Diciembre 3 y empeora! Colombia: Se ratifican los acuerdos y se profundiza la guerra

Hemos tenido que actualizar esta información con el comunicado de la Comunidad de Paz del 3 de diciembre. ¿De qué paz habla este gobierno? Mentira! Mientras se llenan los estadios con movidos de muchedumbres adoloridas por una muerte accidental, rescatan la caja negra de los muertos y del dolor que a nadie conmueven. Un país que llora con sinceridad unas muertes e ignora sin-verguenza el terror, el desprecio, el odio y el dolor de cientos de miles. Mientras el presidente Santos anuncia con bombos y platillos que ayer primero de diciembre fue el día D –evento importante para la implementación de los acuerdos entre el gobierno y las Farc-, un día después de que el Congreso ratificara el acuerdo modificado en medio de propaganda que pretende presentar éste como un hito histórico, en territorios donde habitan unas de las más reconocidas resistencias de base, el reescalamiento paramilitar sigue merodeando con muertes, amenazas e intimidaciones sistemáticas. Sólo basta conocer las recientes denuncias realizadas por la Comunidad de Paz de San José de Apartadó y las acciones violentas que acechan a las comunidades del norte del Cauca. Así que no son casos aislados, más bien son tentáculos de la misma hidra que busca controlar hasta los territorios más rebeldes para garantizar la reproducción del capital. El mismo gobierno y régimen que se regodean con la “paz” están de hecho haciendo la guerra contra los pueblos sin armas en las comunidades. ¿Será que quitarse del camino a las Farc le permite al régimen matar, despojar y someter pueblos sin estorbos para repartirse el botín Colombia? Eso parece. De allí, la relevancia de reconocer todos los conflictos para que la apuesta de paz desde los pueblos, en realidad vaya blindando y fortaleciendo las resistencias autónomas que han garantizado la vida de los pueblos, procesos y comunidades más afectadas por las guerras de todos los bandos. En ese propósito, todas y todos debemos hacer lo que nos corresponde desde el territorio que habitamos y simultáneamente cuidar los movimientos y apuestas de paz que desde décadas atrás han sido horizonte de lucha por la vida. Con ese desafío presente y sin mencionar más detalles del reescalamiento paramilitar en todo el país, les compartimos: La caja negra de Editorial Pirata; la reciente denuncia que llega desde San José de Apartadó y las palabras del compañero Arley Tuberquia, quien en octubre envió un saludo al V Congreso Nacional Indígena en México, contando un poco de las luchas de estos 20 años de Comunidad de Paz; y una narrativa de Rebeldía Contrainformativa de los últimos hechos en el norte del Cauca. Pueblos en Camino. Así no Carajo!!!

La caja negra

Por: Editorial Pirata

Oro por los muertos que no llenan tribunas ni atiborran graderías: Dora Lilia, Berta Cáceres, Yolsabet Durán. Rezo por los fallecidos que no atizan solidaridad ni movilizaciones espontáneas: Claudia Calvo, Néstor Iván, María Fabiola. Elevo plegarias por los miles de asesinados que son velados sin despliegue mediático ni lágrimas de los periodistas: Roberto Taicús, Germán Dagua, Alfredo Chirá. Pido a mis dioses por las víctimas que no inspiran un tuit del presidente ni acompañamiento internacional: Luciano Pascal, Ariel Sotelo, Marta Pipicano. Una vela encenderá a nombre de los cientos cuyos nombren no vitorean las multitudes: Libio Antonio, Salvador Acosta, Maria Fabiola. Una oración sincera ofrezco por quienes de manera sucinta y fría tan solo son reseñados por los medios de comunicación: Cecilia Coicué, Néstor Iván, Erley Monroy. Lloro en silencio y con rabia por los cientos y miles de niños Wayuu que fallecen de inanición sin muchedumbres que acompañen en solidaridad a sus familias. Un minuto de silencio por los asesinados que sin ser jugadores de fútbol profesional se divertían también detrás de una bola junto a sus hijos: Didier Losa, Heidi Vanessa, Johana Andrea. Me deprimo por un país que sufre por los muertos ajenos pero se mantiene impasible por los muertos propios.

Nuevo atentado contra la Comuindad de Paz

El 3 de diciembre llega este nuevo comunicado de la Comunidad de Paz. Policía, paramilitares y una comunidad en paz, por la paz y el gobierno de la paz maltratando, amenazando, matando. Repugnante!

Continua la barbarie, a las victimas se nos considera victimarios

Suenan a todas anchas anuncios de paz, aquí, allí y en todas partes esa es la propaganda y los titulares de la noticia que esta de moda, discursos artificiales al son de la moda son proferidos desde los micrófonos oficiales; mientras la barbarie y la crueldad no cesan en nuestros territorios. De nuevo nuestra Comunidad de Paz deja constancia ante el país y el mundo de los nuevos hechos de la continuada barbarie donde a las victimas se nos es considerada victimarios, estos hechos son:

· El sábado 22 de octubre de 2016, varias instituciones del Estado entre ellas la comandancia de la Brigada XVII del Ejercito Nacional en cabeza del Coronel José Antonio Dangon comandante de dicha Brigada Militar, del Alcalde Municipal Eliecer Arteaga y de una recua de periodistas, hicieron presencia en el casco urbano de San José, donde mediante show mediático se permitieron inaugurar supuestamente el mantenimiento a la vía carreteable entre Apartadó y el casco urbano de San José, mantenimiento que a durado escasamente una semana, pues la vía esta peor. Semejante show preparado con grandes proporciones fue divulgado y ocupo las primeras paginas y los medios de noticias radiales de la región para tapar, silenciar y desviar la atención que generaba los hechos acaecidos contra la comunidad en la vereda Arenas Altas donde las tropas militares abandonaron arsenal bélico quien sabe con que intención, junto a la escuela veredal y a las viviendas comunitarias de las familias campesinas.
· El jueves 10 de noviembre de 2016, un grupo de paramilitares hizo presencia en el asentamiento de nuestra Comunidad de Paz en la vereda Arenas Bajas, allí destruyeron varias vallas y a otras borraron las letras de la Comunidad de Paz y los remplazaron por anuncios y mensajes alusivos a las Autodefensas Gaitanistas de Colombia AGC y del Bloque Juan de Dios Usuga, manifestando que vinieron para quedarse.
· El sábado 26 y domingo 27 de noviembre de 2016, las instituciones del Estado organizaron actividades supuestamente de integración de la población civil del Corregimiento de San José en el casco urbano, allí y en medio de dichas actividades de integración se vio la presencia de varios reconocidos paramilitares, que departían tranquilamente con miembros de la fuerza pública.
· El martes 29 de noviembre de 2016, hacia las 17:40 horas, en el sitio conocido como cruz de hueso, entre las veredas Esperanza, Playa larga y Rodoxali del Corregimiento de San José, se presento un fuerte tiroteo y la detonación de artefactos explosivos, por espacio de varios minutos. En dicho paraje, los paramilitares se mueven constantemente con el aval de la fuerza pública quienes en los últimos días han hecho presencia en dicha zona.
· El miércoles 30 de noviembre de 2016, hacia las 10:00 horas, cinco personas quienes se hacen llamar miembros de la Junta de Acción Comunal de Mulato Medio, irrumpieron agresivamente una propiedad privada de nuestra Comunidad de Paz y donde además funciona un Asentamiento Comunitario “Aldea de Paz, Luis Eduardo Guerra” en la vereda Mulato Medio, con el argumento de que tienen todo el aval de Instituciones del Estado, como es la Alcaldía de Apartado, la SAMA entre otras instituciones para ingresar al espacio y desarrollar los proyectos del Estado en dicho lugar, pues tienen todo el afán ya que si no el Gobierno Local no les daría los proyectos y por ende los perderían. Es pues bajo este argumento y chantaje con el que ahora el Estado pretende una ves mas exterminar un proyecto de vida como es el de la Comunidad de Paz, aliándose con el proyecto paramilitar que construye carreteras y viviendas ilegalmente a la vista de todas las instituciones de control que patrocinan esta accionar.
· El jueves 01 de diciembre de 2016, hacia las 17:30 horas, fue puesto en libertad Edwin Arteaga, miembro de nuestra Comunidad de Paz, después de haber sido sometido por mas de 3 horas a chantajes, insultos y amenazas por parte de agentes de la SIJIN y de la Policía de la Estación de Policía principal de Apartadó. Una ves mas se evidencia la crueldad y la tiranía con que se nos tratan a un miembro de nuestra Comunidad como es el caso de Edwin Arteaga, después de sufrir un atentado contra su vida por parte de paramilitares hacia las 11:40 horas de ese mismo día, y quien había acudido a la Estación para dejar constancia de la perdida de documentos y las llaves del vehículo que conducía.
· El viernes 2 de diciembre de 2016, hacia las 16:00 horas, en el asentamiento de la Comunidad de Paz en San Josecito, varios agentes de la Estación de Policía del casco urbano de San José hizo presencia por varios minutos sobre el asentamiento, allí tomaron fotografías a miembros de nuestra comunidad, al ser increpados por la comunidad manifestaron que venían buscando a los lideres, y con tono desafiante manifestaron que precisamente estaban allí para ver si algún líder de la comunidad saldría a pedirles que se retiraran. Minutos mas tarde se regresaron hacia San José.

Todos estos hechos evidencian la difícil situación a la que es sometida nuestra Comunidad de Paz diariamente, lo cual se le atraviesa a los discursos mentirosos oficiales de un Estado que habla de Paz.
La memoria a nuestros mártires y la convicción a nuestros principio jamás nos dejaran de desistir. Agradecemos la solidaridad internacional que permitió la libertad inmediata de Edwin Arteaga.

Comunidad de Paz de San José de Apartadó
diciembre 3 de 2016


Comunidad de Paz de San José de Apartadó
http://www.cdpsanjose.org

www.cdpsanjose.org
cdpsanjose@gmail.com
Colombia

comunidaddepaz4

Iniciamos este diciembre de 2016, con un nuevo atentado contra la Comunidad de Paz; se nos quiere apagar a como de lugar los anhelos de seguir construyendo comunidad de Paz. De nuevo acudimos a la humanidad y a la historia para dejar los nuevos hechos.

· El jueves 01 de diciembre de 2016, hacia las 11:40 horas, dos miembros de nuestra Comunidad de Paz, entre ellos Arley Tuberquia miembro de Consejo Interno de nuestra Comunidad de Paz, fueron abordados a la altura del barrio Mangolo en la ciudad de Apartado, por dos sujetos que se movilizaban en motocicleta de alto cilindraje quienes se identificaron como paramilitares, y quienes portando armas de fuego con las cuales amenazaron e intimidaron a los miembros de la Comunidad de Paz señalándoles de guerrilleros HP a quienes se debían matar sin compasión. Al instante procedieron a requisarles y a hurtarles dinero que iba como destino el pago de productos agrícolas de las familias de la Comunidad de Paz, anunciando que no dejarían continuar esa HP de Comunidad guerrillera. Todo esto sucede en medio y en presencia de varios transeúntes quienes presenciaron estos hechos de persecución, señalamiento y estigmatización contra la Comunidad de Paz e impidieron un desenlace lamentable, los sujetos huyeron no sin antes advertir que no se denunciara nada o se abstenían a las consecuencias.
· Este mismo jueves 1 de diciembre de 2016, Edwin Arteaga, miembro de nuestra Comunidad de Paz, se dirigió a la estación de policía para colocar la denuncia de perdida de las llaves de su vehículo de propiedad durante el atentado. Pero fue inmediatamente detenido y señalado de sospechoso por los agentes de la Policía y amenazado por 6 años de carcel. Increíble, a las victimas se nos es concideradas como los principales victimarios y criminales por las instituciones del Estado.
Acudimos a la solidaridad internacionales para repudiar estos hechos atroces y exigir al Estado Colombiano unos mínimos respectos.

Comunidad de Paz de San José de Apartadó
diciembre 01 de 2016

 

Mensaje de Arbey Tuberquia leído el 14 de octubre de 2016 en San Cristóbal de las Casas, México, durante el V Congreso Nacional Indígena

Desde nuestra experiencia como Comunidades de Paz dentro de pocos meses, precisamente  el  23 de marzo del año entrante vamos a cumplir 20 años de comunidad. Entonces podemos decir que han sido 20 años de comunidad, 20 años de lucha, 20 años de resistir el flagelo de la violencia, 20 años de construir comunidad, pero que ésa construcción de comunidad nos ha costado tener que enterrar a muchos compañeros nuestros, niños, líderes, mujeres. Hemos vivido torturas en estos 20 años, violaciones, estigmatizaciones, bloqueos, bueno una serie de persecuciones contra nuestra Comunidad de Paz. Muchas veces nos hemos preguntado que sí ser comunidad ha valido la pena o no, mucha otra gente también nos ha preguntado ¿ser comunidad de paz ha valido la pena? Y nuestra respuesta es sí, si ha valido la pena. En estos 20 años enterrando muertos, enterrando familias, enterrando niños asesinados por las balas del estado, por las balas de los asesinos, también nos ha enseñado que la única forma, el único camino que tenemos como población civil para seguir construyendo, para seguir debatiéndonos entre la vida y la muerte, es escogiendo el camino de la ruta pacífica, de esa ruta civil, de esa ruta no armada, de ese camino no violento, ese es el que ha valido la pena.

También decimos como comunidades, que morir por morir no tiene sentido pero si cuando yo expongo mi vida para poner en salvo la vida de un anciano, la vida de un niño, entonces allí si vale la pena. Vale la pena luchar por nuestros niños, luchar por nuestros ancestros, por nuestros abuelitos, por nuestros padres, por nuestros creadores que lo dieron todo por tener nuestras tierras, por un futuro mejor para nosotros. Y si ellos lo hicieron nosotros tenemos la tarea, tenemos por decir así la obligación de seguir esa lucha pacífica, esa lucha civil, esa lucha no armada, no violenta por mantener y por buscar el respeto a la vida de cada uno de los integrantes de la Comunidad de Paz, pero también cuando decimos que necesitamos ese respeto, necesitamos el respeto de los Derechos humanos, no solamente a los miembros de nuestra comunidad, sino también de la población de nuestros entornos, de cada uno de los integrantes de la Comunidad de Paz. Significa que no solamente buscamos convivir pacíficamente con otros seres iguales a nosotros, con otros humanos, sino también en sintonía con la misma naturaleza. Esa es nuestra esencia de ser Comunidad de Paz y ese es el llamado a todas las iniciativas  populares, a todas las iniciativas sociales,  a las organizaciones que se están levantando o a otras comunidades que han llevado muchos años de experiencia:  que ese es el camino, ese es el camino de no solamente buscar la paz y la tranquilidad entre humanos sino también  con el medio ambiente, también con nuestra naturaleza. Ese debe ser nuestro sentido y nuestro valor pero también nuestra esencia de ser como Comunidad de Paz.

COMUNIDADES INDÍGENAS Y CAMPESINAS SE MOVILIZAN PARA ENCONTRAR Y EXPULSAR A GRUPOS PARAMILITARES
1 diciembre, 2016 · Por Rebeldía contrainformativa

El día 30 de noviembre, a las 11pm, un joven que había escapado del cautiverio que le impuso un grupo paramilitar que a un no se ha logrado identificar, llegó a la vereda Llano Guavito, y denunció que él había sido secuestrado el día 28 de Noviembre, luego fue llevado un guadual ubicado en las inmediaciones de una de las grandes haciendas dedicadas a la producción de caña, al parecer propiedad del ingenio Castilla. Allí permaneció amarrado y descubrió que este grupo está conformado tanto por civiles como por hombres que utilizan uniformes camuflados, armas de largo alcance y equipos de guerra, además se conoció que este grupo tenían secuestrado otros dos indígenas, un hombre y una mujer, que también lograron escapar de su cautiverio, sin embargo hasta el momento no se conoce el paradero de estas dos personas que al parecer pertenecen a las comunidades de Corinto y Huellas.

Pese a las acciones de violencia, las comunidades indígenas del norte del Cauca reconocen que solo la solidaridad, la organización y el ejercicio legítimo del poder de las comunidades sobre sus territorios, es la única alternativa que tienen para defenderse contra las acciones de terror del paramilitarismo. Es por ello que, al conocer estos hechos las comunidades indígenas convocaron a todos los resguardos del Norte del Cauca y a las organizaciones campesinas para movilizarse en una acción de control y defensa del territorio. Esta movilización se planeó con el fin de defender la vida y garantizar la seguridad de las comunidades ante la re-configuración y avance del paramilitarismo en el Norte del Cauca.

Las comunidades indígenas y campesinas se movilizaron desde las 10 de la mañana para encontrar a esta organización armada, liberar a todo comunero que se encontrara aun en cautiverio y expulsar a esta organización del territorio. Hasta el momento, pese a sus intensos patrullajes, no se ha logrado encontrar a los miembros de esta organización.

Avance de la violencia paramilitar en el Norte del Cauca:

Los hechos que han tenido ocurrencia en el resguardo de López Adentro no están aislados, hacen parte de una cadena de acontecimientos que afectan a todas las comunidades indígenas del Norte del Cauca, y que tiene por fin la intimidación y la destrucción de los procesos organizativos de las comunidades, lo que pone en grave riesgo la integridad y supervivencia de la cultura del pueblo nasa.

Para el día Martes 29 a las 8pm, una camioneta de color gris, en la que se transportaba un grupo de hombres armados, hizo presencia en la vereda el Chorrillo perteneciente al resguardo de Huellas. El vehículo realizó rondas dentro del territorio indígena. Para defender la vida de los habitantes la Guardia Indígena hizo presencia en el lugar y les pidió identificación a estas personas las cuales, ante la presión, manifestaron pertenecer a la Policía Nacional. La comunidad indígena, haciendo uso de su derecho a garantizar la seguridad y la convivencia en los territorios de resguardo, procedió a retener y luego entregar a las autoridades civiles y organismos de derechos humanos a este grupo de policías.

Por otro lado, existen pruebas sobre la aparición de panfletos firmados por las AUC y las Águilas Negras en los cuales se hace explicita amenazas de muerte contra comuneros que hacen parte de los procesos de liberación de la tierra en el Norte del Cauca, como contra la comunidad indígena en general que, con el secuestro y retención ilegal de los últimos días, se han comenzado a materializar.

Las acciones de persecución ilegal e intimidación de las últimas semanas contra las comunidades indígenas deben ser leídas en la difícil violación y vulneración de los derechos humanos contra las comunidades indígenas y campesinas que, en el último año, registran el asesinato de más de 38 personas en el departamento, por lo cual el Alto Comisionado para la protección de los derechos humanos de las Naciones Unidas en Colombia, se ha visto obligado a exhortar a las autoridades nacionales para que cumplan con su obligación de garantizar el derecho fundamental a la vida, sin que hasta el momento se hallan tomado medidas eficientes de protección de las comunidades.

Se hace un llamado a las organizaciones de derechos humanos, movimientos sociales, estudiantes, trabajadores y organizaciones comunitarias para que expresen su rechazo y solidaridad activa en defensa de la vida de las comunidades indígenas y campesinas. Sólo con la solidaridad real y la movilización de los sectores populares es posible enfrentar y superar la nueva etapa de avance del paramilitarismo en Colombia.

 

No cesa el fuego contra líderes sociales

Mientras el uribismo y su aparato de terror con máscara de demócratas y defensores de decisiones populares convoca, entre otras cosas, a derogar el Congreso de Colombia por estar a punto de ratificar el Acuerdo de Paz entre las FARC y el Gobierno en reiterados y ya establecidos actos de desvergüenza y cinismo luego de que durante los 8 años de la Presidencia de Uribe, éste sistemáticamente utilizara al mismo Congreso que quiere derogar y del que hace parte para imponer contra toda decencia, dignidad, democracia y decisión popular, sus políticas de terror y despojo acompañadas por acciones de tierra arrasada coordinando fuerza pública con paramilitarismo, narcotráfico al servicio de gamonales y transnacionales, las amenazas y asesinatos contra líderes sociales y populares se profundizan. En 72 horas, 5 atentados. 70 asesinatos a miembros de la Marcha Patriótica. No se va a repetir el genocidio de la UP. Se está ejecutando! No es que no se sepa quienes lo están ejecutando: el fascismo de las fuerzas armadas articulado al uribismo, gamonales, terratenientes, gremios económicos poderosos y sus contrapartes transnacionales y narcos. Todo eso es lo mismo. PAZ? El gobierno es incapaz de garantizarla. El Presidente es incapaz de defenderla y conversa amigablemente en busca de un nuevo Pacto Nacional de élites con un criminal al que sirvió como Ministro de Defensa (de Falsos Positivos). O los pueblos organizados y movilizados, por todas las vías nos levantamos a exigir libertad y paz, o nos enterramos en el miedo, en la reproducción de mentiras oficiales, en generar esperanzas sin sustento, en llenar estadios y calles de rojo detrás de un balón y un circo y no de la vida y la justicia, o nos eliminan, cada cual con su miedo o su egoísmo, como siempre lo han hecho. Como lo están haciendo ahora. Mientras tanto, están ocupando territorios a fuerza de terror para entregar la riqueza al capital mafioso-patriarcal-racista. El miedo y la mentira matan y empobrecen cuerpo, imaginario y territorios: después vienen las balas que ejecutan esa muerte. BASTA!
Pueblos en Camino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *