Blatter y familia: ¿Quién mete el gol con esta jugada?

“Dieciocho años de millonarios sobornos, orgías y apoyo a mafiosos, al frente de la Fifa, a la que llegó por un matrimonio engañoso. Con la detención de 5 de sus escuderos su reinado se desfonda”. Así empieza este artículo que compartimos sobre Joseph Blatter y el imperio mafioso de la FIFA que ha encabezado. Uno entre miles y miles de artículos, reportajes, noticias, debates. Se irá armando el rompecabezas mediático y dará para entretener un tiempo y que todo cambie para que todo siga igual. Claro que se expone lo que todo el mundo sabe y mucho peor. Donde la codicia es sagrada, robar es ley, y este es uno de los negocios más grandes del mundo. Habrá que ver hasta donde ha llegado esta hidra de corrupción y abuso, pero, por ahora y ante estos hechos, una pregunta que no parece estarse haciendo: ¿Por qué, si este señor lleva 18 años en esto, por qué solamente ahora se destapa el escándalo? No nos digan, aunque lo hagan, que nadie sabía nada hasta ahora. Todo esto ha sido visible, abierto, conocido entre las mafias de gobiernos globales, medios, centros financieros, líderes políticos, élites poderosas, clubes de fútbol, ídolos y grandes jugadores, estrategas del juego y mucho más. De un momento a otro aparece y se rechaza algo que han compartido, de lo que se han beneficiado como cómplices y con lo que han convivido. Como si Blatter y su mafia fueran un grupo aislado y actuaran escondidos. No se mueven millones en corrupción y sobornos comprando gobiernos y países a escondidas. La mafia tiene a Blatter como uno de sus funcionarios, pero esta “familia” involucra a quienes lo señalan. ¿Por qué lo señalan y aíslan hoy? Hay beneficiarios en esta crisis. Hay intenciones. Hay intereses. Hay una estrategia y objetivos que nos encubren para poder lograrlos y hay que preguntar, unir los puntos, descubrir. Blatter no es una mancha negra en una familia decente. Al contrario, es un hijo ejemplar de una familia podrida a la que hasta ayer le convenían sus fechorías y sus buenos modales y a la que hoy le conviene denunciarlo y quemarlo vivo. No defendemos a Blatter ni a su familia, al contrario, nos preguntamos, por ejemplo: ¿No será que es hora de hundir el mundial en Rusia como parte de la guerra en Ucrania orquestada por los EEUU y la OTAN? Si Blatter compró el mundial en Rusia (como se ha hecho en todos los mundiales de todas partes) ¿no se podrá usar esto para dar un golpe profundo a Putin y aislarlo aún más en el bloqueo que avanza? -No es que Putin sea un santo ni que se escape de la familia y sus tradiciones- No sabemos. No sabemos nada. Pero sí nos consta ahora que los 18 años de bacanales, orgías, compraventas y robos no son obra de Blatter ni se hacían a escondidas. Su familia es el régimen capitalista transnacional global cuya marca de marcas es, ni más ni menos,  en este caso, el fútbol-logo-espectáculo-mercancía-negocio! Ese con el que nos robaron el otro fútbol, el que llevamos en el corazón, el que nos expresa como pueblos y barrios y gente negada. Millones de distraídos fanáticos, consumidores y amantes del deporte-mercancía entretenidos y manipulados para que este ejemplo de lo que son todos los negocios transnacionales, todas las élites, todos los gobiernos, todas las bolsas de valores, todo el sistema, nos vendieran máscaras de rostros perfumados, trajes elegantes, buenos modales, partidos de infarto y jugadas inolvidables para olvidar la jugada que consiste en robarnos, engañarnos, someternos y hacernos pagar por todo esto sin entenderlo, o entendiendo lo que a ellos se les ocurre. Mr Blatter y familia: esa es la jugada. Pueblos en Camino

Los bacanales que derrumbaron el imperio de Joseph Blatter

Dieciocho años de millonarios sobornos, orgías y apoyo a mafiosos, al frente de la Fifa, a la que llegó por un matrimonio engañoso. Con la detención de 5 de sus escuderos su reinado se desfonda.
 

Los bacanales que derrumbaron el imperio de Joseph Blatter

 
Hasta hace una semana, Joseph Blatter era un hombre tranquilo. Su cuarta reelección consecutiva como presidente de la Federación Internacional de Fútbol Asociado estaba  asegurada. Pero en la madrugada del miércoles la Policía Cantonal de Zurich  detuvo a Eugenio Figueredo, vicepresidente de la FIFA y cinco de sus más leales escuderos, acusándolos de ofrecer sobornos por 150 millones de dólares y podrán ser extraditados en cuarenta días a los Estados Unidos ya que dichos sobornos fueron preparados y acordados en este país. Con la detención de los seis dirigentes, el reinado de Blatter tambalea.
Una de las armas que se ha valido el polémico dirigente para mantenerse durante 17 años en el máximo ente del fútbol mundial es su carisma. En las fiestas a las que asiste, su bonhomía y cáustico sentido del humor lo convierten en un luminoso foco de atención. La gente suele hacerle rueda para escuchar sus historias, no sólo porque este hombre nacido hace 78 años en Visp Suiza, agradece mucho el que sus subalternos se rían a carcajadas de sus chistes, sino porque, no hay que negarlo, el hombre tiene gracia.
Una de las historias que acostumbra contar cuando los whiskies ya han recorrido el corto camino que hay entre su boca y su cabeza, es aquella vez cuando su padre, al verlo jugar en la liga amateur Suiza como centro delantero, le dijo que él en el fútbol no tenía futuro. La predicción en parte se cumplió: Blatter nunca dejó de ser un tronco. Pero por medio de intrigas, cismas, chantajes, sobornos, carisma y astucia, este gris excantante de bodas ha sabido convertirse no sólo en el presidente de una de las organizaciones más importantes del mundo, sino que al parecer, frustrado por su pésimo rendimiento en las canchas, ha decidido secuestrar la pelota, mancharla y hacerla suya. Nadie, dentro del fútbol, puede mover un dedo sin que él lo sepa.
Poco se sabe sobre la vida privada de Blatter. Los muros del bunker de la FIFA en Zurich son tan altos e inexpugnables que ni siquiera los chismes pueden cruzarlos. Se sabe que recibió su diploma en negocios y economía en la Universidad de Lausana en 1959, que fue un estudiante mediocre pero que sabía ganarse, a punta de chistes y enredos, la confianza de sus profesores. Que gracias a esos contactos, que supo lagartear con dedicación e indignidad, formó parte de la liga suiza de Hockey y después ingresaría como directivo de deportes y de relaciones públicas en la prestigiosa relojería Longines.
Así que de trago en trago y de chiste en chiste, este encantador de serpientes fue ascendiendo y a la manera de un vulgar Rastignac, vio la oportunidad de su vida cuando conoció, en 1974, a la poca agraciada hija de uno de los directivos de la FIFA con la que después de un corto y frío noviazgo decide casarse para divorciarse un par de años después, justo cuando había logrado lo que quería: ingresar al máximo ente del fútbol mundial.

Con su novia Linda Barras, a quien le lleva 28 años y unos cuantos centímetros menos de altura. Foto: Fifa Getty Images

Con su novia Linda Barras, a quien le lleva 28 años y unos cuantos centímetros menos de altura. Foto: Fifa Getty Images

Entró a la FIFA  cuando Joao Havelange, el oscuro dirigente brasilero, se estrenaba como presidente. En la inauguración del Mundial de Alemania en 1974 este hombre nacido en Río sentenció la muerte del fútbol como espectáculo al decir que de ahora en adelante este deporte “Se iba a vender” y vaya que se vendió bien.
En Blatter, el  brasilero iba a encontrar el esbirro que buscaba. Su lacayismo ciego y desmedido llegaba hasta el punto de ponerle las medias cuando Havelange así lo ordenaba. Pero el suizo no sólo se convirtió en su mucama: él fue el puente, la mano negra que ocultó los desmanes que cometía la dictadura de Videla en el mundial que se realizó en Argentina, Blatter era casi siempre el hombre que, como si fuera un personaje de una de esas novelas de la guerra fría, recorría en tren en Europa cargando en sus manos un misterioso maletín que, casi siempre, llevaba una buena cantidad de dólares.
El vaticinio de Havelange se cumplió porque el fútbol se vendió y muy bien, aunque nadie sabe en realidad cuanto recibe al año la FIFA ya que ellos no están obligados a rendir cuentas, se estima que las ganancias obtenidas en el 2014 fueron de 4.000 millones de dólares.
Parte de ese dinero se va en sobornos. Ser el dueño de la torta durante 16 años le ha costado mucho dinero a Blatter. Tan sólo en el año 2011, cuando se decidía la reelección del suizo en el máximo cargo del fútbol, se repartieron cerca de 100 millones de dólares entre 170 funcionarios para asegurar su voto. Esta lista de sobornos, revelada por el periodista escocés Andrew Jennings, tiene una particularidad: solamente a una persona anónima le fueron entregados 10 millones de dólares. No se sabe el nombre o la entidad, lo que si es cierto es que con esa maquinaria era muy difícil que su rival en esas elecciones Mohammed Bin Hammam, presidente de la Liga de Fútbol de Asia, pudiera ganarle al suizo. Y hablando de presidentes, el máximo dirigente del fútbol en Bahamas denunció y mostró las fotos de 17 sobres que tenía cada uno la suma de 70 mil dólares para ser entregados a los representantes de la CONCACAF, todo para que con su voto asegurara la permanencia otros cinco años más de Blatter. “Ya saben, si Joseph está en el cargo la plata fluye” cuenta el dirigente que les dijo en una llamada Walter Gagg, director de seguridad de la FIFA y uno de los perros más fieles que tiene Sepp en el bunker de Zurich.
Pero la FIFA no sólo los dirigentes reciben estos sobornos, hay futbolistas y árbitros que toman las migas que les arroja de la mesa el dirigente. Se jugaba el primer partido del Grupo B del mundial de Francia. El sorprendente Chile de Zamorano y Salas daba el batacazo al derrotar por dos goles a uno a la poderosa Italia. Faltaba un minuto de la reposición cuando el árbitro Lucien Bouchardeou juzga que la involuntaria mano del zaguero Javier Margas da para cobrar penal. Los chilenos protestan, Italia empata.

Con el reconocido mafioso ruso Alimsan Tochtachunow departiendo unos whiskys

Con el reconocido mafioso ruso Alimsan Tochtachunow departiendo unos whiskys

Cuatro meses después nos encontramos con el árbitro oriundo de Níger reunido con Blatter en el Búnker en Zurich recibiendo 25 mil dólares por haberle dado información importantísima sobre cómo se manejaba internamente la Confederación Africana y por supuesto, por los favores recibidos en Francia 98. Cuando explotó el escándalo Gagg, que es como una especie de mucama que limpia todos los regueros que hace la dueña de la casa en Suiza, salió a dar esta versión de los hechos que de verdad, es para reírse “Bouchardeau  pidió con lágrimas en los ojos dinero para hacer frente a problemas familiares. Blatter accedió a entregar un cheque por 25 mil dólares de su cuenta personal a cambio de proporcionarle información para acabar con la corrupción en el fútbol africano”. Por supuesto que todos se callaron y si dijeron una palabra fue para hablar de la extrema generosidad del capo.
Pero que compre a los árbitros en realidad nos tiene sin cuidado, lo más triste es sin duda ver como figuras legendarias como Pelé y Beckenbauer se han convertido en cómplices de esta mafia. Hemos visto como O Rei en los últimos años ha sido adoptado por la FIFA como su más tierna, dócil y prestigiosa mascota. El ídolo del Santos se limita a prestar su rostro y su voz para decir lo que le ordena Blatter. Lo del Kaiser es mucho más grave. Hay periodistas en Europa que han declarado que este hombre, quien ha sido junto Lobo Zagallo el único que ha salido campeón del mundo como jugador y como técnico, es usado como fachada para entregar los maletines repletos de dinero que van destinados a sobornar y a cambiar los votos que necesita a su favor Blatter.
Buscando el dinero que lo mantenga en el poder, ha decidido comprarle a los rusos y a los cataríes los dos próximos mundiales; así organizar el torneo en países tan remotos y sin ninguna tradición futbolística sea un embrollo mayúsculo.
En el 2014 se difundió una foto de Blatter compartiendo en una de esas fiestas con Alimsan Tochtachunow, un conocido mafioso perseguido por la Interpol. Al curioso personaje se le busca, entre otras cosas por fraude, apuestas ilegales y corrupción en eventos deportivos. La fotografía fue tomada en un exclusivo Club moscovita y Sepp al ser cuestionado por la foto dijo, con su habitual cinismo, que no era culpa de él que fuera famoso y se le acercaran desconocidos a pedirle autógrafos.
En su afán de vender el fútbol a Estados Unidos propuso agrandar los arcos para que se conviertan más goles, partir los partidos en cuatro tiempos para darle espacio a la publicidad, hacer los mundiales cada dos años, quitarles cupos a Europa y Suramerica, los continentes que siempre dan el mejor fútbol en la copa, para dárselos a Asia y África que representan más votos, hacer que el fútbol femenino se juegue en lodo y en hilo dental y prohibirle a Diego Armando Maradona, el más grande de todos y su peor detractor, la entrada a los estadios del mundo entero.
Así es Blatter, un hombre amante del buen vino y de la buena mesa, un rumbero al que le gusta atiborrar sus lujosos cuartos de hotel con empleadas de la FIFA que el mismo escoge mediante un catálogo muy bien organizado y fotografiado por el fiel Walter Gagg. Sepp, qué duda cabe, es un buen tío que le ha dado a su sobrino los derechos exclusivos de televisión de la copa del Mundo y un amante fiel que por amor fue capaz de enfrentarse con el Papa Juan Pablo II para que le permitiera casarse por tercera vez con una mujer 30 años menor que él.
Su carisma y bonhomía, tan bien repartida en las fiestas a las que asiste en todo el planeta, están convirtiendo al fútbol en un turbio negocio en donde casi nunca gana el que mejor juega sino el que más billete pone. A eso en los últimos tiempos le están llamando jerarquía.
 
Por: Iván Gallo | mayo 27, 2015

Fuente: Las 2orillas

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *