Pequeños Genocidios en la Crisis cíclica del Capital: Presagio y anuncio del exterminio racional para la destrucción de excedentes

“Me preocupa la proliferación de las guerras… pero aún más me preocupa la falta de consciencia y reacción de los movimientos de lucha y resistencia que no reconoce la magnitud de esta amenaza y, en este contexto amenazador, real, concreto, que luchen cada uno de manera aislada.”

Héctor Mondragón

 

 

 

 

Encuentro Pueblos en Camino

16 de Septiembre de 2014

Pequeños Genocidios en la Crisis cíclica del Capital:

Presagio y anuncio del exterminio racional para la destrucción de excedentes

 

Hugo Blanco. Comentario sobre el Perú y la Movilización y Lucha en La Convención y la Resistencia a Conga en Cajamarca.

La Convención: están en conversaciones entre el gobierno y el movimiento de lucha. El gobierno de Humala las hace infinitas, es experto en prolongarlas. De todos modos le sirve como descanso al proceso de movilización y después se retoma la lucha

Cajamarca: Convocan reunión para octubre en Celendín. Reunión nacional de resistencia a la minería. Muy importante.

 

Pequeños genocidios, exterminio y destrucción de excedentes

 

Manuel Rozental:

A manera de Introducción: invitamos a Justin Podur y a Héctor Mondragón a que presenten el tema-provocación de hoy que consideramos prioritario y urgente. Los “Pequeños Genocidios[1] a los que hace referencia Justin en su artículo reciente a raíz del más reciente ataque israelí a Gaza establece el hecho de que este no es un hecho aislado y corresponde más bien a un patrón de agresiones genocidas contra poblaciones inermes que obedece a objetivos estratégicos. Expone con su análisis la necesidad de reconocer en estos pequeños genocidios en curso, una intención geoestratégica y política del capital transnacional. Mientras ejecutan los genocidios, que ya son reales y transplantables a cualquier contexto, la propaganda nos convence de su legitimidad a la vez que los encubre como hechos aislados.

Héctor Mondragón complementa esta discusión con un esbozo del análisis y estudio que viene trabajando en torno de lo que el denomina Acumulación por Destrucción, de excedentes de población y de capital en respuesta necesaria del Capital a su crisis. Un mecanismo que viene preparándose e implementándose en la actualidad y cuya realidad y riesgo no pueden ignorar los procesos y movimientos populares y de lucha.

 

A partir de las presentaciones-provocaciones de Justin y Héctor, haré un planteamiento en torno de reconocer una dinámica que nos hace resistir y trabajar desde abajo alternativas transformadoras ignorando la acumulación por destrucción y sus mecanismos y estrategias o concentrándonos por el contrario en estudiar y reconocer la agresión desligada e impuesta para suplantar la resistencia y generación de alternativas desde procesos locales. Conocer y reconocer la agresión desde lo local resulta, proponemos, indispensable a la consolidación de alternativas y su tejido, sin disociarlas o generar falsos dilemas entre ambas.

 

Pequeños Genocidios

 

Justin Podur:

Activista, Periodista independiente, escritor y profesor de Estudios Ambientales de la Universidad de York en Toronto, Canadá.

He pensado en el tema de pequeños genocidios en torno de Gaza y el reciente ataque israelí.

En Norteamérica llamaron a este ataque una guerra, lo que es falso pues no había, no hubo nunca dos bandos armados, dos contendientes en lucha sino un ejército poderoso y con armamento sofisticado atacando a la población civil como objetivo militar.

En Israel, aparece en torno de varios voceros un discurso aterrador y muy explícito: habla un vocero, por ejemplo, del exterminio de serpientes. Un Parlamentario habló de expulsar a quienes podamos y de matar a quienes no expulsemos. Un artículo del Times habló de la necesidad de genocidio y pensar en cuando será necesario el mismo. Esto sucede en Israel, pero no es un hecho aislado.

Otros ejemplos.

Sri Lanka 2009, genocidio contra la población civil con el pretexto de acabar con los Tigres Tamil que luchaban por la independencia Tamil en parte de la isla. El ejército de Sri Lanka tenía ayuda israelí y de occidente. Se utilizó un discurso igual con el pretexto de acabar con el terrorismo.

India. El actual primer ministro de la India está bajo investigación por una masacre en Gujarat en el 2002 cuando hicieron redadas en varias ciudades de Gujarat con el apoyo de policía estatal y mataron a miles de musulmanes.

No es solamente el discurso y la práctica que es lo mismo, porque son inseparables,  sino los beneficios claros obtenidos con palabra y ejecución simultáneas.

En  Sri Lanka, el Presidente consolidó su poder a través de las masacres. En India, la masacre y el genocidio del 2002 y sembrar terror entre hindúes y musulmanes llevó al principal responsable a convertirse en  Primer Ministro del país. En Israel es cada vez más violento el discurso y la práctica genocida coherente genera cada vez mayores beneficios electorales. Netanyahu, uno de los ultra derechistas hace 10 años, hoy se considera un moderado en un Israel actual donde el discurso genocida da réditos y se convierte en establecimiento.

La gente consciente, las instituciones que conocen estos temas y tienen la responsabilidad de abordarlos entre quienes están por ejemplo instancias como Amnistía Internacional, HRW, no los denominan genocidios, se cuidan de utilizar esta terminología. Sin embargo, hay un contexto y necesidades racionales y prácticas que hacen estos genocidios realizables y beneficiosos en términos concretos.

Los procesos electorales  que denominan democracia, no ofrecen ningún freno a estas dinámicas genocidas. Los tres ejemplos que he dado se presentaron en países formalmente democráticos. Por el contrario se aprovecha el genocidio como rédito electoral en democracias formales hoy en día, para obtener estos beneficios.

