Estudiantes de la UAQ visitan San Francisco Xochicuautla, comunidad que resiste al despojo

Los pasados 16,17 y 18 de octubre de 2015, estudiantes de la Licenciatura en Desarrollo Local, perteneciente a la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, de la Universidad Autónoma de Querétaro, Campus Amealco, realizaron una visita al Campamento de la Digna Resistencia en San Francisco Xochicuautla, ubicado en el municipio de Lerma, Estado de México.Viajaron para conocer y aprender de las acciones realizadas por pobladores de dicha comunidad contra el despojo de su territorio para la construcción de la autopista Toluca-Naucalpan. 

 

El despojo se ha intentado mediante la expropiación, por parte del gobierno federal, de terrenos a precios bajos -aproximadamente $40,000.00 pesos por comunero- para la construcción de la autopista, la cual pretende ser de uso privado, es decir, de cuota. Aunado a esto, el proyecto aspira a la compra de más terrenos aledaños para la instalación de empresas transnacionales como es Coca-Cola, una empresa lechera, una cadena hotelera, entre otras, que se verían beneficiadas con las facilidades de las vías carreteras.

Un punto importante para generar conciencia colectiva de esta problemática fueron los estudios realizados por la comunidad de su territorio, que comprueban la presencia de mantos acuíferos que abastecen el sistema Cutzamala y el pozo Tláloc 1, sistema que provee agua a las ciudades de Toluca, Distrito Federal y algunos poblados del Estado de México, y que en caso de construirse la carretera desaparecerían. Xochicuautla y sus alrededores son conocidos como la esponja que absorbe el agua de lluvia para recargar los mantos acuíferos en la región, de donde radica su importancia para la reproducción de la vida.             

La estrategia de resistencia de los comuneros de Xochicuautla ha sido en todo momento pacifica, por las vías jurídica y social. Ejemplo de ello son los amparos interpuestos ante las autoridades competentes, dos de los cuales fueron ganados, aunque no respetados por la empresa y los distintos niveles de gobierno. Por otro lado, socializan el proceso de lucha por el cual ellos están atravesando para obtener más apoyo nacional e inclusive internacional y encontrarse con otras luchas.

Esta es una de las muchas experiencias de resistencia que se pueden encontrar a lo largo y ancho de nuestro territorio, propia en sus matices pero compartiendo la demanda de seguir siendo pueblos indígenas que decidan autónomamente sobre su tierra, territorio, recursos naturales y modos de ser.

Por: Estudiantes de Desarrollo Local/UAQ/Campus Amealco
21 octubre de 2015

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.