Liberación de la Madre Tierra. Corinto, Cauca. Damien Fellous

Damien Fellous/Colombia Tierra Herida ha publicado unas imágenes de lo que viene sucediendo en Corinto, Cauca, Colombia, en el proceso de “Liberación de la Madre Tierra que se viene dando. Faltan en estas magníficas fotografías unos personajes, son los dueños de los ingenios de caña y sus familias. Los ladrones de estas tierras. Los causantes de la asfixia que obliga a las comunidades de Corinto a liberarlas. Los que se han apropiado de todo el Valle geográfico del río Cauca y ahora tienen un monocultivo que envenena, mata de hambre por no producir comida, por haber expulsado pobladores de las mejores tierras que ya están destruyendo, por contaminar las aguas, por dejar sin pan coger a campesinos, indígenas y afros. A la hora en que los indígenas les reclaman su tierra, no se ven. Han creado el ESMAD y los escuadrones de la muerte que en su nombre matan. Si se vieran en la foto, estarían corriendo despavoridos con su cobardía y su culpa a cuestas mientras marcharían por la libertad de la Madre Tierra detrás de ellos los indígenas dignos que hoy dan ejemplo. Pero faltan en la imagen de Damien Fellous, porque ellos son dueños de un país que se han robado y que en su nombre y por unos pesos defienden asesinos de uniforme que hoy disparan y atacan con machetes la dignidad. En Corinto, Cauca, a nuestro nombre, una vez más, el pueblo Nasa Libera la Madre Tierra desde allá, para todos los pueblos y por la vida. Esta lucha desigual es posible porque el Mandato para la Libertad de la Madre Tierra nació del corazón del pueblo que no descansará hasta verla libre. En tiempo real. Pueblos en Camino

 

Esta mañana en Corinto, Cauca, enfrentamientos entre la comunidad y el Esmad alrededor de la finca que ocupan los Nasas desde diciembre. Se encuentra varios heridos de gravedad, la policia disparando a balas y atacando los indigenas con machetes (ver el detalle de la foto).”

 

Liberación de la Madre Tierra:

Fotos de Damien Fellous de Colombia Tierra Herida

desde Corinto, Cauca

 

Compartimos unas imágenes de Damien Fellous y abajo,

el Mandato de Liberación de la Madre Tierra

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mandato de Libertad para la Madre Tierra

Septiembre de 2007

 

Hay una razón profunda que inspira nuestros actos y palabras. Hay un propósito mayor que orienta nuestra lucha. Somos del Cauca y desde el Cauca somos de la vida y para ella. Estas palabras explican y reclaman, por eso hay que leerlas desde el corazón y compartir la rabia, el dolor, el amor por la vida y el compromiso. Ahora nombramos nuestros actos para sentir y reclamar la compañía de todos los pueblos que merecemos habitar este hogar de la Madre Tierra en libertad.

 

Sabemos que del afán de explotar la vida y de extraer riquezas para acumular capital sin límite ni descanso surgen las estructuras y las relaciones de las sociedades en que vivimos y que se impusieron sobre estas tierras y contra nuestros pueblos desde la llegada de los conquistadores. Las estructuras sociales, los Gobiernos las leyes y las instituciones existen para garantizar la protección y el beneficio individual y corporativo que facilita y promueve la acumulación sin límites. Este poder individual sobre la vida para transformarla en ganancia a través del egoísmo convertido en obligación y derecho sagrados, llega sin interrupciones hasta nuestros días por el camino de una historia que avanza con la globalización, la seguridad democrática y el libre comercio, desde el descubrimiento hasta la destrucción, la represión y la guerra por fases que reconocemos y que se repiten en todas partes y en todos los tiempos. Exploración, explotación, exclusión y exterminio, son los pasos que da este apetito insaciable de poder y riqueza para unos pocos. Al final, la transformación de la naturaleza en mercancías y ganancias se hace a costa de la destrucción de la vida que se va acabando.

 

Los pueblos indígenas sabemos, desde una memoria mas profunda, desde nuestras historias mas antiguas, desde nuestras experiencias diversas, desde los recuerdos y preceptos que están inscritos en nuestras lenguas, desde nuestros usos y costumbres y sobre todo desde el dolor, el maltrato y la incomprensión, que la historia desde la conquista, la historia del capital y de quienes a su nombre lo acumulan, es un proyecto de muerte que terminara por destruir la naturaleza toda, incluida la vida de los seres humanos. Para nosotros, la tierra es la madre y contra ella se comete un crimen del que vienen todos los males y miserias. Nuestra madre, la de todos los seres vivos, esta sometida, según la ley que se impone, tiene dueños, es propiedad privada. Al someterla como propiedad para explotarla, le quitaron la libertad de engendrar vida y de proteger y enseñar el lugar, las relaciones y el tiempo de todo lo que vive. Le impiden producir alimentos, riqueza y bienestar para todos los pueblos y seres vivos. Los que se apropian de ella causan hambre, miseria y muerte que no deben ser. Le roban la sangre, la carne, los brazos, los hijos y la leche para establecer el poder de unos sobre la miseria de todos. Así como los que se sienten herederos de los conquistadores niegan y desconocen a la madre indígena que les dio la vida, así mismo, quienes aceptan la propiedad privada de la tierra para ser explotada por intereses particulares, se niegan a defender la libertad colectiva y el derecho a la vida. Pero nosotros decimos, mientras sigamos siendo indígenas, o sea, hijos de la tierra, que nuestra madre no es libre para la vida, que lo será cuando vuelva a ser suelo y hogar colectivo de los pueblos que la cuidan, la respetan y viven con ella y mientras no sea así, tampoco somos libres sus hijos. Todos los pueblos somos esclavos junto con los animales y los seres de la vida, mientras no consigamos que nuestra madre recupere su libertad.

 

Por eso vamos a seguir recuperando las tierras. Por eso vamos a dejarla en libertad para convivir en ella y para defender la vida. Por eso, luchar por la tierra no es un problema ni un deber solamente de los indígenas, sino un mandato ancestral de todos los pueblos, de todos los hombres y mujeres que defienden la vida. Porque solo en la lucha para poner en libertad a nuestra madre recuperamos la dignidad, alcanzamos la justicia y la equidad, y caminamos la palabra que defiende la vida. Seguiremos coordinando, haciendo las alianzas estratégicas y llamando desde las palabras convertidas en acción en el espíritu de la comunidad a despertar las conciencias y a recuperar la Madre Tierra para ser libres. Desde este rincón sagrado del planeta, como pueblos ancestrales arraigados en estas tierras del Cauca, hacemos lo que nos corresponde por la tierra y por la vida, luchamos por la tierra y por la vida y en ese camino, la recuperamos, transformamos el derecho de propiedad para que sea colectivo y convocamos las conciencias a caminar palabras de libertad.

 

ACIN

Septiembre de 2005

http://www.nasaacin.org/libertar-para-la-madre-tierra

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.