Cauca: Palabrandar, una tarea de todas y todos los comunicadores

Integrantes de la Emisora Voces de Nuestra Tierra, programa de comunicación del Proyecto Global – Plan de Vida de Jambaló, se reunieron por segunda vez, en la vereda Campo Alegre de la zona alta de Jambaló, con 25 jóvenes de este resguardo. Para darle continuidad al taller de comunicación de acuerdo al entorno de las comunidades indígenas, a la importancia de la comunicación y a la información para la resistencia de los pueblos. De esta manera, el fortalecimiento de los espacios de diálogo, debate y decisión colectiva, fue el tema central de este encuentro.

 
El Tejido de Comunicación de la zona norte del Cauca, acompañó a estos 25 jóvenes inquietos y ansiosos por saber más sobre lo que es comunicación. En coordinación con la emisora Voces de Nuestra Tierra nos encontramos nuevamente y la comunidad de la vereda Campo Alegre, como siempre, nos recibió con amabilidad y afecto los días 14 y 15 de abril.
 
Para abordar este encuentro en comunicación, se conversó sobre la labor de los comunicadores en el territorio, conocer lo que está pasando en la comunidad, saber leer la realidad y entender este contexto interno y externo. Se recalcó, por qué se deben respetar las decisiones colectivas y cómo fortalecer los espacios de participación. También sobre la importancia de tener una claridad política para hacer uso de las herramientas comunicativas o medios tecnológicos.
 
Para este encuentro nos acompañó Vilma Almendra, ex integrante del Tejido de Comunicación e integrante de Pueblos en Camino, a través de una videoconferencia. Ella desde su experiencia como comunicadora comunitaria, nos habló acerca de qué es palabrandar, de la ética comunitaria, de leer y escribir la realidad, y de lo político cultural. Para nuestras comunidades o pueblos indígenas, es importante comunicar la palabra del pueblo y para el pueblo, teniendo en cuenta el compromiso de la comunicación de la palabra y la acción. Analizando las diversas estrategias del gobierno, resistiendo desde el pensamiento para defender nuestra Mama Kiwe como lo hicieron nuestros ancestros. “Las y los comunicadores debemos preparamos realmente para defender y estar tejidos al territorio, continuar resistiendo los diversos modelos implementados desde otro pensamiento y entender la importancia de la comunicación y la información para fortalecer los espacios de diálogo, de debate y de decisión interna”, expresó Vilma Almendra.
 
Siempre que se habla de comunicación se refieren a medios (internet, radio, impresos…), como lo ha nombrado la conquista para someternos, para blanquearnos el pensamiento, para hacernos olvidar de lo que somos y empezar a ser y a hacer lo que el sistema quiere. Desde la experiencia en el Tejido de Comunicación y desde otras experiencias se ha venido reinventando, renombrando, transformando en otra cosa, eso que nos han impuesto desde la conquista. Lo que nosotros hemos llamado la otra comunicación, así como se nombró en el primer Foro de Comunicación Indígena en Colombia en el 2012, cuando hablábamos de ‘Palabrandar’, cuando decíamos que palabrandando llegamos allí. Es decir,  caminar más el territorio y acercándonos más a la palabra del padre Álvaro Ulcué Chocué. Comunicar para nosotros es palabrandar: andar, caminar, sentir, prácticar, defender… el pensamiento y la palabra, o sea,  retomar ese pensamiento nasa que nos dejó el Nasapal, Álvaro Ulcué”: 
 
«La palabra sin acción es vacía,
la acción sin palabra es ciega,
la palabra y la acción por fuera del espíritu de la comunidad
son la muerte”, pensamiento Nasa.
 
 
Ese pensamiento Nasa se ha venido caminando desde hace décadas, en la construcción de los planes de vida del norte del Cauca y con la participación en las asambleas comunitarias, en los espacios de comunicación propia que se deben recuperar. Al respecto Vilma nos comenta que: “No debemos enfocarnos solamente en la resistencia de recuperar las tierras y haciendo reivindicaciones con el gobierno, sino recuperar el pensamiento propio, el gobierno propio, fortaleciendo nuestras relaciones como comunidades, y sobre todo, revitalizando la colectividad y la reciprocidad. Palabrandar, caminar esa palabra con la comunidad, resaltar la palabra de la comunidad y liberarla”.
 
Los jóvenes participantes del taller, nos comentaron que: “Nosotros en la asamblea del Proyecto Global, hicimos entrevistas y reportes para las emisoras comunitarias, le dimos la palabra a las mujeres, a los presidentes de junta, a los jóvenes y también a los líderes. Es importante escucharnos entre todos y saber qué es lo que quiere a la comunidad”.
  
Como comunicadores comunitarios, debemos tener una ética comunitaria, saber diferenciar eso que llaman objetividad porque antes que ser periodistas o comunicadores, somos indígenas comprometidos con la defensa de la vida toda. “La ética comunitaria es la conciencia de la otra comunicación, reflejar la voz de la comunidad de base porque a veces no le damos la palabra a la comunidad y debemos nombrar desde esa otra comunicación, la palabra colectiva, lo que se vive en un resguardo. Hay unos principios que nos hacen ser comuneros, con saberes ancestrales, de cómo vivir y defender ese territorio”, explicó Vilma Almendra.
 
En todo proceso comunitario les damos la vocería a representantes o líderes pero ante todo está la voz de los que viven la realidad. Se deben escuchar lo que piensan los niños, los jóvenes, las mujeres, los mayores, los docentes, los promotores de salud y la guardia indígena. Son ellos los que saben su realidad y necesidades, por eso debemos liberar la palabra y acción de la comunidad. No podemos responder a intereses personales o particulares, ante todo debe estar la la decisión colectiva, consiente y coherente con la defensa de la Madre Tierra. “Como indígenas tenemos un compromiso ético y político con nuestra organización, pero más que todo con nuestras comunidades y nuestro territorio, por eso debemos obedecer a los mandatos de las bases. Una comunicación ética debe ser una fortaleza y el apoyo para las comunidades”, dijo Vilma Almendra. 
 
Desde el Tejido de Comunicación siempre recalcamos el sentido de comunicar: Informar, reflexionar, decidir y actuar. Por ejemplo si una comunidad sabe, conoce sobre los efectos y consecuencias de la minería, después de hacer reflexiones en comunidad se toman las decisiones coherentes para actuar y defender el territorio. Por esto como comunicadores se debe entender lo que sucede a nuestro alrededor y también saber qué sucede en otros territorios. Para eso está la herramienta de internet que nos ayuda a comunicar con otros pueblos lejanos y así nos podemos dar cuenta de sus realidades, como por ejemplo el caso de la minería en Conga que se está imponiendo en Perú y el despojo de las tierras que se está presentando en toda Latinoamerica a través de los tratados de libre comercio. 
 
El conflicto armado, las amenazas, los señalamientos, los asesinatos y la estigmatización de los grupos armados que se vive y se presenta en Jambaló y en toda Colombia, responde a problemas más grandes que viven otros pueblos indígenas donde el terror y la guerra se impone como política para permitir la entrada a todas las trasnacionales y a modelos económicos que se nos está robando el pensamiento con la propaganda, y que también nos desestabilizan y dividen través de proyectos económicos o proyectos asistencialistas y de miseria.
 
Como comunicadores debemos pensar y ver más allá de lo que es leer y escribir. “La importancia de la lectura y de la escritura, es más que leer un libro, una hoja, un panfleto o un afiche; escribir es más que coger un lapicero; más que eso es lo que se está haciendo en el territorio. No es escribir y leer detrás de un escritorio sino participando en los espacios comunitarios y globales. Es ‘Escuchar, entender, dialogar y respetar a nuestra Madre Tierra’. Compartir el pensamiento y la palabra con otros pueblos”, manifestó Vilma Almendra.
 
Cuando nosotros pensamos en lo político, a veces nos referimos solamente a lo electoral y cuando pensamos en la cultura nos quedamos en el folclor, por eso nuestros medios deben reflejar además de la cultura las realidades del conflicto armado, las políticas del modelo extractivo y de muerte, saber y entender qué es lo que nos está matando. “La orientación para el trabajo comunicativo se hace desde el fundamento político cultural, entendiendo que lo político no va separado de lo cultural, porque se asume como la identidad y el pensamiento ancestral que ha orientado y sigue orientando el camino de los pueblos indígenas. Pervivir de acuerdo a estos principios ancestrales es un hecho político, por eso para los indígenas la cultura no se reduce a folklor como se hace desde la mirada occidental. Lo político cultural es pervivir en el territorio, es conservar la cultura pero resistiendo a la muerte”, extracto de un texto escrito por Manuel Rozental de Pueblos en Camino.
 
Otro punto importante del taller fue entender las contradicciones internas. De acuerdo a las visitas que se han hecho a otros procesos comunitarios, vemos que hay una crisis de gobernabilidad y de participación en todos los movimientos indígenas, por eso debemos saber cómo abordamos esas problemáticas no para dañar el movimiento, sino para fortalecerlo. Como comunicadores debemos abrir esos espacios de debate y diálogo. “Callarse,  negar y silenciar la palabra inconforme, la crítica, es ayudarle al enemigo. Y si no abordamos esos temas colectivamente para buscarle propuestas ni salidas, ahí si es que nos vamos a seguir pudriendo desde dentro”, manifestó la comunicadora Vilma Almendra. 
 
Les compartimos la caracterización de los comunicadores que se presentó en carteleras a los jóvenes de Jambaló, donde hicimos varias reflexiones para saber qué comunicadores podemos llegar a ser de acuerdo a las acciones comunitarias. 
 
Extraído del texto “PalabrAndando: entre el despojo y la dignidad” (Vilma Almendra 2014)
 
Comunicador (a) cómodo (a): son aquellos y aquellas que usan el discurso comunitario y las reivindaciones de los pueblos solamente para conseguir dinero venga de donde venga; son las y los que  se acomodan al patrón de turno para que le garantice el estatus; son quienes se acomodan muy bien y le garantizan un espacio a sus allegados y cómplices a donde vayan; son quienes repiten y le hacen solamente eco a palabra e imagen de los “líderes” de turno; son los y las que folcklorizan las resistencias y las culturas de sus pueblos; son quienes califican de “radicales” y “mamertos” a quienes siguen desafiando al autoritarismo interno y externo; son quienes tienen precio y solo les importa figurar, viajar, rellenar y cumplir bien con lo que les manden desde arriba. Muchos y muchas aunque hablan y se ven como indígenas son bien cómodos para el sistema, para el gobierno y para quiénes desde adentro se sirven de la comunicación para hacerse propaganda.
 
Comunicador (a) ingenuo (a): son muchos y muchas que siguen creyendo en los “cuentos de hadas”; que mientras nos están matando y despojando, ellos y ellas se indignan con la traición en una novela; son quienes creen rotundamente y nunca cuestionan ni siquiera la propaganda de los medios masivos en contra de sus propios pueblos; son quiénes más se ven afectados con la propaganda que el sistema implanta para someternos; son quienes veneran y hasta idolatran a personas dentro y fuera del proceso solo porque ocupan un cargo; son quienes participan de todos los eventos muchas veces solo para pasear; son quienes hablan solo cuando hay que repetir el discurso de las y los “líderes”; son quienes nunca tienen autocríticas ni propuestas, solo saben alabar; son quienes por un pasaje y una comida se van a donde sea sin importar a qué; son quienes aún no han definido una posición política frente a nada por eso siempre se suman a las propuestas de todos; son quienes se meten a todas partes  solo por estar,  pero no son en ninguna parte.
 
Comunicador (a) incómodo (a): son aquellos y aquellas que vienen definiendo la otra comunicación desde la práctica territorial; son quienes veneran a los espíritus por cosmovisión propia no solo para que los demás los vean; son quienes están revitalizando la comunicación propia en palabra y acción; son quienes caminan con sus comunidades y le facilitan la palabra a través de formas y medios de comunicar; son quienes obedecen a sus máximas autoridades: bases comunitarias; son quienes reconocen sus errores y los asumen con sabiduría; son quienes aceptan críticas y proponen alternativas con la comunidad; son quienes caminan la comunicación con o sin recursos económicos; son quienes viven la comunicación por compromiso  y vocación con sus pueblos; son quienes comunican desde la realidad, la vida y la defensa de los territorios; son quienes cuestionan las verdades absolutas que vienen de afuera y surgen desde adentro; son incómodos para el régimen pero también para el verticalismo y autoritarismo interno.

 
Después de estas reflexiones de palabrandar, trabajamos durante los dos días prácticas desde la Radio-Revista, la Lecto-Escritura y el Foto-Reportaje. 
 
 
También compartimos con la mayora, Isabel Tombé, ella contó parte de su experiencia en el uso de las plantas medicinales y los jóvenes documentaron sobre lo que escucharon.
 
 
 
También los jóvenes hicieron dibujos para contar un cuento que escucharon en la vereda Campo Alegre.
 
 
 
El tiempo que se compartió con la Emisora Voces de Nuestra Tierra y los 25 jóvenes de Jambaló no fue suficiente, la idea de seguir palabrandando queda como tarea para hacerlo en cada vereda, compartiendo con la comunidad. Esperamos que estas reflexiones que se presentaron ayuden a entender esta labor  y compromiso comunitario.
 
 
Autor y fuente: Tejido de Comunicación
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.