Jambaló establece control territorial y deberá reconocer contradicciones para retomar la búsqueda de autonomía

Compartimos una narrativa descriptiva del cierre de la asamblea comunitaria número 140 del Proyecto Global de Jambaló, norte del Cauca, para que a partir de ésta se continúe con lecturas críticas y autocríticas necesarias para alimentar las acciones comunitarias en nuestros territorios frente a la urgencia de retomar la búsqueda de autonomía y ejercer control territorial en todos los ámbitos. En Tiempo Real, Pueblos en Camino

Es urgente reconocer y reconocernos en las problemáticas y caminos que otras y otros están sufriendo y gestando más allá del estado con apuestas anticoloniales y antipatriarcales. Es necesario tejernos desde abajo y en el olvido desde prácticas invisibles y menos espectaculares que el sistema es capaz de alumbrar y capturar. Es vital retomar el camino de la autonomía que tenga como centro el autocontrol de nuestras territorialidades, para que nuestros territorios del imaginario, de nuestros cuerpos y de nuestra Madre Tierra vayan siendo liberados en cada acto de autoorganización, autogestión y autocuidado cotidiano y de largo aliento. 

Asamblea número 140 del Plan de Vida “Proyecto Global” de Jambaló

Con la firma de la paz se silenciaron los fusiles entre las Farc y el Ejército de Colombia, pero ahora vivimos una guerra sistemática contra los pueblos”. Lo que ha significado el posacuerdo es la llegada y reagrupación de actores armados de derecha y de izquierda que han detonado amenazas, señalamientos, asesinatos y persecución contra quienes defendemos los territorios.  “Acá sabemos que el motor de los actores armados es el narcotráfico, por eso quienes ejercemos el control territorial y aplicamos nuestra resolución de autonomía nos hemos convertido en un obstáculo”, manifestó una mujer Nasa en la asamblea comunitaria número 140 del Plan de Vida “Proyecto Global”, que se realizó el 12, 13 y 14 de diciembre en la vereda Paletón, resguardo y municipio de Jambaló Cauca. Escuchar transmisión radial

Mientras los actores armados legales e ilegales se disputan territorios y buscan controlar nuestra población, Colombia sigue siendo concesionada a la economía extractivista y las leyes siguen acomodándose para legalizar el despojo transnacional. “…A dos años de la firma van casi 600 líderes y lideresas asesinados en este país, pero este no es un mal menor y no es un problema de Colombia. Basta mirar México, el crimen organizado y las cifras que hoy son incontables y basta mirar Guatemala a 21 años de la firma de los acuerdos, donde los territorios están sometidos a monocultivos, minería, hidroeléctricas…Claro, sin mencionar la situación de los pueblos en Venezuela…”, manifestó otra comunera. 

Nuestras territorialidades están siendo capturadas en medio de la guerra más cruenta y visiblemente violenta para garantizar la reproducción del sistema capitalista en crisis. También a través de artefactos institucionales internos y externos que se van consolidando, pero mientras nos benefician también nos ocupan y entretienen en proyectos que no tienen como centro la autonomía para el control territorial que se necesita hoy frente a la guerra. Así estamos: “ayer discutíamos por la distribución de plata y por lograr un pedacito del presupuesto, pero hoy vemos la realidad que vivimos”, reconoció un comunero en la asamblea, que en su  último día tenía como propósito: decidir la continuidad del “Programa nacional Integral de sustitución de cultivos de uso ilítico- (PNIS)”;  reconocer a Flor Ilva Tróchez –alcaldesa indígena de Jambaló- por el premio a una de las mejores gobernantes contra la pobreza; y aplicar remedio a dos comuneros involucrados con el EPL que fueron rescatados de las Farc en una acción humanitaria conjunta entre autoridades indígenas del norte del Cauca.

Los cultivos de uso ilícito y las promesas de sustitución

Los delegados del PNIS le explican a la comunidad que: “la iniciativa busca sustituir los cultivos de uso ilícito de la mano de las comunidades. Que esto hace parte del Punto 4 ‘Solución al Problema de las Drogas Ilícitas’, del Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz para transformar de manera integral las condiciones de vida de las comunidades rurales”. También informan que sólo se beneficiarán las familias que decidan sustituir voluntariamente y que deben comprometerse a: “No resembrar, no participar en la comercialización ilegal de las materias primas derivadas de éstos y no participar en la comercialización ilegal de las materias primas derivadas de éstos”.

Fotografía de Libardo Cuetia

Aseguran que van a garantizar beneficios para que quienes sustituyan los cultivos de uso ilícito tengan un sistema de seguridad alimentaria y desarrollen proyectos agrícolas, pecuarios y de servicios a través de la intermediación estatal. Dicen que esta iniciativa PNIS es muy importante porque beneficiará directamente “al pequeño campesinado que en un 47% depende de estos cultivos y está en la pobreza. Que el apoyo se podrá ver en asistencia técnica integral, comercialización, alimentaria y no alimentaria con un millonario presupuesto que acaba de ser aprobado por el presidente Duque”.

Después de la intervención de Gabriel Rojas acompañado de Jaime Andrés Astadiza, se escucharon voces bajas preguntándose si esta vez sí van a cumplir y cómo lo van a hacer con la comunidad, “porque hace 6 meses que se aceptó esta iniciativa pero los encargados nunca volvieron por acá. A nosotros nos tocó buscar los contactos directamente y llamarlos de manera personal porque la gente estaba preguntando qué había pasado con la plata que habían prometido. Ahora están mostrando disponibilidad y se están comprometiendo con la comunidad, así que esperamos que esto se pueda realizar”.

Desafortunadamente no hubo tiempo para que las y los comuneros preguntaran, exigieran, cuestionaran y propusieran en voz alta aprovechando la presencia de los encargados. Lo que sí les manifestó la alcaldesa municipal, es que si querían que la comunidad tuviera confianza en la institucionalidad, debían cumplir lo acordado con las familias que ya están comprometidas con la sustitución voluntaria.

“No confió en que el gobierno cumpla, pero no podemos perder la esperanza”, manifestaron algunos comuneros, mientras otros hacíamos una metáfora del “PENIS”, como símbolo del macho que enamora, engaña, miente y ofrece sólo para penetrar, pero cuando cumple su propósito se va. Llamábamos la atención a ese mecanismo patriarcal esperando que el PNIS no fuera una iniciativa que sólo busca penetrar nuestros territorios, lejos de establecer una relación que busque erradicar los problemas de fondo que generan el empobrecimiento y la guerra en Colombia.

Flor Ilva Tróchez, reconocida por su labor como mujer nasa alcandesa del muncipio

“El acompañamiento de mujeres valiosas del territorio han garantizado el trabajo comunitario desde distintos espacios como educación, guardia indígena, mujeres, comunicaciones, autoridades, juntas de acción comunal, estudiantes, organizaciones comunitarias. Son mujeres que vienen ayudando a fortalecer el Plan de Vida como derrotero de nuestra lucha. El conflicto armado ha quitado muchas vidas, pero nosotras estamos caminando desde el ser comunidad con trabajos arduos para la gente”.

Fotografía de Laamus Kapiyasa Pazu

En el marco de esta Asamblea Comunitaria, las y los comuneros de base y todas y todos quienes están vinculados a los distintos programas comunitarios homenajearon a Flor Ilva Tróchez -comunera Nasa que actualmente se desempeña como Alcaldesa del Resguardo y Municipio de Jambaló al norte del Cauca-, quien acaba de ganar el segundo lugar en Colombia como una de las»Mejores Gobernantes en la Superación de la Pobreza». Allí llegaron con múltiples obsequios, incluyendo artesanías que ponen en evidencia los productos que están forjando desde el territorio.  

“La reconocemos por tu trabajo y dedicación a la comunidad, por impulsar que el pueblo Nasa progrese sin dejar de lado lo cultural, ejemplo de esto es nuestro esfuerzo y pujanza como familias productoras de Jambaló”. Desde los diversos espacios de organización y administración reconocieron su trayectoria comunitaria y la gestión que viene realizando como Alcaldesa elegida colectivamente. A Flor Ilva la rodearon de abrazos humildes y sinceros de gente extraordinaria que pese a la guerra sigue luchando por la vida y no se quiere cansar frente a la muerte.

“Por ustedes estoy aquí parada con firmeza, la comunidad nos hace fuertes y nos acompaña. Nuestra familia es el Plan de Vida del Proyecto Global. Este es un reconocimiento a ustedes mismos, a mí, a las autoridades y a las mujeres que están aquí representando a nuestro pueblo.

 Sabemos que sin el uso de las armas podemos seguir nuestra lucha por la paz. Ustedes son los menos reconocidos por la institucionalidad. En Jambaló somos 8.200 mujeres y vamos a resolver los problemas que nos afectan. Vamos a tejer para acompañar a nuestros hombres, a muchos los han matado, pero a nosotras también nos están matando”. 

Conversando con Flor Ilva acerca de la concepción de pobreza nos aclara: “Para el gobierno la pobreza se refiere a la comunidad que no tiene vivienda digna, que no puede acceder ni a educación ni a salud ni a saneamiento básico, es decir que no tiene calidad de vida. Como Nasas no tenemos ese concepto de pobreza. Decir que somos pobres es menospreciarnos porque acá tenemos nuestra riqueza cultural. Mamá decía que quien no tenía su casita era más bien por descuido”. Así que reconociendo esta tensión existente, nos preguntamos cómo se le disputa al gobierno desde nuestra cosmovisión frente a las políticas públicas generadas desde arriba:

“El gobierno debe hacer inversión en la sociedad para retribuirle al pueblo sus impuestos, esto hace parte de la política de Estado. Y éstas políticas sí generan procesos de armonía, orientan, organizan, promueven y proyectan los planes de vida de las comunidades. Pero en la implementación este discurso se contradice, porque las políticas de estado no invierten en lo que las comunidades más necesitan. Acá se invierte más en la guerra, justamente por eso el movimiento estudiantil está en paro”

En la premiación a Flor Ilva en Bogotá se hizo bastante alusión a los objetivos de desarrollo sostenible con sus 17 propósitos para erradicar la pobreza, en este sentido, ella reconoce que “en la práctica esto no se ve. Nosotrxs tenemos tres pilares que nos sirven para disputarle a las políticas de estado lo que la comunidad necesita: los mandatos del Proyecto Global, la corresponsabilidad y la planeación estratégica”. Pilares que entran en tensión por naturaleza, porque la política estatal está subordinando la política organizativa pese a que los esfuerzos y la buena voluntad exige responder a la comunidad. “Los presupuestos se tienen que ejecutar tal y como vienen predestinados desde el Plan de Desarrollo, pero estos encajan muy bien con nuestro Plan de Vida, en el marco de los Planes de desarrollo con enfoque territorial”, puntualizó.

Remediando a quienes desarmonizan el territorio

La semana pasada se denunció el secuestro de Marcos Dagua y Alirio Quiguanás, ambos oriundos de Jambaló y comuneros de Miranda, que estaban trabajando en la finca El Chirapo en territorio de Cerro Tijeras. Inmediatamente la guardia indígena de Cerro Tijeras acudió a rescatarlos y la JAC de Mirada exigió su liberación, sin embargo, los actores armados pidieron la presencia de la autoridad tradicional de Jambaló, de lo contrario, procederían a hacerles consejo de guerra. A la vez, los familiares de Marcos Dagua Campo, comuneros de Jambaló, solicitaron a su autoridad realizar una labor humanitaria para rescatar a su familiar e impedir que fuera ajusticiado. Cuando la autoridad de Jambaló llegó a reclamarlos, los actores armados que se identificaron como Farc manifestaron que se habían declarado la guerra con el EPL y que iban a ajusticiar a los dos comuneros por ser integrantes del EPL, pero como eran comuneros indígenas les perdonaban la vida y los entregaban a la autoridad tradicional. 

Fotografía de Estella Ipia

Los dos comuneros confesaron ser parte del EPL y estuvieron a punto de ser ejecutados por las Farc, pero gracias a la acción humanitaria realizada por la autoridad indígena de Jambaló hoy están con vida y frente a decenas de comuneros y comuneras del mismo resguardo, de Cerro Tijeras y de Miranda, aceptaron sus errores y asumieron el remedio:

“Yo sé que cometí un error. Sí estoy dispuesto a que me castiguen. No voy a tirar a ustedes a amenazar, sino fuera por ustedes no estaría vivo. Eso sería de mi parte”.

“Yo cometí un error y eso no está bien, pero si me van a castigar que lo hagan, eso sirve para sentar cabeza”.

En ese sentido, la autoridad tradicional de Jambaló con acompañamiento de la Cxab Wala Kiwe-ACIN, del proyecto Global, de la Junta de Acción Comunal de Potrerito en Miranda y de comunidades de Cerro Tijeras, retomando la Resolución de Autonomía del 2000 en asamblea comunitaria frente a la desarmonización territorial de todo actor armado y de los cultivos de uso ilícito, decidieron en colectivo y aplicaron 10 fuetazos a cada uno de los comuneros y los entregaron a la Junta de Acción Comunal de Potrerito en Miranda Cauca, quienes también aplicarán sanción interna según acuerdos comunitarios. “Nosotros no pertenecemos a la organización indígena y no somos cabildo, eso no quiere decir que apoyemos a los actores armados. A nosotros también nos ha tocado ir a hablar con los comandantes y exigirles respeto por nuestro territorio”, apuntó el delegado de Potrerito, Miranda. Mientras otro comunero explicó que: “Estamos es aplicando remedio, no es un castigo. La naturaleza lo sabe muy bien y por eso es mejor aplicar la resolución de autonomía”.

Este no es un caso fortuito y menos un hecho aislado, corresponde a una puntada más de grandes redes criminales que se instalaron en los territorios con el accionar de actores armados legales e ilegales que no sólo pretenden controlar los corredores del narcotráfico sino también los procesos sociales y populares que se oponen a la guerra y a la violencia que despoja sus territorios. Por eso siguen asesinando comuneras y comuneros en Colombia en Abya Yala, en nuestro norte del Cauca, por eso le cegaron la vida recientemente a Edwin Ipia Dagua, autoridad de Huellas Caloto el pasado 7 de diciembre en pleno ejercicio de control territorial. “Por esto nos declaramos en Asamblea Permanente las 21 autoridades indígenas que hacemos parte de la Cxab Wala Kiwe, Asociación de Cabildos Indígenas del norte del Cauca-ACIN, para ejercer el control territorial en los sitios más afectados por la violencia del narcotráfico, pues como muchos sabemos acá ya está el cartel de Sinaloa”, informó uno de los representantes de ACIN.

“No nos van a seguir callando esas balas asesinas”

"Lo que él quería era el bienestar de la comunidad, de los niños, de los jóvenes". Proteger a su comunidad del narcotráfico le costó la vida a Edwin Dagua, un líder indígena del Cauca, Colombia.

Posted by AJ+ Español on Thursday, December 13, 2018

“Así que no se sorprendan comuneros y comuneras si la guardia indígena en el camino les pide identificación, números de celular y si llega a su casa a preguntar por sus hijos e hijas. Necesitamos saber quién llega, quién se va, que están haciendo dentro y fuera del territorio. Esto lo tenemos que hacer para cuidarnos y protegernos entre todos”. Entonces tenemos que decidir si nos callamos y nos sometemos o sí luchamos para vivir, creo que aquí está claro que queremos vivir»

Las exigencias comunitarias

Pese a las promesas institucionales que también se dispararon en el marco del posacuerdo, las comunidades más arraigadas a la Madre Tierra saben que “nuestro territorio está afectado por todos lados y pese a que hemos dicho no a los actores armados y hemos aconsejado a los jóvenes, siguen haciendo sufrir a toda la familia. A ellos les digo, que se den cuenta quien los parió, quien los crío, pues ayer estuvimos luchando y hablando por el bienestar de ustedes y hoy miren lo que pasa”. Es urgente reconocer el contexto que vivimos, ver de frente nuestras contradicciones, “por favor miremos esas experiencias y procesos pequeños que nos dan ejemplo de búsqueda de autonomía en los territorios y no han tenido necesidad del narcotráfico”. «Nos toca unificar criterios porque el problema del narcotráfico nos tiene divididos y no es un problema interno sino territorial»

A los actores armados les decimos: “Sabemos que están asesinando a las autoridades y comunerxs que ejercen control territorial, sin embargo, reiteramos que si cae marihuana será destruida y si caen armas serán destruidas. Les solicitamos que nos respeten la vida, el territorio, el trabajo de la guardia indígena, a nuestras autoridades. El territorio es víctima de la guerra y nosotros luchamos por la paz. El conflicto no se tiene que combatir con más conflicto, será con nuestros sueños e ideas para defender el territorio”. 

Así que la realidad nos está exigiendo, como lo manifestó un comunero, “ejercer control territorial también desde el hogar, desde nuestro rol como padre, como madre, como comunerxs”. Al mismo tiempo, como autoridad, como representante, como líder y es urgente ejercer control territorial frente a las promesas de progreso y desarrollo que llegan con máscaras de paz y bienestar, pero terminan promoviendo el asistencialismo y alimentando una cultura de la mendicidad que nos aleja de nuestro gobierno propio y de la búsqueda de autonomía que hoy nos exige el contexto para retomar el camino y seguir siendo nasas con la Madre Tierra.

Es urgente reconocer y reconocernos en las problemáticas y caminos que otras y otros están sufriendo y gestando más allá del estado con apuestas anticoloniales y antipatriarcales.  Es necesario tejernos desde abajo y en el olvido desde prácticas invisibles y menos espectaculares que el sistema es capaz de alumbrar y capturar. Es vital retomar el camino de la autonomía que tenga como centro el autocontrol de nuestras territorialidades, para que nuestros territorios del imaginario, de nuestros cuerpos y de nuestra Madre Tierra vayan siendo liberados en cada acto de autoorganización, autogestión y autocuidado cotidiano y de largo aliento.

Pueblos en Camino, diciembre de 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.