Carlos Slim y sus billones. La historia finalmente contada

Malú Huacuja escribe (originalmente en inglés) un excelente y documentado artículo sobre la historia no contada de Carlos Slim, una historia que desborda con creces las historias de “Billions” una teleserie de televisión que ven millones los domingos y cuyas historias están plenas de tramas e intrigas. Carlos Slim es también el hombre más rico del mundo, más de una vez, en historias cuyas tramas reales y explícitas son todo intrigas, abuso, despojo, narcotráfico, relaciones criminales con el poder y un etcétera que requiere de un diccionario inexistente y que no cabe en prontuario alguno. Pero este criminal-millonario respetado, amigo de presidentes y expresidente, no enfrentará al sistema de justicia en ninguna parte del mundo, porque es muy rico y porque, sobre todo, el sistema es suyo, para él y su hermano torturador y sus amigos y siervos mafiosos y tiranos. Por ahí hay gente (mucha en México pero no sólo allí) que se enorgullece porque uno de los suyos sea tan rico y tan importante. No nos cuenten en ese orgullo. Este criminal es un (in)digno representante del sistema. Sabiendo esto, ustedes verán si siguen creyendo en este repugnante personaje y si siguen admirando, obedeciendo y envidiando a quienes son el sistema que roba, despoja, tortura, mata, viola, y es propietario de todo: incluyendo la vida de cada una y cada uno de quienes lo aplauden. Donde quiera que vaya y esté que se sepa que sabemos quién es. Hasta cuando pague en miseria la miseria que ha causado, no habrá recibido lo que merece. Así No!! Den conocer a este ser repugnante: Pueblos en Camino

La historia no contada de Carlos Slim, el principal accionista del «New York Times»
Como no se ha visto en Billions:

la historia no contada del magnate mexicano Carlos Slim, principal accionista del New York Times

La teleserie Billions de Showtime, vagamente basada en el escándalo sexual del ex procurador de justicia de NY Eliot Spitzer que inicia con una sorpresiva escena de sexo perversillo, está alcanzando cada domingo más de un millón de televidentes. Gira en torno a los hombres de Wall Street y sus egos: un multimillonario gestor de fondos de alto riesgo, Bobby Axelrod (Damian Lewis), es perseguido por el procurador del Distrito del Sur de NY, Chuck Rhoades (Paul Giamatti), quien tiene un historial sin falla atrapando los estafadores ricachones que explotan el sistema por el que la economía quebró en 2008.

En el programa reverberan montones de escenas simbólicas: un perro marca su territorio orinándose en la alfombra del millonario; Axelrod paga una fortuna para estampar su nombre en un salón del Museo Metropolitano (en clara referencia a cuando los hermanos Koch grabaron sus nombres en el Lincoln Center y en las fuentes del Museo); el personaje protagónico mira Ciudadano Kane en su sala de proyección privada después de haber comprado una vistosa mansión en Southampton, etc.

Slim en Kuwait

Pero, por más bien hechas que estén las tramas de sexo e intriga, la realidad siempre demuestra ser más obscena. Billions no supera la burda ironía de la vida real de que su creador sea el columnista de finanzas de The New York Times, Andrew Ross Sorkin. Él es, además, el fundador y director de Deal Book, un servicio de noticias financieras publicado por The New York Times, cuyo principal accionista, desde enero de 2015, es el magnate mexicano Carlos Slim.

El personaje de Lewis llamado Axelrod desafía al sistema de justicia haciendo compras llamativas. Carlos Slim también marca su territorio justo enfrente del Museo Metropolitano al comprar el único edificio de la Quinta Avenida que todavía tiene uso residencial, pero a diferencia de Axelrod, él nunca tuvo que enfrentar —ni siquiera temer— a la justicia por la forma como se convirtió tres veces en el hombre más rico del mundo, según la revista Forbes. Y, cuando Donald Trump ataca a los mexicanos, no está hablando de él.

La candidata-presidenta y su íntimo amigo.

No se necesita revisar atentamente los archivos de Wikileaks de abril de 2011 (tal como fueron publicados en 2013 por el sitio Who What Why), para encontrar mensajes electrónicos desclasificados sugiriendo que está involucrado en el narcotráfico según la DEA. Todo lo que usted tiene que hacer es buscar la información más evidente y visible sobre un hombre que comenzó con tan sólo $5 mil millones de pesos* una fortuna que rápidamente creció hasta los $77 mil millones de dólares en un país con 50 millones de personas que viven y mueren en una pobreza muy por debajo de la norma en Estados Unidos.

Bill Gates y Carlos Slim
Miguel Nazar Haro

A diferencia de Rhoader, ningún procurador de justicia mexicano se atrevería a perseguir a Carlos Slim. Y si hay algo que el columnista del New York Times y creador de Billions no le va a decir a usted, es que su hermano, Julián Slim, fue comandante de la policía política mexicana; que trabajaba junto con Miguel Nazar Haro, el ampliamente conocido torturador (tal como lo describen sus víctimas) y ex agente de la CIA, durante la “guerra contra los comunistas” de los años 70. De acuerdo con el más reciente biógrafo del magnate, Diego Enrique Osorno1, el condiscípulo y amigo cercano de éste estuvo a la cabeza de la Secretaría de Gobernación, Mario Moya Palencia: el cerebro tras los muchos asesinatos y crímenes impunes cometidos en México contra los opositores al régimen durante los 70. De hecho, el 22 de enero de 1975, el maestro de Matemáticas Manuel López Mateos puso una denuncia por secuestro y tortura contra Miguel Nazar Haro y Julián Slim, comandantes de la temible Dirección Federal de Seguridad (FDS, el equivalente mexicano a Homeland Security). La denuncia jamás fue investigada.

Julián Slim

Supuestamente por razones de “seguridad nacional”, el sistema de la Federal de Seguridad no era muy diferente al de una vendetta de un cártel de drogas. Salvador Corral García, una de las cabezas de un grupo guerrillero, fue arrestado en Sinaloa y posteriormente trasladado en secreto a la Ciudad de México, donde el hermano del principal accionista del New York Times, Julián Slim Helú, lo interrogó2 el 1º de febrero de 1974. Corral fue encontrado muerto con claros signos de tortura brutal a los cinco días en la misma colonia de una de sus víctimas, un poderoso hombre de negocios, como “regalo” de parte del gobierno mexicano al poder empresarial en la ciudad de Monterrey (localizada a unas 226 millas de la de México).

Trump no hará negocios con México, pero con Carlos Slim…

The New York Times tampoco les contará que la carrera de Julián Slim se desvanece cuando el gobierno mexicano otorga a su hermano la oferta con la que hizo crecer su fortuna, Teléfonos de México. Era una empresa paraestatal que el gobierno privatizó de conformidad con el esquema normal de procedimiento, es decir, aplastando a los sindicatos independientes, sobornando a todos los demás, organizando una cruenta campaña de desprestigio contra los trabajadores sindicalizados, volviendo absolutamente ineficiente a la empresa y haciendo que el público odie y repudie a los trabajadores en lugar de a la empresa para, entonces, venderla.

El imperio que le regalaron para hacerlo un exitoso empresario ¿Así quién no? ¿A cambio de qué?

No es difícil imaginar por qué el agente secreto político adoptó un perfil bajo después de la compra. Su hermano poseía la única empresa telefónica del país, clave de la seguridad nacional y las estrategias de los servicios de inteligencia, en una época en la que no había teléfonos celulares y con una cláusula anticonstitucional incluida en el acuerdo de adquisición.

Los equipos de relaciones públicas de Slim ponen muchísimo tiempo, esfuerzo y dinero ocultando esta información, pero la licitación mediante la cual Slim compró Telmex al 30% de su valor3 incluía una disposición que le permitía tener el monopolio del servicio telefónico durante siete años. Esta cláusula le daba a él toda la ventaja que necesitaba por encima de cualquier competidor potencial. Los publicistas de Slim y el gobierno constantemente nos dicen que la licitación fue “completamente legal”, a pesar de que la Constitución Mexicana prohíbe los monopolios. Además, es difícil ignorar la conexión en la era predigital entre el agente de la policía política y la dirección de todo el sistema telefónico durante siete años consecutivos.

Aún así, Carlos Slim da conferencias sobre cómo ser un empresario exitoso. Por cierto que no sería una exageración compararlo con Hearst. Reacciona muy mal ante la crítica y las protestas. Por eso ha invertido dinero y recursos en todos los partidos políticos, incluido el de la izquierda electoral de López Obrador, así como en los medios de comunicación y la prensa, incluyendo a La Jornada. En los Estados Unidos, presentó una demanda ante la Comisión de Prácticas Políticas Justas de California en contra de unos activistas que se atrevieron a hacer burla de él cuando estaba hablando de filantropía. En este país, él perdió la demanda.

Larry King y Slim

Slim se asocia con el ex presidente Bill Clinton en proyectos filantrópicos, así que hay información que ocultará cualquier medio de comunicación en el que él invierta dinero. Ni The New York Times ni Larry King —socio de Slim— les contarán a ustedes que el sacerdote que ofició su boda fue Marcial Maciel, el fundador los Legionarios Cristo, muy querido amigo del papa Juan Pablo II. Eso empañaría su imagen, pues Maciel fue encontrado culpable de abuso sexual, de consumo de drogas y de haber tenido seis hijos. Maciel tenía muchos benefactores millonarios. Su amigo el papa Juan Pablo II era también buen aliado del ex presidente Carlos Salinas de Gortari, quien no solamente privatizó la empresa telefónica paraestatal y la otorgó a Slim, sino que promovió y firmó el Tratado de Libre Comercio (TLC). Su hermano, Raúl Salinas de Gortari, fue acusado y sentenciado (y después liberado cuando Peña Nieto se hizo presidente) por lavado de dinero.

Invisibilizando lo más visible

La zona de la Ciudad de México conocida como “Centro Histórico” fue, literalmente, el centro del mundo prehispánico, cuando Moctezuma reinaba en el Imperio Azteca.

Era la Nueva York de los tiempos antiguos.

Actualmente es propiedad de Carlos Slim.

Slim y los suyos

No se requiere ningún diestro detective para investigar cómo convenció él al alcalde supuestamente progresista Andrés Manuel López Obrador para desalojar a todos los vendedores ambulantes y a la mayoría de las familias pobres, a los trabajadores mal pagados y a las pequeñas empresas locales. Su administración creó una Fundación y un Consejo para “revitalizar” las colonias sin ninguna representatividad de los pobladores en absoluto —ni siquiera representantes falsos, sobornados— y sin voceros de las pequeñas empresas. El Consejo perteneciente a Carlos Slim y presidido por éste, estaba conformado por Jacobo Zabulowsky, ex conductor de televisión que apoyó la masacre contra los estudiantes ocurrida en esa misma zona en 1968 (mágicamente perdonado y políticamente revindicado por el partido de López Obrador), así como por académicos que no viven ahí pero que están a la orden para responder que sí. La única “verdadera residente” era la hija de un gobernador estatal que vivía en una mansión, la cual es además un tesoro histórico.

El ex alcalde de la ciudad de Nueva York, Rudolph Giuliani, fue contratado para “luchar contra el crimen”, es decir, para desalojar de la zona a la gente que vive en la calle, a instalar cámaras de seguridad y a permitir que Starbucks se adueñara.

Tampoco es ningún secreto que el sobrino de Slim, hijo del agente de la policía política, Julián Slim, es ahora el director de la compañía telefónica.

No tiene usted que ser Sherlock Holmes ni Bob Woodward** (especialmente este último) para saber que al yerno del magnate mexicano, el arquitecto Fernando Romero, junto con el arquitecto británico Norman Foster, se les ha concedido el contrato para la construcción de un aeropuerto en Atenco, en el estado de México, a pesar de la oposición inflexible de los comuneros.

Con Norman Foster, el Arquitecto del aeropuerto de Atenco sobre la sangre, las violaciones y el terror

La realidad resulta más obscena y menos divertida que Billions, porque 28 mujeres del pueblo rural de Atenco que se oponían a la construcción del aeropuerto fueron torturadas sexualmente por la policía federal en mayo de 2006, tal como lo autorizó el entonces gobernador Enrique Peña Nieto. Los tres principales dirigentes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) Ignacio del Valle, Felipe Álvarez y Héctor Galindo, fueron sentenciados a 112 años de prisión el primero y a 67 y medio los otros dos. Cinco años más tarde fueron absueltos debido a la protesta pública por todo el mundo, especialmente de la comunidad migrante mexicana en la ciudad de Nueva York, encabezada por el Movimiento por Justicia en el Barrio, cuyos integrantes protestaron dentro del consulado mexicano, forzando a los funcionarios a cerrar las oficinas el 4 de mayo de 2009.
Las mujeres violadas en Atenco continuaron luchando y movilizándose hasta la fecha.

Tierra sí! Aviones No! Carlos Slim, tienes otra fortuna: millones de víctimas que no se olvidan, no te olvidan. No tendrás paz mientras no respondas!

Por Malú Huacuja del Toro
Traducción de la versión original publicada el 7 de marzo de 2016 en Counterpunch
http://malu-huacuja-del-toro.blogspot.mx/2016/03/la-historia-no-contada-de-carlos-slim.html
Marzo 10 de 2016

__________________________________________________
1. Slim: Biografía política del mexicano más rico del mundo, México, 2015, Debate.
2. Expediente 11-235-L6, pp. 163-167 de la DFS, según el libro de Diego Enrique Osorno.
3. Nuestro informe sobre Slim a Ocupa Wall Street: La paradoja de Slim, por el periodista Óscar E. Ornelas.

_________________________________________
Notas para la traducción en español:
*En la versión en inglés me olvidé de poner que esta cifra es en pesos, así como un par de detalles que ya fueron corregidos. Perdón.
**En Estados Unidos es sabido que me refiero al famoso periodista del New York Times, precisamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.