La conspiración de la derecha y la resistencia pendiente

Introducción

El jueves 23 de julio de 2015 se realizó el encuentro de Pueblos en Camino sobre el tema de la Conspiración de la derecha. Compartimos el texto de Tomás Astelarra, quien propusiera el tema. Texto que sirvió como insumo y provocación antes del mismo, al igual que la transcripción y los audios. Invitamos su amplia difusión y debate. Es un tema que requiere de mucho más trabajo e intercambio por parte de pueblos y procesos. Como acá se expresa, ni siquiera sabemos cómo nombrar con claridad el asunto de vida o muerte que acá tratamos. Nuestra propia debilidad y limitaciones para comprenderlo, así como la capacidad de la derecha para agredirnos abiertamente y someternos, a la vez que invisibilizar el carácter integral y articulado es este proyecto se suman para que siga sin reconocerse y entenderse esta amenaza real para la vida y los pueblos que sirve a la acumulación y al despojo. Nos comprometemos a aportar a que este escollo se supere en la perspectiva de que no puede resistirse la agresión que no se reconoce. Agradecemos a Claudia Julieta Duque sus aportes durante este encuentro y en una vida de trabajo serio, riguroso, comprometido que la ha llevado a sufrir persecuciones, dolor, abusos frente a los que ha puesto en evidencia su fortaleza y ese hermoso amor por la verdad y la justicia que no cabe en palabras. Mientras se dio este encuentro, se adelanta por fin el juicio, 16 años tarde, a quienes desde esa empresa criminal, el DAS (Departamento Administrativo de Seguridad) del Estado Colombiano, al servicio del terror, la atacaron y amenazaron su vida y la de su hija. Hacemos votos porque se haga justicia. Es nuestro este juicio y la acompañamos agradecidos desde el tejido de resistencias y autonomías. 

Incluimos a posteriori, luego de la provocación de Claudia Julieta, un texto de Héctor Mondragón con los puntos e ideas que tenía preparados para su presentación junto con Claudia Julieta. Misteriosamente, tanto el Skype como el correo de Héctor no funcionan últimamente y menos cuando se realizan los encuentros. Héctor preparó estas ideas e iba a participar en el debate. Por lo menos, que queden sus ideas y planteamientos para la discusión y que no se silencie su palabra. Gracias  a Héctor. En Tiempo Real. Pueblos en Camino

La conspiración de la derecha:

Articulación del terror, la propaganda

 y el despojo.

Aproximación inicial desde Colombia

 

Como el agua

 

Este y todos los encuentros desde Pueblos en Camino constituyen un momento en el caminar de la palabra. Un momento y algunas personas, entre muchas y muchos. Por eso, llega la palabra y el camino a este intercambio. Nos llega de muchas vertientes y recorridos, pasa por acá y regresa, fortalecido, enriquecido. Ni nos pertenece, ni nos lo adjudicamos. 

Somos tejedoras y tejedores con muchas y muchos más antes y después. 

No es nuestro lo que acá se dice aunque lo hayamos dicho y pongamos la palabra y el cuerpo. Es colectivo…constelación…tejido. 

Por eso, aún cuando conversamos, tenemos consciencia de que no estamos solamente nosotras ni nosotros y que, si no nos pertenece el camino de la palabra digna, ni el torrente de las luchas, tampoco nos pertenece este momento. 

Por eso, vuela, lo entregamos, lo compartimos, para que siga su rumbo . Del tejido de las luchas viene y al tejido regresa. Acá, de paso, nos deja este mensaje que sale en la botella al mar. Eso sí, en las ganas de dejar de estar tan solas y solos en este mundo que nos han robado los que ahora se saben dueños para recuperarlo. 

Somos en el torrente, en el tejido, en la necesidad y en las ganas de encontrarnos para el Pachakuti que la Madre Tierra reclama. 

Estas son puntadas, manantiales, vienen y van alegres, transparentes y fuertes, como el agua.

Pueblos en Camino

Tejiendo Resistencias y Autonomías entre Pueblos y Procesos

 

 

 

Preguntas-Invitación-Insumo-Convocatoria al Encuentro

Tomás Astelarra

 

Provocación debate Pueblos en Camino.

 

Fue sorprendente para mí la experiencia colombiana y la crudeza del modelo represivo que allí se aplica (tanto como la valentía y creatividad de los movimientos sociales). Pero mas sorprendente para mi fue después de esa experiencia la sospecha de que ese modelo se aplicaba progresivamente en Argentina. A la vuelta a Buenos Aires después de varios años en Colombia (año 2008) distinguir en la calle personajes que intuitivamente podía caracterizar como “paramilitares”. Tras un primer estadio donde sospechaba que mi paranoia había llegado muy lejos, pude verificar la misma intuición en otros compañeros colombianos o que habían estado en Colombia. Y hasta hechos puntales que mostraban la presencia de paramilitares colombianos en Argentina. También recoger la opinión desde líderes de movimientos sociales, periodistas o personas relacionadas con el sistema judicial de que el esquema paramilitar podía estar aplicándose en Argentina. Más allá de esas intuiciones u opiniones no encontré mayores datos concretos de esta estrategia salvo un recuadro en el diario Tiempo Argentino donde hablaba de un supuesto acuerdo para que Uribe fuera “asesor” de la Gendarmería Nacional, fuerza que paralelamente comenzó a ser utilizada por el gobierno para la seguridad en los barrios marginales. Recientemente también se publicaron fotos de la reunión de Uribe con los candidatos presidenciales Mauricio Macri y Sergio Massa para hablar de “seguridad y narcotráfico”. Existen grupos llamados paramilitares que contratados por empresarios sojeros se encargan de desalojar o asesinar campesinos en Santiago del Estero, pero la mayoría de la veces estas tareas represivas todavía recaen en la policía federal y provincial o grupos de tareas especiales como la Brigada de Operaciones, Rescate y Antitumulto (BORA), en Río Negro. También patotas sindicales, como por ejemplo de la UOCRA, que sirvió para reprimir manifestaciones antimineras en Famatima o contra la soja en Malvinas Argentinas. En Santa Fe, ante el avance del narcotráfico, el gobierno ha implementado un plan denominado de “Seguridad Democrática”. Pareciera que sacarse fotos con Uribe, nombrarlo asesor o titular planes de seguridad de la misma manera que él lo hizo en Colombia no implica riesgos en la imagen pública de los políticos argentinos dado el desconocimiento de su vinculación con el narcotráfico y uno de los mayores planes sistemáticos de desplazamientos, criminalización y genocidio de movimientos sociales y pueblos originarios que registre el continente. Todo como base de la acumulación por despojo y el extractivismo. 

 

Después me llegaron datos sueltos de paramilitares descubiertos por el gobiernos de Chávez en el estado de Zulia, en fotos mostradas por Evo Morales junto al embajador de Estados Unidos en Bolivia Philip Goldberg o asesorando la represión en los golpes de Honduras y Paraguay.

 

La pregunta es: ¿Es el esquema narcoparamilitar colombiano un esquema que el capital pretende aplicar en otros países?¿Cómo lo hace?¿Hay lugares de entrenamiento, estrategias trazadas, tiempos de implementación? ¿cómo es el papel de Uribe como asesor de gobiernos en “Seguridad Democrática”?¿Su aplicación es igual en otros países que en Colombia o va tomando sus formas por territorio (por dar un ejemplo la existencia de grupos paramilitares perfectamente reconocidos en el sur de Chile pero sin conexión con el narcotráfico, el uso de bandas paramilitares surgidas de organizaciones sociales en México o la sospecha de que en Argentina la implementación de los grupos paramilitares estarían más ligadas a la policía y gendarmería (más ligadas al narcotráfico y sin el desprestigio que tiene el ejército tras la última dictadura militar)?

 

Presentan:

 

Claudia Julieta Duque: Bogotá, Colombia

Héctor Hernán Mondragón Baez. Sao Paulo Brasil. (No pudo establecer conexión a Skype. Ha estado bloqueado)

 

 

Presentación-Provocación

 

Tomás Astelarra:

 

Buenos días. En primer lugar me presento. Soy economista, periodista, músico y caminante. Soy Argentino. Estuve varios años en Colombia. He realizado una investigación sobre desplazamiento, despojo y multinacionales. El año pasado hice un libro sobre eso con el Frente Darío Santillán en la Argentina. Publique varios reportajes en medios alternativos de Argentina como Hecho en Buenos Aires, Sudestada, THC, Marcha (portal del Frente Darío Santillán), Al Margen y Underground, y actualmente estoy trabajando en un libro al respecto.

 

A partir de conocer y haber sido testigo del terror en Colombia en la etapa que me tocó allí, regreso a la Argentina un poco con la idea de que esto es un fenómeno de Colombia que no se da en otros lugares. Particularmente no en la Argentina. Pero de regreso comencé a vislumbrar y a sentirme inquietado por hecho o signos de que lo que pasa en Colombia pasa en la Argentina y que progresivamente vamos en esa dirección Estos hechos e intuiciones los fui contrastando a los largo de ya casi 8 años con otros compañeros, tantos militantes locales como exiliados colombianos y también fuentes de la prensa y el poder judicial. Desde sentir la presencia de paramilitares en las calles de Buenos Aires a un recuadro en el diario Tiempo Argentino donde hablaba de la asesoría de Álvaro Uribe a la gendarmería nacional poco tiempo antes que esta fuerza inundara los barrios marginales de la ciudad.

 

El Plan Cóndor y otras iniciativas lo hacen sospechar a uno que desde Colombia lo que sucede es que se trata de un plan continental. Un plan exitoso de despojo, muerte e impunidad en Colombia para el capital transnacional, que evidentemente va a querer exportar a otras regiones Hay varias señas en Argentina. Muchos hechos que ahora se dan. Pero también en el resto del continente. Abundan los ejemplos, pero basta mencionar algunos: Paras Colombianos en Honduras, en Paraguay etc. México nos hace sospechar de un proceso parecido al de Colombia. El Narco como medio para el despojo y criminalización de la protesta.

 

Estoy trabajando un libro al respecto. La investigación de este libro pensando que sirva como provocación. Intercambiar experiencias, análisis, evidencias. No sólo el despojo sino la información. Por ejemplo que Álvaro Uribe Vélez (AUV) pueda pasearse por el mundo tranquilamente luego de toda la evidencia en su contra y de sus relaciones y vínculos es aterrador. La historia de AUV no se conoce mucho aún desde la militancia fuera de Colombia y debe conocerse. Para que no pueda ser nombrado asesor o salir impunemente en fotos de la prensa nacional hablando con los candidatos presidenciales de “seguridad y narcotráfico”.

 

Manuel Rozental:

 

Nuestra invitada es la periodista e investigadora Claudia Julieta Duque. En primer lugar, una ejemplar periodista. Cuidadosa, responsable y rigurosa en su trabajo. Su credibilidad, como lo ha demostrado con creces, aguanta todas las pruebas y desafíos, las distorsiones, las amenazas y la contra y des-información. Pero además, es una compañera, madre y amiga valiente y un ejemplo excepcional de perseverancia, consistencia y coherencia. Perseguida por el Estado colombiano al más alto nivel, teniendo en su contra la maquinaria de seguridad más tenebrosa, el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), desmantelado por el propio Presidente AUV a cuyo servicio actuó como una “empresa criminal”, Claudia Julieta resistió las amenazas contra ella y contra su hija, sufrió el abandono por parte de colegas y aún de amigos y compañeros, tuvo que salir al exilio y resistir persecuciones, maltratos y ataques que habrían destruido a la mayoría de nosotros y nosotras. Pero ella perseveró y luchó al punto de que hoy, luego de 14 años, por fin, se inicia el juicio contra quienes la amenazaron y persiguieron desde el DAS. Es un gusto y un honor tenerte acá para este intercambio que apenas empieza a tocar un tema que no hemos abordado y no reconocemos suficientemente en su magnitud, dimensión, amenaza, propósitos e impactos. Bienvenida, te escuchamos y gracias.

 

Claudia Julieta Duque

 

Más que Paramilitares: La Conspiración de la Derecha

 

Agradezco la presentación, que considero inmerecida y exagerada, pero de todos modos la agradezco mucho. Gracias a Tomás por esta iniciativa. Leí el texto que enviaste ayer o antier. Según lo que entiendo empiezo por anotar:

 

Creo que es necesario definir lo que se entiende por paramilitarismo. En la manera en que se presenta aparece como un instrumento de una intención unificadora de la derecha para unificarse y conservar el poder. Generar desprestigio, desestabilización y caída de regímenes que no son de derecha. Con ello debo aclarar que no creo que haya en América Latina regímenes puros. Por ejemplo, nos expulsaron de Bolivia, el gobierno de Evo Morales, cuando denunciamos los ataques contra los Guaraníes. Uribe nos tildaba de terroristas al tiempo, el mismo día que Evo nos tildó de aliados a la derecha. Reconozco las diferencias, pero de todos modos, no creo que hayan regímenes puros que no merezcan críticas. De modo que soy critica de estos gobiernos progresistas y de sus políticas contradictorias y anti-democráticas. De todas maneras, son gobiernos que llegaron al poder democráticamente y tienen derecho de estar allí. Un derecho que debe ser respetado y contra el que se vienen implementando estrategias de desprestigio y de terror.

 

Para clarificar es importante entender que estamos hablando de algo mucho más integral y comprehensivo que el paramilitarismo, que es apenas una de sus estrategias:

 

¿Qué es paramilitarismo? Debemos empezar por reconocer que hay una “Unión” latinoamericana para la expansión de ideas de derecha, acompañado por personas que no me atrevo a llamar paramilitares. Personas de derecha. Son personas, grupos y organizaciones reaccionarias, de ultra-derecha e intolerantes. Están por todas partes y nunca han dejado de tener presencia. 

 

En Colombia el paramilitarismo nace en 1962 por un decreto presidencial. Es decir, que surge a partir de una iniciativa de política pública abierta y legal. Solamente en 1989 son declarados ilegales. Es un proceso legal inicialmente. Luego, se establece una alianza  paramilitar-narco. Se llamaron autodefensas. Hacían el trabajo sucio que los militares no podían hacer. Luego en unión con los militares crecen exponencialmente, particularmente durante el gobierno de AUV. ¿Será lo que vemos en AL?

 

Más que un paramilitarismo de este mismo estilo, en el resto del continente, creo que hay una unión de personas con poder y dinero, para ejecutar políticas criminales al interior de nuestros países. Grupos que pertenecen al crimen organizado en su acepción más amplia. Grupos con poder económico que se organizan.

 

En su provocación para este intercambio, (ustedes) se centran en AUV y esto es lógico. por su visibilidad en Colombia y su relación con el paramilitarismo, abiertamente representativo de esta posición, y de su implementación. AUV convoca, tiene carisma y discurso. Es el más visible, pero no el más importante. Sin duda, debería estar en la cárcel, pero no tiene costo político para nadie sacarse una foto con alguien que es así, como el. En lugar de estar en la cárcel está ganando cada vez más prestigio y poder. Hoy es el máximo dirigente de un partido que gira en torno suyo y es Senador electo. Asesora a Argentina, a Honduras, a Panamá y a otros países. Lo ha hecho en Guatemala, México y Paraguay. Cada vez que Uribe hace estos viajes, convoca estos grupos reaccionarios a los que me refiero.

 

Vale la pena que vean uno de los sitios donde se presentan y articulan. Una página electrónica: http://www.rjvla.org/. Es la página del Movimiento reaccionario latino americano. Se encuentra muy bien explicado en la Red de Justicia, Verdad y Libertad para las Américas que hace exactamente todo lo contrario.

 

Logo de la Red de Conspiradores de la derecha

 

Si se abre el link al lado izquierdo hay organizaciones que adhieren y son de la ultraderecha LA. Se encuentran acompañadas por un movimiento mediático de la ultra derecha. Esta es la gran diferencia con los movimientos reaccionarios anteriores a Uribe.

 

Uribe tiene un gran poder mediático, convoca y sabe manejar la opinión pública. Pueden mirar quien es quién allí y asustarse mucho. Son muy peligrosos. Pertenecen a la más rancia derecha. Ricardo Angoso García, cuyo libro “La Paz Una Utopía” es presentado en esa página, (de España y vive en Bogotá), es casado con el hijo de un paramilitar Colombiano (gay). 

 

Ricardo Angoso con la portada de su libro en contra de la paz en Colombia

 

Promueven, entre otras acciones,  la campaña por la libertad del General Plazas Vega quien va a quedar libre luego de estar directamente involucrado en la masacre y los desaparecidos del Palacio de Justicia en Bogotá.  Este español ha escrito libros sobre la inexistencia del genocidio en Guatemala. En esa red participan militares que han estado involucrados en la masacre de ese país. Yo trabajé con la comisión de la verdad de ese país y conozco los hechos y evidencias de primera mano. Allí sucedió el peor genocidio en AL. Además, promueven campañas contra Cuba, Venezuela, Nicaragua. Tienen derecho a expresar una opinión, eso no se discutes. Pero promueven el terror a través de mentiras y engaños y allí participan militares, la “Fundación Contra el Terrorismo en Guatemala” (https://www.facebook.com/FundacionContraElTerrorismoGuatemala?fref=ts ). UNOAMÉRICA (http://unoamerica.org/unoPAG/principal.php ) que intentó tumbar a Evo Morales con fascistas y Nazis de Santa Cruz de la Sierra y otras. 

 

Este movimiento está cohesionándose cada vez más.

 

En consecuencia, más que hablar de paramilitarismo,  hay que referirse a un movimiento reaccionario que está promoviéndose desde Colombia, pero no solamente desde Colombia. Si AUV no existiera existiría esta red. Con menos poder por los contactos de AUV con la derecha mundial e Israel. Pero llevan años consolidándose para no perder el poder que tomaron con dictaduras en distintos países, algo que no necesitaron hacer en Colombia porque el voto ha sido cooptado y sometido para que se perpetúen amplia y recurrentemente en el poder. El paramilitarismo con sus especificidades y variantes, es un instrumento entre muchos de este tipo de movimientos y de sus actores, siempre al servicio de sus proyectos e intereses. 

 

Solamente para esbozar algunos hechos: Sí hay paramilitares tradicionales colombianos en América Latina. En Argentina Cristina le dio recientemente asilo a Mi Sangre (http://www.perfil.com/policia/Mi-Sangre-desde-la-carcel-Argentina-puede-terminar-como-Colombia-20140803-0066.html ), el creador del Bloque Capital (http://www.elespectador.com/noticias/judicial/fortuna-del-gestor-del-bloque-capital-articulo-566212 ). El Bloque creado por una alianza de personajes de la derecha para tomar el poder político y militar en Bogotá (http://www.verdadabierta.com/component/content/article/177-entrevista/4593-policia-nacional-armo-el-frente-capital-alias-mi-sangre/ ). Han cometido una gran cantidad de crímenes terribles y ejecutan acciones de terror (http://www.derechos.org/nizkor/colombia/doc/chiquitin1.html ). Son responsables, por ejemplo, del asesinato de Jaime Garzón (http://www.vanguardia.com/etiquetas/jaime-garzon ). El asesinato que más le ha dolido al país después del de Jorge Eliécer Gaitán. El Bloque Capital es el más sanguinario. El que más poder tuvo. Estuvieron involucrados en la persecución, amenaza, intimidación de Piedad Córdoba, Iván Cepeda, Jineth Bedoya.

 

Mi Sangre Capturado y asilado en la Argentina

 

Cristina (Fernández) lo captura y le otorga asilo. Es un problema grave de seguridad para colombianos en Argentina pero también para todos. Esta derecha está asociada con el narcotráfico que está creciendo. 

 

La unión y articulación de los reaccionarios y su movimiento y de los paramilitares es indudable.

 

Los paramilitares son estructuras criminales integrales, involucradas además en actividades que incluyen el contrabando, la piratería, la trata de mujeres. Por lo menos 22 ámbitos de negocios. No es sólo en la Argentina ni Mala Sangre es el único caso. Según se ha documentado, incluyendo los testimonios de colombianas y colombianos en estos países, hay casos también de paramilitares refugiados en Canadá y EEUU,  en calidad de asilados políticos. Hoy los exilados colombianos se los encuentran en los supermercados, en las calles, donde siguen intimidando. Estos criminales hacen sus tareas desde allá.

 

Más de 100 paramilitares fueron capturados en Venezuela en 2004, entrenándose para dar un golpe contra el gobierno de Hugo Chávez (http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/latin_america/newsid_3698000/3698989.stm ). Chávez los indultó y los regresó a Colombia por razones políticas erróneas (http://miscomentarioseinformacion.blogspot.ca/2007/08/presidente-chvez-indult-los.html ). Este fue un error grave. Hoy tenemos testimonios de ellos mismos que evidencian cómo se organiza un brazo armado de la derecha (http://www.verdadabierta.com/component/content/article/83-juicios/4151-la-novela-de-hugo-chavez-y-los-paramilitares ).

 

Otro ejemplo es el del 2008 en Bolivia. Lo mismo que en Venezuela, se hacía en Santa Cruz de la Sierra y eran paras colombianos organizando un golpe de estado. Hay muchos más ejemplos en diversos países y contexto. 

 

Uribe y algunos de sus aliados políticos vinculados al paramilitarismo en Colombia solamente

 

A estos hechos podemos Sumar el mal llamado “proceso de paz” y desmovilización entre el gobierno de AUV y los  paramilitares en Colombia. Una falsa desmovilización. Un falso desarme. Ha llevado a que muchos de ellos terminaran asesorando gobiernos como Filipinas, Irak, Afganistán y otros, a la vez que tienen presencia y actúan por todo el medio oriente.

 

Colombia exporta asesinos al mundo entero. No solamente paramilitares sino también militares. 

 

El modelo de control a defensores de DDHH con intimidación y terror se exporta. En Colombia se estableció un mecanismo de protección a defensores de derechos humanos de manera que esta misma estructura se encargó del control, intimidación y sometimiento de las y los defensores a su cargo. Este modelo lo exporta Colombia.

 

Héctor Mondragón

 

El Modelo de Muerte de Colombia: A donde llegamos.

 

Estamos frente a una ofensiva global del capital transnacional. La capitulación del gobierno de Grecia frente al chantaje de la troika tiene consecuencias internacionales enormes, que comienzan con la desmoralización de los pueblos de España y de Europa. La aviación turca, con el beneplácito del gobierno de Estados Unidos, bombardea a los resistentes kurdos que habían logrado recuperar ciudades ya demolidas por el Ejército Islámico. Continúa el genocidio de los palestinos, mientras en Israel los fanáticos hacen de las suyas. Yemen es pulverizado por una santa alianza aérea comandada formalmente por Arabia Saudita y autorizada por Washington. Las masacres diarias en México avanzan en la destrucción del tejido social y el abandono de todo aprecio por el derecho a la vida, hasta imponer la destrucción de los derechos más elementales.

 

Es teniendo en cuenta ese contexto que podemos entender lo que significa en este momento el abismo colombiano.

 

La especificidad de la estructura violenta de Colombia tiene su raíz en la pervivencia del poder del gamonalismo, que articula su poder local basado en la gran propiedad latifundista con el poder nacional, de forma que actúa como agencia de la empresa colonial del capital transnacional y del capital financiero. La derrota de la revolución de los artesanos en 1854; la victoria conservadora en la guerra de los mil días; el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán en 1948 y toda la violencia 1946-1957 impusieron una estructura política y una base social diferente a la de países donde los procesos políticos determinaron reformas que ampliaron la posibilidad de participación de nuevos sectores sociales.

 

Centro de Bogotá. 9 de abril de 1948 tras el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán. Pretexto para extender la violencia genocida

 

La oligarquía colombiana sin desprenderse  ni un gramo de su ilimitado poder local, logró saltar a la arena del capital financiero como cola del león colonialista.

 

La enorme contribución internacional de la élite colombiana ha sido la de consolidar un sistema de democracia representativa íntimamente ligado con un régimen de terror que extermina el liderazgo social, restringe la oposición política y despoja de sus tierras desterritorializa a la población rural. Es un régimen patentado que puede ahora extender franquicias a México, Guatemala, Honduras, Turquía o cualquier otro país donde el imperio lo requiera.

 

Los primeros 16 años de esta “democracia más antigua de América Latina” se desarrollaron como “Frente Nacional”, un engendro según el cual solamente los partidos conservador y liberal podían ser elegidos, en proporciones exactas de 50% para las corporaciones legislativas, administrativas y judiciales y en turnos de 4 o 2 años para la presidencia, gobernaciones y alcaldías. A partir de 1974 fue permitido el pluripartidismo electoral, pero el país se mantuvo bajo “estado de sitio” hasta 1991, lo cual permitió restringir las libertades civiles a la vez que comenzaba el exterminio físico de la oposición política y social. Tres de los 4 candidatos presidenciales de 1986 y 1990 fueron asesinados. 3000 líderes sindicales han sido asesinados desde 1986 y 5 millones de personas desplazadas por la violencia, más del 10  por ciento de la población del país.

 

El conflicto armado ha servido para potenciar el aparato de muerte, despojo y represión. Los grupos paramilitares fueron creados por decreto de estado de sitio en 1965, convertido en ley en 1968, que solamente fue declarada inconstitucional 21 años después, tras lo cual la estructura paramilitar continuó funcionando y fortaleciéndose, con el mismo patrocinio de terratenientes y empresas multinacionales que había sido multiplicado cuando eran legales y con el creciente aporte de los narcotraficantes que también ya era generoso desde antes.

 

El narcotráfico y la guerra contra las drogas fueron y han sido usados sistemáticamente para acostumbrar a la sociedad a los asesinatos y masacres y anestesiarla para que dejara de sentir pasión por el derecho a la vida y se explicara todo lo que acontecía como un problema de bandas criminales ligadas al narcotráfico, olvidando toda conexión con sus derechos fundamentales.

 

Como sucede en casi todo el mundo la movilización de las masas que resisten ha sido notable, pero incapaz de construir una estrategia que evite el despojo de los derechos laborales y las tierras,  mientras sigue el exterminio de los líderes sociales y el debilitamiento estructural de los movimientos sociales. Así, el poder económico y político ha usado no sólo el garrote exterminador sino la zanahoria de cooptación de quienes logran resistir y de sus líderes, debido a que no hay estrategia ni un proyecto articulado para enfrentar el poder omnipotente, mientras que los medios de comunicación se encargan de fabricar las ideas  del pueblo y someter cotidianamente sus propósitos.

 

Aprovechando la equivocada estrategia y línea política de las guerrillas y su desastrosa práctica, la ultraderecha se ha fortalecido, de modo que llevó a los peores extremos el régimen de terror de la democracia restringida colombiana, de manera que es adecuado designar al régimen político colombiano como democracia genocida, nombre que le ha dado el sacerdote Javier Giraldo.

 

Los gobiernos de Alvaro Uribe Vélez son el resultado del auge de las masacres y desplazamiento forzados realizados mayoritariamente por los paramilitares durante el gobierno nacional de Andrés Pastrana y la gobernación de Antioquia del mismo Uribe. Durante el gobierno de Uribe su jefe de seguridad fue un general de la policía que hacia parte del narcoparamilitarismo y la dirección y subdirección del Departamento Administrativo de Seguridad DAS fueron entregadas a dos paramilitares que convirtieron esa policía política en una verdadera Gestapo que ordenaba asesinatos, daba información a los paramilitares para que asesinaran y espiaba minuto a minuto a líderes sociales, opositores políticos, periodistas, jueces y magistrados para amenazarlos, matarlos o intentar desprestigiarlos con versiones de prensa amañadas o incluso para amenazar a sus hijos o hermanas y hasta para lanzar bombas incendiarias a un colegio de las hermanas de Gustavo Petro. Más de 100 indígenas por año fueron asesinados durante los gobiernos de Uribe. El DAS llegó a tener un “manual para amenazar niños”.

 

El hecho de que por lo 3 mil personas ajenas a los propios conflictos hubieran sido asesinadas para corar mil quinientos dólares por cada uno sus cuerpos como si fueran guerrilleros muertos en combate, muestra el grado de terror y desprecio por el derecho a la vida a que este régimen ha llegado. Los llamados falsos positivos llevaron a la muerte a simples jóvenes que buscaban empleo, a indigentes o a enfermos mentales que eran llevados con engaños o a la fuerza a ser asesinados para que un militar cobrara una recompensa.

 

Hoy tenemos el panorama del despojo: 6 millones de hectáreas robadas a la población rural; el derecho laboral destruido; Ecopetrol ya no tiene derecho al 50% de todo yacimiento petrolero, no tiene derecho a nada; la locomotora minera sobre el territorio nacional; las plantaciones para agrocombustibles con derecho a todo.

 

La agudización del conflicto armado sólo contribuyó a agudizar las causas que desataron el conflicto, como pasó por ejemplo con el crecimiento de la concentración de la propiedad de la tierra; la dependencia de la exportación de bienes primarios y de las regalías; el fortalecimiento del control electoral por los gamonales; o la extensión de fenómenos como la parapolítica.

 

Si fuera cierto que solamente solucionando las causas del conflicto armado puede lograrse un armisticio entre las guerrillas y el gobierno, entonces el país estaría condenado al círculo vicioso de una guerra perpetua.

 

La continuidad del conflicto armado va a evitar que el movimiento social pueda reconstruirse y ser una alternativa. La realización periódica de elecciones seguirá ocultando la coacción cotidiana en las comunas, en los barrios populares, en los poblados y especialmente en los campos. El fin del conflicto armado entre guerrilla y gobierno eliminará el pretexto para que diferentes grupos armados sigan ejerciendo un control territorial sobre la población y las rentas locales.

 

Un armisticio es posible, pues la dinámica actual del conflicto evidencia un desgaste de ambos actores. Un armisticio con puntos concretos significará la oportunidad para que el pueblo colombiano pueda luchar por los cambios políticos y económicos, que permitan salir de la hegemonía de los gamonales y la destrucción de la madre tierra.

 

El modelo de muerte de Colombia ya ha sido exportado y se seguirá exportando para aplastar a los pueblos. El fracaso de las negociaciones de paz en Colombia solamente sería un elemento más para sumar a la violenta ofensiva contra los pueblos. Un armisticio no será una garantía y podría incluso ser usado para continuar el esquema de muerte. Pero si ocurre el armisticio, será una brecha por la cual los movimientos sociales, las masas de trabajadores, campesinos, indígenas y afros podrán luchar por comenzar a cambiar las cosas y desmontar el modelo de muerte en su raíz.

 

Intercambio y debate

 

Tomás Astelarra.

 

Muy clara la definición inicial que propones y las aclaraciones, muy pertinentes. El aparato y el terror militar-paramilitar es una herramienta de un proyecto mucho más integral. Detrás está una conspiración de la derecha. La escalada de esta ultra derecha tiene que ver con acceder a recursos extractivos. En Colombia, en términos extractivos tenía que ver, según me consta, con la gran cantidad de recursos que existen en ese país. El éxito de este modelo para acceder a estos recursos hace que se exporte.

 

Creo que es importante además explicar un plano más abajo, más cercanos y cotidiano. Preguntarnos y responder, por ejemplo, ¿Por qué como sociedad aceptamos estos modelos? Tendrá que ver seguramente con el consumo. El consumo genera un masivo desinterés de la gente por hechos y amenazas vitales. En otras palabras, esta conspiración y su escalada responden a un componente económico fundamental. Más que concentrarnos en la pata paramilitar, nos desafía a concentrarnos en el modelo reaccionario. A partir de allí se entiende su sentido estratégico y sus beneficiarios. En el caso colombiano, por ejemplo, la guerrilla da el pretexto de que se sirven para implementar la estrategia conspirativa y el terror.

 

Hay especificidades y particularidades en la implementación estratégica de este proyecto conspirativo: Por ejemplo,  los Paras en Argentina tienen que ver más con la policía. Se trata de una Derecha organizada y actuando, con muchos recursos.

 

 

Manuel Rozental.

 

Agradezco la presentación y provocación de Claudia Julieta y quisiera resaltar lo que siento que es fundamental en lo que nos dice: entendemos el paramilitarismo de manera aislada y nos concentramos en consecuencia a estudiarlo y analizarlo como estrategia. En otras palabras, nos concentramos en un brazo, en un instrumento de la máquina y de la conspiración contra los pueblos y eso nos confunde en relación con nuestra capacidad y posibilidad de reconocer y entender todo lo que esta involucrado, lo que estas articulaciones implican y persiguen y el proyecto de la derecha. Este proyecto existe y es global. Orquesta sus recursos enormes y su establecida capacidad de aprender de lo que hace en un sitio, de lo que viene haciendo en todas partes desde hace años, y luego es capaz de aplicarlo en otros sitios de manera flexible de acuerdo con especificidades. Es una maquinaria sistemática, articulada, doctrinaria, con recursos, que acumula experiencia a base de ensayo y error (o mejor, ensayo y terror). La relación por ejemplo entre Colombia y México es evidente, como lo fue la de Colombia con Guatemala, etc. El General Naranjo, como un ejemplo entre muchos,  se lleva -con sus especificidades- a México el proyecto de la derecha y la experiencia de Colombia y los aplica como estratega en coordinación con contrapartes mexicanas a su vez articuladas a esta estructura conspirativa: de manera que es necesario ver la totalidad  la estrategia gigantesca que hay que reconocer. Saber que existe y estudiarla, sin dejarnos confundir por alguno de sus instrumentos. Seguirle la pista a los tentáculos y sus crímenes para llegar a las cabezas y a la hidra.

 

En Guatemala se aplicó de manera abierta y aterradora este proyecto de terror de la derecha y lo aprendido allí, sin duda se lleva a otros sitos.  Nombrar, reconocer, ver y asumir el desafío de cómo entender esto para que desde la perspectiva del tejido de los pueblos podamos enfrentar este desafío. Debemos reconocer lo poco que entendemos de estos aparatos. Tenemos más miedo de usar el término fascistas o conspiración, que al fascismo y a la conspiración en curso, que nos negamos a ver con una censura introyectada que les permite irnos amenazando y eliminando. La conspiración existe. Hay que (re)conocerla.

 

Tomás Astelarra.

 

Les comento sobre el libro que estoy escribiendo. Su objetivo es relacionar el terror con el consumo desde el caso Colombia. En Argentina, luego de Colombia, avanza lo que podemos llamar una estrategia de derecha paramilitar. Si digo que es lo mismo, a los propios compañeros y compañeras, me dicen que no, que estoy loco. De allí la valoración que tengo, que hago de los movimientos sociales, de gente como Claudia Julieta que enfrentó esto con riesgo a su vida. Aprender de estos movimientos, de esta gente, de esta experiencia que es y debe ser nuestra y no seguirnos negando a hacerlo. Si hubiera un esquema de represión y terror tan fuerte como el de Colombia en la Argentina o en otros lugares ¿qué nos pasaría? Hacer consciencia de esto para defendernos.

 

Claudia Julieta. 

 

Estamos refiriéndonos a un instrumento articulado, transnacional, no solamente en AL sino en el mundo. Medio Oriente, Siria, Ucrania, etc. Por ejemplo, Al-Qaeda está en Ucrania, Colombia en Afganistán, en fin, un largo etc. Que no existe la menor duda, aunque lo nieguen o nos neguemos a creerle a los hechos y evidencias: Hay una globalización de la maquinaria reaccionaria. No se trata de una teoría conspirativa de algunos, sino de una conspiración en curso y permanente.

 

Claro que el problema de fondo, el tema de fondo, el interés de fondo es económico, unido al tema político. 

 

Fosas comunes en Guatemala. Exhumaciones.

 

Frente al tema de la represión, la conspiración y la resistencia y lo que acá se ha dicho, creo que el mayor ejemplo de una sociedad civil fuerte es Guatemala. Un millón en el exilio, un millón desplazados, de un país de 10 millones de habitantes. 250 mil asesinados. ¿Quién es el Presidente actual? ¿Cuál es el gobierno de Guatemala hoy? Un gobierno militar, de Otto Pérez Molina, un represor reconocido de la época del genocidio en el poder, de una parte, y una incansable y valiente resistencia popular enfrentando esta maquinaria. En Guatemala se sigue reprimiendo, encarcelando y luego de 16 años de la firma de la paz, sigue la estrategia de terror y persecución con todos los recursos y todo el poder. Sin embargo, desde abril, todos los sábados salen a la calle miles, a exigir la renuncia de Pérez Molina. Han conseguido en este contexto adverso, las renuncias de altos funcionarios muy poderosos. Se creó una Comisión que persiste en contravía del régimen y se han capturado 50 personas vinculadas al narco, al terror y al crimen organizado desde la guerra. Hay movimientos admirables en Colombia. Para mí, el del Cauca indígena es el mejor ejemplo. Pero Guatemala es un ejemplo increíble de cómo resiste y despierta una sociedad a pesar de tanta represión. Nosotros en Colombia, todavía no, si nos comparamos con el valor de los pueblos en Guatemala. 

 

 

Desde Alemania Nazi se estudia cómo reacciona la gente ante el autoritarismo. El resultado recurrente es que el 70% de la población manifiesta indiferencia frente a estas realidades. Sin esta indiferencia, les sería imposible implementar sus proyectos de terror para beneficio de unos pocos. En este sentido, hay que  mirar más a Guatemala y aprender desde allí. 

 

Manuel Rozental:

 

Ellos si aprenden de lo que han hecho en Guatemala y de lo que han generado. Un ejemplo pertinente y actual es el proceso de paz. Todo indica que el modelo que sigue el régimen es, precisamente, el de la paz de Guatemala.  Ignorar el proceso de paz de Guatemala es hacer lo contrario de lo que hace el régimen, que se sirve de esta lección y sus resultados. A la luz de lo sucedido en Guatemala, en Colombia el modelo de paz se está configurando de manera que no se desmantela la estructura de poder y control, sino que se profundizan para obtener beneficios y acceso a riquezas y recursos a los que no accedieron con la guerra. Al respecto la paz del régimen, según la percibió el Pueblo Ixil en su momento y con una sabiduría contundente, es la prolongación de la  guerra por otros medios para la dominación, el despojo y la acumulación. En otras palabras, esa paz es, ha sido, la utilización de otros recursos de despojo, de manera que se sigue haciendo la guerra contra pueblos, por riquezas y territorios. A esto, reconocido por detrás de las máscaras de la retórica y de los rituales de propaganda, a este engaño, los pueblos indígenas han estado resistiendo en la guerra abierta y en la paz que impone esa guerra permanente.

 

La ultraderecha, de múltiples maneras, consigue operar su maquinaria en todo el mundo, sobre la base de experiencias acumuladas y modelos flexibles, para que el terror se despliegue siempre, según se requiera (es un asunto de magnitud y extensión) para garantizar el despojo, la sumisión, la explotación y mantener el poder y control respecto del que muchos no caemos en cuenta por muchas razones. Una de ellas,  porque nos preocupa ser tildados como exagerados por los mismos agresores y por nuestros interlocutores más cercanos y minimizamos nuestra perspectiva asumiendo que, a menos que lo podamos demostrar (como si no se pudiera) esta estrategia de terror no es tan global ni tan total.  Nosotras y nosotros le quitamos el filo a la guerra de terror y no atendemos la resistencia que requerimos en consecuencia. Si uno se niega a reconocer la agresión, no puede organizarse para resistirla. Este es el éxito mayor del proyecto totalitario que avanza y se coordina a la conspiración de las derechas.  Nunca como hoy ante esta conspiración global que salta a la vista ha sido tan indispensable y urgente organizar nuestra resistencia, y nunca tan invisible y rechazada y postergada desde nosotros mismos esta necesidad que nos reclama toda nuestra creatividad y compromiso. 

 

Rafael Sandoval. 

 

No hay disposición a reconocer la estrategia de terror en todas sus dimensiones. Claudia Julieta dice con razón que la comprensión de esta estrategia es importante; fundamental.

