Arrecifes coralinos globales estarían muriendo ahora mismo

El blanqueamiento de los corales se debe a la enfermedad y muerte de las algas que los recubren y alimentan en una relación simbiótica. Sin esta protección y alimentación los corales enferman y mueren. “A finales de 2015, podría afectar a más de un tercio de los arrecifes del planeta y acabar con más de 12.000 kilómetros cuadrados de estas valiosas estructuras subacuáticas”, dice este artículo basado en otro publicado en la revista científica Nature. En su ya clásico libro eaarth, Bill McKibben presentó información análisis sobre este tema y sobre la catástrofe debida al cambio climático en todos los ámbitos. Su intención no era únicamente advertir sobre el riesgo de estos cambios por venir, sino señalar con apremio que ya se han suscitado muchos cambios, para los que presentó abundante evidencia: nuestro planeta se inunda, se acidifica, se quema, se derrite. Hemos creado, un planeta diferente al que aún asumimos que poblamos y del que somos parte. Hay un desfase ya, entre lo que creemos y queremos reconocer y lo que ya ha cambiado como consecuencia de un sistema, el capitalismo, y el metabolismo requerido para moverlo incesantemente y más allá de los límites de la vida, en el intento de satisfacer la insaciable codicia que lo impulsa. La codicia ya cambió este planeta y mucho del mismo ya está muerto o muriendo. Uno de los capítulos más duros del trabajo de McKibben es, precisamente, el que trata sobre el océano y los corales. El calentamiento y la acidificación por la captura de hidróxido de carbono en el mar (gases producidos por la extracción y consumo de hidrocarburos como fuente de ganancias incalculables de transnacionales del ramo para mover el sistema) es tal que gran parte de los arrecifes de coral, los caracoles y muchas otras especies esenciales en los ecosistemas marinos, no tienen condiciones ya de sustentabilidad y pervivencia. Así como está el océano, asegura McKibben, ya han muerto, es cuestión de tiempo para que este cambio irreversible se de. La noticia sobre el blanqueamiento que documenta Nature confirma lo que McKibben había advertido en un lenguaje más directo y claro. El hecho de que ya hoy, ahora mismo y desde hace un tiempo, el impacto de un sistema basado en la codicia y la explotación esté matando el planeta no es una expresión de pesimismo e impotencia sino, por el contrario, un llamado a reconocer ahora, aún con vida y tal vez con tiempo, que un daño irreparable es menos grave que la destrucción definitiva de la vida. Una vez más, lo imposible, según nos lo muestra la ciencia y nos lo gritan los corales blanqueados y muriendo, lo imposible no es cambiar el sistema, lo imposible es seguirlo aceptando y resignarnos a la muerte. En tiempo real. Pueblos en Camino.

 

Extensive stand of severely bleached coral at Lisianski Island in Papahanaumokuakea Marine National Monument (Hawaii) documented during an August 2014 NOAA research mission. (Credit: NOAA)

 

 

BIODIVERSIDAD / ADMINISTRACIÓN OCEÁNICA DE EE.UU

NOAA declara el tercer fenómeno de blanqueamiento de coral de la historia

 

 

 

 

CATLIN SEA SERVICE

Blanqueamiento de coral detectado en las islas Bermudas (Atlántico)

 

 

La Administración Nacional Atmosférica y Oceánica de Estados Unidos (NOAA) ha declarado hoy de manera oficial un fenómeno de blanqueamiento a nivel global. El evento, el tercero que se registra en la historia, se espera que empeore en los próximos meses, informa la revista científica Nature.

 

El blanqueamiento del coral supone la amenaza más inmediata para los arrecifes hoy día, más incluso que la sobrepesca o la contaminación, como consecuencia del calentamiento global. El fenómeno se produce cuando la temperatura del océano aumenta por encima del máximo normal para esas mismas aguas en verano; provocando, en el peor de los casos, una amplia mortalidad entre estos ecosistemas tan valiosos.

 

El coral, por lo general, expele un alga que se comporta con él de manera simbiótica. Cuando se da el blanqueamiento este tejido protector se vuelve de un color pálido. Sin el alga, el coral pierde la mayor fuente de alimento y es más propenso a contraer enfermedades.

 

October 2015-January 2016: NOAA’s standard 4-month bleaching outlook shows a threat of bleaching continuing in the Caribbean, Hawaii and Kiribati, and potentially expanding into the Republic of the Marshall Islands. (Credit: NOAA)

 

Los corales pueden recuperarse de fenómenos «suaves» de blanqueamiento, pero un severo y prolongado caso de blanqueamiento podría acabar con ellos. Incluso si los corales se recuperaran, muchos de ellos serían susceptibles de enfermar. Una vez que los corales mueren, es normal que lleve décadas recuperar un arrecife -pero la recuperación solo es posible si los arrecifes no son perturbados con nuevos impactos negativos-. Después de que los corales mueren, la degradación de los arrecifes es notable, dado que pierden capacidad de regeneración y están erosionados, aportando una menor protección a la costa y constituyendo un refugio menos adecuado para los peces y mariscos.

 

El aumento de la temperatura del agua de los océanos, relacionado con el cambio climático, y el fortalecimiento del patrón meteorológico de El Niño, ha provocado que los corales estén expulsando a las algas que les dan color. Los corales de algunas zonas del océano Pacífico, el Índico y el Atlántico aún no se han tornado blancos. Pero a finales de 2015, el blanqueamiento podría afectar a más de un tercio de los arrecifes de coral del planeta y acabar con más de 12.000 kilómetros cuadrados de estas valiosas estructuras subacuáticas, estima NOAA.

 

February-May 2016: An extended bleaching outlook showing the threat of bleaching expected in Kiribati, Galapagos Islands, the South Pacific, especially east of the dateline and perhaps affecting Polynesia, and most coral reef regions in the Indian Ocean. (Credit: NOAA)

 

El mayor fenómeno de blanqueamiento de arrecifes de coral del que se tiene constancia, acaecido en 1998, acabó con el 16% de estos ecosistemas, dado que son muy vulnerables al estrés que puede derivarse de una enfermedad que les aqueja.

 

El actual fenómeno de blanqueamiento comenzó en junio de 2014 en determinadas áreas del Pacífico occidental. Los modelos confeccionados por NOAA a partir de datos de la superficie y procedentes de satélites sugieren que a mediados de 2016 el blanqueamiento se habría podido extender con más virulencia hacia las demarcaciones que cobijan la mayor concentración de corales en el Pacífico y extenderse al Índico.

 

ABC.es

Natural

http://www.abc.es/natural-biodiversidad/20151008/abci-blanqueamiento-coral-201510081139.html

Día 08/10/2015 – 12.15h

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.