Paro con Buenaventura y el Chocó para que pare el exterminio para la ganancia

Para el martes 16 de mayo nos convocan a un paro nacional desde Buenaventura que se inicia el 10 de mayo desde el Chocó. Un paro Cívico contra el exterminio para la acumulación y por la vida. Podría interpretarse como un llamado a apoyar a una gente en un lugar remoto donde pasan “cosas terribles”. Pero es mucho más que eso y mecho más cercano. En Buenaventura, el mayor puerto Colombiano en el Pacífico y en el Chocó, una de las regiones más bio-diversas y ricas del planeta, avanza un proyecto de despojo que incluye el genocidio disfrazado de violencias entre pobres degradados o bandas criminales convertidas en ejércitos asesinos, en el propósito de integrar racismo, patriarcado, clasismo al servicio del genocidio para despejar territorios e imponer megaproyectos. Nos convocan a convocarnos junto con Buenaventura, el Chocó y sus pueblos que resisten el exterminio para la acumulación, el neo-fascismo global desde allí. Si no los detenemos ahora allí, será ya mucho más difícil detenerlos en todas partes…y en todas partes, desde Haití hasta Gaza, Siria y México, avanzan de la misma manera. Por Buenaventura pasan a diario más recursos y riquezas que en toda Colombia y, sin embargo, es la ciudad con la mayor pobreza y terror del país. Esto es guerra de exterminio y no se queda allí. No es sólo por ellas y ellos, es con ellas y ellos en resistencia por la dignidad y la vida. Así Sí. Pueblos en Camino

Los bandidos: pistoleros, algunos empresarios y gente de la administración local, quieren la isla para sus negocios. Esa es la razón por la que los paramilitares, ahora conocidos como bacrim, han desatado esta ola de violencia. Se trata de atemorizar a la gente, de que recoja sus cosas y abandone sus casitas o venda por cualesquier dos pesos. Por eso el terror, por eso la matazón, por eso el desempleo. Es la manera de ahogar a la gente

Por eso los pistoleros y el hambre

Esto le explicaba Noris, una lideresa de un barrio de Buenaventura a Alfredo Molano Jiménez en el 2013. Los nombres de todas las personas que entrevistó Molano tuvieron que ser cambiados por pseudónimos para proteger sus vidas, justamente porque decir lo obvio, lo que todo el mundo sabe, tanto en Buenaventura, como en todas las ciudades y pueblos de Colombia objeto de megaproyectos por parte de intereses transnacionales, es atraer el aparato de terror de quienes asesinan para acumular.

Molano (ver http://www.elespectador.com/noticias/nacional/guerra-los-terrenos-del-area-urbana-articulo-406663) resumía lo que hay detrás de la dinámica de genocidio y despojo en Buenaventura con este párrafo:

La pelea está casada: la ampliación de TC Buen, del muelle de la Sociedad Portuaria y de la vía Alterna Interna, así como la construcción de cinco megaobras más: el Puerto de Aguadulce, la terminal marítima Delta del Río Dagua, el malecón Bahía de la Cruz y la zona franca Celpa, requieren que la gente, en su mayoría barrios de gente humilde, tenga que salir de la zona insular de Buenaventura hacia el área continental o rural del municipio. Y la situación se agudiza más con la firma del presidente en la Ley 161 de 2013, que convierte a Buenaventura en Distrito Especial, Industrial, Portuario, Biodiverso y Ecoturístico —lo de biodiverso debe ser una arandela para adornar la categoría—.

BUENAVENTURA SEGUNDO-01

Hace apenas unos días, el 16 de abril, aparece una “noticia” en el diario El Espectador titulada “La historia de la empresa que aterroriza a Buenaventura”. “La Empresa” no se refiere a las transnacionales y sus aliados y agentes que siembran el terror para construir los megaproyectos sino al desmantelamiento de una estructura “criminal”, una rede de “narcotráfico y extorsión” a la que, según lo que se dice allí, “las autoridades le cierran el cerco cada vez más”. La captura de “Robert”, su principal líder, “pone en aprietos a los responsables del 30% de desplazamientos en el puerto”. Se “informa” de este modo de la existencia de una “empresa”, en una ciudad militarizada, objeto de intereses económicos transnacionales, que tiene un poder desorbitado, armamento y fuerza para amenazar, matar y ejercer terror. La impresión evidente que debe quedarnos es que los sujetos del terror en Buenaventura son bandas criminales contra las que actúan con eficiencia las autoridades, de modo que el sujeto del terror queda explicado en torno de la extorsión y del narcotráfico. Creado este sujeto ilegal, criminal, malo, las autoridades son el otro sujeto, el nuestro, el bueno y punto final. Buenaventura explicada y la solución está en camino. http://www.elespectador.com/noticias/judicial/la-historia-de-la-empresa-que-aterroriza-buenaventura-articulo-689257. No son empresas transnacionales quienes tienen capacidad e intereses concretos para tomarse el puerto quienes se benefician y seguramente generan el terror, sino esta “empresa” con un poder descomunal y a punto de ser asfixiada por el cerco legal. Sólo que esta historia es una fabricación cuya intención es silenciar y negar la verdad y fabricar una versión oficial; propaganda que encubre un genocidio para la acumulación.

Futuro

Hay dos hechos irrefutables: Por Buenaventura circula el 50% del comercio de Colombia y la gente víctima del terror habita las zonas asignadas para los megaproyectos en curso.

El Plan Buenaventura que consiste justamente en sacar a sangre y fuego a los pobladores negros para hacer el puerto y las demás estructuras ha sido señalado de manera reiterada desde hace décadas. Por ejemplo, una nota de la BBC de marzo 3 de 2014 titulada “Buenaventura, la nueva capital del horror en Colombia – BBC Mundo”, empezaba afirmando: “El puerto que está llamado a jugar un papel clave en el futuro de Colombia gracias a la Alianza del Pacífico, es también el escenario de la violencia más horrible que ha visto el país en años. BBC Mundo estuvo ahí.”

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/03/140320_colombia_buenaventura_desapariciones_desplazados_aw

El “crimen organizado” ataca a Buenaventura para “liberar” los terrenos que el capital transnacional necesita para construir los proyectos ya diseñados y poner en funcionamiento un elegante, moderno, limpio y eficiente puerto para el comercio global. El crimen organizado es legal e ilegal. Es el capital en guerra abierta y encubierta contra los habitantes empobrecidos del puerto. Hambre, desempleo, racismo, patriarcado, se combinan con narcotráfico, terror, represión y propaganda para deshabitar los barrios y reemplazarlos. El territorio se reorganiza a sangre y fuego. Buenaventura es un nodo fundamental y esencial para el comercio global. Se encuentra articulado, entre otros al IIRSA (Integración de Infraestructura Regional Sur Americana) que trenza este puerto hasta Venezuela por un lado y Belén de Pará en Brasil por el otro, como lo evidencian varias investigaciones e informes como este: http://library.fes.de/pdf-files/bueros/kolumbien/12685.pdf

Puerto sin Comunidad

Seguramente el trabajo más completo hecho hasta ahora, “Buenaventura, puerto sin comunidad” elaborado por el Centro de Memoria Histórica, no deja dudas respecto de que a pesar de que se utilicen de manera articulada dos estrategias para silenciar la verdad, de una parte la declaratoria de inexistencia de los megaproyectos y de sus víctimas y de otra, la trivialización y distorsión del terror para el despojo y la acumulación a fuerza de presentar hechos puntuales y acciones concretas, lo mismo que grupos armados específicos para llenar de detalles inconexos en la perspectiva de lograr que no se vea la totalidad enredándola en sus partes; a pesar de todo esto, la verdad es que Buenaventura es una experiencia, la aplicación de un modelo de genocidio urbano de pobres, mujeres y afros para expropiar territorios y re-construirlos para el conquistador transnacional capitalista. Solamente en la página 203 de este trabajo aparece “La Empresa” que la propaganda pretende imponer como protagonista del modelo Buenaventura. Eso, porque es apenas una página de esta maquinaria de terror y mentiras. Basta con comparar la versión de El Espectador con la de este trabajo para que la maniobra perversa quede a la vista. https://www.centrodememoriahistorica.gov.co/descargas/informes2015/buenaventuraPuebloSinComunidad/buenaventura-un-pueblo-sin-comunidad.pdf

Realidad

 

Con los mismos objetivos estratégicos, en otras ciudades y campos de Colombia y del mundo se extermina para el capitalismo. Es una guerra genocida, feminicida, ecocida, racista en la que el fin, la ganancia, justifica y utiliza los medios. Por eso, movilizarse, unirse a la movilización y al paro por y desde Buenaventura, es mucho más que defender los derechos de las comunidades y personas que allí habitan.

Es, ni más ni menos sumarnos a la resistencia por la paz de los pueblos y la libertad frente al capitalismo fascista. Debemos pararlos en Buenaventura y el Chocó, como en Barrancabermeja y Medellín, como en el Cauca y en el Urabá, como en Haití, si, como en Haití, Gaza y Guatemala, como en Ayotzinapa y el Walmapu, porque estos campos de exterminio nos reclaman resistencia YA!

Pueblos en Camino
2017-05-08

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *