Por un momento, parecía que Guatemala estaba cerca de la justicia

Por un momento, parecía que Guatemala estaba cerca de la justicia, pero el caso de genocidio contra el General Efraín Ríos Montt ha sido suspendido, horas antes de que una corte penal estuviera lista para emitir un veredicto. La segunda última decisión para matar el caso fue técnicamente tomada por una corte de apelaciones.  Pero detrás de esta decisión se encuentra la intervención secreta del actual presidente de Guatemala y las amenazas de muerte hechas llegar a los jueces y abogados de la acusación, por personas asociadas al ejército de Guatemala.

Muchas docenas de Mayas sobrevivientes de las masacres han arriesgado sus vidas para testificar. Pero ahora el valiente record creado por la corte ha sido borrado desde arriba. Lo siguiente es mi conocimiento personal del caso que he escrito hace varios días. Me pidieron que lo mantuviera en privado hasta que el tribunal hubiera dado un veredicto:

“Sería un error pensar que este caso redundaría en el haber de los gobernantes de Guatemala.
Les fue impuesto desde abajo. La última cosa que ellos quieren es justicia.  
Sin embargo, estuvieron de acuerdo en tragarse una dosis parcial, porque las fuerzas políticas eran tales que hacerlo, y porque pensaron que podían salirse con la suya sacrificando Ríos Montt para salvar su propio pellejo.
Fui llamada a testificar en el caso de Ríos Montt, fui considerada por el tribunal como una “testigo calificada” y tentativamente iba a testificar el lunes 15 de abril. Pero en el último minuto mi testimonio fue dejado fuera para evitar una confrontación con el gobierno [de Guatemala].
Lo que esto significa, tengo entendido, es que el General Otto Pérez Molina, presidente de Guatemala, se traería abajo el caso si mi testimonio lo implicaba a él.
Más allá de esto, hay miedo,  concretamente declaró que mi declaración podría llevar a la violencia, dadas mis anteriores declaraciones y escritos en los que yo habría implicado al «ejército institucional”.

El pacto bajo el cual Pérez Molina y la élite del país han permitido que siga el caso fue que solo tocaría a Ríos Montt y su coacusado, el General Mauricio Rodríguez Sánchez. El resto del ejército se salvaría, y del mismo modo Pérez Molina.
Sobre esa base, Pérez Molina, se entiende, se abstendría de acabar con el caso de Ríos Montt, y aún más importante evitaría que los oficiales retirados mataran a los fiscales y los testigos, así como mantener a raya a los escuadrones de la muerte que pudieran ser montados por los de los oligarcas del CACIF (las Cámaras del Agro, Comercio, Industria y Hacienda). (Pérez Molina tiene el poder de facto para matar el caso a través de la intervención secreta con los tribunales constitucionales y otros).

Esta comprensión se considera vital para la supervivencia del caso y de quienes están involucrados en él. Asociados al Ejército ya había amenazado a la familia de uno de los fiscales, y a la mitad del juicio una amenaza de muerte fue entregada a uno de los tres jueces del tribunal.
En el caso de uno de los amenazados, un hombre le habría ofrecido un soborno de un millón de dólares, así como asistencia técnica con cuentas en paraísos fiscales y el blanqueo de los fondos. Todo lo que el abogado tenía que hacer era aceptar parar el caso Ríos Montt.

Cuando eso no funcionó, el ángulo cambió: el hombre le puso una pistola en la mesa y dijo que él sabía dónde encontrar los hijos del abogado.
Pero hasta ahora ninguna persona vinculada al juicio ha sido asesinada. Aunque las cosas estaban tensas, el pacto se sostiene.
Pero para sorpresa de muchos y para los titulares del mundo en una prensa que no había reportado el terror de Guatemala –o lo había hecho mal-, todo cambió el 5 de abril, cuando Hugo Ramiro Leonardo Reyes, ex mecánico del ejército, dio testimonio en video desde donde se encuentra escondido, diciendo que Pérez Molina había ordenado las atrocidades.

Testificando con el rostro medio cubierto por una gorra de béisbol, relató asesinatos cometidos por el ejército de Ríos Montt y luego añadió inesperadamente que uno de los principales autores había sido Pérez Molina, de quien dijo que había ordenado las ejecuciones y la destrucción de aldeas.
Esto había ocurrido, declaró, durante las masacres alrededor de Nebaj cuando Pérez Molina se desempeñaba allí como comandante de campo de Ríos Montt en 1982-83.

Cuando esto sucedió, yo también estaba ahí y encontré a Pérez Molina, quien entonces usaba el nombre en clave Mayor Tito Arias.
Yo le había entrevistado a través de video varias veces. En una ocasión nos paramos frente a los cuerpos de cuatro guerrilleros capturados que él había interrogado. Sin que él lo escuchara, los subordinados de Pérez Molina me dijeron cómo, actuando bajo sus órdenes, ellos habitualmente capturaban, torturaban y organizaron múltiples ejecuciones de civiles.

Lo que el testigo dijo sobre el pasado de Pérez Molina, evidentemente enfureció al presidente. Denunció públicamente al testigo que lo había investigado
Luego convocó a la Fiscal General. Sus palabras fueron que si el juicio mencionaba a Pérez Molina de nuevo, todos los acuerdos anteriores se suspenderían. La cancelación del caso Ríos Montt sería la menor de sus preocupaciones: sería un infierno el que tendría que pagar.
El caso fue presentado como originalmente fue acordado con Pérez Molina. Mi testimonio fue cancelado, y el expediente judicial se mantuvo alejado de cualquier evidencia adicional que podría implicado después al Presidente.

Según la legislación guatemalteca, un Presidente en funciones no puede ser acusado. El mandato de Pérez Molina termina en 2016.
Éste es un aspecto pequeño pero revelador del caso. La historia de la masacre aún no ha terminado.»
Después de la reunión privada relatada arriba, el ejército y la oligarquía de Guatemala se reunieron. Empezaron a sentir que no tenían ninguna necesidad política de sacrificar Ríos Montt. Como Pérez Molina escuchó de la élite, sus intereses y los de Ríos Montt convergieron.

El 16 de abril Pérez Molina dijo públicamente que el caso era una amenaza a la paz. El 18 de abril, hoy, el caso de genocidio, Ríos Montt fue suspendido.
(Fuentes de antecedentes: Para algunas de mis entrevistas filmadas con Pérez Molina, ver el documental en Skoop! dirigido por Mikael Wahlforss. EPIDEM, televisión escandinava, 1983. Largos extractos de ellas, bajo el título “Titulares de Hoy”, están disponibles en el sitio web de Jean-Marie Simon, que fue mi compañera en la filmación. También ver sus fotografías y la narrativa en su libro “Guatemala: Eterna Primavera, Eterna tiranía”, W.W. Norton, 1988.

Para obtener un informe actualizado y detallado de las masacres de Ríos Montt, véase mi artículo del 11 de abril 1983 en La Nueva República, «Los cañones de Guatemala: La misión despiadada del ejército de Ríos Montt.» La obra cita a algunos de los subordinados de Pérez Molina en el ejército y brevemente lo menciona como «el mayor Tito.» En el momento en que lo escribí y trabajé en el documental, no sabía su verdadero nombre.
Extractos de la película en YouTube se volvieron virales en Guatemala durante la campaña presidencial de Pérez Molina en 2011. Durante la campaña, Pérez Molina se mostró evasivo sobre si realmente era el «Major Tito», aunque más tarde salió a la superficie que lo había admitido años antes, pero entonces había tratado de ocultar esa admisión.

Véase también mi artículo de 17 de abril de3 1995 en La Nación, «La CIA escuadrón de la muerte: los estadounidenses han estado involucrados directamente en los asesinatos del Ejército de Guatemala.» El artículo reporta sobre el patrocinio de Estados Unidos a la G-2, la unidad de inteligencia militar de Guatemala, que escogió a los objetivos de asesinato y desaparición, y frecuentemente realizó sus propios asesinatos y torturas.  Este artículo nombra a Pérez Molina como uno de los «tres de los jefes de la reciente-2 G [quienes] habían sido pagados por la CIA, de acuerdo con fuentes de inteligencia de EE.UU. y Guatemala.»

El artículo añade que el entonces coronel «Pérez Molina, quien ahora dirige el Estado Mayor Presidencial y supervisa el Archivo, estuvo a cargo en 1994, cuando según la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado, hubo evidencia de la participación del Estado Mayor en el asesinato del juez Edgar Ramiro Elías Ogaldez «.

Del mismo modo, en el momento de escribir el artículo de La Nación, yo todavía no sabía que Pérez Molina era Tito.
Para un elemento del papel de EE.UU. en apoyo a Ríos Montt ver mi artículo en el Washington Post: «A pesar de la prohibición, el Capitán de EE.UU. entrena a militares guatemaltecos», de 21 de octubre de 1982 Página 1.

Después de establecer la Nueva República en 1983, el ejército de Guatemala envió un emisario que me invitó a almorzar en un lujoso hotel y amablemente me dijo que me iban a matar a menos que me retractara de ese artículo. El ejército asesinó guatemaltecos todo el tiempo, pero para una periodista de EE.UU. la amenaza sonó hueca. El hombre que llevó la amenaza se convirtió más tarde en una excelente fuente de información.)

Regreso de los muertos

Uno de los aspectos extraordinarios del juicio guatemalteco al general Efraín Ríos Montt es que, a diferencia de Nuremberg y otros procedimientos similares, éste no es un caso de justicia del vencedor.

Este no es un caso que los poderes dominantes establecen contra el ejército que derrotaron, sino más bien de los vencidos – los muertos – que regresan a enjuiciar legalmente a los vencedores que los mataron.

Ellos fueron decapitados, estrangulados, baleados en la cara, abiertos con machetes cuando estaban embarazadas; sin embargo, dejaron suficiente familiar y espíritu detrás para causar un poco de justicia en el comandante de sus asesinos.

La forma en que esto ocurrió es una historia para los libros de historia y una inspiración y una lección para aquellos de nosotros que aún viven.
Si se permite que el juicio continúe con el veredicto y Ríos Montt es condenado, él quedará en la memoria como un líder de un régimen social que ganó, pero también como un criminal común.

Por: Allan Nairn
Ciudad Guatemala
18 de abril de 2013
(El texto original de Allan está en inglés)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.