Rita Segato: “Tenemos que ser voceras del grito de Reina Maraz”

«Este es un caso límite. Ella fue maltratada inicialmente por sus familiares, luego por su marido a quien su familia la entregó como esposa, luego por el Estado en varias instancias. Por ejemplo ahora nadie está asumiendo el cuidado de su salud ni de su alimentación, se encuentra en una situación de penuria, yo diría que está siendo sometida a una tortura porque tiene problemos físicos serios que le están provocando un malestar permanente debido a su organismo y su salud, es decir que se está afectando y nadie está socorriéndola.
 
Y entonces, ¿quién va a responder por el futuro de esta joven? Ella está perjudicada hasta en su físico por la secuencia de maltratos a los que fue sometida, que sería redundante enumerarlos nuevamente, pero son increíbles, el abandono y la negligencia de los responsables estatales por su atención porque hasta en la cárcel el Estado tiene que garantizar el bienestar. Ella está siendo tratada como una presoa de máxima seguridad y no lo es, no es una asesina serial, no es una persona peligrosa.
 
Por eso responsabilizo tanto al pueblo argentino como al boliviano por su irresponsabilidad, insensibilidad y abandono de una muchacha que no ha tenido la compasión de ninguna de las dos naciones excepto de las pocas que estamos comenzando a organizarnos para intentar darle solución a esta situación. Pero sepan bien que se va a visibilizar, el mundo va a saber lo que está pasando con Reina Maraz.»

 
En sus días por Argentina, la antropóloga Rita Laura Segato dedicó su visita para interiorizarse sobre el caso de Reina Maraz. En conjunto con “Bolivia Al Aire Tv”, Marcha entrevistó a la intelectual para conocer su lectura sobre el caso.
 
Luego de una extensa reunión en la que se intercambiaron estrategias de acción entre las disitntas organizaciones y colectivos que acompañan el caso de Reina Maraz, la antropóloga Rita Segato, actualmente Profesora de la Universidad de Brasilia dedicó un momento para comunicar su interpretación ante esta situación. Al presentarse aclaró, “soy feminista pero al decirlo así se puede sesgar la lectura” e insistió “el tema del Reina es un tema de ciudadanía de interes general y universal que excede al feminismo, todos/as tienen que hacer carne del mismo”.
 
 
Y entre la rabia y la indignación, pero convencida en el poder de la organización, nos compartió sus impresiones.
 
-¿Cuál es el análisis que realiza sobre la historia de Reina Maraz?
 
La situación de Reina Maraz es realmente grave, una vergüenza más bien diría, un ´bochorno´ para la justicia argentina. Se trata de una persona, migrante en nuestro país que necesita del apoyo del Estado y la ciudadanía tanto de Argentina como así también de Bolivia porque ha sido sometida a una condición brutal que creo que de aquí a poco será el clamor de la sociedad. Que se haga eco la voz de esa mujer joven, madre que tiene que estar protegida.
 
Es necesario que sus derechos sean restaurados y también su condición tanto en lo psicológica como en lo física ya que ha sido sometida desde un principio cuando casada por su marido a maltratos y al aislamiento de la sociedad y luego cuando necesitó de la ayuda del Estado es decir de sus instituciones y su justicia como ahora también del sistema de salud no consiguió en ningún momento de este apoyo.
 
Creo que es importante llegar al conocimiento de esta situación, por lo que personalmente me voy a encargar de comunicar la situación a personalidades y autoridades bolivianas con las cuales tengo un contacto permanente. Porque estoy convencida que tenemos que ser voceras del grito de Reina Maraz, necesita apoyo del pueblo boliviano que vive en Argentina y también de todos/as los/as argentinos/as.
 
-¿Cómo tomas conocimiento de esta situación?
 
Vengo siguiendo este caso desde sus inicios cuando lo tomó la Comisión por la Memoria, donde sus abogadas junto a la intelectual Karina Bidaseca me hacen llegar la situación de Reina. Desde allí me dió mucha preocupación entre otras cuestiones por la cercanía que me produce ser de alguna manera miembro de familia boliviana en la Argentina por lo que he tratado de mantenerme informada y por eso aquí me encuentro hoy. Me siento enteramente responsable como argentina por el maltrato al que esta compañera, hermana, joven, madre ha sido sometida en mi país.
 
-Seguramente ha acompañado y conocido muchos casos de violencias hacia las mujeres, sin embargo este es un caso particular…
 
Este es un caso límite. Ella fue maltratada inicialmente por sus familiares, luego por su marido a quien su familia la entregó como esposa, luego por el Estado en varias instancias. Por ejemplo ahora nadie está asumiendo el cuidado de su salud ni de su alimentación, se encuentra en una situación de penuria, yo diría que está siendo sometida a una tortura porque tiene problemos físicos serios que le están provocando un malestar permanente debido a su organismo y su salud, es decir que se está afectando y nadie está socorriéndola.
 
Y entonces, ¿quién va a responder por el futuro de esta joven? Ella está perjudicada hasta en su físico por la secuencia de maltratos a los que fue sometida, que sería redundante enumerarlos nuevamente, pero son increíbles, el abandono y la negligencia de los responsables estatales por su atención porque hasta en la cárcel el Estado tiene que garantizar el bienestar. Ella está siendo tratada como una presoa de máxima seguridad y no lo es, no es una asesina serial, no es una persona peligrosa.
 
Por eso responsabilizo tanto al pueblo argentino como al boliviano por su irresponsabilidad, insensibilidad y abandono de una muchacha que no ha tenido la compasión de ninguna de las dos naciones excepto de las pocas que estamos comenzando a organizarnos para intentar darle solución a esta situación. Pero sepan bien que se va a visibilizar, el mundo va a saber lo que está pasando con Reina Maraz.
 
-¿Qué responsabilidad les compete a las autoridades bolivianas ante este caso?
 
Las autoridades diplomáticas deberían garantizar su salud y un juicio justo para ella de forma tal que la justicia argentina vea y reconozca que ella se encuentra acompañada por su país y protegida. Es una vergüenza que el consulado boliviano aún no lo haya hecho.
 
-¿Qué rol ocupan los medios de comunicación ante estos casos de justicia machista y racista?
 
El papel de los medios es central para mostrar la negligencia y la vergüenza como ya dije, del abandono de una ciudadana, los medios tienen que mostrar esta situación tanto acá como en Bolivia donde sus hermanos y hermanas deben tomar conocimiento de lo aberrante que esto es.
 
-Luego del 3 de Junio con la denominada movilización Ni Una Menos, ¿cree que la sociedad ha tomado conciencia de otra forma?
 
La sociedad claramente ha tomado conciencia, pero aquí insisto nuevamente el rol de los medios es clave para la comprensión de la misma, para que aquellas mujeres que aún no se han movilizado, aquellas que no han tomado conciencia que verdaderamente lo que le pasa a una le pasa a todas deben empezar a hacerlo. Entonces la vulnerabilidad de una mujer es la de todas las mujeres, y allí los medios son centrales para visibilizar y crear un sentimiento de cohesión y cooperación entre todas las mujeres. Es un momento y estamos construyendo lentamente una conciencia de las mujeres y de nuestros derechos.
 

 

ENTREVISTA realizada por Camila Parodi 
Fuente: La Marcha
Publicada: 30 septiembre, 2015 
 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.