Eduardo Galeano: “Intelectual…qué abominable cosa, una cabeza que rueda!”

Intelectuales: Todo lo denominó y todo lo dicotomizó la conquista. Lo sigue haciendo. Es su dispositivo, su arma más poderosa. Para establecerse como el centro y poder robar, expropiar, explotar, despojar y exterminar con impunidad y gloria, los superiores, los civilizados, los merecedores, los generadores y portadores del único saber que hace todo lo demás y a los subyugados y subyugadas ignorantes. Entronizaron como legítima una mentira que transformó al nuevo continente, Europa, de una pequeña península occidental de la antigua Asia, en el viejo continente. Y así al ancestral Continente de territorios y pueblos tejidos, convertirlo de un plumazo en Tordecillas en “nuevo continente” de “indios”, es decir en la América que se inventaron. En fin, para someter se convirtieron en centro y referencia y se arrogaron el derecho de nombrar dividiendo, separando para hacerse poderosos por ser ellos, describiéndose. Lo hacen hoy, claro, más que antes y peor: concentran tanta riqueza en tan pocos, que no hay quien les compre y entonces sobran los demás para que sigan faltando sólo ellos. Ahora mismo a fuerza de cobrar deudas que nos impusieron, nos roban tierras, aguas, ahorros, trabajo, países y nos transformaron en criminales por querer vivir donde siempre…vivir nomás. Y criminales, como nos nombran y nos señalan y acusan y condenan, lanzan guerras, ellos, los justos, los sabios, los decentes, guerras que nosotros hacemos contra nosotros mismos en su nombre para que ganen ellos. Pero hicieron algo más. Dividieron la cabeza de lo demás. Convirtieron en superior a la cabeza, al que piensa, y en inferior al que cultiva la tierra, al que trabaja, al resto del cuerpo. Nos decapitaron. Nació el intelecto, los intelectuales. Todo dividido, partido, separado, para que nos arrodillemos ante su locura asesina. Intelectuales…como si no hubiera inteligencia y pensar en el hacer-pensando-sintiendo-viviendo. Eduardo Galeano, en la calle, en la plaza del 15M en España, conversando, comenta sobre esto y lo compartimos. ¿Intelectuales? “Abominables personajes” ¿Cómo Así? Pueblos en Camino

Intelectuales, “abominables personajes”

Ante este comentario de Eduardo Galeano, vale la pena re-cordar (volver al corazón). Silvia Rivera Cusicanqui, en su trabajo sobre el cronista indígena Waman Puma señaló al respecto:

Aquí vale la pena mencionar la visión de este cronista qhichwa sobre dos hechos fundamentales de la conquista: la captura y muerte de Atawallpa en 1532 y la ejecución de Tupaq Amaru I, el Inka rebelde de Willkapampa. A través de sus dibujos, Waman Puma crea una teoría visual del sistema colonial. Al representar la muerte de Atawallpa lo dibuja siendo decapitado con un gran cuchillo por funcionarios españoles. La figura se repite en el caso de Tupaq Amaru I, ejecutado en 1571. Pero sólo este último murió decapitado, mientras que al Inka Atawallpa le aplicaron la pena del garrote. La “equivocación” de Waman Puma revela una interpretación y una teorización propia sobre estos hechos: la muerte del Inka fue, efectivamente, un descabezamiento de la sociedad colonizada. Sin duda hay aquí una noción de “cabeza” que no implica la usual jerarquía respecto al resto del cuerpo: la cabeza es el complemento del chuyma –las entrañas– y no su dirección pensante. Su decapitación significa entonces una profunda desorganización y desequilibrio en el cuerpo político de la sociedad indígena.”

Intelecto: dispositivo de captura en el propósito de decapitar la humanidad colonizada y generar esta profunda desorganización de nuestro cuerpo colectivo tejido a territorios y la inseparable unidad de cuerpo incluyendo entrañas y cabeza. La intelectualidad es la conquista, un instrumento del verdugo que pasa desapercibido y denigra la unidad del hacer para poder dividir el trabajo entre quienes piensan, “cabezas rodantes” y quienes trabajan, “cuerpos explotados”. ¿Cómo Así?

Pueblos en Camino
Abril 28 de 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *