Desde Colombia: señalando las Pifias y aciertos de la comunicación

Javier Guerrero conocedesde dentro y de manera critica lo que se denomina con el eufemismo “comunicación”. No sólo conoce el tema, sino que se atreve siempre a decir las cosas en términos concretos, con nombres propios, con ejemplos que no son ni generalizaciones ni señalamientos abstractos. En este sentido sus opiniones son directas de manera que no solamente nombran lo que señala sino a quienes lo representan lo actúan lo defienden. Este es un mundo de mentiras, de manipulaciones, de engaños, de corrupción. Un mundo que necesita y cuenta con mentirosos y mentirosas, manipuladores, corruptos y vendidos a la tarea de engañar a cambio de unos beneficios que, según ellas y ellos justifican hacerse cómplices y partícipes del despojo y de la muerte, de la miseria y de su complemento, la caridad sentimental, de la espectacularidad de oculta y de la noticia de receta que se impone para que sigan mandando los que de hecho eliminan a la mayoría. Así mismo señala de manera concreta, las grietas que se abren y por contraste, con nombres propios, ejemplo de lo que no se hunde en el basural de los medios de paga y sus estrellas del espectáculo de carnaval que se alimenta de muerte y mentira. Convoca este resumen de un año en Colombia desde la “comunicación” a resolvernos por confrontar abiertamente la maquinaria ideológica del engaño y consolidar el tejido de alternativas. «Esto, concreto desde Colombia, aplica, con nombres y acciones que merecen señalarse en todas partes. Usted, lector, puede hacer su propia lista de lo ‘fatal’ y lo ‘memorable’ y enviarla a los diferentes medios alternativos y comerciales. Parece que lo segundo es más escaso en Colombia…Así se contribuye a que las cosas cambien. Termínela…«Así Sí!! Pueblos en Camino.

 

 

MEDIOS DE COMUNICACIÓN:

PIFIAS Y ACIERTOS DURANTE EL AÑO 

 

Los medios comerciales y sus periodistas normalmente, por esta época, pulen su  capacidad de perfilistas y agoreros. “Definen” lo bueno, lo malo y lo peor del país, de sus ‘roscas’ o de sus ‘enemigos’. Hagamos un ejercicio similar con ellos. Las ideas van de los menos a lo más destacado por ‘fatal’ o por ‘memorable’, en sentido ascendente. Esto hay que hacerlo porque, como es de  sentido común, los medios comerciales no son precisamente la Madre Teresa de Calcuta…al contrario, son lo que usted quiere que sean… 

 

LO FATAL

 

18. El servilismo al poder político-corrupto de los medios comerciales de comunicación masiva como Caracol, RCN, El Tiempo (radio y tv.), NTN24, Semana, El Espectador, Blu Radio, El Mundo, El País, Citytv y similares. La ausencia de autocrítica y capacidad investigativa de los hechos noticiosos. La incapacidad para diferenciar las noticias de las opiniones personales y la opinión seria de los hechos. 

 

 

17. La horrenda costumbre los periodistas de todas las pelambres de pontificar, crear, recrear y acentuar estereotipos, ideas engañosas, falsas realidades sobre las mujeres, los indígenas, los afrodescendientes, las regiones, la salud, la educación pública, la pobreza y las violencias. Como cultivadores del odio hacia quienes piensen distinto, a diario mancillan la profesión, la “negrocandelean”, haciéndole honor al estilo calumnioso, perverso, malintencionado y farandulero.

 

16. La sordez y ceguera premeditada de los medios públicos y privados regionales para denunciar la corrupción de los gamonales (Teleantioquia, Telemedellín, Telecaribe, Telepacífico, Tro, Telecafé, El Heraldo, El Colombiano, El País, Vanguardia, y demás). El complejo de inferioridad de los medios públicos regionales por querer parecerse a los canales comerciales de Bogotá, les impide adquirir identidad.

 

15. La fascinación de los directores de medios como Julio Sánchez Cristo, Yamit Amat, Roberto Pombo, Darío Arismendy, Luis Carlos Vélez, Rodrigo Pardo, Néstor Morales, Vicky Dávila, Claudia Gurisatti, Darío Restrepo Vélez, Fidel Cano, Alejandro Santos…y sus campañeros, por ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el propio. Para ellos el vecindario es el infierno antidemocrático y Colombia es cielo democrático y justo. Su forma: el amarillismo y la parcialidad obscena. Buenaventura, los Llanos, la Guajira, la pobreza…no existen. 

 

14. La abominable creencia de ser conocedores de todo, de opinar sobre cualquier tema únicamente desde su visión elemental y precaria, de perfilar a sus opositores, en síntesis de autorrepresentarse con “Inteligencia Superior”.

 

 

13. La ausencia de las facultades de Comunicación Social en el debate nacional. Su emulación de los medios comerciales, el fomento del prestigio fácil, el desconocimiento de la realidad del país y la negación de la comunicación alternativa y crítica.

 

12. La deshonroso sujeción de los campañeros de todos medios a los directores y de estos a sus dueños. Estos algunos de los abundantes casos: Darcy Queen, Erika Fontalvo, Gustavo Gómez, a Darío Arismendi en Caracol; Yesid Lancheros, Ernesto Cortés, Darío Restrepo a Roberto Pombo de El Tiempo; Camila Zuluaga, Alberto Casa, Claudia Palacios, a Julio Sánchez Cristo en La W; Felipe Zuleta, Nicolás Uribe, Héctor Riveros, Jorge Alfredo Vargas, Juan Carlos Vargas, a Néstor Morales en Blu Radio. Así con los “periodistas periodistas” de  Vicky Dávila, los de RCN Radio y TV., los de Claudia Gurisatti y demás. Ah, y sin contar con los de los programas basura matutinos y vespertinos, o los del estilo de La Red, El lavadero y semejantes, en radio y televisión.

 

11. La vergonzosa, insulsa, discriminatoria y subyugada radio juvenil de la FM ha hecho gala de sus maestros mediáticos. Su lema: la mendicidad del mercado y el consumo voraz.  

 

Darío Arizmendi, Julio Sánchez, Yolanda Ruiz, Vicky Dávila, Néstor Morales y el largo etcétera. Fabricados para manipular

 

10. La descarada parcialidad de Diana Calderón de Hora 20 de Caracol, por su marido, Rafael Pardo Rueda, “el impostor”; la de Darcy Quinn por su marido Alberto Ríos Velilla, el “empresario” de las basuras y la de la gran mayoría de periodistas que tiene parientes en la política, en la justicia y la contratación.  

 

   

 

9. El ventrilocuismo y sobreactuación de las actrices-periodistas de la sección 1, 2, 3 de CM& Adriana Tono, Ana María Orozco, Claudia Hoyos, Inés María Zabaraín, Catalina Aristizábal y Ana María Trujillo. La saturación proxémica, quinésica y paralingüística de la pantomima tendenciosa y orgásmica de los presentadores Vicky Dávila, Juan Eduardo Jaramillo, Juan Diego Alvira, Catalina Gómez, Vanesa de la Torre, María Lucía Fernández, Inés Ma. Zabaraín, Yalena Jácome, Felipe Arias, Yamit Palacio, Jessica de la Peña, Margarita Ortega y demás. 

 

8. La desmemoria de Gustavo Álvarez Gardeazábal, ahora funge, al estilo de María Isabel Rueda, de faro de la moral, para descalificar a quienes no son de sus afectos. Olvida sus vínculos con la corrupción, las mafias y, como es costumbre, la justicia lo favoreció, condenándolo tan solo a pagar 6 años (http://www.semana.com/opinion/articulo/el-patriarca-del-ocaso/110925-3).

 

7. La ausencia de valentía de los periodistas para denunciar a sus colegas, jefes, directores y demás de la fauna mediática del poder por el acoso, la presión indebida, ‘los tratos’ y contratos, los compromisos, el mandaderismo, por temor a perder “la cuchara”. ‘La incapacidad’ de todos de hacer investigaciones de la relación políticos-periodistas-corrupción.

 

6. La invisibilización  de los logros sociales para los menos favorecidos en Bogotá y la propaganda negra que le hacen diariamente Darío Arismendy, María Isabel Rueda Serbousek, Darío Restrepo, Néstor Morales, Luis Carlos Vélez, Gustavo Álvarez Gardeazábal, Roberto Pombo, Rodrigo Pardo, Diana Calderón, los Vargas, y todos sus campaneros. 

 

5. El arribismo de Vladimir Flórez, alias Vladdo (como buen ejemplar del abanico de los que hablan desde la comodidad), expelido cuando se planteó la construcción de viviendas VIP en el norte de Bogotá –al lado de los de estrato 6- para personas desplazadas, madres cabeza de familia y gente empobrecida. Se hizo patente la hipocresía histórica de los medios de señalar que “están del lado de los sin voz” pero actúan en sentido contrario. Comente el mismo error que condenan. Este nuevo rico habla de la igualdad pero se burla de los empobrecidos. ¿Sería capaz de compartir su dinero y fama con los niños pobres, los sin techo…?

 

4. Los comentarios morbosos y verdes de Darío Arismendi aplaudidos por el séquito de campaneros que tiene al lado, especialmente azuzados por los comentarios bizarros y chabacanos de Gustavo Gómez Córdoba.

 

3. La insolidaridad de los medios comerciales y sus periodistas con sus pares y colegas de medios alternativos permanentemente amenazados por las ultraderecha del país (http://prensarural.org/spip/spip.php?article15751, http://elturbion.com/?p=10348).  

 

2. La perversidad enfermiza y tendenciosa de Gustavo Gómez Córdoba, alias Campanero Mayor de Caracol, y otros medios, para resaltar con amarillismo solamente las cosas negativas de la administración actual de Bogotá. Su odio contra la diversidad y diferencia se hace patético cada vez que se mencionan los programas sociales y de apoyo a los desplazados, a los afrodescendientes, a los indígenas, a los excluidos y empobrecidos en general. Cero justicia, cero talento, cero sinceridad. Su fijación y envidia por el periodista Hollman Morris, por hacer lo que no él no puede.

 

1. El racismo, clasismo, sexismo de María Isabel Rueda; su capacidad de perfilista y agorera para engañar, fabricar y amplificar mentiras sobre la política, la economía, los problemas sociales del país, la pobreza, la exclusión, sus detractores; la fabricación de enemigos por encargo, todo en favor de los suyos y su rosca. Su abuso de poder en los medios y la política llega a extremos que un solo guiño es suficiente para para hacer echar a cualquiera. Así ocurrió recientemente con el guiño que le hizo a Felipe López Caballero, dueño de la revista Semana para que expulsar al columnista online, Jorge Gómez Pinilla por atreverse a criticarla, en su columna “María Isabel Rueda y su fábrica de mala leche” Su periodismo no dignifica la profesión ni es digno de imitar.

 

 

LO MEMORABLE

 

7. La caída de los ratings de los medios comerciales tradicionales que históricamente han monopolizado y manipulado las audiencias (Caracol, RCN, El Tiempo y similares). Por fortuna, los oyentes, televidentes y lectores migran a otras frecuencias y buscan otros intereses.

 

6. El intento incipiente de los medios públicos regionales (Teleantioquia, Telemedellín, Telecaribe, Telepacífico, Tro, Telecafé) por crear sus propias narrativas y su propia identidad.

 

5. La vinculación, en los medios comerciales como El Espectador y la revista Semana, de columnistas críticos que generan una opinión disidente de la de los monopolios mediáticos. En el primero están Ramiro Bejarano, Rodrigo Uprimny, William Ospina, Alfredo Molano, Lisandro Duque, Rodolfo Arango, Reinaldo Spitaletta, Jaime Arocha, Cecilia Orozco, César Rodríguez Garavito, Claudia Morales; en el segundo, María Jimena Duzán, Daniel Coronell, León Valencia.

 

4. La existencia de portales que, aun viniendo de las élites bogotanas, muestran otros enfoques de la información y la opinión sobre los acontecimientos del país. Buen ejemplo de ellos son Las2Orillas, La Silla Vacía y Verdad Abierta. 

 

3. La inigualable franja de opinión diaria del Canal Capital, su sistema informativo, el posicionamiento de las narrativas de la diferencia (mujeres, indígenas, LGTBI, afrodescendientes, regiones, infancias, jóvenes, otros), la democratización de la cultura. Todo para tomar identidad y posicionarse como el mejor ejemplo a seguir de televisión pública.

 

2. La capacidad investigativa, crítica y transformadora del periodista Hollman Morris; su defensa de los Derechos Humanos, la dignificación del periodismo y su compromiso con lo social y los menos favorecidos, muy a pesar del las amenazas de la ultraderecha, del odio y persecución de sus propios colegas de los medios comerciales como Caracol, RCN, La W, La Fm, El País, El Tiempo, Citytv y adláteres.

 

1. La emergencia de los medios  y portales alternativos de comunicación en las regiones, en los barrios, en las comunidades, los movimientos sociales. El empoderamiento de las comunidades para narrarse, para contarse y transformarse más allá y a pesar de la ‘dictadura’ de la gran prensa o medios comerciales de comunicación masiva. La lista, por fortuna, es larga. He aquí algunos: http://prensarural.org/spip/, http://www.nasaacin.org/, http://alainet.org https://www.pueblosencamino.org/, http://www.rpasur.com/, http://elturbion.com/, http://www.wayuunaiki.org.ve/, http://www.dejusticia.org/, http://www.arcoiris.com.co/, http://www.remacpp.com/, http://www.movimientodevictimas.org/, http://cronicasdeldespojo.blogspot.com/ y muchos más.

Estos son algunos… Usted, lector, puede hacer su propia lista de lo ‘fatal’ y lo ‘memorable’ y enviarla a los diferentes medios alternativos y comerciales. Parece que lo segundo es más escaso en Colombia…Así se contribuye a que las cosas cambien. Termínela…

Por: Javier Guerrero-Rivera

@javiguer666

Diciembre 31 de 2014

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.