AYOTZINAPA. Un balance semanal y un plan de lucha caminando

En México se está viviendo la guerra contra la vida, el proyecto de muerte asedia a la población y basta  con ver el número de muertos en los últimos doce años para aseverar esto. Lo único que nos queda a los mexicanos es la apuesta por el proyecto de vida, recuperar lo más esencial y unir al país en esta gran ola de indignación y convertirla en digna rabia.

 

A un mes de desaparecidos los 43 normalistas de Ayotzinapa, no sabemos dónde están.

Esta semana la movilización nacional e internacional se hizo sentir en todos los rincones del mundo y no exageramos cuándo decimos esto, las manifestaciones de solidaridad con los compañeros llegaron desde Singapur, Corea del Sur, Tailandia u Filipinas (https://www.youtube.com/watch?v=FImkdOmd-FQ).

 

 

La convocatoria de los familiares de los desaparecidos se nombró “Una luz por Ayotzinapa” e hizo eco en todo México. Las voces se dejaron escuchar sobre todo de la comunidad estudiantil a lo largo de todo el país, la lista de las escuelas o facultades de todo el país alcanza más de 100. Con consignas como “Todos somos Ayotzinapa” “Los queremos vivos” “Renuncia de Aguirre” (Gobernador del estado de Guerrero), “Castigo a los responsables” “Presentación con vida” las asambleas multitudinarias están estableciendo una agenda común y un programa de lucha conjunto. Una de las reivindicaciones más fuertes es asignar la responsabilidad de los muertos y los desaparecidos, es decir, dejar en la consciencia colectiva que lo que se vivó en Ayotzinapa es un crimen de Estado y que el gobierno y el narcotráfico son lo mismo.  También se pide el cese a la criminalización de la protesta social y de la militarización como una estrategia de Estado que justifica los asesinatos extrajudiciales y las desapariciones forzadas como lo muestra el caso de Tlatlaya.(https://www.facebook.com/pages/Asamblea-Interuniversitaria/470405443100929)

 

 

El día 22, el día de la acción global, hubo manifestaciones en los diferentes estados de la república y la mayor concentración se dio en el D.F, en una marcha realizada desde el Ángel de la Independencia hacia el zócalo: Fuentes oficiales calculan 50, 000 personas pero fuentes alternas calculan al menos el doble. Las protestas internacionales se escucharon también en varias ciudades europeas como Barcelona, Londres, Berlín, París y varias más, así como en varias ciudades de Estados Unidos y Canadá. También hubo ecos de apoyo en Sudamérica en Argentina, Brasil, Nicaragua, Bolivia, Uruguay, Guatemala, Venezuela y más. El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) ha ido acompañando la lucha de los normalistas y para este día alumbra las inmediaciones de la carretera con veladoras cerca del caracol Oventik y manda un mensaje: “Aunque pequeña, nuestra luz será una forma de abrazar a quiénes hoy hacen falta y a quiénes su ausencia duele” (http://enlacezapatista.ezln.org.mx/)

 

La manifestación social ha tenido un pico grande y bajo la coyuntura el gobierno se vio obligado a responder con ciertas acciones. Horas antes de las grandes marchas la Procuraduría General de la República señala como principal línea de investigación que los responsables de los desaparecidos son el exalcalde de Iguala, Abarca y su esposa María de los Ángeles Pineda, prófugos de la ley.

 

El día siguiente resulta trascendental, jueves 23 de octubre, todo mundo mueve los hilos que tiene a la mano:

1) El Gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre pide licencia para dejar el cargo; 2) En la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SIEDO) renuncia Archundia Barrientos y se va para asumir otro cargo en la PGR, al parecer una movida estratégica; 3) En la mañana un periódico de distribución nacional publica el rumor que atrapan al exalcalde Abarca y a su esposa; 4)El Presidente Enrique Peña Nieto manifiesta apoyo a movilizaciones pacíficas pero apunta incongruencia a las tomas y entradas a Iguala por parte de los normalistas, en una estrategia para aislar a los manifestantes o vincularlos con el crimen organizado, 5)Alejandro Solalinde, defensor de los derechos humanos, se entrevista con Murillo Karam, titular de la PGR y coincide la información en un 80% sobre los testimonios de que a los desaparecidos los mataron y los quemaron vivos. 6) Se da un pronunciamiento del parlamento europeo sobre el caso Ayotzinapa exhortando al gobierno de México a resolver lo más pronto posible el caso y hacer justicia 7) También matan al cantante de la Banda El Recodo para distraer la atención y los medios de paga explotan la noticia 8) Se constata que se han encontrado 11 fosas con cuerpos de personas asesinadas.

 

Como resultado de la presión ejercida por las manifestaciones nacionales e internacionales el gobierno mexicano dirige su estrategias en cuatro vías importantes: a)Enfocar la línea de investigación para encontrar culpables de los desaparecidos, b) aislar a los normalistas que empiezan hacer toma de instituciones, mercados o radios para preparar una nueva represión, c) cortar cabezas lo que significa la renuncia del gobernador Aguirre y d) Establecer un discurso sobre el tipo de manifestaciones que se van aceptar y cuáles van a repudiar.

 

En otra estrategia para tratar de difundir el mensaje de los normalistas, estudiantes de la UNAM hacen una toma de TV UNAM con alcance nacional para reproducir las exigencias de los familiares y los objetivos de la lucha. (https://www.youtube.com/watch?v=-bdjfRJ2ITE)

Los familiares se han indignado aún más ya que dicen que las autoridades andan buscando muertos, cuando lo que quieren es encontrar a sus muchachos vivos. El padre Solalinde en últimas declaraciones ha dicho que los padres han recibido ofertas de soborno para que los padres reconozcan cualquier muerto y lo tomen como el familiar. Bajo estas circunstancias la asamblea de los Normalistas de Ayotzinapa en su última sesión ha decidido convocar a paro Nacional de 72 horas los días 29,30 y 31 de octubre, además de construir una agenda que va hasta diciembre sobre la resistencia civil.

La Asamblea Interuniversitaria publicó un nuevo pronunciamiento, dónde da a conocer sus nuevas acciones y convoca a un paro Nacional del Sector Educativo para el 5 de noviembre.

El grito ya no es sólo en Ayotzinapa, Guerrero, sino en Guanajuato, donde asesinaron al joven estudiante Ricardo Esparza, estudiante de ingeniería mecatrónica, del Centro Universitario de Los Lagos, de la Universidad de Guadalajara (UdeG). Las autoridades en primeras declaraciones aseguraron que se murió el joven pero su madre asegura que lo asesinaron.

 

“El asesinato y desaparición forzada de los normalistas de Ayotzinapa ha destapado la cloaca de la narcopolítica guerrerense y de todo el país”, lo que estamos viendo es la clara representación de una narcopolítica articulada en los tres niveles de gobierno, de la cuál todo mundo quiere salvarse pero todo mundo tiene las manos embarradas. ¿por qué se han tardado en presentar evidencias? ¿por qué no aparecen los desaparecidos? ¿a quién le sirve que no aparezcan? ¿qué otros casos esconden? ¿qué cabezas de políticos van a caer como resultado de esta estrategia? ¿para qué?

La violencia y el uso calculado de la fuerza por parte del Estado contra sus propios ciudadanos es parte de la estrategia, lo de Ayotzinapa está premeditado y atiende a grupos que tienen bandera verde para cualquier acto criminal con el permiso del gobierno. Tal vez como dice Carlos Fazio, esto  atiende a cubrir asesinatos extrajudiciales con otro crimen y es que “desde  2006 las fuerzas armadas han venido exterminando enemigos en el marco de un Estado de excepción permanente de facto. Los hechos de Iguala confirman la regla: fue un crimen de Estado. La Secretaría de la Defensa Nacional mintió en el caso Tlatlaya; todas las autoridades pueden estar mintiendo ahora”.

En México se está viviendo la guerra contra la vida, el proyecto de muerte asedia a la población y basta  con ver el número de muertos en los últimos doce años para aseverar esto. Lo único que nos queda a los mexicanos es la apuesta por el proyecto de vida, recuperar lo más esencial y unir al país en esta gran ola de indignación y convertirla en digna rabia.

 

Por: Compañero A. G.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.