El crimen no es liberar la Madre Tierra, sino asesinar a quien lucha por liberarla

Pronunciamiento del GT “Territorialidades en disputa y re-existencia” frente al reciente asesinato y las agresiones sistemáticas que afectan a las y los liberadores de la Madre Tierra desde el Cauca, Colombia

Nos han asesinado al hermano Javier Oteca, liberador de nuestra Madre Tierra desde el territorio sagrado del Cauca, Colombia.
Para nosotros, la tierra es la madre y contra ella se comete un crimen del que vienen todos los males y miserias. Nuestra madre, la de todos los seres vivos, está sometida, según la ley que se impone, tiene dueños, es propiedad privada. Al someterla como propiedad para explotarla, le quitaron la libertad de engendrar vida y de proteger y enseñar el lugar, las relaciones y el tiempo de todo lo que vive. Le impiden producir alimentos, riqueza y bienestar para todos los pueblos y seres vivos. Los que se apropian de ella causan hambre, miseria y muerte que no deben ser. Le roban la sangre, la carne, los brazos, los hijos y la leche para establecer el poder de unos sobre la miseria de todos. Así como los que se sienten herederos de los conquistadores niegan y desconocen a la madre indígena que les dio la vida, así mismo, quienes aceptan la propiedad privada de la tierra para ser explotada por intereses particulares, se niegan a defender la libertad colectiva y el derecho a la vida.”

Mandato para la Liberación de la Madre Tierra

Cauca, Colombia, 2005.

Quienes hacemos parte del Grupo de Trabajo (GT) “Territorialidades en disputa y re-existencia”, como una red y espacio académico crítico que articula a investigadores/as y científicos/as sociales de diversos países de América Latina y el Caribe comprometido con procesos de reflexión y acción críticas sobre y con experiencias, luchas y movimientos de resistencia y de defensa territorial y de la vida, manifestamos nuestro profundo dolor e indignación por el asesinato de Javier Oteca. Javier, un indígena Nasa y liberador de la Madre Tierra, fue ultimado el 22 de marzo de 2017 en Corinto, Cauca, Colombia a manos de agentes de seguridad privada del ingenio azucarero INCAUCA disfrazados de corteros de caña, en presencia de la fuerza pública del estado. Javier recorría estas tierras con un grupo de liberadoras y liberadores sin armas y sin ninguna intención de agredir a nadie. Quienes le acompañaban retuvieron en defensa propia y para esclarecer los hechos a quienes acompañaban a quien lo asesinó y luego retuvieron a dos hombres que, según el informe presentado por el Cabildo Indígena de Corinto-López Adentro, confesaron haber estado allí y disparado contra los liberadores. Los medios de comunicación y las instancias del gobierno colombiano a través de la fuerza pública, han procedido a señalar a las víctimas como victimarios, a la vez que presentan al asesino y a sus cómplices como víctimas de las y los liberadores.

Este es otro crimen contra la humanidad y contra la vida toda. El ataque permanente a quienes se han comprometido con poner en libertad a la Madre Tierra, proceso nacido en el Cauca indígena en el 2005 que se reinició a finales del 2014  y cuyo propósito es poner en libertad a nuestra Madre común empezando por las tierras sometidas por el agro-negocio del monocultivo de caña de azúcar. Este cultivo, a base de agro-químicos, transgénicos, explotación laboral esclavizante y despojo a la población indígena, afro-colombiana, campesina de las mejores tierras agrícolas hoy en poder del capital transnacional, surge luego de más de 5 siglos de procesos de despojo violento, legitimados y legalizados para beneficio de la acumulación insaciable de unos pocos. Todo el rico territorio del valle geográfico del río Cauca es un desierto verde que enriquece la codicia insaciable a costa de destruir la vida despojando, desplazando y eliminando pueblos y criaturas que allí han habitado. Mientras tanto, las comunidades desplazadas de estas tierras sobreviven en la pobreza de las ciudades o arrinconadas por las enormes haciendas de la caña en pueblos, ciudades y campos sometidas a los avatares e intereses de este enorme negocio.

Este no es un asunto que incumbe y afecta a Javier, a su familia, amistades, comunidad, hoy de luto, embargados en el dolor y la rabia. No es un asunto del Cauca y de Colombia sino desde allí y de toda la humanidad, de todos los seres que somos hijas e hijos de la Madre Tierra. Poner en libertad a nuestra madre envenenada, sometida, maltratada y a punto de morir, es el desafío que nos convoca y nos reclama. Con las y los liberadores entendemos y también manifestamos “que mientras sigamos siendo hijos de la tierra, que nuestra madre no es libre para la vida, que lo será cuando vuelva a ser suelo y hogar colectivo de los pueblos que la cuidan, la respetan y viven con ella y mientras no sea así, tampoco somos libres sus hijos”. Frente a esta iniciativa, un miembro de nuestro GT de CLACSO, el profesor Arturo Escobar, se ha preguntado recientemente: “¿puede haber una iniciativa más importante y relevante hoy para la humanidad y la vida que liberar la Madre Tierra?” Hacemos eco de esta pregunta y hoy, acompañando en su dolor a las y los liberadores, respondemos con Javier Oteca, para siempre presente, que no hay iniciativa más importante y relevante para nosotras y nosotros que emular su ejemplo y sumarnos a su camino truncado para poner en libertad la Madre Tierra.

OtecaLMTCauca

El asesinato de Javier Oteca en defensa del despojo y la codicia y contra la libertad de nuestra Madre Tierra no es un hecho aislado ni excepcional. Desde el 2005, cuando se inició este proceso y según denuncias recurrentes, se le ha dado a la liberación de la Madre Tierra un tratamiento de guerra por parte del estado colombiano en colusión con el agronegocio. A las exigencias justas y respetuosas de las y los liberadores, se responde con ataques armados, amenazas, persecución judicial, destrucción de cosechas de pan coger y asesinatos. Mientras el mundo escucha un mensaje de paz y posconflicto en Colombia, estas agresiones lo desmienten y nos convocan.

Frente a este homicidio que le arrebató la vida a Javier Oteca, pero también frente a la guerra contra las y los liberadores de la Madre Tierra promovida por los poderes económicos que hoy usurpan los territorios ancestrales, desde nuestro Grupo de Trabajo (GT) “Territorialidades en disputa y r-existencia”, exigimos:

  • que se liberen las tierras y se generen las condiciones necesarias para que las comunidades afectadas puedan liberarse con la Madre Tierra, porque la disputa territorial va más allá de recuperar la tierra a manos del opresor. Como bien lo dicen desde el Cauca: “desalambrar la tierra depende de desalambrar el corazón” y todo esto nos reclama para nuestras r-existencias.
  • que se investigue en serio éste y todos los asesinatos que enlutan a las y los liberadores de la Madre Tierra para que haya verdad, justicia y reparación colectiva;
  • que no sigamos viendo el proceso de liberación de la Madre Tierra del Cauca como una lucha de unos pocos desde un lugar recóndito que necesita solidaridad. Por el contrario, que nos sumemos desde donde estemos a ésta, nuestra lucha, así como ya lo vienen haciendo pueblos rurales y urbanos desde Chiapas, Kobane, Celendín, Dakota, Cherán, wallmapu, Nankints … contra la mercantilización, el extractivismo, las amarras, los silencios y todas las torturas que enferman y están matando a la Madre Tierra, a Javier y a todas y todos con ella.

 

Liberar la Madre Tierra tiene que ser un desafío global, más allá de las resistencias y autonomías que se siguen levantando desde las montañas de Abya Yala.

Grupo de Trabajo “Territorialidades en disputa y r-existencia”.

Marzo 28 de 2017.

 

Vínculos:

  1. Mandato de Liberación de la Madre Tierra http://anterior.nasaacin.org/index.php/libertar-para-la-madre-tierra/50-libertad-para-la-madre-tierra
  2. Comunicado de convocatoria a la Audiencia Pública del 23 de marzo en Corinto https://nasaacin.org/corinto-audiencia-publica-para-denunciar-el-asesinato-de-javier-oteca-pilcue/
  3. Comunicado sobre la audiencia pública 24 de marzo https://nasaacin.org/incauca-asesina-y-persigue-juridicamente-a-la-comunidad-indigena-nasa/
  4. Blog del proceso de liberación de la Madre Tierra http://liberemoslatierra.blogspot.es/tags/madre-tierra/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *