El ejemplo de Rojava se extiende: autogobierno en el Kurdistán turco

Pablo Jestrovic reporta para ANRed la secuencia creciente de declaraciones de autonomía en el Kurdistan Turco frente al gobierno de Turquía. La ventana de oportunidad para el PKK y la lucha de autonomía kurda empieza a cerrarse, como era predecible. Las conversaciones de paz y los acuerdos entre el liderazgo del PKK y el gobierno turco ante el triunfo autonomista kurdo en la heroica lucha contra ISIS, era un acto de conveniencia por parte del régimen turco para evitarse conflictos simultáneos y, en particular, para fortalecer una protección fronteriza gracias a la fortaleza kurda y no tener dos fuerzas contrarias actuando de manera simultánea: ISIS y la fuerzas autonomistas del pueblo kurdo. La lucha kurda es ejemplar y por ello amenaza a todos los bandos. A ISIS, ya que ha sido la única capaz de derrotados. A la OTAN y a sus aliados, incluido Turquía, porque su presencia y características amenazan los intereses imperiales y transnacionales en la región. Un Kurdistan autónomo, democrático, soberano y anti-capitalista desmantela el proyecto del capital transnacional de hacerse a la riqueza de la región a través de una guerra permanente. Ejemplo que, de tejerse con movimientos sociales y populares en Europa y las Américas tiene un potencias transformador impredecible que, además de derrotar al sistema, desborda prácticas de izquierdas tradicionales que se han insertado globalmente en el sistema. Aunque por el momento, las declaraciones de autonomía, lideradas principalmente por mujeres y jóvenes kurdos y violentamente reprimidas por el estado no amenazan al régimen turco, la cercanía de Rojava y la fortaleza de este proceso sumado a la solidaridad de los pueblos que ha suscitado tiene un potencial que rebasa cualquier pronóstico. Hoy, el apoyo a las mujeres, jóvenes y al movimiento kurdo autonomista y popular son indispensables y expresan que esa lucha es un frente de los pueblos contra el sistema. Así Sí. Pueblos en Camino

Declarando autonomía (ANRed)

 

El ejemplo de Rojava se extiende: autogobierno en el Kurdistán turco 

 

A partir del 10 de agosto las Asambleas Populares de varias localidades y barrios del Kurdistán turco declararon su autogobierno y se negaron a reconocer al Estado turco. Entre ellos se cuentan las de Silopi y Cizre en la provincia de Sirnak; la localidad de Varto en la provincia de Mus, la localidad de Silvan y el distrito de Sur en la provincia de Diyarbakir y la localidad de Yüksekova en la provincia de Hakkari. Los barrios de Gazi, Gulsuyu y Kanarya en Estambul también declararon su autogobierno, asi como el barrio de Daglioglu en la ciudad de Adana, situada fuera del Kurdistán turco. 

 

La primera localidad en declarar el autogobierno fue la de Silopi, en la provincia de Sirnak. El 7 de agosto la policía había asesinado a un hombre de 58 años y un adolescente de 17. La población de la localidad cavó trincheras en las calles para evitar el ingreso de la policía y se produjeron enfrentamientos durante varios días. Las fuerzas policiales instalaron francotiradores en los techos y la población respondió tapando las ventanas con cortinas, táctica utilizada contra el ISIS durante el sitio de Kobane. La localidad de Cizre, situada junto a la frontera siria, también declaró su autogobierno el mismo día. Cizre había sido escenario en meses anteriores de enfrentamientos entre militantes de la organización juvenil kurda Unión de la Juventud Patriótica Revolucionaria (YDG-H) y grupos de choque pertenecientes al Hüda-Par, un partido islamista financiado por el Estado turco. En Cizre también se cavaron trincheras en las calles. El 24 de agosto las mujeres de Cizre formaron grupos de autodefensa armados con fusiles.

 

Kurdistan

 

El 13 de agosto fue la localidad de Varto la que declaró su autogobierno. En el caso de Varto las Fuerzas de Protección Popular (HPG), brazo armado del PKK, tomaron el control de la localidad, cavando trincheras en las calles y atacando la comisaría distrital y el cuartel de la localidad. Durante los combates la militante de las Unidades de Mujeres Libres (YJA-Star), la sección femenina de las HPG, Kevser Eltürk (nombre de guerra Ekin Wan), fue capturada herida y tras morir a causa de la tortura su cadáver fue arrastrado desnudo por las calles y fotografiado por los policías turcos, con la clara intención de desmoralizar a las combatientes kurdas. El atropello cometido contra la militante generó una indignación extendida no solo en la localidad, sino en amplias áreas del Kurdistán turco.. El 17 de agosto la Unión de Jóvenes Patrióticas Revolucionarias (YDGK-H), sección femenina de la YDG-H, declaró que tomaría venganza por el hecho contra todos los policías y agentes de operaciones especiales turcos en Kurdistán. El 22 de agosto se llevó a cabo una manifestación de protesta contra el hecho frente a la embajada turca en Suecia. En los días siguientes, el ejército turco entró en Varto con tanques y otros vehículos produciendo la muerte de dos niños que trabajaban en una panadería y considerables daños materiales, de acuerdo al informe de la Asociación de Derechos Humanos (IDH). El mismo 13 de agosto se declaró el autogobierno en la localidad de Bulanik, también en la provincia de Mus. Suscribió la declaración la Asamblea Democrática de Bulanik, formada por asambleas de vecinos, las seccionales locales del Partido Democrático de los Pueblos (HDP) y el Partido de la Democracia y las Regiones (DBP), así como la alcaldía de la localidad, controlada por éste último partido.

 

El 14 de agosto el distrito de Sur, correspondiente a la parte antigua de la ciudad de Diyarbakir, la “capital” del Kurdistán turco, declaró su autogobierno. La población cavó trincheras en las estrechas calles de la zona y se produjeron enfrentamientos con la policía, especialmente en el barrio de Lalebey. Dirigentes del HDP y el DBP permanecieron en la zona para enfrentar a las fuerzas de seguridad.

 

El 15 de agosto, aniversario del comienzo de la lucha armada por parte del PKK, declaró su autogobierno la localidad de Silvan (llamada en kurdo Farqin). La Asamblea Popular de la localidad suscribió la declaración y se cavaron trincheras, las mujeres jugaron un rol importante en la defensa del autogobierno . El 18 de agosto la policía y el ejército en- traron en la ciudad para reprimir el movimiento, produciendo tres muertos y daños materiales. Se declaró un toque de queda y el servicio telefónico y de internet fueron cortados. En el distrito de Lice en Diyarbakir también se produjeron choques entre jóvenes, que utilizaron armas de fuego y granadas caseras, y la policía. El 19 de agosto fuerzas del PKK declararon el autogobierno en la provincia de Tunceli y establecieron puestos de control en algunas carreteras.

 

Tanques turcos entrando a Farquin (Silvan para el gobierno Turco)

 

En la localidad de Yüksekova, en la provincia de Hakkari, la población local formó unidades de autodefensa y cavó trincheras en las calles. Los medios oficiales turcos difundieron la noticia falsa de que la población había abandonado la localidad. Al momento de cerrarse esta nota, los habitantes de Yüksekova continúan enfrentando a las fuerzas policiales y les impiden entrar a diversos barrios de la localidad, habiendo instalado barricadas en las calles.

 

En la ciudad de Batman, la asamblea de vecinos del barrio de Baglar declaró su autogobierno. Lo mismo ocurrió en las localidades de Edremit e Ypekyolu en la provincia de Van. El 19 de agosto hizo lo mismo el distrito de Dogubeyazit en la provincia de Agri.

 

Las declaraciones de autogobierno se han producido en todo el Kurdistán turco, tanto en la zona industrial correspondiente a las provincias de Diyarbakir y Batman como en la región agraria más pauperizada cercana a la frontera siria. 

 

Sobre el desarrollo del movimiento hasta el momento se pueden sacar algunas conclusiones. 

 

En primer lugar, las declaraciones de autogobierno son una reacción a la ruptura del alto al fuego por parte del gobierno de Turquía y su campaña de represión al movimiento de liberación nacional kurdo desde fines del mes de julio (ver también Intervención militar turca en Siria: ¿contra el ISIS o contra la revolución de Rojava? ). En todos los casos la declaración del autogobierno ha contado con el apoyo de los partidos políticos legales vinculados al movimiento de liberación nacional kurdo (HDP y DBP) y de los co-alcaldes que en todas las localidades en que se ha declarado el autogobierno pertenecen a alguno de esos dos partidos.

 

Los barrios de Estambul y Adana que declararon el autogobierno tienen una población compuesta mayoritariamente por alevíes (secta musulamana chíita objeto de persecución por parte del Estado turco) e inmigrantes kurdos. 

 

Salvo en el caso de Varto y posteriormente en la provincia de Tumceli, en que las fuerzas del PKK han intervenido directamente, la defensa de los autogobiernos ha corrido a cargo de milicias formadas en forma apresurada por militantes de las asambleas locales integradas en el Congreso de la Sociedad Democrática (DTK), las organizaciones juveniles kurdas YDG-H e YDGK-H, organizaciones de mujeres y otras organizaciones sociales. En todo los casos se han utilizado métodos similares (construcción de trincheras, aprovechamiento de la estrechez de las calles, enfrentamiento con piedras y armas caseras, en Cizre se comenzaron a utilizar armas de fuego a partir del 24 de agosto). En todos los casos, con la excepción de parte de las localidades de Yuksekova, Cizire y algunas zonas de la provincia de Tunceli, el Estado turco ha logrado retomar el control de la situación. Cabe señalar como causa determinante la disparidad de fuerzas en términos materiales y el hecho de que en general las fuerzas represivas se han conformado con recuperar el control de los edificios oficiales (municipalidades, comisarías, cuarteles) y capturar a los dirigentes del movimiento, en general co-alcaldes y dirigentes del HDP, DBP y DTK.

 

Territorio conmayoría Kurda y conflicto 1977 y 2008

 

Las declaraciones de autogobierno no representarían una amenaza seria para el Estado turco en un contexto de mayor estabilidad política. En 1992 se inició en el Kurdistán turco un movimiento similar conocido como Serhildan (insurrección), que fue aplastado por la acción del ejército, la policía y la gendarmería (policía rural). Sin embargo, en un contexto en que el AKP está gobernando Turquía en forma provisional tras haber perdido la mayoría parlamentaria en las elecciones del 7 de junio (y ha convocado elecciones anticipadas para el 1° de noviembre), las consecuencias son muchísimo más graves. La política del gobierno de Erdogan de criminalizar al movimiento de liberación nacional kurdo (expresada incluso en el intento de procesar al co-líder del HDP, Selahattin Demirtas) ha sido contraproducente. Varias encuestas muestran que el apoyo al HDP ha subido del 13% que obtuvo en las elecciones de junio a alrededor del 17% y el voto al AKP en las zonas de mayoría kurda ha disminuido a un nivel mínimo. Al mismo tiempo, durante las negociaciones para formar gobierno, el partido kemalista CHP se negó a formar un gobierno de unidad nacional provisorio para evitar las elecciones anticipadas si el HDP no era incluído en el mismo. Este último dato muestra una ruptura del consenso entre los “partidos del régimen” en cuanto a la represión del movimiento de liberación nacional kurdo. Dado que la crisis política en Turquía puede prolongarse en forma indefinida debido a la imposibilidad de conformar una coalición con mayoría parlamentaria suficiente, las experiencias de autogobierno pueden repetirse en los próximos meses y llevar a una extensión del proceso desarrollado en Rojava al lado turco de la frontera.

 

Por Pablo Mestrovic para ANRed

Primera parte: http://www.anred.org/spip.php?article10522

Segunda Parte: http://www.anred.org/spip.php?article10523

Agosto 27 de 2015

ANRed

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.