“ASESINADO POR BOLIVIANO”

“Al grito de “boliviano de mierda” una bala atravesó el pecho de Franco Zárate, un pibe de 19 años que apenas finalizaba la escuela secundaria mientras laburaba para juntar el mango, con el proyecto de ingresar a la UTN y ser ingeniero. A pesar de que sus padres hace ya veinte años que vinieron desde Oruro, Franco sabía honrar la tradición a través de los pasos de baile que ensayaba en la comparsa Tobas Bolivia… Los grandes medios no hablaron de Franco, pero dijeron mucho más: no todas las vidas valen lo mismo para los sectores dominantes. En un contexto en el cual la muerte del fiscal Nisman se impone las 24 horas en todas las pantallas, el asesinato de un pibe pasa desapercibido. Sin embargo las movilizaciones por las calles de Mataderos de familiares, amigos y una comunidad boliviana indignada, junto a organizaciones políticas y sociales, expresaron que no van a abandonar la lucha hasta que se haga justicia.” Así no. Carajo!!!
 
 

Ese viernes 23 de enero a la noche fue a comprar unas bebidas con su padre y su primo a un kiosko de Mataderos, pero tras discutir el precio excesivo y los insultos discriminatorios, cuando ya se disponían a retirarse, el dueño del local, Pelagio Gualberto Ximénez, salió armado y  le dio una trompada a Franco que quiso reaccionar pero inmediatamente cayó tendido por un disparo.
 
La impunidad del racismo
 
Mientras el padre y su primo auxiliaban a Franco, el kioskero se presentaba en la comisaría 42 planteando que actuó en defensa propia ante un supuesto intento de robo. En el hospital el padre es informado sobre el fallecimiento de su único hijo, y entre lágrimas y gritos inconsolables un policía le consulta qué pasó y le ofrece llevarlo al lugar del hecho, pero es trasladado directamente a la comisaría donde es encarcelado por cómplice del supuesto robo. Cuando Aldo, el primo, llega para hacer la denuncia por homicidio, no sólo no es oído sino que es detenido también como ladrón. La causa que está vigente lleva la carátula de robo, demostrando cuál es la campana que vale para la policía y la justicia. Luego de cinco días pudieron presentar la denuncia ante la justicia, sin embargo el asesino está libre, impunemente paseando por el barrio y jactándose de haber matado “un chorro”.
 
Justicia por Franco Zarate
 
Los grandes medios no hablaron de Franco, pero dijeron mucho más: no todas las vidas valen lo mismo para los sectores dominantes. En un contexto en el cual la muerte del fiscal Nisman se impone las 24 horas en todas las pantallas, el asesinato de un pibe pasa desapercibido. Sin embargo las movilizaciones por las calles de Mataderos de familiares, amigos y una comunidad boliviana indignada, junto a organizaciones políticas y sociales, expresaron que no van a abandonar la lucha hasta que se haga justicia.
 
La muerte de Franco es el caso extremo y dramático de una cultura racista que está fuertemente arraigada en la sociedad. Acompañando el disparo, la frase “váyanse a su país, bolivianos de mierda” representa la faceta más violenta y cruel de un sentido común que no es inocente, y que está bombeado para que nos tengamos miedo, para que nos despreciemos y veamos al otro como un adversario, alguien que en definitiva no merece vivir y cuya impunidad será posible si nos quedamos en casa viendo la tele.  Acompañamos y nos solidarizamos con la familia y sus amigos, y seguiremos luchando por Franco y por todos los pibes asesinados por el racismo, por ser pobres, por cabecitas, por jóvenes ¡presentes, ahora y siempre!
 
Fuente: Patria Grande 
Publicado el 6 de febrero de 2015
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.