Bolivia: «Eva, la antítesis de Añez, pero también de Evo»

María Galindo entrevistó a Eva Copa Murga quien juró como Presidenta del Senado por el Movimiento al Socialismo (MAS). Eva Copa Murga y su gesto, su acto, su coherencia, su ser mujer de El Alto y Bolivia se levanta y levanta la frente a las masacres, la guerra y con la Whipala en este mundo de misoginia racista, golpista, fascista y de mentirosos y con ella se levanta hoy este 25M contra la violencia contra las mujeres. Mejor dicho, Eva, en el esbozo conmovedor de María Galindo publicado por lavaca, levanta este 25M de 2019 desde Bolivia para el mundo. Eva se levanta y nos sacude. Desde «la valentía de quien se reconoce débil y de quien sabe que saberse débil es una fuente infinita donde encontrar las claves para sacar al país de este callejón sin salida. Y así, el golpe fascista y racista que quería ocuparlo todo, se topó con Eva Copa Murga que le puso freno al avasallamiento.» Su presencia, brotando como planta en las grietas del asfalto, se para frente a tanta mentira, a tanta muerte, a tanta orden de orden de unos y otros negando y aprovechándose. Ante ella la dictaduras fascista y la tirana de turno aparecen desnudas y deben avergonzarse. Pero no sólo ellas y los fascistas. Como lo afirma María Galindo: «Eva es la antítesis de Yanine Añez, pero también de Evo.»

Todo esto en el ámbito de «La orfandad que deja el caudillo». Otro texto del 13 de noviembre, también de María Galindo que hoy, frente a la violencia contra las mujeres resuena con más fuerza y oportunidad porque ella sabe, porque ella es «…entre muchos de mis oficios, testigo directa cotidiana de lo difícil que es sacarse un macho de encima para una mujer que sufre violencia y no deja de salírseme de la cabeza esa imagen cuando pienso en Bolivia.» Bolivia, bajo el golpe fascista y racista, está enfrentando esa dificultad, ese desafío, el de «sacarse un macho de encima» que tantas veces se convierte en la añoranza de su retorno y la orfandad de su ausencia a pesar de tanto y de todo. Desde Bolivia hoy, Eva y María conmemoran y nombran la lucha contra la violencia que sufren las mujeres y que se niegan a seguir sufriendo y nos exigen en justicia señalar, despreciar y detener sin mas pretextos ni razones. ¡Así Sí! Resistencias y Caminos. Pueblos en Camino

Eva, por María Galindo

Retrato de Eva Copa Murga, la mujer que se hizo cargo de la Asamblea Legislativa Plurinacional, y del peso que carga hoy por no huir y construir una salida democrática frente al golpe fascista que se hizo del poder en Bolivia.

Mientras deambulan los asesinados en la ciudad de El Alto en ataúd donado, buscando justicia para sus muertos, mientras la ciudad entera carga esos muertos para exigir la renuncia de Janine Añez, aparece como salida de la nada Eva Copa Murga. Jura como presidenta del Senado y se constituye por el azar en la segunda mujer al mando del Estado.

Pertenece a la bancada del Movimiento al Socialismo (MAS) y está a punto de terminar su mandato. En estos cinco largos años jamás habíamos escuchado su voz. Los espacios de visibilidad y mando los copaba la clase media letrada y blanqueada perteneciente al MAS y los dirigentes hombres capaces de imitar y obedecer a Evo: por eso nadie hasta ahora conoció a Eva.

Es ahora entonces, cuando la renuncia de Evo ha producido un vacío de poder gigante, donde cada quien escapó por su lado resquebrajando internamente al propio partido, que aparece Eva y acepta jurar al cargo por responsabilidad, por coraje, por valentía. No la valentía del que se pretende fuerte, sino la valentía de quien se reconoce débil y de quien sabe que saberse débil es una fuente infinita donde encontrar las claves para sacar al país de este callejón sin salida. Y así, el golpe fascista y racista que quería ocuparlo todo, se topó con Eva Copa Murga que le puso freno al avasallamiento.

Tiene 32 años, es alteña, hace semanas que no duerme en su casa por razones de seguridad; es estudiante de Trabajo Social y la vida no le ha dado la oportunidad de terminar su carrera. Estudia en la universidad pública de El Alto, en esa carrera que forma parte de la facultad de Ciencias Sociales, una carrera que esta plagada de birlochas que no quieren convertirse en intelectuales, sino que entran con el deseo de usar su comprensión de la gente para servir a la gente. No es chola, aunque seguramente su madre o su abuela lo son: ella es birlocha. Viste un cómodo pantalón y su cabello negro largo y brillante no esta trenzado, sino suelto o con cola. Sus labios café oscuro, sus mejillas quemadas por el sol alteño y más que nada su forma de hablar -con una mezcla extraña de parquedad, solidez y timidez- la colocan como la antítesis política de Yanine Añez.

Mientras Añez es una pantalla y por serlo juega a ser una muñeca ornamental del juego macabro fascista que gobierna Bolivia, Eva no es una pantalla: es una mujer que asumió el peso del que otros y otras huyeron. Cuando le pregunté comó y por qué se había animado a hacerlo me dijo: “porque soy alteña, porque no tengo otra salida, porque no me voy a ir de Bolivia a otra parte: no tengo por qué escapar”. Y cuando le pregunté ¿y por qué han escapado tantos y tantas?, responde: “Dicen que por razones familiares”.

Llevo trece años en Radio Deseo entrevistando cuerpo a cuerpo a todo tipo de personajes y nunca he sentido tanto respeto por mi interlocutora como el que me inspira Eva. Cuando terminamos de hablar y ya no estamos al aire nos damos un abrazo largo, en un estudio pequeñísimo, y recién ahí ella por fin decide llorar. Me contengo no porque me sienta mas fuerte que ella, es que quiero escuchar sus sollozos. La estrujo y siento su fragilidad. Ella pertenece a quienes no olvidan su fragilidad.

Eva está ahora sujeta a todo tipo de hostigamiento. Los policías que custodian la plaza de gobierno la obligan a presentar su credencial una y otra vez para recordarle con su prepotencia de qué lado están hoy las armas. Eva padece además la invisibilidad crónica que soportan las mujeres políticas: los medios no la ven, pero sus colegas parlamentarios de la derecha la miran de pies a cabeza para intimidarla. Eva viene del mundo de l@s invisibles y esa es hoy su mayor fortaleza. Nadie esperaba que ella jugara ningún papel, menos aun que se pusiera a la cabeza de la Asamblea Legislativa Plurinacional.

Lleva pocos días en el cargo y ha logrado instalarse como Poder Legislativo alternativo al Ejecutivo de facto. Ha logrado sujetar a su bancada y declarar que Evo Morales abandonó el cargo: lo hizo para no conducir al Parlamento a la discusión sin salida de aceptación o rechazo de la renuncia. Y eso hoy en Bolivia es frenar la muerte y atajarla con los brazos. Eso es no aferrarse al caudillo y sabe actuar según su propia consciencia, sabiendo que lo que está en juego no es lo bien o mal que quede Evo: lo que está en juego es la democracia. Así ha logrado instalar comisiones de trabajo para empezar todo de cero: formar tribunal electoral y convocar a elecciones.

Desde el Ejecutivo de facto -donde quieren guardar las formas jurídicas que maquillen su dictadura como democrática- no han tenido otra alternativa que mandar su proyecto de ley al Senado sin poder lanzar las elecciones por decreto y a su medida.

Todo eso lo ha hecho Eva aceptando cargar el bulto de las circunstancias en sus espaldas, pisando un piso agrietado que podría tragarla a cada paso.

La ciudad de El Alto es una ciudad donde cotidianamente las mujeres cargan en sus espaldas grandes bultos en aguayos, llevan su mercadería, o sus wawas, sus angustias o sus esperanzas a cuestas. Eva carga un bulto también: el bulto de esperanzas para frenar una guerra civil, el bulto de ungüentos con que conjurar la violencia de los asesinos, carga el bulto de los sueños de los asesinados, carga el bulto de las lágrimas de las dolientes que no paran de llorar, dejando claro una vez mas que las mujeres no queremos ocultar nuestra fragilidad y nuestro dolor.

Eva es la antítesis de Yanine Añez, pero también de Evo.

María Galindo
La Vaca
Noviembre 22 de 2019
https://www.lavaca.org/notas/eva-por-maria-galindo/

La orfandad que deja el caudillo

El sentimiento de abandono y orfandad que deja ver el despegar a Evo Morales rumbo a México se siente en las calles. La gente me llama a la radio y rompe en llanto sin poder hablar, su sentimiento de debilidad y de abandono hacen que de la memoria se les borren por arte del dolor las violencias y arbitrariedades del caudillo, y que la gente lo añore como padre protector y benefactor.

Soy, entre muchos de mis oficios, testigo directa cotidiana de lo difícil que es sacarse un macho de encima para una mujer que sufre violencia y no deja de salírseme de la cabeza esa imagen cuando pienso en Bolivia.

Cuando el macho/el caudillo tira la puerta porque ha perdido el control sobre la vida y los afectos de su compañera, anuncia un apocalipsis. La acusa de destructora de la familia, exige y demanda que ella se sienta culpable.

María Galindo

¿Y saben qué? Al macho violento lo que más le importa no es cómo se quedarán las wawas, ¿Cómo se les puede explicar lo ocurrido, no? Lo que más le importa al macho violento que se va es quedar bien, por eso empieza a propagar todo tipo de descalificaciones contra su “víctima”, descalificándola, denigrándola y haciéndole un cerco para deslegitimarla.

Lo que más le importa al macho violento cuando se va es que ella no pueda recuperar su vida, sus sueños, sus planes y su alegría. Evo Morales está en ese juego precisamente, quiere presentarse internacionalmente como victima indígena de un golpe de Estado fascista racista, colonial e impulsado por la CIA; y eso es la mitad de la verdad.

Evo Morales está complacido con dejar al país en un proceso que puede derivar en un proceso autodestructivo. Está complacido de que sea la derecha fascista, que irónicamente fue su aliada en el ecocidio y el proyecto de destrucción de la amazonia, la que le haya tumbado. Él estaba políticamente agotado y por eso tuvo que hacer fraude y es esa derecha destructiva, ignorante angurrienta que se queda, la que le permitirá volverse a legitimar ante la comunidad internacional y ante la gente.

Bolivia necesita tomar contacto con sus propios miedos, sentir su propia fragilidad y hablar y hablar sobre lo que esta sucediendo, para armar junt@s el rompecabezas de sentidos que necesitamos, tal cual lo hace la victima de violencia para recuperar sus sueños, su cuerpo y sus luchas, y no caer en el siguiente macho protector.

Hoy más que nunca los pueblos indígenas tienen la gran tarea de demostrar que Evo no fue el eje de sus luchas, ni el propietario de sus derechos y asumir su propio espacio, permitir y hacer de todo para que sus propias voces resurjan, esta vez sin caer en los mismos errores: que hablen las mujeres y los niños y niñas, y los jóvenes y que no sean los pajpakus, machistas y envalentonados, que anunciando guerra vuelvan a silenciar a sus propios pueblos.

Hoy más que nunca el cuestionamiento del ecocidio, cuyos responsables están en el Comité Cívico Pro Santa Cruz tiene que tomar espacio y voz. No es que las luchas ecologistas no tienen interlocutor ni sentido, todo lo contrario, tienen más sentido que nunca, porque los directos responsables son los que quieren tomar el control, esta vez sin careta popular, que es lo que Evo les aportaba.

Las feministas que estamos despatriarcalizando la sociedad con libertad desde nuestras vidas y nuestros cuerpos, l@s discas, la mariconada.

Ahora necesitamos entender que el caudillo no nos dejó huerfan@s y que tenemos voz propia, propuesta propia. La lucha fue y es por la democracia y no por fascismo, es eso lo que tenemos que dejar en las calles, en las asambleas, en los barrios y en el cielo, escrito con claridad desde nuestras propias voces.

Así como Camacho no es el propietario de la democracia, sino el utilitario de las luchas por democracia; Evo tampoco es el propietario del Estado Plurinacional, ni de las agendas populares.

Es urgente y es posible la recuperación de nuestras voces el fascismo que cree que tiene al país en el bolsillo esta muy equivocado no es así.

El caudillismo es hoy más que nunca uno de los ejes más importantes de discusión, no podemos ir de caudillo en caudillo, como peones de un tablero.

El caudillismo como figura que expropia luchas y sentimientos

El caudillismo como figura ofrece protección y salvación a cambio de control, y sumisión.

Y para eso, por muy increíble que parezca, somos las mujeres las que tenemos la clave de cómo quitándote un macho de encima no tienes porqué caer en el macho siguiente.

OPINIÓN
Por María Galindo
Miércoles, 13 de noviembre de 2019 · 09:25
Página Siete, Bolivia
https://www.paginasiete.bo/opinion/maria-galindo/2019/11/13/la-orfandad-que-deja-el-caudillo-237239.html

María Galindo es miembro de Mujeres Creando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.