En la medida en que no son hechos aislados, que su acontecer parece generalizarse o incrementar y que son reales y recurrentes sería importante establecer la conexión y relación con intereses económicos y dinámicas del Capital, en este sentido paso la palabra a Héctor.

 

Acumulación Por Destrucción de excedentes de Capital

 

Héctor Mondragón Baez:

Economista, autor, investigador, asesor y acompañante de movimientos agrarios indígenas y populares de resistencia y transformación en Colombia y el Continente. Exilado en Sao Paulo:

Vengo siguiendo hace meses y tal vez años la correlación entre las crisis cíclicas del capitalismo y las guerras. Observo y estudio desde esta perspectiva el incremento de guerras que hay en este momento.

Me preocupa la proliferación de guerras. Irak, Siria, Libia, Somalia, Congo, Afganistán…Una lista grande y directamente ligada a la economía y a la salida a la crisis del capitalismo que se busca desde el sistema y sus agentes y que van logrando. Eso me preocupa, pero aún más me preocupa la falta de consciencia y reacción de los movimientos de lucha y resistencia que no reconoce la magnitud de esta amenaza y, en este contexto amenazador, real, concreto, que luchen cada uno de manera aislada.

Las guerras siempre han permitido conquistar territorios y recursos lo mismo que trabajo. En el capitalismo la guerra tiene un sentido adicional cual es el de destruir los capitales contrarios para superar su crisis. Esta es una característica específica del capital. Este objetivo no se encuentra en otros sistemas. No se trata solamente de conquistar sino de destruir capitales. Es Capitalismo por destrucción de capitales contrarios. Acumulación por Destrucción de Excedentes de Capital

Se trata de destruir capitales para abrir paso a la reactivación económica y generar así un nuevo ascenso del capital.

Hay diferencias de magnitud en esto según la profundidad de las crisis y las necesidades y capacidades del Capital.

Se realiza a menor escala, por ejemplo, a través de quiebras de pequeñas y de grandes empresas. Se reduce el Capital en un sector a la vez que se consolidan pocos y más grandes consorcios como consecuencia. Lo hemos visto en repetidas ocasiones en tiempos recientes de crisis. En el 2001, por ejemplo, quiebran empresas como las aéreas (aerolíneas) lo que lleva a eliminar competencia y excedentes y las grandes se reactivan y vuelven a crecer.

En periodos depresivos 1914-39 y ahora, superar estas crisis a través del mecanismo de quiebras no es suficiente. No basta con la inhabilitación de determinados capitales. Se requiere su destrucción y a una escala masiva.

La Gran Depresión de 1930, por ejemplo,  se resolvió con la II Guerra mundial. Esto lo reconocen cada vez más economistas del “mainstream”. Primero Alemania. Luego Italia. Las Guerras anteriores a la Segunda Guerra Mundial activaron estas economías (Etiopía y otras). Luego, la II Guerra que convirtió en super poder a EEUU y el mal llamado milagro japonés y alemán que no son milagros sino consecuencia de este tipo de intervención de la Acumulación por Destrucción. En el caso del Japón, se deben, por ejemplo, a Hiroshima y Nagasaki. Se trata de una destrucción racional, “necesaria” y masiva para lograr la reactivación económica.

Detrás de esto (Acumulación por Destrucción) y para darles sustento y legitimación  hay siempre una política racional y una teoría legitimizante. Así como la ha habido frente a la intervención genocida y a la destrucción permanente y a la reconstrucción recurrente en Gaza y Palestina.

Hoy estoy dedicado a un trabajo de largo alcance a través del cual reviso la historia desde esta perspectiva y busco establecer la relación entre las crisis y este proceso de destrucción para enfrentarlas. Encuentro el ejemplo de Martín Heidegger quien fue el filósofo de la guerra. Quien desarrolló y generó la filosofía del Nazismo y de la II Guerra Mundial.

Ratzel y Haushoffer justificaban la guerra desde la geografía. Pero también se hizo desde diversos ámbitos de las ciencias y el pensamiento. Desde la Teología, la Historia, la Genética… en fin,  Toda una construcción de ideas que justificó la aparición del fascismo, el nazismo y la necesidad de la guerra que llevó a la II guerra mundial. Un proceso de generación de ideas, teorías, explicaciones, justificaciones y análisis que preceden, producen y diseminan justificaciones para la destrucción necesaria.

Hoy sucede lo mismo. Por ejemplo, Samuel Huntington, ideólogo de la destrucción necesario y su legitimación y sus trabajos que incluyen el señalamiento del  Islamismo por un lado y de los procesos y pueblos Latinoamericanos como enemigos amenazantes y riesgo para la civilización occidental.

En diferentes campos, hoy como antes de la destrucción necesaria, se desarrollan las teorías y se construyen las evidencias que la justifican. Es lo que observamos con preocupación, pero que no se reconoce ni se confronta adecuadamente.

En el ámbito de la Teoría Económica, para citar uno entre muchos ejemplos, comparto el de Tyler Cowen[2], un teórico neoliberal con influencia en altas esferas económicas. Se trata de un artículo suyo aparecido en el New York Times en Junio de 2014. El es economista e investigados, pero este es un artículo político. Aborda el tema Estancamiento económico. Cita una serie de datos en relación con el estancamiento como que Alemania en el último trimestre reduce la producción. Estos datos ilustran una realidad: Se trata de un período de estancamiento. Tyler se ha dedicado, desde una posición orgánica al neoliberalismo a trabajar neoliberalismo y estancamientos. Concluye a partir de cifras y análisis del contexto económico actual que no tenemos suficientes guerras.

A pesar de todas las guerras recientes, pero relativo a las guerras que podrían sacarnos del estancamiento económico, las que se requerirían para alcanzar este objetivo, el período que vivimos es, desde esta perspectiva, un período de paz. Desde el punto de vista económico, la paz es un factor determinante, en la actualidad del estancamiento económico y desde esta perspectiva debe abordarse. Se necesita, en consecuencia y de manera racional, una gran guerra mundial o, en su defecto, una gran guerra fría que active la economía en torno de la guerra. A partir de la relación estancamiento económico-paz, promueve, explica y justifica argumentando con evidencias, una guerra masiva.

Los Keynesianos, por otro lado: Labelle, partidario de Lavesque y otros, proponen incrementar inversión social como mecanismo para activar la economía y superar el estancamiento. Ante este tipo de abordajes, Krugman dice que todo esto se ha hecho, pero que la inversión social solamente se hizo con la guerra. Esta fue la única manera de salir de la recesión. La derecha siempre impidió la inversión pública como mecanismo para superar el estancamiento porque va en contra de sus intereses, por eso se necesitó la guerra.

Al gran capital no le interesa la inversión pública a menos que sea para la guerra. En este propósito, el de la guerra, promueve inversión. El cálculo es que el capital de los que sobreviven se revaloriza y se convierte en un negocio enorme sobrevivir a la guerra.

Esta es la acumulación por destrucción

La Guerra es un método para salir de la crisis. Los ejemplos están a la vista.

Sabemos hoy que hay gas en la costa del Mediterráneo de Gaza.

Sabemos que las guerras y el hambre generan masas de Migrantes ilegales que en realidad son masas de mano de obra barata: 1 millón de desplazados salen de la guerra de Irak. En Siria, nadie gana la guerra, pero la destrucción es total. Libia, el país con el producto per capita más alto de África queda en nada, permanentemente destruido con bandas y sectas que controlan pequeños ámbitos territoriales y negocian directamente la explotación de riquezas con el capital mientras se establecen ciclos permanentes de destrucción-reconstrucción.

Se trata de alcanzar un objetivo estratégico: Destruir el capital para revalorizar el capital de otros no destruidos.

 

Ciclos de Crecimiento y Crisis del Capital y Acumulación por Destrucción

Hace parte de ciclos del capital. Estamos en el ciclo largo de descenso del Capital de países desarrollados (exceptuando China). BRICS constituye competencia de capitales en medio de la crisis. Lejos de solucionarse la crisis, cada reactivación la profundiza por su carácter estructural y estamos frente a un enorme, inminente riesgo muy real de una gran guerra.

Este contexto, las dinámicas e intereses del Capital, su sentido estratégico y sus capacidades reales les permiten además destruir movimientos sociales alternativos y de resistencia. Cuando estos movimientos no son conscientes de estos intereses, riesgos y capacidades. Cuando no se entiende que se trata de guerras de demolición, de destrucción de capitales, caen fácilmente en las trampas que generan y sirven al propósito de destrucción y terminan destruidos y absorbidos por el proceso de acumulación por destrucción.

Observemos ejemplos de la historia que nos permiten reconocer estos hechos: En el Medio Oriente. El Califato árabe es creación del Capital. Qatar, Arabia Saudita etc. Quienes hoy se leen como pretexto para bombardear Irak, Siria etc., no se entiende si no se comprende que la intención es la destrucción del capital. Es el caso de Irak

Las justificaciones sobran. Primero Sadam, que siendo horrible, esa no era la intención, remover un personaje nefasto. La intención era la destrucción-reconstrucción y el acceso a recursos. Lo mismo Qhadafi y ahora Putin en Ucrania y Rusia. De fondo hay la intención de destruir excedentes de capital y acceder a recursos.

Libia, cada municipio tiene su gobierno que hace negocios con transnacionales. Además venden armas, se apoderan de recursos, se apropian de mercados y reconstruyen mil veces cada país que se destruye. Con esta dinámica establecida, permanente, se recupera el capital.

No se pueden construir alternativas al sistema capitalista mientras no frenemos estas guerras. Esta destrucción les permite levantarse como el ave Fénix de los escombros y las cenizas. Les da pretextos para liquidar legalmente las conquistas de derechos humanos que se construyeron desde la revolución francesa.

Esta, la necesidad económica del Capital de destruir excedentes de Capital y de Población en su ciclo de descenso largo y crisis, es una preocupación decisiva para los próximos años. No puede ignorarse so pena de caer en maquinarias nacionalistas, reclutamientos por causas al servicio de la destrucción y aceptación por ignorancia e ingenuidad de una dinámica muy real y amenazadora. Si no se entiende la necesidad de las guerras y la destrucción y su inminencia y no se aborda el imperativo de detenerlas, cometemos un error grave.

 

Justin Podur:

Gaza ilustra esta realidad expuesta por Héctor. Israel ha destruido Gaza 3 veces en los últimos años desde 2008. cada vez que la destruyen la reconstruyen con recursos de Europa y del Golfo. El Emprendimiento de reconstrucción es todo un sistema. No es un problema de Israel. Es todo un complejo ligado a lo militar, a infraestructura y a todos los ámbitos. Participan, por ejemplo, Mercados árabes, petroleros vinculados con la economía Europea.

El Tsunami en Asia, causó la destrucción de toda la costa y la guerra en el caso de Sri Lanka, en este contexto de destrucción, permitió un reordenamiento territorial para avanzar el modelo económico bloqueado hasta entonces por la resistencia Tamil.

En la India, los pequeños genocidios han dado paso a una apropiación de territorios indígenas y a la transferencia de recursos públicos a corporaciones transnacionales.

En cada caso, esta violencia destructiva hace parte de una estrategia concreta, beneficia y es provocada para generar estos beneficios.

La pregunta es ¿cual es y cómo debe ser la resistencia en este contexto?

¿Porqué-preguntan algunos- no se rinden simplemente los palestinos y se inicia un proceso a partir de esta situación? Israel, en primer lugar,  en la lógica de lo discutido, no aceptaría esto por las consecuencias económicas de esta “paz” aún en el contexto de una rendición incondicional. Lo que determina la perpetuación de la guerra contra el pueblo Palestino es el proyecto económico. La agenda es mucho más que destruir una facción particular. Se trata de una dinámica permanente que no debe frenarse para seguir acumulando.

¿Cómo, entonces, entender esto y actuar frente a lo mismo? ¿Cómo se resisten estas guerras, esta guerra total, este exterminio racional?

 

Comentario para la reflexión: Falso dilema

 

Manuel Rozental:

Subrayo dos aspectos que mencionó Héctor y que considero que hay que retomar:

Primero, la necesidad que tiene el capital de destruir excedentes de capital para reconstruirse y superar su crisis: “acumulación por destrucción de excedentes de capital“.

La otra que es en simultáneo e inseparable de la anterior, la necesidad de destruir excedentes de población: “exterminio-genocidio de excedentes de población

Estos excedentes (tanto de Capital como de Población) son relativos a la dinámica de acumulación del sistema y no absolutos ni indispensables. Obedecen a la codicia de clase que motiva al sistema, no a necesidades sociales ineluctables. Son generados por el propio capital e inherentes al mismo.

Esta generación de excedentes para su destrucción está asociada a la producción de grandes déficits de lo que el capital denomina y utiliza como: recursos, materias primas, territorios, etc. (los que constituyen bienes comunes de la humanidad y los territorios).

A largo plazo el capital en crisis y en su tendencia cíclica a la baja, no teniendo por la propia naturaleza de sus dinámicas de acumulación y explotación, manera dentro de su propio desarrollo y dinámica para absorber sus excedentes y proteger los recursos que le son indispensables, le resulta necesario destruirlos y apropiárselos respectivamente. La crisis del capital, para mantener el proceso de acumulación y la crisis de los pueblos, de la humanidad y de los ecosistemas y de la vida toda, son crisis en sentido inverso. Si el Capital supera su crisis, será a costa de profundizar la crisis de la humanidad y de la naturaleza.

Todo esto cierra y se articula si entendemos que este es el proyecto y el propósito: superar la crisis de ellos destruyendo excedentes y privatizando recursos deficitarios y comunes.

En este contexto, si no entendemos que el fondo de la agresión es este, cometemos errores como: luchas aisladas de los pueblos o procesos como si enfrentaran problemáticas particulares en contextos inconexos, o articulaciones entre procesos de lucha y de resistencia sin entender el contexto, los intereses, la naturaleza y las necesidades del Capital en crisis.

Otro error más grave es pensar que hacer análisis macro políticos y económicos paraliza a la gente y le impide en consecuencia la organización de la lucha y la generación de alternativas fértiles desde abajo. Para algunos analistas resulta, paradójicamente, que no es fértil para los movimientos sociales y sectores de lucha hacer este tipo de análisis macro; por lo cual enfatizan sólo en construcciones de alternativas desde abajo, evitando, según este análisis, la parálisis que genera el análisis del contexto y de la agresión.

En consecuencia nos plantean un dilema: ignorar lo macro para poder construir y no impedir tejer desde abajo lo fértil. Este “ignorar” saca de contexto a las construcciones desde abajo. Lo inverso también se da, entender las guerras y destrucción a partir de las necesidades del capital a expensas de y suplantando o negando la validez de construir alternativas desde abajo. Este último énfasis, tradicional de vanguardismos denota un desprecio por los procesos colectivos y populares y genera expertos en agresiones sin posibilidades de generar horizontes autónomos de sentido. Expertismo y práctica autoritaria que resultan funcionales a la agresión del sistema.

El desafío que enfrentamos requiere de sabiduría. No es uno u otro, la construcción de alternativas desde abajo o la comprensión y resistencia a la agresión desde arriba y afuera. Sin comprender el contexto o la agresión, sus actores, intereses, capacidades y estrategias, los pueblos y las resistencias son vulnerables y serán sometidas. Sin respetar autonomías y procesos colectivos, los pueblos y comunidades son transformados en la resistencia en masas al servicio de intereses otros que son en esencia parte de la ecuación del Capital. No podemos generar ni promover este falso dilema. Por el contrario, superarlo es indispensable a la pervivencia y para la fertilidad de las alternativas.

Respondo a la pregunta de Justin sobre cómo enfrentar el contexto de guerra y agresión con otra pregunta: ¿cómo hacemos actualmente para articular resistencias y construcciones desde abajo (de pueblos y procesos) a una comprensión clara de contexto donde el capital en acción destruye de modo masivo excedentes de población, desarticula los procesos y se apropia de los recursos? Me parece que ese es el desafío que enfrentamos y el sentido de tejer autonomías y resistencias entre pueblos y procesos.

La necesidad de comprender el contexto es fundamental para poder construir desde abajo. Se pierde mucho terreno en el afán de decir es una cosa o la otra, son ambas.

Por ejemplo, Milton Sánchez, en Celendín, según lo sabemos y como lo ha planteado explícitamente: resisten lo local en defensa del agua y de la Vida, frente al poder de una transnacional, y a su vez se articulan con otros procesos y pueblos contra el avance de capitales.  Conga es un problema desde Cajamarca, no de Cajamarca y menos de las comunidades locales solamente. No se resuelve sin el tejido comunitario de resistencias y buen vivir ni sin la consciencia y resistencia a los megaproyectos mineros extractivistas. Así en todas partes del mundo hoy.

Queda el desafío de Tejernos a Pueblos y Procesos, lo que impone: Resistencia consciente frente a una agresión peligrosa y real y generación simultánea de alternativas de vida que le dan sentido a las resistencias y las ponen en sus lugares territoriales y colectivos.

 

Hugo Blanco:

Como nadie quiere hablar, yo hago mi aporte: (El Sub) Marcos señaló que el capitalismo necesita un ejército de reserva. Una masa excedentaria de población. Un porcentaje flexible pero menor, 1-2% de población a su disposición. Hoy es aún más grave. Ya no necesita este ejército de reserva y la proporción crece. Hay humanidad sobrante. Esta población sobrante está conformada por quienes consumen menos y resisten a su desarrollo y progreso. Particularmente poblaciones indígenas. Así ha sucedido en África (ahora el virus del Ébola les ayuda a eliminar esos sobrantes) y sigue sucediendo en el mundo entero. Es lo que estamos enfrentando: una humanidad sobrante generada por el propio Capital.

 

Manuel Rozental:

El punto que siempre señala Hugo, el cual es ¿qué es lo que hacen específicamente los procesos indígenas para resistir al modelo? Ofrecen pistas no sólo de su lucha particular sino de formas para entender cómo puede llevarse adelante esa resistencia ante todo el modelo de manera integral. Por ejemplo:  Los principios vitales de los pueblos indígenas, las formas de organización, saberes, culturas, lengua, propósitos de lucha.

De esta manera y porque se orientan hacia un vivir en armonía entre sí, de manera colectiva y con los territorios, los pueblos indígenas son una amenaza al modelo del capital, por eso son el principal objetivo a exterminar. La lucha contra los indígenas no es racista, aunque incluya y se sirva del racismo. Es económica y es sistémica. Los principios vitales de los pueblos indígenas son incompatibles y desbordan al Capital. Lo hacen aparecer en toda su ilegitimidad y crueldad desnudo de su propaganda ante los hechos.

Desde la conquista que no terminó hay un interés económico que responde por fases a los ciclos del capital, y ese ciclo en bajada, requiriendo destrucción lo estamos enfrentando hoy en día.

Otro punto a reconocer y que logra postergar agendas propias de los pueblos y procesos a tener en cuenta a partir de los aportes. Héctor nos comentaba sobre el desarrollo de una teoría justificatoria desde lo político, académico, científico, social, etc., que permita legitimar, justificar y reclutarnos en alguno de los bandos de la guerra de destrucción total. Tenemos que tener la capacidad necesaria para reconocer estas maniobras y resistir estas justificaciones teóricas entendiéndolas. Esto es urgente.

Justin hablando sobre Gaza lo ilustraba: si se acaba con Hamas no se termina la guerra, si se rinde Palestina no se acaba el conflicto, al contrario se profundiza porque hay guerra para que haya crecimiento. La intención no es destruir al enemigo sino crearlo, servirse de este, fomentarlo, para mantener el ciclo de destrucción-reconstrucción-eliminación de excedentes y apropiación de recursos escasos. Los ciclos de guerra permanente tienen ese propósito.

 

Milton Sánchez:

Muy interesante lo que se discute. Nos hace abrirnos al contexto global. Provoca una reflexión respecto de cómo se llevan a la práctica y nos afectan estas premisas de la necesidad del capital de destruir exceso y excedentes para reconstituirse.

Desde el Perú pienso en algunos ejemplos entre muchos: La guerra entre Perú y Chile. Nos hicieron creer que era una guerra entre peruanos y chilenos. Era una guerra entre Inglaterra apoyando a Chile y EEUU a Perú por recursos geoestratégicos. Nos reclutaron, lograron generar odios y que nos matáramos entre nosotros para su beneficio y que no pudiéramos ver más allá de la manipulación que creímos como verdad hasta poner nuestras vidas en las líneas de fuego. Quienes financian las guerras se quedan con los recursos y las ganancias mientras ponemos los muertos y el odio.

Otro ejemplo de destrucción de excedentes de población por otros medios. Fujimori implementó el programa de esterilizaciones con metas específicas, frente a excedentes de población para proyectos del Capital. (Eduardo)Galeano lo decía en las Venas Abiertas de América Latina. El mismo proyecto de esterilización en etapas previas diseñado desde EEUU: era mejor matar a quienes iban a movilizarse, eliminarlos desde el vientre de sus madres.

Los Movimientos sociales debemos tener una plena consciencia del contexto global. Debemos entender estas nuevas formas de acumulación como esta que ilustra Héctor, por destrucción.

 

Manuel Rozental:

México es un ejemplo claro con la guerra contra el narcotráfico sobre cómo se avanza sobre los territorios y los pueblos. Particularmente visible durante el gobierno de Calderón (PAN). Es un ensayo práctico sobre cómo montan otro tipo de conflictos para avanzar a través del terror y del despojo desde sus intereses sobre territorios y recursos eliminando población.

No es una cuestión partidaria, Morena, PAN, PRI, sino de interés sobre los territorios y contra los pueblos. No es una guerra insurgencia contra estado, ni narcotráfico-estado, sino que ese pretexto permite eliminar excedentes de población y avanzar sobre los territorios. Esto quedó absolutamente claro en el CNI luego de la Escuelita por la Libertad según los zapatistas.

En el contexto que plantea Héctor es importante ver que estos “pequeños” genocidios no resuelven el problema de la crisis del capital. Tiene que ser más grande y de mayor alcance la destrucción: ¿cómo lo entendemos y resistimos desde lo local y poder generar la articulación necesaria para resistir?

 

Héctor Mondragón:

Frente al tema del Racismo.

En este período en el que se impone luchar contra la guerra hay un nuevo ascenso del racismo como en los años 30. Siempre reaparece en estos contextos porque sirve al propósito de eliminación de excedentes. En Europa el neofascismo y racismo se extienden. En unos lugares contra árabes, en otros contra africanos, turcos etc. En Noruega, el racista que mató a más de 100 personas. El Nazismo Húngaro que es muy fuerte en este momento y va creciendo. Un poderoso movimiento anti-judíos y anti-gitanos. En Inglaterra un movimiento fascista y racista contra inmigrantes.

El Tea Party en EEUU contra inmigrantes, árabes y negros a pesar de ser presidente Obama. Es indiscutible que el racismo va en ascenso en este contexto.  En una corte de Miami se declara inocente a una persona que mató a un negro siendo blanco porque al ver un negro pensó que este, por ser negro lo podía agredir, robar o matar. Por el sólo hecho de ser negro. Es decir que un paramilitar armado de un barrio blanco, ve un negro y lo mata por eso y lo declaran inocente porque el sistema legal entiende que cualquiera en su posición habría sentido lo mismo y tenía derecho a defenderse. Una expresión de racismo institucional en acción y plenamente justificado. La perspectiva del negro, su derecho a circular, a existir, negado por razones raciales. Las protestas en Fergusson, Missouri por el asesinato de un joven negro por parte de la policía. La policía racista lo mata por negro. Es policía blanca. Se reaviva el racismo en países desarrollados pero también en los nuestros. No olvidemos la declaración de Mario Vargas Llosa: los indígenas son Talibanes de América Latina.

Todo esto hay que verlo en el contexto de la necesidad de generar una justificación de la guerra que necesita el capital para impulsar destrucción y superación de su crisis por razones económicas. El reavivamiento mundial del racismo sirve a este propósito.

 

Justin Podur:

Las ideologías de racismo siempre se articulan con el nacionalismo. La idea de la nación que incluye a todos, pero que termina incluyendo solamente a algunos y para cuyo progreso son problema, por ejemplo, los indígenas. El estallido de la II Guerra mundial se sirvió del nacionalismo. Hoy es urgente entender que la resistencia no puede caer en la trampa de los nacionalismos. ¿Qué hacer frente al nacionalismo en estos contextos?

La Resistencia a las guerras incluye no caer en los nacionalismos.

 

Héctor Mondragón:

La lucha por la Patria crea enemigos internos y externos. La filosofía de Heidegger sistematiza esto. Se trata también de localizar al enemigo interno y exterminarlo

Samuel Huntington habla del enemigo más peligroso, el interno que se articula con el externo. Recluta a partir de estos argumentos a los pueblos a una lucha por la patria y los valores colectivos que relega las luchas y agendas de los procesos de resistencia y generación de alternativas al capital. Este es el propósito político de estas formulaciones ideológicas, políticas, teóricas. Los obreros se suman a las intenciones y necesidades de destrucción del capital a pesar de que es una guerra en su contra y de que serán sacrificados para beneficio de la clase capitalista. Caen una y otra vez.

Ilustro esto con unas anécdotas históricas conocidas.

El tratamiento de los Españoles frente a los gitanos: los expulsaban de España separando hombres y mujeres. Hombres a plantaciones de azúcar en el Caribe y mujeres a otros países como sirvientas. Separarlos para destruir la cultura como fuente de resistencia

Hace 15 años el Ministro de Economía de Guatemala. Presentaba estadísticas de cuantas personas sobraban en Guatemala para mejorar la productividad del país.

La primera guerra de destrucción de capitales, 1870, luego de la Comuna de París fuela Guerra de la Triple Alianza contra Paraguay que eliminó al 80% de los hombres y al 30% de las mujeres del Paraguay y destruyó toda la capacidad productiva de ese país e Inglaterra reinó a partir de la misma sobre Uruguay y Argentina.

 

Justin Podur:

Nuestra posición: ¿Negamos el nacionalismo? ¿Nos hacemos internacionalistas?

 

Héctor Mondragón:

No sólo que somos internacionalistas, sino reconocer la diversidad y que la diversidad es riqueza. Para Heidegger el ser es someter a todos a nuestro proyecto. La respuesta frente a esto es aceptarse. Hay un eterno retorno de lo mismo. Sólo cuando se reconoce que todos valemos y somos responsables cada cual y cada colectivo y comunidad de que todos los demás subsistan y se consoliden.

 

Justin Podur:

¿Hay un lugar para el patriotismo?

 

Héctor Mondragón:

No como nación sino como defensa de culturas. Lucha por seguir existiendo. No defender el derecho falso a ser el único sino el derecho a ser otro. El Patritotismo judío frente al Holocausto era valido. El patriotismo judío en Israel es repetir a Hitler.

 

Hugo Blanco:

Muchas víctimas del Holocausto se han opuesto a Gaza. Hay muchos Soldados israelíes que se han negado a ir a Gaza. La Guerra de Vietnam terminó por la oposición de los propios pueblos a hacer estas guerras, incluidos los soldados de EEUU. Esto no puede olvidarse.

 

Constanza Cuetia. Indígena Nasa, Tejido de Comunicación ACIN-Cauca:

En estos momentos no puedo hablar, estoy en la sala de emisión de Radio Pa´yumat. Agradezco a Héctor y a Justin por sus exposiciones. Acá hemos tenido dificultades para abrir estos espacios de análisis y reflexión colectivos. Una vez un representante indígena decía “yo no leo eso (análisis de contexto y amenazas de agresión macro) porque me confunde más. Yo me quedo con lo que estamos haciendo acá“. El se refería a las lecturas de los TLC, modelo económico. Acá tenemos la idea de quedarnos en lo local. En la resistencia local no se quiere entender lo global. No se quieren complicar…Por ejemplo para el mes de octubre queremos hacer un encuentro para hablar de minería pero nos hacíamos varias preguntas de sus objetivos…pero veo un poco de dificultad para entender la mirada global, como dice Manuel, que sea simultáneo el entender la resistencia local con la global, este sábado tenemos una reunión para definir este encuentro.

 

Manuel Rozental:

Retomando la pregunta de Justin. Ellos (el capital) nos ponen a hacernos las preguntas que no son y de ese modo nos reclutan. Surge nacionalismo o no, patriotismo o no, que nacen desde un lugar concreto, es necesario entenderlo dentro del contexto desde donde se plantea, el cual es específico y concreto.

Ejemplo: pueblos indígenas que resisten como naciones, la respuesta no es sí o no sea bueno que lo hagan (moralismo), depende del contexto y del sentido ético (y secundariamente estratégico) de la misma. Si la resistencia aplica las formas contra las cuales resiste en pos de sostenerse, es decir que se transforma, por ejemplo en racismo o autoritarismo inversos, entonces este posible modo de lucha indígena se convierte en otro factor de supresión y represión que le sirve al sistema.   

Otro caso reciente y en curso es el de Palestina o  el de los Musulmanes: los atacan y ellos se radicalizan en organizaciones que ejercen terror, son sectarias, autoritarias. Este es precisamente el objetivo estratégico del agresor. Huntington ve cumplido su propósito manipulador y justificada su teoría. O crean estos grupos y sus acciones precisamente para legitimar estas teorías y tener pretextos para actuar. La respuesta de patriotismo contra patriotismo (o esencialismo) promueve el objetivo estratégico del capital, esa es una dificultad. Tener capacidad ética-estratégica. Entender las intenciones del agresor para no terminar sirviéndoles.

Los Mapuches, por ejemplo, tienen derecho al territorio no porque sean superiores a otros pueblos, sino porque tienen derecho a vivir en su territorio a su manera y por evitar que el progreso los aplaste. No todos tenemos que ser Mapuches o someternos. Es más, la forma de gobierno autónomo del Wall-Mapu es un ejemplo de inclusión en la diferencia no de imposición esencialista.

Pablo Mariman, un historiador Mapuche, le pregunta a gente del gobierno chileno, de ONGs, de la “sociedad civil” en general:  ¿por qué no es posible disolver un estado que ya fracasó (Chile) y establecer un Wallmapu bajo el que quepa toda la población que habita el territorio que hoy conocemos como Chile o Argentina bajo formas políticas, principios, territorios, modos ancestrales de convivencia, etc.?  Mal interpretado, es una forma que reduce a la otra, bien interpretado, significa que Chile y Argentina representan la lógica de la acumulación. Entonces, la nación Mapuche representa a los pueblos unidos a la tierra, es un mundo donde caben muchos mundos. En este sentido no es nacionalismo ni patriotismo, sino su superación bajo principios otros. 

Otro ejemplo, bajo el Zapatismo se puede vivir en México, bajo el estado mexicano no.

El estado Palestino de Hamás no va a ser muy distinto al estado israelí, para ser distinto debería incluir las poblaciones judías para tratar de acercarse a una salida.

La trampa del nacionalismo existe, sobre todo si se entiende el nacionalismo al servicio de la acumulación, de los de arriba y de la eliminación de otros.

Para ir cerrando, queda claro aquí que es necesario seguir trabajando en el tejido de pueblos y procesos frente a las estrategias-guerras  globales de eliminación de excedentes. No es sólo dislocar al capitalismo, además es no volver a caer en las trampas de la guerra que garantiza la acumulación.

 

Gabriela Sepúlveda,Allen, Neuquén, Argentina (no se pudo adjuntar el audio porque tenía muchas interferencias):

Planteo algunos Interrogantes.

Poder pensar nuestros países, en nuestro caso Argentina en el contexto planteado: ¿Qué lugar ocupamos en el contexto global? En este nuevo orden mundial se nos presenta como “potencia hidrocarburífera“. Se nos asume como país proveedor de recursos; de hidrocarburos. ¿Qué lugar nos corresponde en este contexto de guerra?

Nuestro contexto, avanza la minería, la extracción de hidrocarburos y el cáncer se convierte en principal causa de muerte. ¿Es esta una estrategia de exterminio más sutil y más difícil de entender que es consecuencia de esta misma política global?

A nivel partidario dentro de cada país nos surgen interrogantes. La posición de la oposición actual es la nacionalización de recursos que eventualmente lleva a una posición nacionalista. Hidrocarburo Argentino: ¿un nuevo pretexto para la guerra? ¿Una trampa que no resuelve lo de fondo?

 

Manuel Rozental:

Subrayo algo a partir de lo planteado por Gaby, Hugo, Justin: cáncer, ébola en África, esterilización, sida, tsunami en Asia…etc. Naomi Klein en su libro “la doctrina del shock” aborda este tema. Hoy hablamos de estrategias de destrucción masiva por la vía de la guerra y del terror; de los genocidios. Pero no son las únicas. Si se pudiera replicar lo hecho en la época de la conquista en cuanto a enfermedades para ellos sería mejor, porque compensaría la guerra física con las enfermedades logrando los mismos o mayores resultados de destrucción naturalizadas de manera que no aparecen como responsables. Se trata entonces, como demostraba Naomi no sólo de causar esta destrucción sino de fomentarla y, en todo caso, de aprovecharlas.

Quienes provocan las enfermedades, si es que lo hacen ya que nos es difícil demostrarlo, lo ocultan para que no sea posible llegar a conocer las fuentes y se puedan lograr los objetivos estratégicos. Esto nos genera paranoia e impotencia, lo cual también es parte de la estrategia de los agresores. A la vez hay beneficiarios en todas estas cuestiones. Reconociendo los beneficiarios entendemos qué intención subyace a los hechos de destrucción. La conquista se hizo con la espada y la cruz, pero al servicio de estas estuvieron las enfermedades y epidemias y fueron aprovechadas. Hoy no puede ignorarse este hecho.

El tema tratado hoy es indispensable para el Tejido de resistencias y autonomías entre Pueblos y Procesos. Gracias Justin y Héctor.

Una última cosa, el sábado 27 de Septiembre a las 16 hs México, comienzan las jornadas de intercambio entre colectivos, “Sembrar Vida”, el disparador es Milton desde Cajamarca, están todxs invitadxs.

 

Constanza Cuetia:

Esta conversa nos deja más claridades pero también interrogantes, nos sirve para la reunión que tenemos. abrazos!!!

 

Asamblea del Comahue por el Agua Allen: abrazos !!!



[1]Ver el artículo: Podur, Justin. Small Genocides en TelesurTV English. http://www.telesurtv.net/english/opinion/Small-Genocides-20140812-0048.html

Consultado 2014-09-21

[2]Ver Cowen, Tyler. THE PITFALLS OF PEACE: The Lack of Major Wars May Be Hurting Economic Growth en New York Times, The Upshot. Junio 13 de 2014. http://www.nytimes.com/2014/06/14/upshot/the-lack-of-major-wars-may-be-hurting-economic-growth.html?_r=0&abt=0002&abg=1Consultado 2014-09-22

 


 

Fuente Pueblosencamino.org

Descarga PDF: http://www.mediafire.com/view/17saae8iq3w0vbq/Pequeños_Genocidios_en_la_Crisis_cíclica_del_Capital_PEC_16-09-14_PDF.pdf

Audios Online y Descarga:

Parte 1 – Justin Podur – Pequeños Genocidios

http://www.mediafire.com/listen/szq114cn440dz21/PEC_16-09-14_-_01_-_Justin_Podur_-_Pequeños_Genocidios.wav

Parte 2 – Héctor Mondragón – Acumulacion por destrucción

http://www.mediafire.com/listen/55jdfwjpewjhrrm/PEC_16-09-14_-_02_-_Hector_Mondragon_-_Acumulacion_por_destruccion.wav

Parte 3 – Justin Podur – Conexiones

http://www.mediafire.com/listen/ljtcg5ovv9ab14d/PEC_16-09-14_-_03_-_Justin_Podur_-_Conexiones.wav

Parte 4 – Manuel Rozental – Falso Dilema

http://www.mediafire.com/listen/h8rta7xbpcl7imh/PEC_16-09-14_-_04_-_Manuel_Rozental__-_Falso_Dilema.wav

Parte 5 – Hugo Blanco – Las pistas de los Pueblos Indígenas

http://www.mediafire.com/listen/554phdtooe4045u/PEC_16-09-14_-_05_-_Hugo_Blanco_-_Las_pistas_de_los_Pueblos_Indigenas.wav

Parte 6 – Milton Sanchez – Contexto Global

http://www.mediafire.com/listen/tmi9a162buldvty/PEC_16-09-14_-_06_-_Milton_Sanchez_-_Contexto_Global_-_mas_aporte_Manuel_R.wav

Parte 7 – Héctor Mondragón – Frente al Racismo

http://www.mediafire.com/listen/g3qrvy74w7bc71j/PEC_16-09-14_-_07_-_Hector_Mondragon_-_Frente_al_Racismo_-_agredados_Justin_P_Hugo_B.wav

Parte 8 – Cony Cuetia Nasa Col – Dificultad para discutir lo global

http://www.mediafire.com/listen/5rw56jnf7zzzzni/PEC_16-09-14_-_08_-_Cony_Cuetia_Nasa_Col_-_Dificultad_para_discutir_lo_global.wav

Parte 9 – Manuel Rozental – Las preguntas que no son

http://www.mediafire.com/listen/ed9ha6eyc4g50ig/PEC_16-09-14_-_09_-_Manuel_Rozenal_-_Las_preguntas_que_no_son.wav

Parte 10 – Gabriela Sepúlveda – comentarios a partir de reflexiones

http://www.mediafire.com/listen/x5d6ug2656vxepc/PEC_16-09-14_-_10_-_Gabriela_Sepulveda_-_comentarios_a_partir_de_reflexiones.wav

 

——-

 

Motivo y disponibilidad de los Materiales PEC (Pueblos en Camino)

Descarga de Textos y Audios

Estos materiales nacen de necesidades concretas de tejer Autonomías y Resistencias entre Pueblos y Procesos, provienen del propio núcleo de debate de Pueblos en Camino, de encuentros periódicos que nos reflejan en sufrires, saberes y modos de resistencia de todo el mundo. Decidimos así mostrar este proceso que incide en nuestros aprendizajes mediante aciertos y errores.

Grabamos los audios de las reuniones colectivas, luego tomamos notas (aclaración: las notas compartidas aquí no son transcripciones de los audios) y propusimos compartirlos por este medio.

Al mostrar esta faceta interna de construcción colectiva de ninguna manera lo hacemos para que se entienda como un círculo cerrado, todo lo contrario, creemos que son elementos que pueden contribuir al debate y sobre todo a la discusión, puesto que entendemos que este lugar no es el de las verdades.

Invitamos entonces abiertamente a que estos materiales sean copiados, descargados, viralizados, pirateados por los medios que se consideren necesarios. Al mismo tiempo, dejamos las puertas y sobre todo el corazón abierto para que otras personas, procesos y pueblos se puedan sumar y participar activamente de estos encuentros.  

Quienes Somos Pueblos en Camino

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *