? Estamos esperando. Hemos estado esperando durante horas a que los civiles sean recuperados de los escombros de los edificios alcanzados por las bombas turcas. Los aviones no solo matan indiscriminadamente a niños, mujeres y ancianos, sino que también atacan a los equipos de emergencia que quieren recuperar a los heridos. Afrin experimenta el último día, causado por un monstruo. Para este monstruo, el horror es normalidad. Lo que sucede aquí no es una guerra. Cientos de personas han muerto en Afrin, pero ninguna ha sido alcanzada por una bala cercana. Todos fueron víctimas de proyectiles de artillería de largo alcance o bombas. Aquí no hay guerra, aquí solo está la bajeza del ejército turco. Aquí está la cobardía de un vasto ejército. Aquí hay un mundo pecaminoso que ve la muerte.

Y nacimos como personas de este país. Los ocupantes no son nuestros hermanos. No podemos tener bárbaros como hermanos, crecimos creyendo que la ética tiene un alto valor. Creímos en la verdad, entonces los mentirosos no pueden ser nuestros hermanos. Incluso entre los enemigos hay modales. Nuestro enemigo no tiene ni siquiera eso.


FUENTE: Medya Doz / ANF / Edición: Kurdistán América Latina
Marzo 9 de 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *