Red de Semillas Libres: El camino de las semillas es el de la lucha

 

Este Encuentro Regional de la Red de Semillas Libres del “viejo Caldas”, es uno de tantos eventos similares que se vienen realizando en toda Colombia para tejer las propuestas e iniciativas que se lleven al I Encuentro Nacional de Semillas Libres en Colombia, que tendrá lugar el 20 y 21 de septiembre en Bogotá. La Red de Semillas Libres en Colombia se articula a la Red Continental de Semillas Libres y es un camino que viene desde la memoria de la tierra, germinando y nombrando palabra y camino en las prácticas y voces, en las voces prácticas de custodias y custodios de semillas.

 
 
Red de Semillas Libres: El camino de las semillas es el camino de la lucha
 
A Héctor Mondragón. Custodio de semillas de libertad que hoy se transforman en dignidad y camino.
 
A las 8 de la mañana del sábado ya habían llegado para empezar a trabajar. Era el 1 de septiembre en un aula del Jardín Botánico de la Universidad de Caldas, rodeada de verde y de vida. Habían madrugado y llegaban del Quindío, Caldas, Risaralda, Antioquia, Tolima y Valle del Cauca. Salieron de madrugada, como salen siempre, campesinas, campesinos e indígenas, para cumplir la cita con la tierra, para sembrar futuro. 
 
Pronto, durante la presentación en círculo de custodias y custodios, Javier Antonio Arbeláez, “Toño”, un experimentado Custodio de Semillas del Quindío, enfatizó lo que este colectivo representa y hace: “Aportamos, representamos e intercambiamos semillas que cada uno acuna. Porque no se trata de conservar por conservar. Hay que conocer desde cómo sembrar, hasta los usos culinarios y medicinales, para que no sean “una pepa más”, sino semillas, memorias vivas que se transforman en vida y futuro”.
Este Encuentro Regional de la Red de Semillas Libres del “viejo Caldas”, es uno de tantos eventos similares que se vienen realizando en toda Colombia para tejer las propuestas e iniciativas que se lleven al I Encuentro Nacional de Semillas Libres en Colombia, que tendrá lugar el 20 y 21 de septiembre en Bogotá. La Red de Semillas Libres en Colombia se articula a la Red Continental de Semillas Libres y es un camino que viene desde la memoria de la tierra, germinando y nombrando palabra y camino en las prácticas y voces, en las voces prácticas de custodias y custodios de semillas. 
 
De la “Casa de Semillas” de uno de los tres resguardos indígenas de Riosucio, Caldas, llegó, como siempre, una nutrida delegación de indígenas Embera, cargados de semillas. Su autoridad es de hacer y vivir. Sus más de 600 variedades de fríjol que buscan nombrar colectivamente, hablan de su fortaleza y de lo indispensables que son como pueblo-territorio-semillero, para que tengamos futuro en armonía. Don Tiberio, como siempre, pide permiso para ir al centro del círculo y exponer generosamente las semillas que trajo. Desocupa una enorme mochila con maíces, fríjoles, cardamomo y muchas otras. Nos deja en las manos dos semillas de cardamomo a cada cual. La “Casa de Semillas” no es un recinto. Es el territorio todo, en el que se hace el trabajo de custodia como lo describió Toño y desde siempre en el territorio Embera. Son indígenas porque son semillas. Son semillas, porque son indígenas. Una relación que da vida y que es la vida misma. 
 
José Humberto Gallego, Director del Jardín Botánico de la Universidad de Caldas y anfitrión, va explicando la agenda del encuentro y el contexto de la lucha y resistencia. No hay mucho tiempo ni recursos. En unas horas, trabajando en grupos, presentarán las propuestas para el encuentro nacional y decidirán quienes serán sus voceras y voceros al mismo. Sandra Santoyo, organizadora del evento, les agradece haber llegado, especialmente porque sabe que todas y todos estamos en la lucha del Paro Agrario, resistiendo el despojo y el hambre: La destrucción de la Madre Tierra y de la vida en el campo para beneficio de la codicia de intereses transnacionales que matan.
 
Pero es que este Encuentro de Custodios que teje la Red de Semillas Libres, es la lucha, es el Paro Agrario, es el levantamiento de la tierra a través de sus pueblos en la práctica. Si se trabaja con las semillas y ellas se multiplican, diversifican, germinan, alimentan y protegen, la lucha contra el modelo se gana. El camino de las semillas es el camino de la lucha. De allí el Objetivo de los Encuentros Regionales hacia el Encuentro Nacional: “Promover acciones desde las organizaciones locales y sociales para la defensa de las semillas criollas y la soberanía alimentaria, frente a las amenazas que presentan, por la pérdida de la agrobiodiversidad y frente a la privatización y control monopólico de las semillas en el país
 
Cada una y cada uno se presentan nombrando a sus hijas e hijos, las semillas que custodian. Simultáneamente señalan y rechazan la agresión que privatiza y patenta las semillas, persigue a quienes siempre las han protegido y preservado convirtiéndolos en criminales por hacerlo, tal como lo evidencia la Resolución 970 del ICA, apenas uno de los instrumentos legales de despojo coherente con la UPOV impuesta en los Tratados de Libre Comercio (TLC). “Este es un ejercicio que suma a la lucha en las vías, a las marchas y cacerolazos en las ciudades y a las exigencias populares contra un modelo que pretende concentrar el poder en pocas manos y eliminar a quienes sobramos”, dice una mayor indígena al presentarse llamando a defender “semillas que no necesitan de tanta cosa. No más el amor que les pongamos
 
Pero el círculo también teje una angustia. “Estamos preocupados por lo que se vino en contra de la agricultura, porque están patentando lo que les conviene del país como negocio para robárnoslo y lo demás lo destruyen. Es la muerte sin alimentos y en la miseria”, señala, mientras expone sus semillas, un campesino vocero de custodios de Tuluá, Bugalagrande, Río Frío y Trujillo en el Valle del Cauca. Le hacen eco a sus palabras los campesinos de Fresno en el Tolima al decir de uno de sus voceros: “Me duele la indiferencia y la ignorancia de tanta gente. Me da tristeza que vean todo esto lejos, como si no tuviera que ver con todas y todos. Acaban con el agua por la mina La Colosa (proyecto minero de oro de Anglo Gold Ashanti en la Cordillera Central) y ellos dicen “no me importa, eso es por allá lejos”.” 
 
Lo que no llega al mercado, no existe y es eliminado. Eso le está pasando a Colombia, porque la gente piensa que la comida sale del supermercado y es fabricada por las grandes marcas de las transnacionales”, complementa una campesina de Risaralda e insiste en preguntarse a nombre del sentir común que se levanta en el Paro Agrario “¿cómo vamos a permitir que se patente lo que escojan de un país para las transnacionales?”. 
 
Las reuniones regionales como esta, se realizan entre el 20 de agosto y el 15 de septiembre y tienen tres objetivos específicos:
 
1. Visibilizar y promover experiencias de organizaciones locales y sociales de manejo y uso cultural de las semillas en Colombia
2. Visibilizar y promover debates públicos sobre la problemática de las semillas dirigido a diferentes sectores sociales y locales del país.
3. Promover y construir estrategias y acciones de las organizaciones sociales, locales, regionales y nacionales, para la incidencia sobre las políticas y normas de semillas, que restringen la libre circulación de las semillas. 
 
Luego de la presentación, con el centro del círculo visible adornado de semillas y el ámbito tejido de consciencia, preocupación y dignidad en resistencia práctica, la guía de trabajo se comparte y se conforman comisiones diversas para tomar decisiones y orientar el camino con el que la Red de Semillas Libres, en tanto práctica ancestral, se convierta en fuerza y voz visible en el Encuentro Nacional y en lo que venga.
 
Riosucio, ya es un semillero que resiste y se perpetúa. La alcaldía indígena, obedeciendo a los tres resguardos y a las comunidades, 80% indígenas, se ha declarado territorio libre de transgénicos y consolida el trabajo ancestral que diversifica, siembra y multiplica semillas. Un ejemplo del país que vendrá: tierra fértil para la riqueza libre de la vida reproduciéndose. 
 
El puente entre la Madre Tierra y las comunidades cuyo futuro está asegurando son las semillas. La comunicación entre las sociedades y la tierra, como Madre y vida, está en la semillas y en esa relación de un acunarse recíproco y una custodia común. No hay futuro sin la libertad de las semillas ni hay semillas libres sin quienes las custodiemos. El desafío consisten en que entendamos, absolutamente todas y todos, desde el saber de las semillas que conservan y multiplican quienes las custodian, que vivir en libertad es, ni mas ni menos, hacernos todas y todos custodios de semillas para ponerlas en libertad resistiendo en el territorio de nuestros imaginarios y en los campos y calles, a quienes pretenden seguirnos sometiendo a la esclavitud y a la muerte convirtiendo algunas semillas en mercancía privada y en organismos manipulados para el negocio y el despojo. 
 
El Primer Encuentro de la Red Semillas Libres en Colombia, nos convoca a aprender a custodiar la memoria, la vida y la libertad, para que las semillas no sean ni pepas, ni mercancías sino el trabajo de tejernos a la lucha con la tierra y desde ella. Retomar nuestra relación con el único sistema posible: el Sistema Madre Tierra. El Paro Agrario es el camino de las semillas de vida y libertad y por ello señala el comienzo de un aprendizaje en la movilización, en la palabra y en la práctica para que nadie se quede por fuera del privilegio de ejercer la custodia de semillas libres.
 
Pueblos en Camino
2013-09-09

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.