Un derecho de nacimiento

Voy a crear un canto para poder existir 

Para mover la tierra a los hombres y sobrevivir 
Para curar mi corazón y a la mente dejarla fluir 
Para el espíritu elevar y dejarlo llegar al fin 
 
 
Yo no nací
Sin causa 
Yo no nací 
Sin fe 
 
Mi corazón pega fuerte 
Para gritar a los que no sienten 
Y así perseguir a la felicidad 
 
Voy a crear un canto para el cielo respetar 
Para mover las raíces de este campo y hacerlo brotar 
Para mover las aguas y el veneno verde que hay por ahí 
Para el espíritu elevar y dejarlo vivir en paz 
 
Yo no nací
Sin causa 
Yo no nací
Sin fe 
 
Mi corazón pega fuerte 
Para gritar a los que nos mienten 
Y así perseguir a la felicidad 
Y así perseguir a la felicidad 
 
Que es un derecho de nacimiento 
Es el motor de nuestro movimiento 
Porque reclamo libertad de pensamiento 
Si no la pido es porque estoy muriendo 
 
Es un derecho de nacimiento 
y a los frutos que dejan los sueños 
En una sola voz un sentimiento 
Y que este grito limpie nuestro viento 
 
Voy a crear un canto para poder exigir 
Que no le quiten a los pobres lo que tanto les costó construir 
Para que el oro robado no aplaste nuestro porvenir 
Y a los que tienen de sobra nos les cueste tanto repartir 
 
Voy a elevar mi canto para hacerlos despertar 
A los que van dormidos por la vida sin querer mirar 
Para que el río no lleve sangre. Lleve flores y el mar sanar 
Para el espíritu elevar y dejarlo vivir en paz 
 
Yo no nací
Sin causa 
Yo no nací
Sin fe 
 
Mi corazón pega fuerte 
Para gritar a los que no sienten 
y así perseguir a la felicidad 
 
Que es un derecho de nacimiento 
Es el motor de nuestro movimiento 
Porque reclamo libertad de pensamiento 
Si no la pido es porque estoy muriendo 
 
Es un derecho de nacimiento 
Mirar los frutos que dejan los sueños 
En una sola voz un sentimiento 
Y que este grito limpie nuestro viento 
 
Es un derecho de nacimiento 
Es el motor de nuestro movimiento 
Porque reclamo libertad de pensamiento 
Si no la pido es porque estoy muriendo 
 
Es un derecho de nacimiento 
y a los frutos que dejan los sueños 
En una sola voz un sentimiento 
Y que este grito limpie nuestro viento
 
Por: Natalia Lafourcade
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.