Polarización y división como instrumento político

«Una sociedad polarizada y dividida, queda inerme y debilitada, y prácticamente no tiene opciones, por la sencilla razón de que es muy difícil imaginarse la existencia de una mayoría que NO esté dispuesta a sentarse en la mesa de los “poderosos que gobiernan”, y/o que no haya terminado sucumbiendo a las tentaciones del poder, o las amenazas y el miedo.
 
Entonces la apuesta resulta clara: la mejor manera de conservar hegemonía y anular toda posibilidad de alternancia (incluida la formación o aparición de nuevos líderes), o el surgimiento de opciones alternativas; es fomentar  la polarización y división de la sociedad y sus movimientos sociales emergentes. Mucho más cuando se ha logrado, vía cooptación, prebendalismo y canonjías, controlar cúpulas de sectores sociales afines, cuyos caudillos (también para afianzarse y consolidar su privilegiada situación) terminan reproduciendo está práctica autoritaria y colonial.».
 

 
A inicios del mes de marzo del presente año, cuando las campañas electorales municipales y departamentales se encontraban en su auge, compartí un artículo titulado “Amenaza y chantaje como instrumento político”.
 
No era la primera vez que los más altos dignatarios del actual gobierno amenazaban, porque ya lo habían hecho antes por ejemplo con los empresarios, a quienes se les dijo que si querían respaldo y garantías “no debían meterse en política”. Utilizaban un libreto muy propio de los gobiernos derechistas, autoritarios y antidemocráticos, haciendo gala de una de las más repulsivas prácticas políticas que se había enseñoreado para acallar, amedrentar y hasta aniquilar a la oposición y lo que se entendía como “activistas o subversivos”.
 
Lo penoso y lamentable es que una vez más vuelve a repetirse en voz del Vicepresidente Alvaro García Linera. Esta vez contra ONGs bolivianas a las que al mismo tiempo de descalificar y acusarlas de realizar activismo político, también las amenaza con expulsarlas, contraviniendo los más elementales derechos constitucionales.
 
Esta nueva arremetida (que se suma a la realizada contra periodistas y medios de comunicación como la denunciada por Amalia Pando), ya no puede ser entendida como un hecho aislado de intolerancia. Ya ni siquiera es únicamente un acto de arrogancia conservadora y reaccionaria que pretende arrebatar y apropiarse del derecho de hacer política, como si éste fuera un atributo y propiedad privativa del gobierno y los partidos políticos, y prohibida para todos los demás (incluido el pueblo y los movimientos sociales), que tienen el derecho de expresarse, disentir y hacer política, porque sencillamente constituye la principal relación que se establece entre el Estado y la sociedad civil. Muchísimo más, cuando existe un proceso de cambio y transformaciones en cuya dinámica política todos deberíamos aportar y participar.
 
Entonces lo que debemos preguntarnos y pensar es: cuáles son las profundas motivaciones (más allá de la evidente arrogancia y autoritarismo expresados), que explica semejante actitud que ya no constituye una excepción, sino la regla de la práctica política gubernamental.
 
Y entonces seguramente alcanzaremos a comprender que de lo que se trata NO es únicamente de un acto profundamente colonial y autoritario por el cual se pretende someter o amedrentar a todo(s) aquello(s) que se oponga(n) a los designios gubernamentales, o, que además pretende dar un sentido perverso y maligno a toda acción política que no forme parte o sea diferente de la oficial; sino que se tiene el propósito de polarizar y dividir a la sociedad.
 
Una sociedad polarizada y dividida, queda inerme y debilitada, y prácticamente no tiene opciones, por la sencilla razón de que es muy difícil imaginarse la existencia de una mayoría que NO esté dispuesta a sentarse en la mesa de los “poderosos que gobiernan”, y/o que no haya terminado sucumbiendo a las tentaciones del poder, o las amenazas y el miedo.
 
Entonces la apuesta resulta clara: la mejor manera de conservar hegemonía y anular toda posibilidad de alternancia (incluida la formación o aparición de nuevos líderes), o el surgimiento de opciones alternativas; es fomentar  la polarización y división de la sociedad y sus movimientos sociales emergentes. Mucho más cuando se ha logrado, vía cooptación, prebendalismo y canonjías, controlar cúpulas de sectores sociales afines, cuyos caudillos (también para afianzarse y consolidar su privilegiada situación) terminan reproduciendo está práctica autoritaria y colonial.
 
La conservación y reproducción del poder y el gobierno entonces, ya ha dejado de guiarse y ser hace mucho tiempo un servicio pasajero para “gobernar obedeciendo”, y se ha pervertido como objetivo supremo. Pero también es claro que toda acción provoca una reacción opuesta de la misma fuerza y potencia.
 
Arturo D. Villanueva Imaña 
Sociólogo, boliviano. Cochabamba, Bolivia. Agosto 11 de 2015.
Publicado en El Periódico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.