FARC asesinan Guardias indígenas: Uma Kiwe llora de rabia y dolor. Carta Abierta

Esta Carta Abierta frente al asesinato de Guardias Indígenas por parte de las FARC-EP en Toribío-Cauca, en el contexto de las fases finales de la negociación FARC-Gobierno en La Habana y precisamente mientras se aborda el tema de víctimas del conflicto, en contraste con las declaraciones manifiestas de unos y otros, pone en evidencia que el despojo, el dolor y la muerte de los pueblos, específicamente el de los indígenas, sirve ahora como hasta ahora a intereses de algunos que desprecian tanto a los pueblos como a su justo dolor y rabia. La Carta sigue abierta para ser firmada. Se hace pública el 9 de noviembre con las primeras firmas, para compartirla con las comunidades afectadas durante la Asamblea a celebrarse en el resguardo indígena Nasa de Toribío el día de su publicación. Siguen llegando centenares de firmas y actualizándose en la medida en que se suman adhesiones. Esta palabra está llegando, a pesar de la censura a las comunidades, a la Guardia. Ayuda y acompaña lo dicho en medio del abuso y del dolor de unos y otros. Lo aquí expresado es aún más relevante y valido frente a la declaración de las FARC y de la Acin ante estos hechos:

 

Abrazamos y acompañamos a la Guardia Indígena del Cauca: Nuestra Guardia Indígena. A sus familiares, amigos y comunidades. En esta guerra contra los pueblos ustedes van adelante dando ejemplo de una lucha desde la tierra contra quienes, vengan de donde vengan, quieran aprovecharse de nuestras causas para robarnos y someternos. Ustedes son el camino de la palabra digna. Queremos y debemos ser como ustedes y con ustedes. Su paz en libertad, es la única paz para todas y todos.  Manuel Antonio Tumiñá Gembuel, Daniel Coicué Julicue y José Libardo Pacho, hoy sembrados de vuelta en la Tierra Madre a la que defendieron, frente a ustedes, frente al asesinato que segó sus vidas, en el día de su retorno como semillas, acá les decimos que con su ejemplo nos exigen la dignidad de tener que caminar todas y todos, la palabra y la acción en el espíritu de los pueblos: Ser Guardias Indígenas.” Pueblos en Camino

Para adherir al pronunciamiento vía facebook escribe tu nombre, organización y ciudad (no sólo asistir al evento) o

enviar los datos a pueblosencamino@gmail.com.

 

Uma Kiwe llora de rabia y dolor mientras asesinan Guardias Indígenas

 

(Frente al asesinato de dos Guardias Indígenas Nasa del Cauca por parte de las FARC)

 

Quiero minar la tierra parte a parte

A dentelladas secas y calientes

Y desamordazarte y regresarte…

 

Siento más tu muerte que mi vida

Miguel Hernández

 

Entierro de Guardias Indígenas Asesinados. Toribío. Fuente El País

 

Uma Kiwe, la Madre Tierra, llora. Ahora mismo llora. Llora el C´xab Wala Kiwe (Territorio del Gran Pueblo), llora de rabia y tristeza el Pueblo Nasa, las hijas y los hijos del Cauca. Lloramos también y también sentimos rabia, mucha rabia. Manuel Antonio Tumiñá Gembuel  de 42 años y Daniel Coicué Julicue de 63 años, Guardias Indígenas, héroes sin fama ni gloria, sin vanidad ni arrogancia, hermanitos y compañeros anónimos y comunitarios, unos de nosotras y nosotros cuando somos lo que debemos ser en dignidad,  fueron asesinados por las FARC. Asesinados a sangre fría, con disparos de fusil a corta distancia, a medio día, en la vereda (aldea) Sesteadero, del territorio ancestral y sagrado del resguardo de Toribío en el Cauca del Pueblo Nasa.  Nunca olvidaremos, NUNCA!! La imagen del cuerpo de nuestro compañero muerto, envuelto en los colores del CRIC, acompañado de su bastón y con su sangre nuestra bañando la tierra que defendió con dignidad y a la que ha regresado como hijo ejemplar prematura e injustamente. No olvidaremos nunca. Así como no olvidamos ahora mismo el llanto de Uma Kiwe, Wallmapu, Pacha Mama, Abya Yala por sus hijas e hijos asesinados y desaparecidos. Somos vida. Por eso nos mienten, nos despojan y nos matan.

 

Guardia Indígena Miguel Antonio Tumiñá Gembuel asesinado por las FARC en la vereda Sesteadero, Resguardo de Toribío-Cauca.

 

Las negociaciones de La Habana entre el Gobierno Colombiano y las FARC entran en su fase final. Se aborda el tema de las víctimas. Viajan delegaciones de estas a reunirse con representantes de los dos bandos. Por primera vez en su historia, las FARC reconocen públicamente a las víctimas de sus acciones y cara a cara piden perdón a algunas de ellas y a sus familiares. 

 

Vallas puestas por las FARC en todo el territorio indígena mientras se repartía propaganda y escribían arengas sobre murales

 

En este contexto, ordenan ocupar el territorio indígena del Cauca con propaganda armada como si fuera su tierra y como si las comunidades tuvieran que someterse y obedecerlos en la tierra que es suya y que han defendido siempre y frente a todo invasor. La ocupación incluye vallas publicitarias enormes con la imagen de su comandante Alfonso Cano en el aniversario de su muerte. 

 

Fuente El País

 

Las comunidades y la Guardia Indígena con sus bastones de mando y su autoridad sin armas, les exigen respeto, les ordenan retirar la propaganda y salir.

 

 

No obedecen. La Guardia y las comunidades quitan, están quitando, van a seguir quitando la propaganda y rechazando con la frente en alto y la consciencia de pie el abuso. Si no lo hicieran dejarían de ser Nasa, hijos de la tierra. La guerrilla asesina con disparos de fusil y a sangre fría a dos Guardias Indígenas en Toribío. El entierro convoca un dolor y una rabia que quedan captados en las imágenes de los medios. Se sabe que las FARC se aprovechan del proceso de negociación con el Gobierno para apropiarse y someter territorios como parte del botín de la negociación que no toca el modelo de despojo. Se sabe que eso exige la defensa territorial pacífica y lleva el fusilamiento cobarde de los Guardias. Se sabe que el dolor y la rabia del Pueblo Nasa y el juicio a los autores materiales y a la comandancia de las FARC que diera la orden de abusar el territorio, someter al pueblo y asesinar son la palabra que debe caminarse. 

 

Facsímil de Amenazas aparecidas luego del asesinato de los dos Guardias Indígenas. Fuente, El País

 

Siguiendo el libreto conocido, como siempre, tras la masacre, ahora, aparecen amenazas. No se sabe de donde vienen aunque aparezcan firmadas por las FARC. Aparece,  aparentemente firmada por las FARC una carta de amenaza a 26 líderes y comuneros Nasa. Empezarán a ejecutarlos de inmediato. Venga de donde venga la carta, sirve ya al propósito estratégico de los enemigos del proceso de La Habana. Vengan de donde vengan las acciones de terror y muerte, la sangre vertida es la de los pueblos dignos, la de los defensores de la vida. La de los que no se venden, no se cansan, no se dejan engañar por regalos, cargos, discursos y dinero. 

 

A la vista queda una vez más que ni las FARC ni el Gobierno defienden o representan a los pueblos. Unos y otros, junto con quienes les obedecen, se sirven del terror, de la guerra, de los anhelos de Paz, de los discursos de perdón, del reconocimiento a las víctimas, de los acuerdos, para servir sus intereses contra los de los pueblos. Unos y otros asesinan indígenas. En la lógica de participar del reparto de recursos y territorios que lleguen con la firma de los acuerdos, se abandonan luchas, se compran y venden consciencias y se saca ventaja de muertos y de movilizaciones para entrar en el negocio del “post-conflicto” y de los pactos con el conquistador que tiene distintas máscaras, maquillajes, discursos y uniformes para robar y mandar. 

 

Entierro de Guardias Indígenas en Toribío. Foto El País

 

Esta guerra contra los pueblos por un botín (Colombia con sus pueblos y gentes) que hoy ha llevado a las FARC a disparar contra Guardias Indígenas y a asesinarlos, solamente sirve a los despojadores, a la codicia del Capital y a quienes le sirven en todos los ámbitos. La arrogancia asesina de las FARC ha desmentido con este acto de barbarie atroz su discurso de perdón y paz y ha puesto en evidencia que tanto las armas como los discursos son medios para satisfacer intereses egoístas y arrogantes. La guerra y el terror son el Capital y son la Conquista enemiga de los pueblos; venga de donde venga. Esto sólo puede beneficiar al régimen y a las derechas enemigas de la paz y de los pueblos. 

 

La paz es de los pueblos y contra el despojo o es guerra al servicio del Capital y del poder. 

 

Si algo les queda de vergüenza y consciencia, las FARC deben ordenar –de inmediato- retirar toda la propaganda de territorios indígenas. Deben entregar a los responsables de este crimen atroz a las autoridades indígenas y no solamente a quienes dispararon sino a quienes ordenaron invadir e insultar el territorio Nasa y a este pueblo, para que sean juzgados y condenados según corresponda para restaurar el equilibrio y la armonía destrozados y sangrantes. Los actores armados deben salir del C´xab Wala Kiwe. 

 

Los acuerdos que pongan fin al conflicto armado deben firmarse pronto, sin poner como condición la repartición de Colombia entre victimarios y ladrones, vengan de donde vengan y digan lo que digan. 

 

En el Resguardo de Toez, en el mismo territorio Nasa, en las vísperas del entierro de Manuel Antonio y Daniel es asesinado otro Guardia Indígena: el compañero José Libardo Pacho. 

 

Nadie le devolverá al pueblo Nasa los Guardias asesinados, los héroes de la dignidad, los maestros de vida capaces y dispuestos a darlo todo por la tierra y por su pueblo. 

 

 

Abrazamos y acompañamos a la Guardia Indígena del Cauca: Nuestra Guardia Indígena. A sus familiares, amigos y comunidades. En esta guerra contra los pueblos ustedes van adelante dando ejemplo de una lucha desde la tierra contra quienes, vengan de donde vengan, quieran aprovecharse de nuestras causas para robarnos y someternos. Ustedes son el camino de la palabra digna. Queremos y debemos ser como ustedes y con ustedes. Su paz en libertad, es la única paz para todas y todos.  Manuel Antonio Tumiñá Gembuel, Daniel Coicué Julicue y José Libardo Pacho, hoy sembrados de vuelta en la Tierra Madre a la que defendieron, frente a ustedes, frente al asesinato que segó sus vidas, en el día de su retorno como semillas, acá les decimos que con su ejemplo nos exigen la dignidad de tener que caminar todas y todos, la palabra y la acción en el espíritu de los pueblos: Ser Guardias Indígenas.

 

2014-11-08

 

Actualizado Noviembre 18 de 2014, 23:30 hrs. Centenares de firmas siguen llegando:

 

Pueblos en Camino, Abya Yala; Periódico Lucha Indígena, Perú; Sergio Rodríguez Lazcano, México; Raúl Zibechi, Uruguay; María Eugenia Borsani CEAPEDI, Universidad Nacional del Comahue, Argentina; Justin Podur, York University, Canada; Arturo Escobar, EEUU y Colombia; Sergio Tischler, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, México: Carlos Salamanca, Coordinador del Comite de Sindicalistas en Solidaridad con Colombia-NY, EEUU; Nodo de Derechos Humanos, Puebla, México; Enlace Urbano de Dignidad, Puebla, México; Janeth Muñoz RSW, Vancouver, Canadá; Raquel Gutiérrez Aguilar, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, México; Emmanuel Rozental, Pueblos en Camino, México; Vilma Almendra, Pueblos en Camino, México; René Olvera Salinas, Zapateándole al Mal Gobierno y Pueblos en Camino, Querétaro, México; Mauricio Dorado, Cauca, Colombia; Sheila Gruner, Algoma University y Pueblos en Camino, Canadá; Cecilia Zeledón, Cholula, Puebla, México, Unitierra Puebla, México; Colectivo Utopía, Puebla, México; Chibu Lagman, Filipinas; Colectivo La Luciérnaga, México; Omar Muñoz, México; Sarah Ordóñez, México; Carmen Díaz, México; Lourdes Estrada Espinoza, México; César Navarro, México; Ángel Moran, Santiago del Estero, Argentina; César Riaño, Ibagué, Colombia; Ramiro Balderrama, Bolivia; Dawn Paley, Puebla, México; Hugo Blanco Galdos, Lucha Indígena y Pueblos en Camino, Perú; Montaña Pulido Cuadrado, Madrid, España; Myriam Marcos, Toulouse, Francia; José Angel Quintero Weir, Organización WAINJIRAWA, Maracaibo, Venezuela; Beatriz Álvarez Toulouse, Francia; Socorro García Bojórquez, Hermosillo, Sonora; Anel Muñiz González, Toluca Edo. México; Leonarda De La Ossa Arias, Montes de María, Colombia; Oscar Montero, Indígena del Pueblo Kankuamo, Colombia; Marcela Ramírez Flores. Querétaro, México; July Milena Calderón Segura, Bogotá, Colombia; Lara Schneider, Colectivo Verde América, Brasil; Rosaura Villanueva Espitia, Bogotá, Colombia; María Ángela Dávila, Bogotá, Colombia; Belisario Cifuentes, Colombia; Brenda Emilia Castañeda Castañeda, Jalisco, México; Edelmira García Martínez, Centro de Derechos Humanos Toaltepeyolo. Estudiante de doctorado en sociología BUAP, Puebla, México; Citlalli Aranzazú Grajeda, Guadalajara, Jalisco, México; Jenny Natali Julio Cantor, Organización Colombiana de Estudiantes de Historia, Bogotá, Colombia; Joanne Robertson, Baawaating Territory, Canada; Cindy Carolina Valencia, Cali, Colombia; Willian Jairo Mavisoy M. Putumayo – Colombia; Manuela Causillas y Martin Cuevas, Enbuscadelos Guerrerosdelapaz, Argentina; Tamara Sánchez Pérez, Salamanca, España; Marcela Olivera, Cochabamba, Bolivia; Hamilton Musicue Casso – Toribio- Cauca; Tomas Mc Gough Boedo-Argentina; Laura Ximena Aguirre Bogotá, Colombia; Carolina Arévalo; Iyari Puga Vilchis Querétaro-México; María Luisa Camargo, Hidalgo México; Javier Guerrero – Universidad Libre –Bogotá, Colombia; Jovana Espinosa, Querétaro México; Adrián Velasco Astaíza – Popayán, Cauca; Hormiguerozero, México; Juan Carlos Quintero, Cristianos por la PAZ, Colombia; Marcela Robles Villela – Querétaro, México; Alex Libardo Secue Pazu – Jambaló, Cauca, Colombia; Epifanía Pérez Vázquez, Querétaro México; Carolina Bedoya Monsalve – Ciudad de México, México; Constanza Cuetia del Resguardo Indígena de Jambaló – Cauca, Tejido de Comunicación del Pueblo Nasa, Colombia; Colectivo de Comunicación Córdoba Originaria – Córdoba, Argentina; Carolina Méndez Vega, Querétaro, México; Diana Loeza Limón, Querétaro, México; Lizbeth López- Querétaro, México; Lluvia Cervantes Contreras – Querétaro, México; Diego Uribe, KSB, Canadá; Beatriz Amor, Buenos Aires, Argentina; Ana Paula Gomes/São Paulo/Brasil; Hanne Cottyn/CATAPA/Bélgica-Peru; Colectivo Zapateándole al Mal Gobierno, Querétaro, México; Abelardo Rodriguez, Querétaro, México; Mirtha Urbina, Querétaro, México; Arturo Chavero Osorio, Querétaro, México; José Johel Bahena, Querétaro, México; Adriana Vega, Querétaro, México; Saenz-Ackermann Elizabeth; Jackie Durán; Mavi Robles-Castillo; Francisco Gomez;  Fernanda Paredes Martinez; Carlos Marentes; Atziri Ávila, México; Guillermo Villalobos Rojo; Adrián Velasco, Colombia; Alfonso Navarro; Caminar Me’phaa; Ana Sandoval Espinosa, Cuernavaca, México; Luz Consuelo; Colombianos Por La Paz, Colombia; Jorge Triviño, Colombia; Oscar Pisso Pisso, Colombia; Anki Vargas, Paraguay; Emilio Domínguez; Paul Aguirre; Lyliana Fernandez; Ruiguile Rui Guilherme, Brasil; Organizacion Nazakiwi, Colombia; Luvina Nusavi; Producciones El Retorno, Medellín, Colombia; ADKIMVN – Cine y Comunicación MAPUCHE – Wallmapu (Territorio Mapuche); Javier Guerrero-Rivera, Colombia; Sandra Rocco; Pascual Alarcón Sánchez; Concettina Santuzzi, Italia; Jovana Espinosa Orta; Citlalli Grajeda, México; Isaac Gutierrez Rubio; Juan Luis Ramirez Flores; Fabio Lozano, Bogotá, Colombia; Norí Elizondo Chavero, México; Đaniel Valdivia Olmos; Abraham Contreras Martinez; Fernanda Lara; César Guzmán Tovar; Juan Carlos Quintero Alvarado, Colombia; Eddie Hetfield; Israel Alexander Stiglitz Dávila; Yuriria Pérez; Rosaura Villanueva; Eduardo Sol Tejeda; Cindy Carolina Valencia; Oscar Montero; Leonarda De La Ossa Arias; Patricia Ribeiro Aguirre; Amalia Cordova; David Muñoz, México; Emilie Sárella; Sally Ann Taylor; Sarah Ordoñez; Rubèn Dario Pardo Santamarìa, Armenia, Colombia; Marcela Ramírez Flores; Ana Prada Páez; Creaciones Tejiendo Territorios; Johanita A’te Zxis’kwe, Colombia; Hernan Mulcue, Colombia; Veronica Velasco, Colombia; Mabel Quinto, Colombia; Aguilar Paz Yaneth; Lina Rocio Noscue Vitonas, Colombia; Andrés Hamón, Colombia; Cesar Noguera Montilla; Carolina Arévalo; Dario Noguera; Ricardo Gembuel, Colombia; Nathaly Molina Gómez; Luis Aravena Azocar, Canadá; Maria Angela Dávila; Jorge Luis Romero; Valentina Quiroz; Pilar Veloza Cantillo; Nora Cecilia Imbachí Jiménez, Colombia; Larisa Rizo Lopez; Juan Carlos Sandino; Jorge Rodriguez; Jorge Niño Castillo; Isabel Echeverri; Jenny Tonina; Jou Avila; Martha Eugenia Botero Terreros; Ivan Ramírez, Colombia; Santo Bravo Balcázar; David Hernández-Palmar, Colombia; Asociación COMUNICARTE GuatemalaJuan José Olivera Rodríguez; Maria Eugenia Flores Castro; Flávia Alessandra de Souza, Brasil; Alejandro Andrés Gómez; Emanuel Mato; Bachi-Popular Agustín Tosco; Kathryn Lehman; Yamila Pata Ferreyra; Carlos Federico Bernal, Argentina; Antonio Zambrano Allende; Jasper Lopes Bastos Guarani Kaiowá, Brasil; Marco Calabria; Luisa Costalbano, Italia; Patrizia Peinetti, Italia; Elisa Frediani, Italia; Aldemar LLano Alvarez; Magaly Hoyos, Colombia; Luz Marina Quiguanás, Cauca, Colombia; María Gracia Castillo Ramírez, México; María Gracia Castillo Ramírez, México; Malely Linares, Sonika en Sintonía, Colombia; Kimberly Linares, Sonika en Sintonía, Colombia; Luis Fernando Velasco Penagos, Cauca, Colombia; Soledad Muñoz Cano, Bogotá, Colombia; Juan Manuel Pascual Alarcón Sánchez, Salamanca GTO; Simona Fraudatario, Italia; Rete Italiana de Solidarietá Colombia Vive!; Catalina Mora Baquero, Colombia; Eliana Dagua Calambás, Colombia; Roberto Ojeda Skalante, Lucha Indígena, Perú; Claudia Palomino, Lucha Indígena, Perú; Enrique Fernández Chacón, Lucha Indígena, Perú; Mario Alberto Tabra Guerrero, Lucha Indígena, Perú; Pepe Mejia, Lucha Indígena, Perú; Benjamin Camacho, Lucha Indígena, Perú; Evgenia Michalopolou, Atenas, Grecia; Claudia Isabel Durán, Mexico; Cacique Tamoabioy, Colombia; Edwin Urrunaga PIC Celendín, Cajamarca, Perú; Observatorio ADPI, Barcelona, Catalunya, Estado Español; Carla A. Trejo; Mara Franco, Montreal, Canadá; René Rojas González, Puebla, México; Youlin Ávila, Bogotá, Colombia; Sanne Verbruggen, Bélgica; Wilson Noé Garcés Aguila, Puerto Tejada, Cauca, Colombia; Fundación La Espiral, Guacamayas, Boyacá; Lorena Callejas Chávez, Colectivo Minga de Pensamiento, Cali, Colombia; Nathaly Molina Gómez; Alejandra Franco, Medellín, Antioquia, Colombia; Juan Berhau; Mónica Rojas, Bogotá, Colombia; Sergio Rojas, Colombia; Bumaranga Afrocolombienne; Ccilia Schwartz, Villa del Totoral, Córdoba Argentina; María Ángela Dávila; Colectivo Autónomo de Colaboración Social, México; Andrés Urrea; Camille Apostolo, París, Francia; Nelson Castañeda, Bogotá, Colombia; Alejandro García, México; Colectivo Sociología Jurídica del Sur, Chiapas, México; Sara Valentina Zapata Valencia; Lorena Callejas; Enrique Maraver, Corazón del Barrio, Puebla, México; Astrid Muñoz, Santa Cruz, Bolivia; Bárbara Arit Martínez Escalante, D.F., México; Adriana Marquisio, Uruguay; Óscar Olivera Foronda, Guerrero del Agua, Cochabamba, Bolivia; Gaia Campogna, Italia; Mario A. Murillo, Nueva York, EEUU; Gianfranco Crua, Torino, Italia; Fulvio Ferrario, Torino, Italia; Silvia Giletti, Torino, Italia; Associacion Sur Società Umane Resistenti Torino, Italia; Jaime Navarro, Dirigente Partido Alianza Verde, Colombia; Donovan Gutiérrez, D.F. México; John Umaña Cabeza, Sonika en Sintonía, Bogotá, Colombia; Camilo Cubillos, Bogotá, Colombia; Óscar Saldarriaga Vélez, Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá, Colombia; Marden Cremo; Gloria E. Romero Flórez; Huixquilucan Ejido México; Consejo Ancestral Willka Yaku, Colombia; Diana Carolina Potes, Cali, Colombia; Carlos Pérez Guatemal, Ecuador; Gloria Sosa Sánchez Cortes, Albuquerque, España; María Cecilia Sánchez, Mitú, Vaupes, Colombia; Giacomo Cantini, Modena, Italia; Claudia Campero, México; Tupac Enrique Acosta, Pueblo Izkaloteka Aztlan; Jenny Natali Julio Cantor, Organización Colombiana de Estudiantes de Historia, Bogotá, Colombia; Alfredo, huerta comunitaria parque Ameghino, Buenos Aires, Argentina; Carlos Walter Porto-Gonçalves – Brasil; Lady Gallego, Cali Valle del Cauca, Colombia; Daniela Soto Pito – CRIC – Resguardo las Mercedes – Municipio de Caldono -Cauca; Nestor Rodríguez, militante independiente por los Derechos Humanos, Rio Negro, Colombia; Eva Maria Fjellheim, LAG, Oslo Noruega; Victor Alexander Méndez, Cauca, Colombia; Mayra González- Guadalajara, Jalisco; David Barrios Rodríguez, Ciudad de México, México; Oscar Alfredo Di Vincensi, Buenos Aires Argentina; Jhon Seis Muertos, México; Nestor Quiroga, Tunuyan Mendoza Argentina; Jaqueline Durán – Pullman, Washington; Bruno Baronnet, México; Mayeli Ochoa Martínez,Xalapa, Veracruz, México; Alejandro Mira Tapia, Xalapa, Veracruz, México; Antonia Eréndira Isassi Hernández, Xalapa, Veracruz, México; Marta Molina, México; Carlos Sánchez Pimienta, Jalisco, México; Lina Martínez Hernández- Filadelfia, PA. Estados Unidos; Eira Salmerón, Querétaro, México; Jorge Salazar, Simon Vélez, Diego Cardona y Alexandra Henao del El Proyecto Conectivo, Vancouver, Canadá; Diana Collazos – ACIN- Santander de Quilichao- Resguardo Nasa Kiwe Tehk Ksxaw; Maicito Tullcué, Pueblos en Camino, Canadá; Renata Moreno, Cali, Colombia; Alternative Libertaire, France; Enlace Urbano de Dignidad y Etcétera, Puebla,  México; Tamara Herman; Carmen Rodríguez Vázquez, México; Marisa Quezada Rivera, México, D.F., México; Miguel Gómez Beltrán; Colectivo «Lo de menos», Colima, México; Begoña Dorronsoro, Coimbra, Portugal; Marco Calabria, periodista de Comune-info, Roma, Italia; Nelmy Benitez, consultoria de Victimas Toribio- Cauca; Camilo Cortes, no afiliado, Canadá; Saray Vitonás, Toribío, Cauca, Colombia; Ziomara Garzón, Bogotá, Colombia; Carlos Walter Porto-Goncalves, Geógrafo Humano, Brasil;

 

 

2 comentarios en “FARC asesinan Guardias indígenas: Uma Kiwe llora de rabia y dolor. Carta Abierta

  • el 13 agosto, 2019 a las 9:46 pm
    Permalink

    NO SOLO LAS FARC NOS ESTÁN MATANDO, TAMBIÉN EL CENTRO DEMOCRÁTICO CON SUS ESCOLTAS DE PARA MILITARISMO QUE QUIEREN CONTROLAR ESTA ZONA COMO LO ESTÁN HACIENDO EN OTROS LUGARES.
    PEDIMOS QUE EL ESTADO NOS AYUDE A ERRADICAR LOS CULTIVOS ILÍCITOS.

    Respuesta
    • el 19 agosto, 2019 a las 3:12 am
      Permalink

      El Centro Democrático ES EL GOBIERNO!! ES EL ESTADO!! Luego usted dice: «PEDIMOS (al Centro Democrático: «SUS ESCOLTAS DE PARA MILITARISMO QUE QUIEREN CONTROLAR ESTA ZONA COMO LO ESTÁN HACIENDO EN OTROS LUGARES.») QUE EL ESTADO (que controlan y orientan esos que quieren despojarlos del territorio) NOS AYUDE A ERRADICAR LOS CULTIVOS ILÍCITOS. Al verdugo reconocido no se le puede pedir que nos defienda porque viene a sembrar terror, matarnos y despojarnos!

      Respuesta

Responder a Legerin Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.