Feminismo blanco es la supremacía blanca en tacones

Desde la vigilancia del tono hasta la explicación blanca, el feminismo liberal de las mujeres blancas es más tóxico de lo que creen, explica Rachel Cargle en su texto “When Feminism Is White Supremacy in Heels“. ¿Cómo Así?.  Compartimos la traducción de este texto al castellano. 

Cuando me enteré del trágico asesinato de Nia Wilson, de 18 años, quien fue apuñalada hasta la muerte en un ataque en Oakland el mes pasado, pude sentir que mi corazón comenzaba a sangrar. Mi comunidad de mujeres negras estaba sufriendo una vez más.

Rachel Cargle

Casi de inmediato, a petición mía, cientos de comentaristas pidieron a las mujeres blancas, a las que veían como amigas y líderes, que usaran su plataforma para resaltar la tragedia de la muerte de Nia con la misma indignación que sus aliadas feministas negras. Y muchas lo hicieron, tanto exigiendo que se hiciera justicia como expresando su incredulidad de que tal historia no hubiera captado la atención nacional de la misma manera que la de Laci Peterson o la de JonBenét Ramsey. Pero había tantas mujeres blancas, mujeres cuyas biografías reclaman títulos como “guerrera de la justicia social” y “feminista interseccional”, que de alguna manera se tomaron esta llamada a la solidaridad como un ataque personal.

En lugar de compartir la indignación por el brutal asesinato de Nia, llegaron con furia por haber sido etiquetadas en un mensaje porque se sentían desafiadas por sus propios logros feministas. Hubo grandes muestras de actitud defensiva, demandas de que se les reconociera por todas las cosas que habían hecho por los negros en el pasado, y una arremetida terrorífica que incluía insultos raciales y doxing.

La fragilidad de estas mujeres no fue una sorpresa para mí. En un momento crucial de presentación para nuestra comunidad marginada, había más preocupación sobre sus sentimientos y su ego en oposición a la lucha por las mujeres en su conjunto. Lo que podría haber sido un despliegue integral de solidaridad muy necesario y una verdadera interseccionalidad se convirtió rápidamente en un juego en vivo de la toxicidad que el feminismo centrado en el blanco puede traer a la mesa del activismo.

Es el tipo de comportamiento que descansa bajo la apariencia de feminismo, sólo mientras sea cómodo, sólo mientras sea personalmente gratificante, sólo mientras se mantenga “su representación”. Pero si la historia de este movimiento nos enseñó algo, es que la interseccionalidad en el feminismo es vital. No podemos olvidar las formas en que las sufragistas desestimaron las voces de las mujeres negras, enviándolas detrás de sus marchas, solo para que activistas negras como Ida B. Wells y Anna Julia Cooper hicieran movimientos cruciales, mientras luchaban por el voto junto a su lucha por los derechos como personas negras, a la larga, cambiando la forma de este país. Si no hay una inclusión intencional y basada en la acción de las mujeres negras, entonces el feminismo es simplemente la supremacía blanca en tacones.

Ir contra las feministas progresistas blancas que se niegan a bajar la guardia de la “máxima liberación” para aprender de las mujeres negras -que han luchado esta batalla con valentía y gracia por generaciones- es la parte más forzada de ser una activista feminista negra. Aún así, a pesar de que las acciones de muchas de estas mujeres que fueron “llamadas” se volvieron cada vez más desalentadoras, mi mayor esperanza es que este extraño episodio sirva como lección, una disección si se quiere, de lo que realmente es el feminismo blanco tóxico. Echemos un vistazo a algunos de los artículos en The Toxic White Feminism Playbook:

Vigilancia de tonos

Cuando las mujeres negras comienzan a gritar sobre su dolor, frustración y total indignación con el sistema que continúa permitiendo que asesinen a nuestros hombres, que no se tenga en cuenta a nuestros bebés y que se elimine nuestro sustento, a menudo nos encontramos que son mujeres blancas quienes nos dicen que quizás deberíamos “decir las cosas un poco mejor” si queremos ser respetadas y escuchadas.

Anulación espiritual

Mientras lidiamos con las realidades de la muerte de Nia, comencé a utilizar Instagram para facilitar una discusión y desarrollar preguntas como: ¿Cuántas más mujeres y niñas negras deben morir antes de que los medios de comunicación consideren que es una historia digna de cubrir? ¿Cómo es posible que pudieran llevarse a su blanco asesino tan gentilmente esposado, mientras los hombres negros son arrojados al suelo durante los controles de tráfico? ¿Por qué los gemidos grabados de su madre y las lágrimas de su padre no son suficientes para que todo el mundo exija justicia ahora mismo? ¿Y dónde estaban las voces de todas mis amigas feministas blancas cuando una mujer negra había sido trágicamente asesinada?

La manera más fácil para las mujeres blancas de burlar las realidades del racismo es simplemente decir *”amen e iluminen”. Cuando se enfrentan a formas en que han ofendido a un grupo marginado con sus palabras o acciones, inmediatamente comienzan a exigir unidad y paz; pintando a aquellos a los que dañaron como agresivos, mezquinos o divisivos.

Complejo White Savior

Muchas mujeres blancas insisten en que no hay forma de que puedan ser parte del problema debido a su extenso currículum de lo que “han hecho por ustedes”. En vez de escuchar lo que las mujeres negras están tratando de expresar, en vez de eso, azotan con las cosas bonitas que han hecho por las personas negras en el pasado, que a menudo incluye todo, desde “saluda al hombre negro de al lado todas las mañanas” hasta “salvé a un niño negro por adopción y lo traté tan bien como a mi niño blanco”.

Centrado

Este es el más común de todos. Las mujeres blancas quedan tan atrapadas en cómo se sienten en un momento en que las mujeres negras se expresan a sí mismas que vacían por completo la energía, la dirección y el punto de la conversación hacia sí mismos y sus sentimientos. Empiezan a explicar por qué es difícil para ellas hablar de raza, lo que creen que sería una mejor solución para el tema en cuestión, y quizás lo que las mujeres negras pueden hacer para que sea más apetecible.

A medida que estas cosas se repiten una y otra vez, resulta dolorosamente obvio que muchas mujeres blancas creen que lo peor que les puede pasar es que las llamen racistas. Déjame ser claro, no lo es. Ver a su hijo asesinado a tiros en la calle por la policía injustamente es mucho peor, ser rechazado para recibir atención médica debido a la raza y los prejuicios subyacentes del personal médico, lo que resulta en muerte, es mucho peor, ser agredido por las autoridades sólo por haber sido acusado es mucho peor.

Pero incluso los momentos de deshumanización explícita a la comunidad negra no han podido reunir a la mayoría de las mujeres blancas liberales para unirse a nosotros en nuestra lucha por la justicia racial. He aprendido a través de mi trabajo que las mujeres blancas parecen sólo digerir las cuestiones raciales cuando se replantea a la luz del feminismo (blanco). Así que a menudo tengo que exponerlo de esta manera:

Cuando intenta excluirse de la conversación de raza diciendo cosas como “No veo el color” o “Me casé con un hombre negro y tengo hijos marrones”, eso es tan irracional como que un hombre diga que no hay forma de que lo haga. podría ser sexista o misógino porque tiene una hija.

Cuando intenta no involucrarse en la conversación sobre sistemas opresivos contra personas marginadas, porque se ve a sí misma como despierta, esencialmente está gritando “no todos los hombres”.

Cuando tratas de racionalizar la brutalidad policial diciendo “pero los negros también matan a las personas negras”, estás entrando con el mismo argumento que los hombres cuando dicen “no debería haber usado esa falda, merece ser violada”.

Cuando entras en espacios negros o marrones y “sugieres” cómo pueden llegar más convenientemente a las personas blancas sobre el tema de la raza, básicamente es paternalismo y machoexplicación, solo que ahora es “a la manera blanca” de cómo las personas de color deben acercarse a su propio activismo.

Cuando comienzas a sentirte a la defensiva por la conversación de raza, exigiendo explicaciones, es como un hombre entrando a un espacio para mujeres que dice: “Haz que me sienta más cómodo en este momento, aunque el objetivo de este espacio es resolver cómo hago que te sientas incómoda todos los días y de muchas maneras”.

Entonces, ¿cómo se ve la alianza en realidad? Aceptando la realidad de la dinámica de este país. La piel blanca produce privilegios blancos y un aliado está dispuesto a usar su privilegio para luchar con y para aquellos que están marginados. Alianza significa votar por funcionarios electos que tienen un historial que garantizará que los más marginados de entre nosotros sean escuchados y propugnados. Alianza significa utilizar su esfera de influencia, ya sea en la mesa del comedor o en la sala de juntas de su empresa, para expresar acciones e ideales racistas. Alianza significa elevar las voces y las experiencias de las personas de color para que no seamos continuamente ahogados ni ignorados.

¿Qué hace que la alianza sea tan difícil para la mayoría? Muchas mujeres blancas liberales tienen una reacción inmediata de defensa cuando alguien desafía sus intenciones. Y es en ese preciso momento que deben detenerse y darse cuenta de que en realidad son parte del problema. Nunca es el ofensor el que decide cuándo han ofendido a alguien. Si sientes que desestimas las palabras o las experiencias de las personas de color, porque piensas que están “reaccionando de forma exagerada” o porque “no sabías” o porque “no tiene nada que ver con la raza”, a menudo se debe a tu ego, no es racionamiento. En lugar de eso, escucha y aprende.

La Dra. Robin DiAngelo, una mujer blanca socióloga que estudia el discurso crítico, nos recuerda en su nuevo libro “Fragilidad Blanca” que “la clave para avanzar es lo que hacemos con nuestra incomodidad. Podemos utilizarla como una puerta – culpar al mensajero e ignorar el mensaje. O podemos usarlo como una puerta preguntando: ¿Por qué esto me desestabiliza? ¿Qué significaría para mí si esto fuera cierto?”

El racismo es tan americano como el pastel. Para que el movimiento feminista sea verdaderamente progresivo e interseccional, las mujeres blancas deben enfrentar este hecho y comenzar a asumir su carga de trabajo. Hace mucho tiempo que debíamos desmantelar este sistema, que si no es abordado de manera intencional y agresiva, al final nos vencerá a todos.”

Rachel Elizabeth Cargle
When Feminism Is White Supremacy in Heels (Publicado el 16 de agosto de 2018)

*Expresión utilizada cuando se da la (demasiado frecuente) situación en que se le dice a una víctima de abuso que simplemente “supere” su dolor, que lo “amen e iluminen”.

Fuente: AlterNativa

Publicado el 26 de agosto de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.