“El discurso del Progreso”: Canto desde el Caquetá “riqueza petrolera y pobreza en la vereda”

Juan Vásquez se va a un lugar del bosque en Belén de los Andaquíes, Caquetá, Amazonía de Colombia y canta solo con su guitarra desde allí lo que ésta tierra y quienes de allí brotan saben y sienten. Ríos, bosques, aguacero, vida, ahora de nuevo amenazados. Canta la selva y la vida en el amor que engendra y brota…amenazada. Escuchar a Juan; escucharlo en la compañía de este mensaje al aire, es encontrarnos frente a él escuchando en cualquier parte, en todas partes. Acompañarlo allí, en la Amazonía, en el bosque adonde pertenece este canto que nos regala.

La Amazonía ha sido y es tierra “baldía” para la conquista. “Desierto” verde y vivo para que lo cerquen los ladrones de toda estirpe. Como dice un habitante de esas tierras “las haciendas se establecieron con fósforos“; es decir que se prendía fuego a la selva y hasta donde alcanzara lo destruido se convertía en lindero con propietario. Fuego, no de fósforos ni antorchas sino a balazos desde entonces. Misioneros, locos, religiosos, acaparadores, comerciantes de plantas, especies, semillas y todo lo que diera esa rica tierra, desde hace tres siglos entrando a sangre y fuego. Los pobladores de la selva, pueblos indígenas, asesinados, cazados, evangelizados, convertidos, violadas. Caucho, oro, maderas. Todo para la rapiña. Exterminio: no sólo fuego de fósforos y antorchas: bombardeos, ejércitos, guerra; un “teatro de operaciones militares“. Narcotráfico y los demás tráficos de la codicia. Políticos que a nombre de esas tierras explotadas y esos pueblos negados, prometían y prometen que, a cambio de votos y cargos, entran al gobierno, al congreso, para regalar carreteras, escuelas y…PROGRESO!!! El Discurso del Progreso! “Riqueza petrolera y pobreza en la vereda.” Vienen por el petróleo, vienen por todo lo que les sirve para transformarlo en mercancía y dinero matando mientras se mezcla su veneno con las aguas de “mi tierra y de mis venas“. Vienen a militarizar, a entregar a manos llenas la tierra a las transnacionales. Hoy el progreso llega reanimado y reavivado con un nuevo logo del PROGRESO : “Caquetá es Pasión“. A través de las fuerzas armadas, se invita al turismo y al despojo de tierras y riquezas que por la guerra y por haber sido la retaguardia de las FARC no podían “progresar“. Todo esto y peor, es lo que trae el discurso del progreso. Pero desde esas tierras, ríos, montañas, planicies, gentes, llega este canto que niega el “desierto“, desmiente el “baldío” y por todo lo que vive anuncia que ¡NO!, ¡NO! AL DISCURSO DEL PROGRESO. ¡NO! PORQUE CAQUETÁ NO VA A CEDER.

Juan Vásquez desde Belén de los Andaquíes-ya extintos por el progreso, le pone corazón, voz, guitarra y letra a este ¡NO! desde el Caquetá que es un ¡SÍ! bello y nuestro por la vida y la dignidad que NO VA A CEDER. Acá para con-movernos y cantar y sentir; Juan Vasquez y “El discurso del Progreso“. Pueblos en Camino. Así Sí. Resistencias y Caminos.

EL DISCURSO DEL PROGRESO

Juan Vásquez

Juan Vásquez
Grabado en Belén de los Andaquíes, Caquetá
Diciembre de 2018
Pueblos en Camino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *