La historia del juicio que acabó con la condena a la machi Millaray Huichalaf

Tres de los cuatro imputados por el incendio al fundo Pisu Pisué, ocurrido en enero de 2013 en la comuna de Río Bueno, fueron absueltos. La machi, sin embargo, fue condenada como encubridora de los hechos. “Esto es para amedrentar a las comunidades”, dice ella.

Después de dos semanas y media de juicio, el Tribunal de Juicio Oral de Valdivia absolvió a tres de los cuatro procesados por el incendio al fundo Pisu Pisué, ocurrido el 9 de enero de 2013 en la comuna de Rio Bueno.

Los absueltos fueron Fennix Delgado, Alex Bahamondes y el machi Tito Cañulef. Sin embargo, la machi Millaray Huichalaf fue condenada, en decisión dividida, como encubridora de los hechos.

 

 

La magistrada Lucía Masrri determinó que la machi mantenía oculto en su domicilio elementos con los que fue realizado el incendio, pruebas aportadas por la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI). La defensa cuestionó las pruebas, alegando que fueron obtenidas en un allanamiento ilegal y que inicialmente habían sido desestimadas por el tribunal.

 

Después de la audiencia, el abogado de la Defensoría Penal Pública, Luis Soto, cuestionó la resolución y la forma en la que se desarrolló el proceso en los 22 meses que duró la investigación: “No solo el Ministerio Público, sino que las policías, contaron con todos los recursos, todos los peritos, los medios para intentar establecer responsabilidades respecto de los acusados. Se ha llegado sólo a una condena a una persona como encubridora de especies que podrían haber estado involucradas con el delito”, afirmó y se preguntó “¿cuántos millones se gastaron en esto?”.

 

En tanto, la defensora privada Karina Riquelme afirmó que se trata de una condena simbólica contra el movimiento de resistencia a la Central Hidroeléctrica Osorno, que se instalaría en el rio Pilmaiquén y arrasaría un cementerio mapuche y un espacio sagrado. “Con esto se cumple el objetivo de condenar a la vocería del movimiento”, señaló la abogada a la salida de la audiencia.

 

Por su parte, la machi Millaray Huichalaf coincidió con esta teoría: “Sabíamos que esto obedecía a presiones políticas que había en todo este juicio y que era nada más para amedrentar y dar una señal a las comunidades, para que no se siga la propuesta política que estamos levantando contra estas empresas extractivistas, que ponen precio a la vida y la tierra de nosotros”.

 

En ese sentido, la machi añadió que la medida no es sorpresiva en el contexto de conflicto que se vive en Pilmaiquén.

 

Además, Millaray Huichalaf afirmó que esto busca darle una condena, en prisión o en libertad, para poner fin a su irreprochable conducta anterior y que, al próximo montaje que realicen, puedan encarcelarla libremente.

 

Cabe señalar que dos de los imputados no estuvieron presentes en el juicio: el argentino Facundo Jones Huala, quien se encuentra prófugo; y Cristián García Quintul, quien no recibió la notificación para el juicio, reagendándose su caso para el 9 de marzo de 2015.

 

La lectura del fallo que revelará la magnitud de la “condena menor” entregada a la machi quedó fijada para el jueves 20 de noviembre. Luego, las partes decidirán si presentan acciones conducentes a anular el juicio.

 

Paula Correa | Domingo 16 de noviembre 2014 11:50 hrs.

Fuente: Diario UChile 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *