Parex en Colombia. Otra petrolera Canadiense

Los intereses extractivos de empresas transnacionales canadienses se traducen en prácticas irregulares donde quiera que se implementan. Bien sea la minería a gran escala o la extracción petrolera tradicional o “no-convencional” que incluye el devastador y destructivo fracking o fraccionamiento hidráulico. En este artículo, luego de recordarnos brevemente la trayectoria de las empresas canadienses involucradas en extractivismo petrolero y de señalar la evidencia sobre la “injerencia de Canadá sobre los asuntos normativos de Colombia” para beneficiar a la industria extractiva, se enfoca sobre la petrolera Canadiense Parex; sus orígenes, actividades con énfasis en la extracción no-convencional y, el apoyo que recibe de la EDC (Export Development Canada), una entidad crediticia del gobierno del Canadá cuyo “fin es apoyar y desarrollar el comercio entre Canadá y otros países y la competitividad de Canadá en el mercado internacional”. Como se ve en la descripción y respaldos del texto, el gobierno de Canadá y la EDC trabajan para las empresas con recursos públicos. Pero, más aterrador aún es que Ecopetrol, la estatal petrolera colombiana y la Agencia Nacional de Hidrocarburos de este país, también trabajan para los intereses canadienses y reciben recursos de EDC. Se destapa una vez más la “caja de pandora” de las transnacionales extractivas (del Canadá). No sólo adquieren concesiones de manera irregular e ilegal, sino que utilizan métodos destructivos para comunidades y ecosistemas, sin respetar normas y requerimientos ambientales ni consulta previa a las comunidades. Mientras Parex avanza, con el aval del gobierno de Colombia al servicio del Canadá, ambos gobiernos al servicio de Parex, los pueblos y territorios amenazados no aparecen en la propaganda e informes de las compañías y entidades de los estados involucrados, de modo que la rapiña y la devastación pasan desapercibidos y ocultos. Gracias a investigaciones y esfuerzos como el que acá compartimos, puede activarse la curiosidad, la consciencia y el actuar de colectivos, instituciones, ambientalistas y activistas, así como de la ciudadanía en general tanto en Canadá como en Colombia, para hacer las preguntas pertinentes y detener estos procedimientos que, a todas luces parecen involucrar una dinámica establecida de corrupción, encubrimiento, engaños y abusos donde los intereses acumulativos descontrolados de transnacionales controlan y tienen a su servicio a los gobiernos, en particular, al gobierno de Canadá y de Colombia. Hacer estas preguntas y proteger derechos y territorios no es una opción, sino un derecho de los pueblos. Se rompe el silencio en Canadá y en Colombia. Paren debe responder por sus acciones y omisiones, lo mismo que quienes a su servicio administran e invierten recursos públicos para el despojo. La infamia de Odebrecht no es, ni puede ser, un caso aislado, sino la acción rutinaria del capitalismo extractivo. Cuando la codicia es sagrada, robar es ley y destruir es rutinario. Cuando la codicia es sagrada, descubrir los engaños, resistir y defender la vida frente a los poderosos es la diferencia entre vida y muerte. En tiempo real. Pueblos en Camino

Parex, otra petrolera canadiense con intereses en Colombia

Las actividades de extracción de hidrocarburos en Colombia siempre han estado ligadas con capitales extranjeros, principalmente estadounidenses y británicos. Petroleras como la Standard Oil Company de New Jersey y New York que hoy son la OXY y Exxon Mobil, la Shell y BP, han liderado los descubrimientos de importantes yacimientos hidrocarburíferos, tales como La Cira Infantas, Casabe, Caño Limón, Cusiana, que hoy representan las reservas de petróleo y gas que existen en Colombia, pero también petroleras canadienses han estado presentes como asociadas o como actores secundarios en la explotación de hidrocarburos en varias regiones de Colombia, principalmente en el Magdalena Medio y el Piedemonte Llanero.

Para el año 2001 la corporación Censat Agua Viva realiza un informe sobre las Empresas petroleras canadienses en Colombia donde da cuenta que para principios del siglo XXI alrededor de 13 petroleras de Canadá (Imagen 1) se encuentran realizando actividades en Colombia. En el informe detallan las diferentes empresas y en qué años inician con sus operaciones, desde 1950 hasta el 2000, profundizando sobre las actividades de las petroleras canadienses en el departamento de Putumayo, en el Sur Occidente de Colombia, en relación con las comunidades indígenas que habitan ese territorio.

 

petrocan
Imagen 1

Para el año 2014 los profesores Gustavo Rodríguez Albor, Melissa Peláez Blandón, Rafael García Luna de universidades de Cartagena realizan el articulo “Inversión canadiense en Colombia: Un análisis desde las empresas extractivas ” donde evidencian cómo ha sido el papel y de cuánto ha sido la inversión de varias empresas canadienses e instituciones del Estado de Canadá en el nuevo auge de las actividades extractivas de minería e hidrocarburos en Colombia desde el año 2002, y resaltan las modificaciones realizadas a la legislación minera bajo la asesoría de la Agencia Canadiense de Desarrollo Internacional (CIDA) y el Canadian Energy Research Institute (CERI), donde comentan:

La injerencia de Canadá en los asuntos normativos de Colombia, tales como las políticas que promueven el aumento de las inversiones extranjeras en el país y la firma del Tratado de Libre Comercio en agosto de 2011, han permitido el aumento de la participación de Canadá en la industria extractiva colombiana, constituyendo el 65 % del total de empresas canadienses presentes en el país. Las empresas mineras se encuentran localizadas en 20 departamentos de Colombia y el departamento de Antioquia es el de mayor concentración de explotación, con 10 firmas con proyectos mineros (50 % sobre el total) que operan en su territorio. En cuanto a la exploración y explotación de hidrocarburos, los Llanos Orientales (Meta y Casanare) son los territorios de mayor concentración petrolera y de gas de las empresas canadienses en Colombia

Petroleras final
Imagen 2

Las empresas de Canadá con operaciones o intereses en Colombia en el tema de Hidrocarburos pasan de 13 en 2001 a 16 petroleras en 2013 (Imagen 2) lo curioso del asunto es que sólo 2 empresas que en 2001 tenían intereses u operaciones continúan en el 2014 (Talisman y Nexen antes Canadian), las otras o fueron adquiridas por otras empresas petroleras o llegaron nuevos actores y capitales canadienses a buscar rendimientos financieros sobre las actividades hidrocarburíferas, así es como aparecen Canacol Energy, Gran Tierra Energy y Pacific Rubiales Energy. De ésta última petrolera muchos colombianos conocemos su historia de saqueo y engaño contra el pueblo colombiano, al punto de pasar de ser la octava petrolera de Canadá con una producción diaria de 137.036 barriles diarios en 2014 a declararse en reestructuración empresarial para el 2015.

Parex la petrolera canadiense con fuertes intereses en el Magdalena Medio

Conocemos en Colombia que la petrolera Parex se creó con los activos en Colombia y Trinidad y Tobago que tenía la petrolera canadiense Petro Andina, al ser comprada ésta de manera hostil por la petrolera argentina Pluspetrol, sólo adquiere los activos de Petro Andina en Argentina sobre sus operaciones de extracción de hidrocarburos en arenas compactas sobre la cuenca de Neuquén. Entre 2009 y 2010 se da la aparición de Parex en Colombia con actividades de exploración sobre los campos Kona-1 y los bloques LLA-16, LLA-20 y LLA-30 en el piedemonte Llanero. Para este tiempo tenía cero (0) producción de petróleo en Colombia. Lo particular del asunto de ésta petrolera, al igual que otras de Canadá, es que concentran sus actividades sobre cuencas probadas de hidrocarburos en el país, es decir, no aportan y no arriesgan a realizar sísmica en otras regiones por lo que apuntan a inversiones “seguras” en campos petroleros ya descubiertos. Más curioso todavía es que Parex inicia sus operaciones en Colombia con el respaldo de EDC (Export Development Canadá). En uno de los primeros comunicados de prensa que publica Parex para junio de 2010 nos dice lo siguiente:

In Colombia, the Company has provided guarantees to ANH totaling $23 million related to its 50 percent share of the initial exploration work commitments. The guarantees have been provided in the form of letters of credit for 18-month terms, which begin to expire in January 2011. Export Development Canada (“EDC”) has provided the Company’s bank with performance security guarantees to support 100 percent of the letters of credit issued on behalf of Parex. The EDC guarantees have been secured by a general security agreement issued by Parex in favour of EDC. The letters of credit issued to ANH have not yet been reduced for either the 3D seismic work performed in 2009 or the drilling activity and 3D seismic work costs that were incurred during the first six months of 2010

Para finales de 2016 Parex según los reportes a sus inversores extrae 28.900 barriles diarios de petróleo en Colombia, en tan solo 6 años de operaciones pasa de cero a casi 30.000 mil barriles de petróleo, lo que lo convierte en una petrolera con un relativo éxito en un periodo de tiempo tan corto. Los principales activos están en los Llanos en los bloques LLA-34, LLA-26 y Cabrestero (Imagen 3) pero desde la ronda Colombia 2014 Parex comienza a participar por proyectos en el Magdalena Medio. En esa ronda de 2014 se gana o le adjudican el bloque VMM 9 ubicado el municipio de Cimitarra, Santander y es uno de los primeros bloques en Colombia destinado para la exploración de Yacimientos No Convencionales de Hidrocarburos donde se explotarán las últimas reservas de petróleo utilizando el Fracturamiento hidráulico de lutitas o Fracking.

Parex prod
Imagen 3

Para 2015 Parex realiza una serie de acuerdos comerciales con Ecopetrol e inicia toda una serie de actividades sobre el pozo Coyote 1, el Campo Aguas Blancas, los bloques Playon, De Mares (APE Marteja), Sogamoso, Guariquies y Lloriquies (Imagen 4) con una participación del 50%. Las razones que da Ecopetrol para realizar estas alianzas y buscar a este socio es debido a la falta de liquidez y de caja de la empresa, como resultado de la baja de los precios del petróleo: el asunto de Reficar entre otros factores.

parex colombia
Imagen 4

Esta institución del Estado de Canadá, la EDC, continúa ofreciendo apoyo a Parex para sus operaciones. Para finales de 2016 Parex informa:

In Colombia, the Company has provided guarantees to the ANH and Empresa Colombiana de Petroleos S.A. (“Ecopetrol”) which on March 31, 2017 were $146.4 million (December 31, 2016 – $148.7 million) to support the exploration work commitments on its blocks. The guarantees have been provided in the form of letters of credit for varying terms. Export Development Canada (“EDC”) has provided performance security guarantees under the Company’s $200.0 million (December 31, 2016 – $200.0 million) performance guarantee facility to support approximately $126.3 million (December 31, 2016 – $126.4 million) of the letters of credit issued on behalf of Parex at March 31, 2017. The letters of credit issued to the ANH are reduced from time to time to reflect the work performed on the various blocks.” Y agregan “In the three months ended March 31, 2017 additions of $24.7 million mainly relate to drilling costs in Colombia at Block LLA-34 and Cabrestero Block. For the three months ended March 31, 2017, $26.4 million of E&E assets were transferred to PP&E related to the Aguas Blancas Block. For the three months ended March 31, 2017 future development costs of $253.2 million (three months ended March 31, 2016 – $252.1 million) were included in the depletion calculation for development and production assets.

También para mayo de 2016 Ecopetrol adquiere un crédito con la EDC por 300 millones de Dólares . La EDC (Export Development Canadá) es la agencia canadiense de crédito a la exportación y una empresa estatal de propiedad del Gobierno de Canadá. Su fin es apoyar y desarrollar el comercio entre Canadá y otros países y la competitividad de Canadá en el mercado internacional. La EDC como institución financiera se acogió a los Principios de Ecuador que en su preámbulo nos dicen:

las Entidades Financieras de los Principios del Ecuador (EPFI), hemos adoptado dichos Principios para garantizar que los proyectos para los que prestamos financiación y asesoramiento se llevan a cabo de manera socialmente responsable, y que reflejan la aplicación de prácticas rigurosas de gestión ambiental. Reconocemos la importancia del cambio climático, la biodiversidad y los derechos humanos, y creemos que, en la medida de lo posible, deben evitarse los efectos negativos en los ecosistemas, las comunidades y el clima afectados por la realización de los proyectos. Cuando dichos impactos sean inevitables, deberán minimizarse, mitigarse y/o compensarse”.

Lo que hoy podemos afirmar es que no encontramos públicamente ni en las páginas web, ni en los reportes de Parex ni de la EDC, los estudios en temas ambientales y sociales de los impactos que están causando los proyectos petroleros financiados por recursos de la EDC, estos proyectos son de categoría A y B, financiados por instituciones financieras que acogieron el principio de Ecuador y que deberían cumplir las leyes, los reglamentos y los permisos pertinentes del país anfitrión relativos a los aspectos ambientales y sociales. Situación que Parex no cumple por lo menos en lo que respecta al Campo Aguas Blancas, donde inició sus operaciones en octubre de 2016 y hoy no tiene ningún documento ambiental que contemple sus actividades en ese campo, opera con los permisos otorgados a Ecopetrol.

Igualmente genera sospecha que la EDC otorgue créditos a Ecopetrol y a la par de esa situación se inicia una serie de acuerdos comerciales, contratos y alianzas entre Ecopetrol y varias empresas petroleras de Canadá para desarrollar proyectos de recobro, y así aumentar la producción en diversos campos que Ecopetrol considera campos menores pero que son entregados a petroleras extranjeras y los convierten en campos rentables, con pocas regalías para el Estado colombiano, continúan con el saqueo del petróleo, como lo resalta Jorge Villegas en su libro Petróleo colombiano, ganancia gringa, pero esta vez por parte de empresas canadienses, con el agravante que piensan fracturar el territorio del Magdalena Medio, utilizando el Fracking para generar sus ganancias a costa de la destrucción de las ciénagas, lagunas, quebradas de los departamentos de Santander, Cesar, Norte de Santander y Bolívar.

Pd: La Empresa Parex financió un proyecto del grupo GIREH de la Universidad Nacional donde realizaron varias presentaciones a campesinos del Magdalena Medio con una conferencia que se titula “Lección sobre agua y su relación con las fuentes de energía”.

Óscar Sampayo
GEAM, Barrancabermeja
Palabras al Margen
Julio 12 de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *