Iván Cepeda nos representa: carta abierta

 

IVÁN CEPEDA CASTRO NOS REPRESENTA
EL ATENTADO JURÍDICO EN SU CONTRA
ES CONTRA UNA COLOMBIA-OTRA EN PAZ CON JUSTICIA
 
A Iván Cepeda Castro lo quiere eliminar el régimen por defender a las víctimas y exigir que se investigue y se juzgue en derecho a los victimarios. Iván Cepeda cree, defiende y reclama una institucionalidad justa que ejerza justicia a través de procedimientos impecables, estrictos y transparentes, un requisito indispensable para la paz; una Colombia otra. A pesar de que su vida y la de quienes lo han rodeado, está signada por el abuso institucional criminal y la distorsión sistemática de la justicia transformada en instrumento de despojo y persecución, Iván Cepeda, como pocos, ha creído en la fuerza de la verdad jurídica para transformar de manera paciente y firme una maquinaria de terror y despojo, en una institucionalidad para la inclusión, la democracia y la justicia. A las amenazas de muerte de que viene siendo objeto desde hace muchos años, nutridas por señalamientos públicos difamatorios cuya intención es fabricar un Iván Cepeda sectario, intransigente y peligroso, incompatible con la persona real y contrario a su trabajo y personalidad, se suma ahora un atentado procesal cuyo propósito es eliminarlo jurídica y políticamente.

 
Cecilia Orozco Tascón sintetizó en una columna reciente el procedimiento persecutorio que puede esbozarse así: En cumplimiento de su deber como Representante a la Cámara, Iván Cepeda ha presentado recurrentemente y sujetándose de manera estricta y rigurosa al debido proceso institucional, evidencias y testimonios ante la Fiscalía General de la Nación, material que esta entidad aceptó.  Por recabar y presentar esta evidencia, como diputado en ejercicio de su función de Control Político, la Corte Suprema de Justicia lo denuncia y luego, la Procuraduría General de la Nación, en cabeza del Procurador Alejandro Ordóñez, interpuso una absurda e insustentable demanda por supuesta extralimitación de funciones con fines personales y fraude procesal en mayo de 2013. Ahora, el ente disciplinario inicia una Investigación en su contra, obviando abiertamente la etapa de indagación preliminar a que tiene derecho.
 
La contundente evidencia presentada por Iván Cepeda es de amplio conocimiento público e incluye testimonios, documentos, fotografías y videos que presentan (entre otras cosas), la relación de Álvaro Uribe Vélez y su hermano Santiago con grupos paramilitares y actividades criminales. La Corte Suprema y la Procuraduría son eficientes y expeditas en los procedimientos que llevan a perseguir a quien denuncia crímenes atroces, mientras que los procesos a los que dan lugar las pruebas presentadas por Iván, no se han iniciado. Se trata entonces, de procedimientos desde el más alto nivel para encubrir victimarios y castigar a las víctimas y a Iván Cepeda por proceder en derecho en su nombre.
 
Lo señalado hasta acá basta para que nos pronunciemos de manera abierta y franca en respaldo de Iván, de su trabajo serio y consecuente, de las víctimas a quienes representa y de su defensa civil e institucional de la verdad y de la justicia. Estas amenazas y atentados en su contra lo son en contra nuestra, en contra de Colombia. Al respaldar a Iván Cepeda exigimos instituciones que respondan y respeten nuestros derechos colectivos. Denunciar crímenes de Estado y de lesa humanidad, no es un acto criminal ni merece un atentado jurídico enmascarado de proceso legal o disciplinario. Por el contrario, debe juzgarse a la luz de las pruebas recabadas a quienes se han servido del Estado al más alto nivel, para cometer crímenes atroces, al igual que a quienes, conociendo estas denuncias, como el Procurador Alejandro Ordóñez, pervierten el propósito y funciones de las instituciones que encabezan, para perseguir y castigar a quien exige justicia por la vía civil e institucional.
 
Si por denunciar un crimen pretenden condenar a la muerte jurídica y política a Iván Cepeda, ¿qué posibilidad queda de transformar legal y civilmente el Estado colombiano según sus propias reglas para alcanzar la paz, la justicia y la democracia?
 
Difícil es encontrar otra persona en la vida política actual de Colombia que represente como Iván Cepeda lo hace en palabra y acción, la independencia de criterio y pensamiento, la coherencia, la claridad ética en sus decisiones y la prudencia y serenidad de sus argumentos y debates. Imposible resulta siquiera señalar que Iván Cepeda actúa por fines personales y menos aún, en su quehacer en defensa de las víctimas de crímenes de Estado y en su función de Control Político. Aún la investigación, proceso y sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos por el asesinato de su padre, Manuel Cepeda Vargas, lejos de un asunto personal y familiar, obligó al Estado Colombiano, a través de Germán Vargas Lleras, Ministro de Estado, el 9 de agosto de 2011, a reconocer y a pedir perdón por este crimen. Por primera vez en la historia de Colombia, ante plenaria del Congreso de la República y en contravía de la arrogancia y el autoritarismo establecidos, a regañadientes, tuvieron que pedir perdón y cumplir a medias con esta sentencia histórica, sentando así un precedente para que todas las víctimas de estos delitos atroces invisibilizados y negados, puedan exigir y un día conseguir que quienes desde el poder han sido victimarios, tengan que dar la cara, confesar, pedir perdón frente a sus víctimas y asumir las consecuencias.
 
En todas sus actuaciones públicas como vocero y gestor de movimientos de víctimas y como Representante a la Cámara, Iván Cepeda Castro, ha contribuido como pocos a hacer realidad, en medio del terror y del despojo, una Colombia justa y en paz. Cuando el Estado y quienes lo transformaron en una maquinaria criminal para alcanzar beneficios insaciables, enfrenten la evidencia probatoria de sus delitos y a sus víctimas y se haga justicia ante la nación colectiva de muchos pueblos liberados del terror, será posible repararnos colectivamente desde abajo y nunca más someternos al oprobio arrogante de quienes nos robaron la paz y la vida. Que ningún Estado o funcionario estén, Nunca Más! por encima de la verdad, de la justicia y de su obligación de reparar integralmente a las víctimas visibles y presentes, es lo que Iván Cepeda defiende.
 
Lejano a todo sectarismo, crítico con argumentos de todo proyecto político e insurgente armado y de toda ideología que se contradijera en los hechos con el respeto por las ideas y por la democracia, Iván Cepeda Castro, se distancia o acerca cuando lo considera necesario, a personas y organizaciones. En su momento, por ejemplo, se distanció aún del Partido Comunista, de las posiciones e ideas defendidas por su padre y de allí en adelante, de todo aquello que consideró equivocado e injusto. Lo hace presentando argumentos y razones y dejando la puerta abierta para el disenso, la discusión y la reconciliación. Aún más, de manera abierta, una y otra vez, Iván Cepeda ha exigido el respeto al disenso y actuado en consecuencia frente a quienes cierran espacios de participación y reflexión crítica. Siempre del lado del pueblo y de la transformación desde abajo de un país de víctimas, cree en la unidad de las izquierdas, ahora mismo, para hacer posible un país donde quepamos todas y todos.
 
Los atentados contra Iván Cepeda Castro son atentados contra Colombia toda. Contra la posibilidad del disenso y el debate para una paz real y definitiva.
 
Exigimos que la Corte Suprema de Justicia y la Procuraduría General de la Nación suspendan de inmediato los procesos irregulares en su contra y presenten los argumentos en derecho que dan lugar a esta suspensión. Exigimos, por ello mismo, a la Fiscalía General de la Nación y a todas las instancias jurídicas responsables, que actúen de inmediato sobre el material probatorio presentado por el Representante Iván Cepeda y que al hacerlo cumplan con sus obligaciones frente a quienes deben responder por abusos de poder, crímenes de Estado y de lesa humanidad.
 
Septiembre 1 de 2013
 
Polomosca Canadá
 
Emmanuel Rozental – Colombia
Carlos Vidales
Pancho Castro – Colombia
Jairo González
Carlos Jiménez – Madrid
María Cepeda Castro – Grecia
Ricardo Cárdenas
Jairo N. Espinoza – Bélgica
Mónica del Polar Uribe – Inglaterra
Alba Higuera
Vilma Almendra
Pueblos en Camino
Tejido de Comunicación y de Relaciones Externas para la Verdad y la Vida-ACIN
 
Siguen más firmas
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.