Carta de apoyo y protecciòn urgente para Mireya Beltran Rodriguez

“La Rete italiana pide el respaldo de las organizaciones de la sociedad civil europeas y colombianas y la intervención inmediata de las instituciones nacionales responsables de la vigencia de los derechos humanos fundamentales en el País, para que aseguren medidas de protección y la asistencia necesaria urgente con el fin de garantizar el derecho a la vida con dignidad a Mireya Beltrán Rodríguez y de su familia”.

 

Oficina del Alto Commisionado de Naciones Unidas
para los Derechos Humanos en Colombia
Calle 113 No. 7-45, Torre B, Oficina 1101, Bogotà

Presidente Republica de Colombia
Dr. Juan Manuel Santos Calderón
Carrera 8 No.7-26 Palacio de Nariño Bogotá

Vicepresidente Republica de Colombia
Angelino Garzón
Carrera 8 No.7-57 Bogotá D.C

Programa Presidencial por los DD.HH. y DIH
Directora Alma Viviana Pérez
Casa Republicana Calle 7 N° 6-54

Respetuoso saludo.

La Rete italiana di Solidarietà Colombia Vive la cual, desde hace más que diez años sigue asegurando acompañamiento político a las comunidades en resistencia civil noviolenta y a los defensores de derechos humanos en el País, quiere expresar su profunda preocupación con respecto a la situación de desprotección y aislamiento en la cual se encuentra la Señora Mireya Beltrán Rodríguez.

El caso de la Señora Mireya Beltrán Rodríguez se dió a conocer por los numerosos trabajadores afectados por la venta de la empresa estatal Telecom, que vieron negados sus derechos a la pensión anticipada, violando las sentencias consitucionales C-044 del 27 de enero 2004 y la C-991 del 12 de octubre del 2004, unificadas en la SU-388 del 13 de abril del 2005, que establece la protección especial a nivel laboral a las madres cabeza, sobre todo en materia pensional. El argumento que la empresa utilizó para justificar la negación del pago de pensiones a 400 trabajadores fue que Telecom en Liquidación ya no existe, habiendo cambiado la personería jurídica[1]. Para agravar la situación el día 14 de Julio del 2010, fueron suspendidas las mesadas pensionales mediante auto de la Corte Constitucional de Colombia.

La Señora Mireya Beltrán Rodríguez acudió a diferentes acciones jurídicas e instancias nacionales e internacionales para que su caso se eschuchara, así como pidió a las instituciones nacionales competentes ser acudida, sin rebir respuesta alguna. Como muchos ex trabajadores de Telecom, y especialmente por su condición de defensora de derechos humanos la Señora Mireya está sufriendo varios tipos de amenazas y persecuciones de parte de anónimos que la obligaron dejar su casa en Villavicencio, Meta, donde vivía con su hijo especial y su madre enferma, ya en condiciones de pobreza y hambre; el pasado 23 de mayo fue reseñada por la Fiscalía acusada de fraude procesal por buscar salidas a su situación de salud y de pensión a través del mecanismo constitucional de la “acción de tutela”. Ahora se ubica desde hace una semana en un albergue en Bogotá, a la espera de una solución digna y urgente.

La situación en la cual se encuentra en este momento la Señora Mireya Beltrán Rodríguez es de absoluta desprotección y discriminación, por no contar con los derechos básicos reconocidos, mujer y madre sin posibilidad de llevar adelante su vida y la de su familia con dignidad. A lado de eso, hay que sumar sus condiciones graves de salud: la Señora Mireya padece leucemia, tiene un tumor al seno y no tiene posibilidad de pagar los gastos necesarios para curarse, alimentarse y cuidar su familia. Su EPS (entidad encargada de atender su salud) hace mucho tiempo no le presta los servicios requeridos, así como otra EPS tampoco los de su madre enferma de leucemia.

El caso de Mireya es uno de los numerosos casos de hombres, mujeres y madres trabajadoras sin derechos que hay en Colombia, víctimas del deterioro de los derechos laborales y del derecho a la salud que se están volviendo tragicamente insostenibles en el País[2].

La Rete italiana pide el respaldo de las organizaciones de la sociedad civil europeas y colombianas y la intervención inmediata de las instituciones nacionales responsables de la vigencia de los derechos humanos fundamentales en el País, para que aseguren medidas de protección y la asistencia necesaria urgente con el fin de garantizar el derecho a la vida con dignidad a Mireya Beltrán Rodríguez y de su familia. La Rete italiana invita al mismo tiempo a las instituciones colombianas a considerar este caso como representativo de una situación de desigualdad y discriminación que condena a los más debiles en situaciones de desesperación, el cual debe ser resuelto con celeridad y humanidad.

Atentamente,

Andrea Proietti
Presidente Rete Colombia Vive!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *