Hidroituango: Alerta criminal

La represa de Hidroituango es un proceso criminal que acumula un prontuario aterrador de delitos impunes, pero además y justamente porque no se aborda este proceso criminal en justicia y en derecho, sus perpetradores y poderosos beneficiarios deben seguir encubriendo, tapando, mintiendo, negando y, peor aún siguen empeñándose en mantenerlo y en ponerlo en funcionamiento, lo que constituye el riesgo en ciernes y en curso de una catástrofe aún mayor. Es decir, están ahora mismo en proceso de cometer un crimen de proporciones incalculables y de efectos irreparables negándose por su codicia y arrogancia a escuchar las voces de quienes les exigen con pleno conocimiento de los hechos, desmantelar ya y de manera controlada esa represa. Empezar ahora mismo puede ser ya demasiado tarde, pero seguir encubriendo y negando es aún peor.

Compartimos abajo la Circular 002 del 13 de enero de 2019 emitida por la UNGRD -Unidad Nacional para la Gestión de Riesgos y Desastres en la que señala que se mantiene la alerta de evacuación promulgada en la Circular 042 del 2018. Eduardo José Gonzalez Angulo, Director de esta entidad y quien firma la Circular que habla por sí misma incluye en esta todo un Plan de acción que pone en evidencia la magnitud de la catástrofe, consecuencia de los efectos previsibles y advertidos pero ignorados, de este megaproyecto perverso y, reiteramos, criminal. ¡Así No! ¡No Más! Pueblos en Camino

Hidroituango: Alerta criminal

Circular-002-del-13-de-enero-de-2019

Además de haber seguido de cerca en publicaciones y por comunicaciones directas el proyecto desde sus inicios, tuvimos la oportunidad de participar en un recorrido de observación al Cañón del Río Cauca y a varios de los municipios afectados, incluyendo la obra en construcción, lo mismo que al subsecuente Foro realizado en la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Antioquia entre el 14 y el 17 de octubre de 2018 organizado por Ríos Vivos Antioquia. En primer lugar, visitamos la zona con las víctimas despojadas, desplazas y perseguidas por la EPM. Convivimos con ellas y ellos en los campamentos donde llevan meses desplazadas y desplazados de su territorio y formas de vida, en la mayoría de los casos, sin reconocimiento ni reparación, pero además, bajo persecución constante por la EPM, instancias del Estado y actores armados.

foto alcaldía de Medellín

Escuchamos profesores y profesoras universitarios con amplia experiencia no sólo en Geología, Derechos Humanos, Historia, Antropología, Ingeniería, sino quienes han estudiado minuciosamente las necesidades y proyecciones de producción energética en el país y quienes aseveran, datos en mano, que, en contra de las advertencias amenazadoras de inminente escasez eléctrica sin esta obra, Colombia no necesita la producción de energía eléctrica de Hidroituango. Algunas de las otras conclusiones que reiteramos acá y que se amplían en las memorias de este evento incluyen:

Ríos Vivos Antioquia Diciembre 20 de 2018: https://riosvivosantioquia.org/el-2018-ha-sido-el-del-mayor-numero-de-ataques-en-contra-de-la-oposicion-al-megaproyecto-hidroituango/
  1. El proyecto Hidroituango ha estado sumido en una corrupción descomunal desde sus inicios, involucrando empresarios, funcionarios públicos del más alto nivel, entidades financieras nacionales e internacionales, entre otros y contando con la complicidad de los grandes medios de comunicación, salvo excepciones que reafirman esta realidad. Aún si la obra hubiera estado bien hecha, el manejo de dineros, licitaciones, contratos, está plagado de corruptelas y podredumbres impunes.
  2. El terror para generar despojo cometiendo masacres, desapariciones por decenas, intimidaciones, amenazas y todo tipo de vejaciones, antecedió la iniciación del proyecto y su gestión y se perpetúa hasta el día de hoy. Bajo las aguas del cañón del río Cauca que ahora inundan un vasto territorio, hay sangre. Mucha sangre vertida por manos criminales que obedecían a los intereses y órdenes de quienes se enriquecen, enriquecieron y pretenden hacerlo aún más con esta obra.
  3. Intencionalmente y con la mayor crueldad fueron despojadas comunidades enteras, en particular “Cañoneras y Cañoneros” que se han dedicado al lavado del oro en las orillas del río, a la vez que pescaron y cultivaron la tierra allí. Podemos aseverar que la represa se hizo para expulsarles de allí, dejarles sin sustento ni modo de vida, negarles la existencia y abandonarles señalándoles como una amenaza para la región y el progreso. Sabemos por testimonios directos que las instancias que les rescataron y acomodaron en coliseos y resguardos, en la mayoría de los casos, les excluyeron de listas de afectados y afectadas en connivencia con los intereses encubridores de la EPM y por ello mismo, de entidades del estado. 
  4. La represa nunca debió construirse allí, ni debió construirse de la forma en que se hizo. La ubicación de la misma, tan aguas abajo en el río Cauca, en un cañón surcado de fallas geológicas que pudimos y cualquiera con un mínimo de conocimiento puede ver, en una zona amenazada por sismos, genera un riesgo enorme para las poblaciones río abajo y río arriba del embalse. Ello sin contar con el mayor de los riesgos: el muro del embalse se sostiene en cerros cuyas rocas, tarde o temprano cederán. Vimos la forma en que el agua, aún sin la presión del caudal del Cauca, se filtra y agrieta la formación rocosa profunda de estas montañas sobre las que se sostiene (y ahora se hunde) el muro. Tarde o temprano, la represa va a generar una calamidad ecológica, económica y humana irreparable. Con recursos y deuda pública han construido mal y donde no deberían hacerlo este embalse innecesario.
  5. A las masacres, desapariciones, terror, amenazas, despojo, desplazamiento forzado y demás crímenes de lesa humanidad cometidos para construir esta obra, se sumarán inevitablemente, según lo entendimos y vimos, la destrucción de municipios y pueblos río arriba y río abajo. Hidroituango es un crimen de lesa humanidad en expansión. Esto sumado a la destrucción de una forma de vida milenaria y heredada del Pueblo Nutabe, impedida no sólo de lavar oro sino de cultivar, cosechar y pescar y ahora desplazada nos permite señalar que esta represa, al igual que otras similares se construye con el propósito de expulsar y eliminar a estas comunidades. Siendo esta la consecuencia, la represa de Hidroituango promovería un genocidio.
  6. Impedir el flujo del Río Cauca, inundar el cañón, secar riberas río abajo, represar y contaminar aguas, entre otros efectos en los ecosistemas, constituye un ecocidio de impactos apenas predecibles.
  7. Mientras esto redactamos, el país observa en noticieros y medios comerciales que poco o nada han dicho de lo que acá listamos la forma en que las compuertas del embalse se cierran “en vivo y en directo”. Muchas y muchos, junto con quienes de este oprobio descomunal se benefician estarán aplaudiendo maravillados este logro. Cuando el mundo entero tiene certeza de los efectos destructores de este tipo de represas hidroeléctricas que vienen desmantelándose a un costo enorme en otros países, acá aplaudimos un engaño, un robo, una farsa y un proceso criminal que es además innecesario. 
  8. En este contexto aparece la Circular 002 de la UNGRD. Mientras la entidad del estado responsable de la prevención y atención de desastres reitera una alerta que señala en la dirección de lo ya documentado por expertos serios de manera reiterada, la calamidad se consuma y se aplaude.

No pueden decir ahora, ni podrán decir luego (aunque lo harán) que no sabían. Ninguno de los Presidentes de Colombia desde el comienzo del diseño y gestión de esta obra hasta el actual y con ellos, el Presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, las entidades financieras transnacionales que han invertido en este proyecto y de allí para abajo, hasta el nivel local, pasando por altos y bajos funcionarios y la fuerza pública, ninguno de ellos y ellas podrán decir que no sabían. La represa de Hidroituango es ecocidio, genocidio y todo para alimentar robando y encubriendo con propaganda un descomunal robo de riquezas, recursos, trabajo y ahorro al pueblo Colombiano. Para completar el panorama, esta no es ni la única ni la última represa hidroeléctrica que pretende construirse sobre el río Cauca.

Visto desde otra perspectiva, si algunos quisieran apropiarse de territorios y riquezas ajenos, despojar y eliminar pobladores, extraer las riquezas existentes para acumular ganancias personales y que todo esto lo paguen y promuevan las víctimas, uno de los mecanismos más eficaces, eficientes y descarados para hacerlo son las represas hidroeléctricas. Hidroituango y la EPM así lo demuestran.

Enviamos nuestro saludo solidario, de lucha y resistencia para las y los afectados por este proyecto, exigiendo libertad para ellas y ellos con y en el río Cauca:

¡RÍOS PARA LA VIDA. NO PARA LA MUERTE!

Delegación del Cauca y Valle del Cauca al recorrido por el Cañón del río Cauca y Foro sobre Hidroituango (Parte I y Parte II) realizados en octubre de 2018, organizados por Ríos Vivos Antioquia.(1)

Para más información y contacto ver Ríos Vivos Antioquia

(1) En la delegación participaron delegadas y delegados de comunidades indígenas del Cauca (resguardos de Pioyá, Huellas-Caloto y Jambaló) junto con activistas Cali y el Valle del Cauca y delegadxs de Pueblos en Camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.