Una Minga por la “Lucha Indígena”

Queridas y queridos hermanas y hermanos, compañeras y compañeros
 
“Hemos querido iniciar un proceso y convocar a un esfuerzo que creemos será compartido en Minga. Decimos Minga como esa práctica de los indígenas de los Andes que se convoca colectivamente para alcanzar un propósito común. Decir Hugo Blanco y Lucha Indígena es nombrar pueblos, territorios, comunidades de comunidades. Lucha Indígena es un patrimonio de los pueblos en resistencia y una semilla fecunda de futuro. La elevación de los costos pone en riesgo de desaparición a Lucha Indígena. Realmente es un milagro que siga saliendo”.

 
Les convocamos a sumarse a este esfuerzo en la medida de sus capacidades y posibilidades y de convocar a otras personas u organizaciones.
 
Compartimos la carta de convocatoria a la “Minga por Lucha Indígena”. 
 
Hemos querido iniciar un proceso y convocar a un esfuerzo que creemos será compartido de modo tal que a partir de estas líneas nos sumemos también nosotros, una vez convocado, como otros más en Minga. Decimos Minga a consciencia porque la asumimos como esa práctica ancestral de los indígenas de los Andes que se convoca para colectivamente para alcanzar un propósito común. Cuando se llama a la Minga, sea para cultivar, cosechar, construir, resistir o pensar colectivamente, ésta tiene prioridad sobre lo demás. La remuneración de la Minga es el logro alcanzado que no tiene nunca dueños particulares, pero también lo es la fiesta del encuentro, del tejido, del ser en comunidad estando. 
 
Pues bien, hace poco nos encontramos de nuevo con Hugo Blanco Galdos en Popayán durante un evento maravilloso de la Maestría de Estudios Interdisciplinarios de la Universidad del Cauca en Colombia. Una Minga en ese ámbito académico que le dio la palabra a los pueblos y sus sabedoras y sabedores. Estando allí, como siempre, el incansable Hugo, que este año cumple 80, lo vimos tomando nota, escuchando atentamente, felicitando y estimulando a la gente, aportando su palabra y su experiencia, recogiendo información y contactos y escribiendo en los intervalos para el periódico que dirige: Lucha Indígena. 
 
Desde hace casi diez años el periódico mensual Lucha Indígena informa sobre las resistencias en América Latina y el mundo contra el modelo extractivo neoliberal, pero además, presenta y pone en movimiento la palabra de los pueblos arraigados a los territorios cuyo quehacer defiende la vida y abre caminos de futuro. 
 
La publicación dirigida por Hugo Blanco que al momento va en su número 96 es una caja de resonancia de las demandas de indígenas, campesinos y sectores populares; refleja sus actividades y movilizaciones, informa sobre sus victorias y las dificultades que enfrentan para seguir adelante. Creemos que Lucha Indígena es un medio fundamental para los que resistimos abajo y a la izquierda. Aún más, sabemos que Lucha Indígena es un reflejo de un ser humano excepcional que nunca pudo ser capturado, a pesar de que lo esposaran, enjuiciaran, golpearan y encarcelaran muchas veces, porque en su vida, en su caminar, en su energía, en su poner el cuerpo, está lo que lo alimenta: un amor infinito, total, por la Pacha Mama, por los pueblos, por la libertad y por la sabiduría. Hugo y Lucha Indígena son una Minga. Decir Hugo Blanco y decir Lucha Indígena es nombrar pueblos, territorios, comunidades de comunidades. Lucha Indígena es un patrimonio de los pueblos en resistencia y una semilla fecunda de futuro.
 
Conversamos con Hugo en compañía de Óscar Olivera, pensando en que este mayor y su esfuerzo colectivo merecen en retribución insuficiente pero indispensable, la tranquilidad mínima no sólo para que pueda seguir recorriendo, escribiendo, compartiendo y dándole la palabra a las luchas y caminos, sino para que Lucha Indígena permanezca entre todas y todos como un bien común por mucho tiempo más, porque es nuestra y la necesitamos. Algunos de los hechos que le sacamos a Hugo: Lucha Indígena la realiza un pequeño núcleo de personas entre Cusco y Lima, sin más medios que su voluntad militante y el apoyo de algunas manos solidarias. No cuentan siquiera con un local. Hugo y el equipo sacan de vez en cuando impresos sobre temas diversos, de excelente calidad y contenido y de su venta recaban algún dinero para seguir adelante. La elevación de los costos pone en riesgo de desaparición a Lucha Indígena. Realmente es un milagro que siga saliendo. 
 
Hicimos cuentas con Hugo. Como mínimo, para conseguir el local en Lima y hacer los impresos necesitan casi 1600 dólares mensuales. 
 
Por ese motivo convocamos esta Minga. Estamos abriendo una “suscripción solidaria” para hacer posible su continuidad. Dicho esto, necesitamos decidir cosas en Minga, entre todas y todos para alcanzar este objetivo. 
 
En primer lugar nos proponemos hacer un aporte mensual permanente, mientras nos sea posible, para alcanzar la suma necesaria. Hemos explorado con algunas y algunos de ustedes y la respuesta ha sido positiva. Llega la hora de poner en marcha el proceso y ocuparnos de difusión, de convocar otras personas y colectivos, de tejernos y defender Lucha Indígena. En lo práctico.
 
Un mecanismo es hacer un giro mensual directamente a Lima desde donde nos encontremos y que allí lo cobre Hugo o quien él asigne. El giro puede hacerse a una cuenta bancaria o de manera personal. Esto nos lo aclarará Hugo. 
 
Hay algunas personas que prefieren hacer un aporte anticipado por el año, el semestre o algunos meses, porque esto facilita las cosas y abarata los costos de las transferencias. Esto nos parece una muy buena idea y lo que se requiere es tener las cuentas claras de modo que no haya confusiones ni malentendidos. No hay mínimos ni máximos. Hemos pensado en hacer lo posible por alcanzar la meta de los 1600 dólares mensuales tan pronto como sea posible y viable según lo que cada cual pueda. Pero también, al convocar esta Minga les invitamos a que inviten a otros colectivos y personas a sumarse.
 
El mecanismo concreto a partir de esta convocatoria es que nos envíen a Raúl Zibechi, a Hugo y Manuel Rozental sus respuestas, decisiones y propuestas para seguir y apoyarnos en esto. 
 
Una aclaración final y pertinente: así como lo ha hecho toda su vida, Hugo no pide nada para él y saca adelante lo que se propone siempre para beneficio de los pueblos y en contra de las injusticias, porque comparte el dolor colectivo, entiende la realidad y vive, sigue vivo y dando ejemplo de cómo ser para todas y todos y nada para él más que la oportunidad de tejerse a los pueblos y a la alegría de vivir. Por eso, Hugo sabe de esta iniciativa nuestra, que iniciamos con su conocimiento, pero él no participa de la misma. Esta vez le corresponde recibir el apoyo y el afecto, porque nos nace de la preocupación por defender este patrimonio y a su Director, nuestro hermano y maestro a quien queremos mucho. Llega la hora de movilizar el afecto en Minga por algo concreto. Es con Lucha Indígena para los pueblos. 
 
Esperamos su comunicación, decisiones y propuestas, mientras vamos avanzando en definir nuestros aportes.
 
Un fuerte abrazo,
 
Manuel Rozental  (em_rozental@yahoo.com)
Raúl Zibechi (raulzibechi@gmail.com)
Agosto, 14 de 2014. 
 
Anexamos carta diseñada para imprimir y compartir
 
PÁGINA 1
 
PÁGINA 2
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *