Barichara frente a CANNAVIDA: Si defender el agua es un delito, somos culpables. ¡Basta de persecución!

Si defender el agua es un delito que da lugar a una demanda ante el más alto órgano judicial de una estado, entonces nos declaramos, nos asumimos criminales y delincuentes y exigimos ser perseguidxs, juzgadxs, sentenciadxs y condenadxs. Y defender el agua es, sin lugar a dudas un delito en el mundo del despojo, del abuso, de los estados al servicio de la acumulación de capitalistas a costa de vidas, territorios, memorias, culturas…de la vida toda. Y defender a quienes son perseguidas y perseguidos por defender el agua y la vida es complicidad, es un ataque al desarrollo y al progreso. Eso, somos cómplices y resistimos, despreciamos, denunciamos el progreso y el desarrollo que siempre están al servicio de la codicia y del egoísmo y contra la vida toda. Somos, que se oiga fuerte y claro, acá y en todas partes, enemigos del desarrollo y del progreso y de los estados y empresas y empresarios que los impulsan, porque estamos comprometidas y comprometidos con la vida, con la libertad, con el tejido en armonía entre una historia otra, no la del progreso y el desarrollo que exploran, explotan, excluyen y exterminan sino esta, la que ustedes señalan como delito, por la que persiguen a quienes defienden el agua como criminales acá, en Barichara, Santander, Colombia y en todo el planeta. Porque somos incompatibles. Porque no cabemos en el mismo ámbito si es que en estas geografías va a haber agua, tierra fértil, ecosistemas en armonía con pueblos y todo eso, inseparable y tejido, será territorio por territorio, órganos del cuerpo total: Madre Tierra. Ustedes, los que nos despojan, persiguen, juzgan, condenan, para alcanzar los desiertos muertos e intoxicados de su desarrollo convertida la vida en concreto, capital, dinero y privilegios que le niegan el futuro a su propia descendencia, ustedes tienen la razón del poderoso, las instituciones de los estados y la capacidad de someter e imponerse. Pero desde este lado, con los territorios, el agua, les decimos que los criminales son ustedes y que para que haya futuro y presente, su mundo, ustedes, sus jueces y fiscales, sus estados y sus empresas, su desarrollo y su progreso deben someterse a la justicia de la Madre Tierra y a esa historia, la nuestra, que está por hacerse camino, que es la que estamos defendiendo.

El Señor YARON MARZEL de CANNAVIDA, la empresa que quiere sembrar marihuana en Barichara Santander, ha denunciado ante la Fiscalía a la gente que resiste la CANNAMUERTE que trae su empresa, con argumentos y evidencias sólidas. La Fiscalía no lo cita, como es de esperarse, a él, porque además de amenazar el agua para sembrar lo que no sirve sino para engrosar sus bolsillos, se atreve a perseguir a quienes defienden territorios y bienes comunes. La Fiscalía, lo deja salir en libertad y prosigue a perseguirnos de oficio:

Así las cosas, los abajo firmantes hacen un llamado a nivel nacional y global en busca de solidaridad en este nuevo caso de persecución contra un ambientalista, OSCAR SAMPAYO NAVARRO, contra habitantes de Barichara como FULGERMAN ORTIZ y MAURICIO CHINCHILLA o defensores de la vida y el territorio como YESID BLANCO. A las distintas autoridades con competencia en este caso, se les conmina a cumplir sus deberes a cabalidad, de manera que se resuelva el conflicto ambiental que se presenta en Barichara y Santander y que se acabe la persecución contra los líderes sociales y comunitarios envueltos en el mismo.”

Por eso acá firmamos unas y unos pocos de las muchos y muchas más que somos en todos los territorios señalando los hechos, denunciando y exigiendo. Firmamos esta carta encabezada por el GEAM y asumimos más que nuestra firma un grito de rabia para que dejen en paz a quienes son nosotras y nosotros. Convocamos así a otras y otros-Todas y Todos- a que asumamos nuestro delito ante las instituciones y poderes destructores e ilegítimos que son el mundo normal y aceptado. Los denunciamos para que dejen de perseguirnos hasta cuando por nuestra mano y fuerza nos dejen en paz para vivir. El mismo Marzel, que no lo merece, y su descendencia, serán beneficiarios de un mundo otro libre de quienes piensan y actúan normalmente como él. Un mundo como el que MIREYA ORTIZ AYALA defiende y por el que llora de rabia y dolor en dignidad. ¡Así No! ¡No Más! Pueblos en Camino

No más persecución judicial a los defensores de la Vida, el Agua y el Territorio en el Magdalena Medio, Santander y Colombia

Las organizaciones abajo firmantes se permiten informar acerca de su creciente preocupación por la violencia inusitada que sufren los líderes sociales, defensores de derechos humanos y ambientalistas en la República de Colombia, esta campaña de violencia incluye asesinatos, amenazas, desplazamientos, exilios, señalamientos y hasta montajes judiciales donde se pervierte la función legal y constitucional del aparato de justicia.

Varios casos en particular nos impulsa a redactar la presente, la sistemática y reiterada persecución que están viviendo los defensores del territorio en el departamento de Santander y la región del Magdalena Medio, primer caso es, el del médico pediatra YESID BLANCO CALVETE, que sufre de una persecución judicial, laboral y profesional por evidenciar la tragedia ambiental que padece Barrancabermeja, debido a la operación del basurero de Rediba en medio de un área protegida como lo es el Distrito Regional de Manejo Integrado -DRMI- de la Ciénaga San Silvestre y el Magdalena Medio.

Otro ejemplo de todo esto es la situación de OSCAR MAURICIO SAMPAYO NAVARRO, un profesional y ambientalista que se ha destacado a nivel local, regional y nacional por sus acciones en defensa del derecho fundamental y colectivo al ambiente sano. Dentro de esas acciones se hallan las que ha desplegado en defensa del agua y las comunidades campesinas del municipio de Barichara, el cual sufre un elevadísimo estrés hídrico crónico que ahora corre el riesgo de elevarse aún más con los megaproyectos turísticos, extractivistas y agroindustriales que se pretenden imponer en el municipio por encima del sentir de las comunidades y de cualquier tipo de consideración en materia ambiental.

Uno de estos megaproyectos es el que pretende adelantar el gran capital que formalmente se asienta en Canadá pero que proviene de fondos de inversión asiáticos, la empresa CANNAVIDA que actualmente gerencia un extranjero de nombre YARON MARZEL. Esta empresa pretende apropiarse de una gran cantidad del agua subterránea de la vereda Santa Elena de Barichara para poder abastecer su monocultivo de marihuana. Valga aclarar que esta empresa no ha socializado en debida manera los impactos ambientales entre la comunidad circundante de la vereda Santa Elena, y con las veredas vecinas como Paramito y El Salitre, esto no es poco decir ya que los impactos serán graves en una región con tantos problemas para acceder al agua.

Foto de Kavilando

Pero además del tema del agua, las comunidades también expresan su preocupación por la descomposición del tejido social que traen estos monocultivos extractivistas y reclaman que

no hay ningún tipo de licencia social para este megaproyecto que se impuso desde los escritorios del Ministerio de Justicia en Bogotá. Por todo lo anterior, y por muchas otras razones legítimas, se ha presentado una creciente oposición al megaproyecto en el municipio de Barichara y en el departamento de Santander, entre las voces que han hablado del tema está la de OSCAR SAMPAYO NAVARRO, quien gracias a sus conocimientos profesionales

ha brindado luces para que los habitantes de Barichara atisbaran las verdaderas dimensiones del caso, un monocultivo de marihuana que beneficia únicamente a unos extranjeros y degrada su territorio, todo a cambio de un plato de lentejas.

Todo este actuar de OSCAR SAMPAYO se ha enmarcado en la más absoluta legalidad y, sin embargo, el mentado YARON MARZEL ha instaurado una denuncia temeraria en su contra ante la Fiscalía General de la Nación. Los señalamientos mendaces de MARZEL en contra del ambientalista santandereano son una retaliación por su participación en este conflicto colectivo que afecta al departamento de Santander y en especial a Barichara, el pueblito más lindo de Colombia.

La gravedad del presente caso hace preciso vigilar que el aparato de justicia funcione acorde al principio de legalidad y demás mandatos constitucionales y legales que regulan su función. Una institución tan importante como la Fiscalía no puede fungir como mandadera de una empresa extranjera que pretende acabar con las tradiciones campesinas de Barichara, el departamento enfrenta una creciente ola de delincuencia que sí requiere de los esfuerzos y los recursos públicos para poder frenarla.

Comunicado GEAM uldef

Así las cosas, los abajo firmantes hacen un llamado a nivel nacional y global en busca de solidaridad en este nuevo caso de persecución contra un ambientalista, OSCAR SAMPAYO NAVARRO, contra habitantes de Barichara como FULGERMAN ORTIZ y MAURICIO CHINCHILLA o defensores de la vida y el territorio como YESID BLANCO. A las distintas autoridades con competencia en este caso, se les conmina a cumplir sus deberes a cabalidad, de manera que se resuelva el conflicto ambiental que se presenta en Barichara y Santander y que se acabe la persecución contra los líderes sociales y comunitarios envueltos en el mismo.

Santander y Magdalena Medio, 27 de abril de 2018.

Firman:

  • Grupo de Estudios Sociales, Extractivos y Ambientales del Magdalena Medio – GEAM
  • Sindicato Nacional de Trabajadores de la industria Alimentaria – SINALTRAINAL
  • Corporación Regional Yareguíes – CRY
  • Sindicato Nacional de Empleados de la DIAN – SINEDIAN
  • Alianza Colombia Libre de Fracking
  • Pueblos en Camino
  • Grupo de Investigación y Editorial Kavilando
  • Red Interuniversitaria por la Paz de Medellín -REDIPAZ-
  • CREDHOS
  • Rompecabezas ArmaCorazones
  • Comité Pro-Consulta Popular del Carmen de Chucurí
  • Red de Organizaciones Campesinas y Sociales del Noroccidente de Antioquia de los municipios de Toledo, San Andrés, Sabanalarga, Briceño, San José, Ituango, Yarumal, Valdivia y San Pedro de los Milagros y Colectivo de Estudios Rurales y Urbanos -CAUR-
  • CORDATEC
  • FUNTRAMIEXCO
  • ANUC Cundinamarca
  • Tierra Libre
  • Grupo de Estudios de Economía Digna -GEED- de la Universidad Nacional
  • Colectivo por la Protección del Sogamuxi
  • Mujeres del Común
  • MODEP
  • Comité Sindical y Popular del Corredor Minero
  • Laboratorio de estudios de movimientos sociales y territoriales (LEMTO), Universidad Federal Fluminense, Brasil
  • Espacio de Trabajadores y Trabajadoras por los Derechos Humanos -ETTDH- de Barrancabermeja
  • MOVICE Magdalena Medio
  • Movimiento Social en Defensa de los Ríos Sogamoso y Chucurí
  • Eduardo Gudynas, Ambientalista, Montevideo, Uruguay
  • Vilma Almendra
  • Susana Muhamad
  • Manuel Rozental
  • Alejandro Mazuera
  • Rene Olvera Salinas, profesor de la Universidad Autónoma de Querétaro y de la Universidad Pedagógica Nacional, Querétaro, México.
  • Tomas Astelarra, Periodista, Argentina.
  • Alexander Panez Pinto
  • José Ángel Quintero Weir. Académico, Dirigente Indígena, Universidad del Zulia, Maracaibo, Venezuela
  • Ileana Valenzuela presidente de la Asociación solidaria de acción y propuesta de Petén, ASAPP
  • Beatriz Amor, Red de solidaridad con Chiapas-Bsas-Argentina
  • Constanza Cuetia Dagua, resguardo indígena de Jambaló
  • Adriana Marquisio, Cooperación Solidaria Nacional e Internacional, Obras Sanitarias del Estado, Montevideo-Uruguay

Pueblos en Camino
Abril 27 de 2018

Un comentario sobre “Barichara frente a CANNAVIDA: Si defender el agua es un delito, somos culpables. ¡Basta de persecución!

  • el 27 abril, 2018 a las 8:12 pm
    Permalink

    No entendemos como el gobierno oculta a los ciudadanos las licencias que esta otorgando a multinacionales para siembra segun ellos marihuana medicinal.Cuando aqui en Colombia todavia siguendo cultivos ilicitos. Estos ni estan teniendo encuenta la problemarica social y ambiental que se nos aproximan.Por ejemplo Barichara es un municipio Patrimonio nacional Cambiaria todo suentorno tranquilo y de constumbres ancestrales por llegar la inseguridad e intranquilidad de nosotros los habitantes. Tampoco tienen encuenta lo hambiental ya que sabemos que somos uno de los municipios mas secos con baja probabilidades de lluvias por tanto no se pueden sembrar grandes extenciones de plantas que lleven sistemas de riego constantes. No se estan teniendo encuenta los derechos fundamentales que siendo el primordial el agua no la tengamos y las multinacionales ya tienen derechos de aguas subterraneas para el riego sin tener en cuenta los daños en poco tiempo ambienrales .No entiendo la irresponsabilidad del gobierno por la abaricia al dinero pasando por encima de todos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.