 

Otra cosa. Buscamos tener una teoría para entender las cosas. La necesitamos tal vez pero no siempre, lo que mas necesitamos es saber pensar, reconocer nuestra reflexión critica sobre lo que queremos pensar. En ese sentido, ¿Cómo nombramos estas cosas para poder reconocerlas y enfrentarlas? Proyecto reaccionario, paramilitares, etc.? En los 70 decíamos contrainsurgente, paramilitar. En otras palabras, fragmentamos y segmentamos como discontinuo, un proyecto único. Tal vez podamos contribuir a esclarecer las cosas si las nombramos apropiadamente para desfragmentar y entender la continuidad e integralidad de este proyecto. Si por ejemplo, de lo que acá resulte, denominemos esta maquinaria con un nombre que lo describa y lo recoja, incluyendo, por ejemplo, que tenga y tiene especificidad en cada país ¿Cómo nombramos esto de lo que estamos hablando?

 

Rubén Martín.

 

Existe esa maquinaria de terror para el despojo. Tal vez ayude hacer estos aportes: 

 

En México no hay paramilitarismo como en Colombia o Guatemala. Los hechos de Ayotzinapa ocurrieron bajo un gobierno del PRD. Supuestamente de izquierda. Esta estrategia de terror para el despojo y acumulación está siendo implementada por todos los partidos, de todas las tendencias. 

 

En México sucede algo muy parecido a Colombia. Los carteles operan con el estado. La fuga del Chapo Guzmán no pudo suceder sin la complicidad y complacencia del Estado. La implementación de esta estrategia necesita de mucha violencia. En México también. Algunos datos hablan por sí mismos: En EEUU hay entre 12 y 15 millones de mexicanos expulsados por terror y hambre. Hay 1 millón de desplazados internos en México. 200 mil por terror. 230-240 mil muertos y 40 mil desaparecidos en la cifra oficial que puede ser 4 veces mayor o aún más alta.

 

Hay una vertiente para explicar la violencia y sus orígenes que debemos tener en cuenta. La violencia terrible de descabezados, pozoleados, y otras atrocidades, en algunos casos viene de entrenamiento de contrainsurgencia. Por ejemplo, El Cartel del Golfo: En sus orígenes fueron entrenados por el ejército guatemalteco y por la Escuela de las Américas.

 

Pozolear, es el nombre que se le da a una técnica para disolver y desaparecer cadáveres. Una técnica y estrategia incluidas en el entrenamiento contrainsurgente.  Un empleado de una célula del narco en Tijuana, se conoce como El Pozolero. Deshizo más de 300 cuerpos. Contrataron a Israelíes quienes los entrenaron en estas técnicas. Este y otros muchos datos documentan el carácter transnacional de esta maquinaria.  

 

 

El Pozolero

 

En México se intentó una reestructuración en el curso de la implementación de estas iniciativas. Las Autodefensas de Michoacán surgen como un intento de ¡Ya Basta! frente al crimen organizado. Como recordarán, fue aprovechado el procesos de las autodefensas de base comunitaria por el ejército mexicano para cooptarlas y controlar la violencia en Michoacán.

 

Hay naturalmente casos referentes de autodefensa legítima y colectiva. Por ejemplo, Santa María Ostula. Se han organizado para protegerse del crimen organizado: armados. Tanto antes como en el ataque reciente en el que muere un niño por disparos del ejército, siempre han denunciado que actúan con el ejército, la marina, autoridades nacionales y federales. 

 

En otras palabras, la evidencia habla por sí misma: Esta hidra tiene cabezas en fuerzas del estado, en el narco y en el crimen organizado, que se articulan.

 

El crimen organizado trabaja para el despojo y la acumulación. Se articulan así con Empresas transnacionales. 

 

Vilma Almendra

 

Tomando en cuenta lo dicho, como sucede desde Colombia, es claro que en todos lados se despliega esta conspiración para beneficio del terror. Así, los escuadrones de la muerte y los paramilitares se encargan del despojo en territorios donde hay pueblos que tienen sus tierras conservadas y en donde hay resistencia. Ahí también actúan estos grupos para servicio del capital.

 

Por la amenaza que sienten desde el sistema, el régimen alerta a los estados y así el capital echa a andar las diferentes formas de la estrategia de terror y guerra. Ahora por ejemplo, nos hablan de la Paz y el Posconflicto como la solución a la guerra y a todos los problemas de los pueblos, pero según lo que se propone y lo que hay detrás de todo esto, no es nada más y nada menos que la “paz” y el “posconflicto” del régimen.  Nos ponen a hablar de un  “plan territorial de paz”  a nombre de nuestros pueblos, pero el propósito real es seguir manteniendo el control de los territorios y seguir acaparando los recursos, porque con extractivismos y tratados de libre comercio, hemos dicho que no puede haber paz. Entonces esa supuesta paz que nos imponen desde arriba, hace parte de la misma maquinaria de terror por otras vías. Así el capital con sus trasnacionales, tiene agentes encargados de aplicar lo necesario para mantener reprimidos  a los pueblos.

 

Maria Angélica Giraldo Ardila. 

 

Soy estudiante de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá. Hago parte del colectivo Desde Abajo. Quiero referirme a unos hechos recientes en la universidad. En abril de 2015, en el marco del paro de trabajadores y en relación con el apoyo de estudiantes. En mayo llegan correos amenazando a estudiantes. Amenazan a estudiantes de agronomía y sociología. Viene de las “Águilas Negras”. Los abogados de DDHH dicen que las “Águilas Negras” no existen como paramilitares sino como colectivos de amenazas e intimidación con organismos del estado y fuerzas militares. En este caso actúan con ese nombre, cuando en realidad son fuerzas militares que se sirven de esta imagen para amenazar estudiantes.

 

Una de las cartas de amenaza de las Aguilas Negras

 

Se ha reaccionado desde profesores y estudiantes amenazados y se ha brindado apoyo a los estudiantes amenazados. Han perseguido sistemáticamente, por ejemplo, a una persona. Resalto este carácter de vigilancia individual y colectiva.  Lo que acá se llama BACRIM (Bandas Criminales) en Colombia. Es la misma lógica de represión con otra estructura. Los paramilitares son redes más que frentes como lo fueran los paramilitares en los 90 y comienzos del 2000. 

 

No podemos usar espacios en la Universidad porque en la amenaza se comentan los movimientos detallados del movimiento estudiantil en los últimos 6 meses. Miguel Ángel Beltrán, el profesor ilegalmente capturado y extraditado de México, ha sido perseguido y expulsado de la Universidad. Siguen una muy sistemática estrategia de persecución. Los servicios de vigilancia y Seguridad privada de la universidad contrata paramilitares reinsertados. Se configura un escenario de persecución permanente.

 

Claudia Julieta Duque. 

 

En relación con lo que comenta Rafael. La Protección es otra cara de este sistema. En Colombia, existe un sistema estatal de protección a defensores de DDHH. Antes en el DAS, estuvieron directamente involucrados en el espionaje a defensores que se suponía protegían. Hoy incluye a personas que están procesadas en casos como el de Aida Abella (dirigente de la Unión Patriótica y Consejal por este partido sometido a un genocidio. Aida fue atacada con morteros mientras era Consejal y sobrevivió de milagro). Un escolta de la Unidad Nacional de Protección que ya está procesado por amenazas, ha hecho parte de Los Rastrojos y hace parte de la que hoy se llama Unidad Nacional de Protección. La UNP incluye personas complejas involucradas en amenazas, pero además hacen parte de la maquinaria de control  por la vía de la vigilancia y la marcación constante a quienes protegen. Uno trabaja como periodista y anda en un carro blindado con dos escoltas: no hay libertad de expresión. Ahora, acabaron el DAS y el espionaje desde estas estructuras, lo que complica estudiar y denunciar hechos como el que menciono, precisamente porque ya no existen las estructuras.

 

Este es el sistema de control que, con el eufemismo de la protección se está exportando. Un sistema que ha fracasado como protección, es exitoso como parte de la estrategia de control y se exporta como ejemplo de lo que no hizo.

 

Las empresas de seguridad y vigilancia. Del 2005 al 2008 las empresas de vigilancia fueron tomadas por el paramilitarismo. Muchas de estas vienen del paramilitarismo y vigilan centros comerciales, oficinas del estado, sitios públicos, pero en realidad es paramilitarismo recompuesto.

 

Rafael Sandoval.

 

Gracias Claudia Julieta. 

 

Es que en México hay un sistema de cientos de empresas de protección a empresas y  que tienen la misma cantidad de policías privadas que las que tienen las policías oficiales de los municipios, estados y gobierno. Es decir, cerca de 500 mil policías privados que manejan estas empresas y están dirigidas y son dueños ex militares y ex funcionarios del Estado. 

 

René Olvera Salinas.

 

Quiero comentar sobre la Invisibilización del modelo paramilitar:

 

 

Norte de Chiapas. Desde 1994 se crean paras por decreto: Hay que tener en cuenta algunos asuntos que allí se pueden observar a partir de la creación de los paramilitares:

 

1. Una división del trabajo que cambia bajo el modelo de paramilitarización y crea nuevas fuentes de trabajo. Venden el que todo el mundo gana en lo local. De esta manera no solamente reclutan, sino que se legitiman y ganan el respaldo de la población como una fuente de trabajo. Es importante estudiar cómo se vende e implementa en lo local este tipo de estructuras y cómo reclutan a la gente.

2. Todo el mundo gana porque se articula con propaganda que deshumaniza a la gente. Se bombardea a través de medios para demostrar que opositores y críticos no son gente y pueden ser eliminados.

 

3. Con lo que hemos escuchado: Podemos hablar de ampliar la concepción de paras no sólo como instrumento para el modelo de despojo sino como parte de este modelo. No solamente la dimensión de terror sino mapas, información, exploración. ¿Cual es la participación de los gobiernos desde lo local hacia arriba hasta los ámbitos federales, ONGs consultorías, universidades, asociaciones civiles? ¿son paramilitares todos los que hacen parte de esta articulación y sirven a los mismos propósitos por esta articulación o no? 

 

A veces señalar como para los aísla de todo el modelo del que hacen parte y encubre a muchos que lo son por no caber dentro de definiciones estrechas y aislantes. 

 

Tomás Astelarra. 

 

Tengo la sensación de que esta charla da para ampliar muchos temas

 

Por ejemplo, en relación con lo que dice María Angélica. En la Red de Solidaridad con Colombia (de la Argentina) comparamos lo que pasa en Colombia con el gobierno Macri (Buenos Aires) y Guliani (Nueva York). Macri llegó con el pretexto del desorden y en lo urbano inició de inmediato la represión y criminalización. Creó una nueva policía con Fino Palacios a la cabeza, quien sabe de escucha y seguridad. La USEP, una patota represora. Es decir que estas estrategias de terror se implementan no solamente en lo rural. En lo urbano, como decía Vilma, hay una fuerte criminalización de otras propuestas. El gobierno de Macri crea una pantalla escalofriante fascista. Crea una realidad que no es, pero con apariencia de ecológico, naturista etc., procede a un ataque a movimientos urbanos, respaldado y legitimado por esa apariencia y esas actividades naturistas, ecologistas y de orden y limpieza. Muchas gracias Claudia Julieta!

 

 

Claudia Julieta.

 

Gracias por la apertura, el espacio, el interés y por defender y responder a la necesidad de seguir debatiendo. Cuenten conmigo, pero debo advertir claro, que tengo problemas de tiempo. Hoy se cumplen 14 años de mi secuestro. Estamos en el juicio y me consume más del 50% del tiempo. Yo he retrasado el debate. Intentemos reunirnos nuevamente. Me gusta que haya espacios como este en el que se rescata hablar y pensar en colectivo.

 

Tomas Astelarra. 

 

Gracias a todos la seguimos!

 

Leonie  Pokutta

 

Gracias compañeros desde Alemania!

 

Presentes:

 

Tomás Astelarra, Córdoba, Argentina

Malely Linares, Colombia, desde México

Alejandro Guerrero, Colombia, desde México

Constanza Cuetia, Pueblo Nasa, Tejido de Comunicación, Colombia

Colectivo Social Ruptura, Guadalajara, México

René Olvera, Querétaro, México

Alonso Gutiérrez, México D.F., México

Vilma Almendra, Cauca, Colombia

Manuel Rozental, Cauca, Colombia

Jorge Alonso, Guadalajara, México

Leonie Pokutta, Alemania, desde España

Tancredi Tarantino, Roma, Italia

Aldo Zanchetta, Italia

Hugo Blanco Galdos, Cuernavaca, México

Maria Angélica Giraldo Ardila, Bogotá, Colombia

Daniela Mujica Morales, Valparaíso, Chile

 

Nota Aclaratoria

Los audios fueron grabados y editados por Constanza Cuetia del Tejido de Comunicación del Pueblo Nasa. La transcripción de estas notas fue hecha por Emmanuel Rozental -con alguna ayuda de Rafael Sandova, René Olvera y de Tomás Astelarra, a partir de ir transcribiendo en vivo las conversaciones. En consecuencia, no se trata de una transcripción literal sino de una transcripción de los planteamientos e ideas fundamentales. Al revisar y editar la transcripción se busca fortalecer lo expresado en la perspectiva de que sea un instrumento más útil para su difusión, lectura y debate en otros ámbitos. Se comparte antes de publicarlas con quienes participaron para hacer correcciones de fondo. Una vez hecho esto, mientras más se disemine y más se discuta, mejor. No tienen dueño, son de los Pueblos en Camino de tejer autonomías y resistencias. Una grabación en vivo del encuentro está disponible también en www.pueblosencamino.org.-

 

 

2 comentarios sobre “La conspiración de la derecha y la resistencia pendiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.