Los mi’kmaq, contra la fractura de sus tierras

El gobierno canadiense lanzó un operativo parapoliciaco contra los indígenas, que con resistencia pacífica se oponen a entregar sus tierras para la extracción de gas. Elsipognog, New Brunswick, Canadá. El apoyo al pueblo mi’kmaq llegó después de que la policía atacó a mujeres y ancianos indígenas con francotiradores armados, gas lacrimógeno y perros policías el 18 de octubre. Los indígenas defienden sus tierras de la compañía gasera de fractura hidráulica Southwestern Energy, de Houston, Texas. El apoyo llegó de todas partes, desde el American Indian Movement (Movimiento Indígena Estadounidense), y el Longest Walk (Caminata Más Larga), hasta un miembro del consejo del pueblo nez perce y el Council of Canadians (Consejo de Canadienses).

El anishinabe Terrence Nelson llamó a realizar bloqueos ferroviarios en todo Canadá y suplicó a las sociedades de guerreros que organicen acciones en apoyo al pueblo mi’kmaq.

“La expectativa es que haya bloqueos ferroviarios de manera inmediata por todo Canadá, que continuarán hasta que el gobierno entre en razón. Seguramente me detedrán, junto a muchas otras personas”, declaró Nelson, vicepresidente del American Indian Movement.

En Winnipeg, miembros de los pueblos indígenas marcharon por las calles, y al este de Canadá, el pueblo Seis Naciones inició un bloqueo en solidaridad.

El miembro del consejo del pueblo nez perce, Leotis McCormack, quien fue detenido recientemente por protestar contra los transportes de carga pesada de arenas bituminosas por tierras soberanas de su pueblo, en el estado de Idaho, en Estados Unidos, envió un mensaje de apoyo a Elsipognog: “Mis oraciones y mi corazón están con todos ustedes. Nosotros, los del consejo, también fuimos detenidos hace tres meses por levantarnos en contra de estas corporaciones. Estamos de pie en solidaridad con ustedes”.

Sharon Heta, del pueblo maorí -quien atraviesa en estos momentos los Estados Unidos a pie como parte de la Cuarta Caminata Más Larga: el Regreso a Alcatraz, por la soberanía indígena y los derechos indígenas-, dijo que los espíritus de los caminantes están presentes en solidaridad con el pueblo mi’kmaq.

“Mandamos nuestras oraciones y bendiciones a los pueblos indígenas de la Primera Nación Elsipogtog, simpatizantes y aliados, mientras se levantan en resistencia y ejercen su soberanía indígena para el cuidado y la protección de sus tierras y aguas. La Cuarta Caminata Más Larga: el Regreso a Alcatraz, apoya y camina en oración en la lucha y defensa de la soberanía indígena”, señaló Heta.

Alex White Plume, del pueblo lakota en Pine Ridge, Dakota del Sur, compartió su Canción de Honor “para nuestros parientes del norte que se están levantando por Unci Maka (la Madre Tierra)”.

El Gran Jefe Stewart Phillip y el Jefe Bob Chamberlin emitieron un comunicado: “El Ejecutivo del UBCIC (Unión de Jefes Indígenas de Columbia Británica) y del Consejo de Jefes UBCIC dan su apoyo total a la comunidad y los líderes de Elsipogtog, en su defensa en contra de la fractura hidráulica y del desarrollo del gas de esquisto dentro de sus territorios. Esto bien puede pasar en cualquier comunidad indígena en todo Canadá, y particularmente en Columbia Británica. Hoy estamos en solidaridad completa con el pueblo de Elsipogtog para expresar nuestro apoyo pleno y para continuar nuestra lucha en común en contra de las prácticas devastadoras y destructivas de actividades de exploración y extracción de recursos dentro de nuestros territorios”.

“Esta muestra de fuerza bruta es espantosa y escandalosa. Nos recuerda a los conflictos de Oka, Ipperwash y Caledonia”, recordó el Gran Jefe Stewart Phillip, presidente del UBCIC. El pueblo indígena de Elsipogtog protesta contra la compañía energética de SWN Resources, que está afuera de Rexton, New Brunswick. A pesar de los mejores esfuerzos que hicieron el Jefe y el Consejo de Elsipogtog para resolver este asunto de manera pacífica, un grupo de policías armados de la Policía Montada de Canadá (RCMP) entraron con agresividad para hacer cumplir un mandato judicial.

“Canadá no puede seguir oso haciendo a un lado perversamente nuestro título aborigen, nuestros derechos y los derechos de los Tratados. A la luz de la reciente visita a Canadá del doctor James Anaya, relator especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre los derechos de los pueblos indígenas, vemos que esta acción severa que tomó la RCMP refleja un gobierno que sigue ignorando los derechos indígenas a la tierra – nuestros derechos humanos –, para fingir que tiene una relación productiva con los pueblos indígenas forjada con reconciliación y respeto”, acusó el Jefe Bob Chamberlin, vice-presidente del UBCIC. “Esperamos el llamado de Elsipogtog para que todos los pueblos indígenas se movilicen y organicen acciones de solidaridad por todo el país”.

Maude Barlow, presidenta nacional del Consejo de Canadienses, quien recién estuvo en New Brunswick, señaló que “observar el transcurso de la represión fue impactante para mí. Hace poco, me reuní con los líderes de Elsipogtog, y sé que están comprometidos con realizar una resistencia pacífica para detener la destrucción de su tierra y agua, y lo hacen en nombre de todos nosotros. Estamos en solidaridad con la gente que lucha para proteger el agua y la tierra”.

La nación dene, en Yellowknife, hizo un llamado para la solidaridad: “El pueblo dene da su apoyo total a la comunidad elsipogtog y su liderazgo en su defensa y en contra de la fractura hidráulica y el desarrollo del gas de esquisto dentro de su territorio tradicional”.

“Estamos en solidaridad total con el pueblo Elsipogtog para expresar nuestro apoyo total y para continuar sus esfuerzos para desarrollar un plan energético para su territorio”, explicó el jefe nacional del pueblo dene, Bill Erasmus.

Desde hace un mes, el pueblo indígena Elsipogtog protesta contra la compañía energética SWN Resources afuera de Rexton, New Brunswick, por la explotación de gas de esquisto (o gas lutita) por medio de fractura hidráulica.

La fractura, dañina para aguas y tierras

La fractura hidráulica o fracking es un proceso relativamente nuevo de extracción de gas y petróleo, fundamentalmente diferente a los métodos tradicionales. Los pozos llegan a una profundidad de miles de pies más abajo que los tradicionales y naturales, y requieren de entre dos y cinco millones de galones de agua dulce por cada pozo – hasta cien veces más de lo que requieren los métodos de extracción tradicionales. La fractura hidráulica utiliza “líquido de fractura hidráulica”, que es una mezcla de agua, arena y un coctel de químicos tóxicos. La cantidad de aguas contaminadas que producen los pozos fracturados es mucho mayor que en los pozos tradicionales.

“Sabemos que el jefe local, Arron Sock, se reunirá con el jefe de gobierno, David Alward, sobre este asunto. Esto nos da gusto. Sin embargo, esto es un asunto que tiene que ver con los tratados entre las naciones, y la Corona tiene que ser abierta y responsable”, precisó el jefe nacional del pueblo dene, Bill Erasmus. Además, “la RCMP y los cuerpos de seguridad tienen que proporcionar seguridad, tal como lo hicieron en los tiempos de los tratados. Tienen que promover la paz, el orden y el buen gobierno. Estamos en espera de más información del pueblo de Elsipogtog para organizar acciones en solidaridad con su gente”.

Angela Giles, organizadora regional del Atlántico, denunció que “para defender los derechos de una compañía estadounidense, la RCMP entró con lo que básicamente son unidades de paramilitares, que incluyen a francotiradores, para quitar la oposición. El gobierno de New Brunswick no tiene licencia social para permitir la fractura hidráulica, y la gente continuará en su lucha por el futuro de sus familias, su provincia y su medio ambiente”.

“Los manifestantes en Rexton se enfrentan a una compañía tejana que quiere obtener ganancias sobre las espaldas de los pobladores de New Brunswick, y a la vez quiere poner en riesgo al agua y al medio ambiente”, señaló Emma Lui, defensora del agua y residente en Ottawa. “Las comunidades indígenas, como la primera nación de Elsipogtog, están al frente de la batalla en defensa del agua y la tierra para todos, y esto no se debe criminalizar”.

El Consejo de Canadienses apoya el bloqueo.

Las fotos que surgieron en Twitter durante todo el 18 de octubre relataron la verdadera historia que los medios masivos ocultan. Por abajo están los francotiradores apuntando sus armas, mientras las mujeres levantan sus tambores en resistencia ante los rifles de los francotiradores, el gas lacrimógeno y los perros policía. Vemos la detención del jefe y los miembros del consejo del pueblo de Elsipognog, y una mujer indígena que está sola y levantada en defensa de la Madre Tierra.

Texto: Brenda Norrell
Traducción: Heather Harper
bsnorrell@gmail.com

Fuente: Desinformémonos

Texto originalmente publicado en Censored News, traducido y publicado con consentimiento de la autora.
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.