Francia Márquez: “Magali Moreno, te llevaste parte de mi ser”

Compartimos las palabras con las que la compañera Francia Márquez conmemora y nombra la rebeldía de mujeres como Magali Moreno que nos siguen desafiando a romper lo que nos imponen y a caminar nuestra dignidad. Compañera Magali, con seguridad tu palabra y acción seguirá siendo camino al andar.

(…) Muchos veces nos han dicho “que mujeres tan peleonas” “ustedes están muy equivocadas” “deben de ser más respetuosas” o en el peor de los casos nos han dicho que nos comportemos como unas Dama”, cuando hemos preguntado que es comportase como una dama? Nos han respondido “una mujer bien puesta en su lugar” y nos hemos preguntado qué significa para una mujer Negra ser una Dama? Una mujer puesta en su lugar, en un sistema que nos violenta en nuestros derechos, nos asesina, destruye nuestras territorios que son espacios de vida, nos desplaza, nos discrimina, nos excluye, nos ve como un objeto sexual, nos esclaviza, nos empobrece y nos deja sin esperanzas para vivir con dignidad? Esa es una pregunta que todos los días ronda en nuestras cabezas. (…) 

Solo me resta decirte que tengas una buena travesía, y gracias Magali Moreno por enseñarme a entender por qué no debo ser una Dama, o una Mujer bien puesta en su Lugar.”

Te llevaste parte de mi ser

Querida Magali, te conocí hace varios años en un conversatorio en la Universidad del Valle, fue la primera vez que te escuche hablar, y posteriormente cundo fuimos construyendo hermandad entre nosotras, me di cuenta que tú, nuestras otras hermanas y yo teníamos el mismo espíritu rebelde, entendí que era la misma rebeldía de nuestras ancestras y ancestros que lucharon por la libertad, la misma rebeldía de los que cuidan la naturaleza, las misma rebeldía de lo que luchan contra el racismo en este país y en el mundo, la misma que mueve a hombres y mujeres a luchar contra este sistema opresor y asesino, la misma rebeldía por continuar pariendo la vida y la libertad para nuestros pueblos.

Expresar nuestro sentir ha generado para muchas personas incomodidades, molestias y hasta agresiones, incluso al interior de los círculos en los que mantenemos, pero entendemos que el sistema opresor ha hecho tan bien su trabajo, a tal punto que hoy el oprimido se siente parte de él, y en tal sentido el opresor no tendrá de que preocuparse, porque sabe que cuando un oprimido rebelde rompa con el protocolo y decide enfrentarlo, otro oprimido estará allí para defenderlo, pues el opresor sabe que aquel oprimido que sale en su defensa le guarda obediencia, lo respeta, le aplauden y se sienten orgullosos de él.

Muchos veces nos han dicho “que mujeres tan peleonas” “ustedes están muy equivocadas” “deben de ser más respetuosas” o en el peor de los casos nos han dicho que nos comportemos como unas Damas”, cuando hemos preguntado ¿qué es comportase como una dama? Nos han respondido “una mujer bien puesta en su lugar” y nos hemos preguntado ¿qué significa para una mujer Negra ser una Dama? Una mujer puesta en su lugar, ¿en un sistema que nos violenta en nuestros derechos, nos asesina, destruye nuestras territorios que son espacios de vida, nos desplaza, nos discrimina, nos excluye, nos ve como un objeto sexual, nos esclaviza, nos empobrece y nos deja sin esperanzas para vivir con dignidad? Esa es una pregunta que todos los días ronda en nuestras cabezas.

Magali al igual que muchas de nosotras, somos hijas de mujeres negras que han perdido las huellas de sus manos en la minas, en la fincas, para mantener a sus hijos, mujeres que han abandonado sus territorios y han llegado a las urbes de las grandes ciudades como Cali y Bogotá, donde han sido maltratadas, excluidas y explotadas, mujeres que han llegado a resolver, como decimos en el lenguaje popular, ya sea como vendedoras ambulantes recibiendo maltratos de la policía, o han llegado a trabajar en casas de familia aguantando que las traten como si aun estuvieran en condición de esclavitud, ganándose sueldos miserables que apenas y medio les alcanza para pagar arriendo, servicios y medio comer, mujeres que tristemente les ha tocado ver cómo mientras ellas lavan ropa y pierden las huellas de sus manos, sus hijos se pierden en las en las calles de estas ciudades , porque la desesperanza ha permitido que la drogas y la violencia entre en nuestros hogares , o lo más triste de todo esto es que nuestros primos, sobrinos, hermanos, hijos terminan siendo asesinados, porque lamentablemente pasan a ser “objeto de limpieza social”.

A Magali al igual que muchas de nosotras le tocó ver como en los barrios donde nos ha tocado llegar, nuestros jóvenes día a día pierden la esperanza de vivir con dignidad, porque el racismo estructural, la explotación y la violencia que a diario padecemos, van apagando esa luz de la esperanza, de vida digna para nuestros pueblos.

Sin embargo ese era el espíritu rebelde de nuestra hermana Magali Moreno lleno de amor, el que nos invitaba a continuar luchando. Recuerdo cuando nos decía “yo quiero ayudar a mi gente del barrio”, “yo quiero ayudar a las comunidades”, “yo me quiero graduar para contribuir con mi familia” “yo quiero muchachas que juntas ayudemos a mejorar las condiciones de vida de nuestra gente”. De manera personal me decía: “Francia siga así, no desfallezca en esta lucha, tenemos que hacer que los jóvenes de la Toma puedan ingresar a la Universidad”. Cuando ella me decía eso era consciente de los miles de obstáculos que a ella y a nosotras nos ha tocado que afrontar para ingresar y permanecer en la universidad.

Magali al igual que muchas de nosotras es la primer persona al interior de su núcleo familiar que ha podido pisar las puertas de una universidad, y sostenernos no nos ha sido nada fácil, por eso ella soñaba con hacer ese sueño realidad, soñaba con tener un título que la acreditara como profesional. Lamentablemente ayer 18 de marzo, saliendo de su casa a enfrentar la luchar diaria para cumplir sus sueños, terminó en un accidente de tránsito perdiendo la vida.

No hay palabras que nos permitan expresar lo que sentimos las personas que te conocimos Magali Moreno, que soñamos juntas, las personas que muchas veces cuando nos sentíamos agobiadas encontramos en ti una voz de aliento para continuar, hoy nuestros corazones están tristes y aun se nos hace difícil creer lo sucedido. Sin embargo sabemos que tu espíritu rebelde continuará con nosotras, y ahora que te encuentras en el panteón de los ancestros y ancestras estamos seguras que desde allí seguirás hablándonos al oído para que no desfallezcamos en la lucha por la vida digna de nuestro pueblo.

Magali hermana te extrañaremos mucho, extrañaremos tu sonrisa resplandeciente que siempre te caracterizó y que resplandecía el lugar donde estabas.

Solo me resta decirte que tengas una buena travesía, y gracias Magali Moreno por enseñarme a entender por qué no debo ser una Dama, o una Mujer bien puesta en su Lugar.

Francia Márquez
Marzo 19 de 2016

Fuentehttps://www.facebook.com/francia.marquez.7/posts/10208940714658072

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *