Bolivia: Lliquimuni, la amenaza del petróleo

“La compañía YPFB PetroAndina ha programado para 2014 la perforación del primer pozo en el bloque LLiquimuni, en una serranía de la Amazonía boliviana. El Territorio Comunitario de Orígen Mosetén en la Amazonía del Norte de La Paz (Bolivia) se ve especialmente afectado y ya en 2009 se movilizó para detener las actividades de exploración sísmica. El pozo Lliquimuni siembra dudas por los elevados costes para construir los caminos de acceso, los impactos ambientales y las vagas expectativas de encontrar grandes reservas”. Alerta Amazónica 

 
 
 
 
En los últimos meses, el gobierno de Bolivia y la empresa estatal YPFB han anunciado el inicio de la perforación del pozo Lliquimuni, por parte de Petroandina SAM en las montañas de la Amazonía del Norte de La Paz.
 
En un baile de fechas, cifras de descubrimientos y expectativas incluso de ” construir una refinería para el petróleo de La Paz”, LLiquimuni se proyecta como la apuesta petrolera para suplir las decrecientes reservas de petróleo del país. Pocos medios recogen hasta el momento ni una sombra de cuestionamiento de los impactos de esta aventura.
 
Un poco de historia
 
En Abril de 2008, YPFB Corporación y Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) se asociaron para formar Petroandina SAM. Ese mismo año se adjudicó cinco bloques para la exploración petrolera en zonas no tradicionales :Lliquimuni, Sécure, Madidi, Chispani y Chepite.
 
El bloque Lliquimuni, ubicado en el norte de La Paz, abarca 675.000 hectáreas de las pro vincias Franz Tamayo, Sud Yungas, Larecaja y Caranavi. El Territorio Comunitario de Orígen Mosetén es uno de los más afectados.
 
El proyecto de exploración sísmica, realizado entre febrero de 2009 y febrero de 2010, ya intervino 6.750 kilómetros cuadrados y requirió la inversión de 102 millones de dólares. Carlos Villegas, presidente de YPB, anunció posteriormente el hallazgo de 1 trillón de pies cúbicos (TCF) de gas y 50 millones de barriles de petróleo en dos estructuras del subsuelo del bloque Lliquimuni.
 
La perforación del pozo Lliquimuni, ubicado en un lugar sin acceso de la Serranía Mosetenes, requiere la construcción de una carretera para conectarlo a los caminos existentes, a más de 9 kilómetros. De hecho, la construcción de los caminos de acceso ya se iniciaron al menos dos años antes, pero fueron destruidos por las lluvias. Este es el motivo por el cual no se ha iniciado la perforación.
 
El pueblo Mosetén
 
La población del TCO Mosetén ha expresado su preocupación por el saqueo de recursos, principalmente madera, acelerado a partir de la apertura de accesos para realizar la campaña de exploración sísmica. En julio de 2009, la comunidad Mosetén de Simay se movilizó para exigir la presencia del gobierno ante el atropello de sus derechos y la falta de consulta.
 
Miembros del Foro Boliviano de Medio Ambiente, consultados en sus oficinas de La Paz, refirieron a irregularidades tanto en la inexistencia de consultas legales a las comunidades como a la apertura de líneas sísmicas programadas, incluso realizadas fuera del bloque.
 
El video “LLiquimuni, la amenaza del petróleo” cuestiona la frágil situación del pueblo mosetén ante el poco cuestionado avance del petróleo en la Amazonía del Norte de la Paz. *
 
*”Lliquimuni, la amenaza del petróleo”: http://vimeo.com/99899508
 
Autor: Marc Gavaldà
Fuente: Rebelión
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *