GENOCIDAS Y TERRORISTAS DE ESTADO ENCABEZARON MARCHA ANTI-TERRORISTA

Desde el Perú, Wilder Sánchez plantea su perspectiva frente a la participación de terroristas encabezando la marcha multitudinaria de París en la que más de 1 millón y medio de personas rechazaron el ataque a Charlie Hebdo y la masacre cometida allí, a todas luces un acto de terror perverso. Señala el autor que entre quienes encabezaron, además del Presidente de Francia, estaba el Primer Ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, cuyas acciones terroristas como Jefe de Estado frente a la población infantil y la infancia en Gaza han gozado de absoluta impunidad. Más allá de señalar este hecho, Sánchez se pregunta, sobre la base de los hechos y antecedentes conocidos, por intereses de propaganda y geoestratégicos detrás de estos hechos cuyo sentido bien puede ser legitimar y justificar acciones militares y de terror por intereses geopolíticos en el Medio Oriente y contra países y pueblos musulmanes. 

 

GENOCIDAS Y TERRORISTAS DE ESTADO ENCABEZARON MARCHA ANTI-TERRORISTA

 

Ver otros análisis al respecto

 

 

En el mensaje titulado “ACERCA DE LOS ASESINATOS EN PARÍS” consideré que no se debía descartar la posibilidad de que el atentado contra la revista satírica parisina Charlie Hebdo haya sido una operación encubierta similar a la que tuvo lugar en Estados Unidos el 11 de setiembre del 2001, pues a los imperialistas franceses, estadounidenses y de los demás países de la OTAN les conviene provocar una ola de repudio a los musulmanes para “justificar” más adelante nuevas invasiones o guerras de agresión contra otros países; recuérdese que en Estados Unidos el régimen de George W. Bush aprovechó el clima de sicosis y odio que generaron en el pueblo estadounidense los auto-atentados del 11 de setiembre para justificar su doctrina del ataque preventivo y las invasiones y guerras imperialistas contra Afganistán e Irak, así como para recortar las libertades individuales de los ciudadanos norteamericanos a través de la llamada Ley Patriota.

 

Después del ataque contra Charlie Hebdo se produjeron en Francia otros atentados; uno de ellos fue en un mercado judío de París, en donde un secuestrador mantuvo como rehenes a varias personas, hasta que fue acribillado por la Policía; mientras tanto, la Policía francesa también daba cuenta de la muerte de dos de los sospechosos del ataque a Charlie Hebdo.

 

Resulta sumamente extraño que las fuerzas policiales de Francia, que tienen una altísima preparación, en vez de capturar con vida a los sospechosos y al secuestrador para seguir el hilo que condujera a la madeja, les haya dado muerte.  Por tanto, quizás nunca se sepa si los sindicados como sospechosos fueron realmente los autores, o fueron víctimas inocentes que pagaron un crimen organizado por algunos gobiernos y servicios secretos.  Y uno de los servicios secretos que podría estar tras los atentados podría ser el Mossad del régimen sionista de Israel, para tratar de impedir, generando una ola de islamofobia, que más países se sumen al reconocimiento de Palestina como Estado independiente; o para tratar de aislar a Irán y reimpulsar la política belicista de los países occidentales contra la nación persa (o también contra Siria y El Líbano).

 

Pero si los autores de estos atentados fueron realmente los terroristas del autodenominado Estado Islámico de Irak y del Levante (EIIL, ISIS o Daesh), o de otras organizaciones similares como Al Qaeda o el Frente Al Nusra, ello no significaría que los Gobiernos de Francia, Israel, Inglaterra, Estados Unidos y otros nada tengan que ver, pues estas organizaciones terroristas, criminales y genocidas fueron creadas y/o han sido armadas y financiadas por dichas potencias y por los regímenes monárquicos dictatoriales de Arabia Saudí, Qatar, Emiratos Arabes Unidos, Bahrein y también por el régimen de Turquía, confabulados todos ellos en una guerra para derrocar al Gobierno de Bashar Al Assad en Siria.

 

Por eso resulta repugnante que el Presidente de Francia, Françoise Hollande – quien, junto a las monarquías ultra corruptas y represivas de Medio Oriente mencionadas, y junto al Primer Ministro de Inglaterra David Cameron y al Presidente de Estados Unidos Barack Obama, estuvo apoyando durante mucho tiempo a las bandas terroristas y mercenarias que intentan derrocar al legítimo Gobierno de Siria – se presente ahora como adalid de la “lucha contra el terrorismo”.  Es repugnante que Hollande, quien en noviembre del 2012 reconoció como “legítimos representantes de Siria” a los portavoces políticos de los terroristas sirios agrupados en el CNFROS, y que hizo denodados esfuerzos para involucrar a toda la Unión Europea en un emprendimiento conjunto para armar a los “rebeldes sirios” y hasta en una aventura guerrerista contra Siria, haya convocado a una hipócrita “marcha contra el terrorismo” en París.

 

Más repugnante es, aun, que el Primer Ministro del régimen racista, terrorista y genocida de Israel, Benjamín Netanyahu, haya tenido la osadía de participar en la movilización de París, cuando es el autor de innumerables masacres, asesinatos selectivos y destrucción sistemática de las viviendas de los palestinos, a muchos de los cuales tiene encerrados en el mayor campo de concentración del mundo.

 

Los mandatarios que encabezaron la marcha paralela del domingo 11 de enero en París – exceptuando a Angela Merkel y a un pequeño número – son, sin lugar a dudas, terroristas y genocidas de Estado disfrazados de mansos corderos y  “luchadores antiterroristas”.

 

Felizmente, el pueblo francés y sus organizaciones marcharon separados de los genocidas, en lo que ha sido la movilización más grande de toda la historia de Francia, pues sólo en París participaron más de un millón y medio de personas.  Lo malo es que muchos franceses hayan salido a defender a una revista caracterizada por su racismo y por su odio al islamismo. (Léanse dos importantísimos artículos al respecto: “Yo no soy Charlie” y “Yo no soy Charlie…?“).

 

Escribe: Wilder A. Sánchez Sánchez

Enero 12 de 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *