Exitosa jornada en todo el país contra la locomotora minera

Unánime el rechazo de los guajiros al desvío del río Ranchería. Paro cívico total en el Chocó. Los pequeños y medianos mineros se hicieron sentir en todo el país.

“Agua, vida y soberanía” fue una de las consignas centrales lanzadas hoy por decenas de miles de manifestantes durante la exitosa jornada contra la locomotora minera que recorrió mañana y tarde la capital y las principales ciudades del país. La minería artesanal no es ilegal, se oyó también, en boca de los pequeños y medianos mineros que vienen siendo perseguidos por la fuerza pública para sacarlos del negocio, en exclusivo beneficio de unas cuantas trasnacionales.

La Guajira. Con una marcha-carnaval por la defensa del agua, las fuerzas vivas de La Guajira expresaron su rechazo al proyecto puesto en marcha por BHP Billinton, Xtrata y Anglo American, dueñas de El Cerrejón, para desviar las aguas del río Ranchería, el principal afluente del departamento, y para destruir con una mina a cielo abierto el Manantial Cañaverales. El Comité Cívico, integrado por los cabildos indígenas, representantes de la academia, la CUT, Sintracarbon, Reclame-Guajira, las ONG ambientalistas y todos los partidos políticos suscribieron una declaración unánime en la que anuncian que persistirán en la exigencia hasta echar atrás las pretensiones de la trasnacional. Por el Polo Democrático participaron en la marcha su presidenta, Clara López, y el senador Jorge Enrique Robledo.

Chocó. Con un paro cívico total en el comercio, los despachos y el transporte desafiaron hoy las principales poblaciones del Chocó la política del presidente Santos. Sobre la base de que la minería es lo único que tiene el departamento, la Federación de Mineros del Chocó y Conalminercol presidieron en la capital cuatro concentraciones que colmaron el malecón sobre el río Atrato. El paro se inició al amanecer con una alborada, como en el Festival de San Pacho. Hubo varias cocinas comunales, se repartieron miles de camisetas con las consignas acordadas y en las calles se colgaron decenas de pasacalles. El movimiento fue levantado hacia las cinco de la tarde tras firmarse un acuerdo entre el comité cívico y el ministro Mauricio Cárdenas, llegado poco antes a Quibdó.

Valledupar. Delegaciones mineras, comités ecológicos, sindicatos y partidos políticos tomaron parte en el desfile, que partió de La Ceiba y terminó por la tarde en la Plaza Alfonso López. Los manifestantes expresaron su apoyo a las huelgas que adelantan 2.500 trabajadores en Carbones de La Jagua, CDJ, y en el Ferrocarril del Norte de Colombia, Fenoco, de propiedad de la Drummond y otras empresas. Para el 2 y el 8 de agosto, la CUT tiene previstas mítines de solidaridad en La Jagua y Bosconia.

Bogotá. La marcha en la capital contra la aplanadora de las trasnacionales mineras estuvo llena de colorido. Grupos musicales, máscaras y diversas expresiones artísticas animaron el recorrido de unas diez mil personas por la Carrera Séptima hasta desembocar hacia el mediodía en la Plaza de Bolívar. Una locomotora de cartón con cuatro vagones simbolizaba la política arrasadora puesta en marcha por Santos.
 

Cajamarca. Como una verdadera movilización ciudadana fue calificada por los líderes cívicos de Cajamarca, Tolima, la marcha de dos mil personas en defensa del agua, en la que participaron estudiantes de los colegios, asociaciones de productores agrarios y juntas comunales agitando la consigna “No a la megaminería. Contaminación no es vida”. Como lo denunció un dirigente, “la destrucción está asegurada y la gente de aquí ni se imagina lo que se viene encima” cuando la trasnacional AngloGold Ashanti ponga en explotación la mina a cielo abierto, prevista para exportar 800.000 onzas de oro al año, el 20% de la producción mundial, y se apropie las fuentes hídricas, incluidas las que abastecen los distritos de riego, vitales para la agricultura empresarial y campesina.

 
Marmato. Dos mil personas marcharon hoy desde El Llano hasta Marmato y se concentraron al mediodía frente a las instalaciones de la trasnacional canadiense Gran Colombia Gold, empeñada también en un proyecto aurífero a cielo abierto que traerá como consecuencia el desalojo de esta población, fundada hace cuatrocientos setenta años. Más de 40 organizaciones sociales, cívicas y populares, entre las que se destacan la CUT, la CTC, Educal, Sintramienergetica y Sintraemdes, y delegaciones venidas de Quinchía, Santa Rosa de Cabal, Riosucio Supía acompañaron a los habitantes de Marmato en la exigencia de que se respete del derecho al trabajo.

Ubaté. La Caminata por la Defensa de la Pequeña y Mediana Minería, en realidad, una caravana con centenares de vehículos, desde camperos hasta tractomulas, recorrió desde las ocho de la mañana hasta las cinco de la tarde, los 50 kilómetros que separan a Ubaté de Zipaquirá, en Cundinamarca. Presidida por una gigantesca pancarta, “Por el derecho al trabajo”, fue saludada por miles de habitantes que salieron de poblaciones y veredas a la carretera central. Tomaron parte en la marcha unos mil trabajadores del carbón y por lo menos cuarenta dueños y jefes de minas.

Caucasia. Con un Tedéum y un festival gastronómico, en el coliseo local, medio millar de mineros celebró como un triunfo el acuerdo firmado entre Conalminercol y el gobierno nacional para empezar a formalizar a los pequeños y medianos mineros. La Iglesia Católica se sumó a los festejos y exigió a las autoridades respetar la tradición minera que ha marcado la región desde hace tres centurias.

 
Bucaramanga y Medellín. En Bucaramanga, cinco mil manifestantes marcharon desde el Parque del Agua hasta la Plaza Luis Carlos Galán, presididos por el Comité por la Defensa del Agua y el Páramo de Santurbán y por las asociaciones de pequeños y medianos mineros de San Gil y Páramo, Piedecuesta, Girón, Lebrija y Rionegro. La Asociación de Mineros de Arcilla de Santander, la CUT, la USO, los consejos estudiantiles de la UIS y las ONG ambientalistas también enviaron numerosas delegaciones. En la capital de la Montaña, unas tres mil personas venidas del nordeste y otras regiones mineras, tanto del oro como del carbón, protestaron también contra la política minera del gobierno, que ha entregado el país a las trasnacionales.
 

Un contundente mensaje al gobierno de Juan Manuel Santos, que persiste en que su locomotora minera avance a pesar de los contundentes hechos que demuestran las lesivas consecuencias que está produciendo para la población y el medio ambiente.
 

Los convocantes de la jornada: Reclame, CUT, USO y Sintracarbón, tras esta primera jornada, han expresado su voluntad de seguir trabajando coordinadamente en la defensa de los recursos naturales, el territorio y la soberanía, hoy amenazadas por los grandes proyectos minero-energéticos transnacionales, que cuentan con todo el respaldo del gobierno nacional.

 

Mario Alejandro Valencia, Analista de Cedetrabajo/miembro de Reclame

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.